13 enero, 2016

PERO, EN REALIDAD, ¿QUIÉNES SOMOS?

Me senté a tomar un café en una cafetería de aquel pueblo. Cuando me puse a beber el primer sorbo alguien se había sentado en frente de mí. "Hola, soy yo", me dijo. Era una mujer de rostro fresco y radiante. Afuera llovía y hacía frío. Empezaba a oscurecer. No sabía qué responderle. En realidad no suelen ocurrir estas cosas. Recorrí la mirada por todo el café medio vacío y la mujer seguía allí
mirándome fijamente. Vi que le saltaban las lágrimas y de repente me cogía las manos entrelazándolas con las mías. Ella sonreía, pero era una sonrisa extraña. El café se oscurecía y afuera la lluvia se convertía en tormenta torrencial. Me di cuenta que las manos de la mujer estaban frías, demasiado frías. Un hombre de gruesa barba y de estatura media se acercó bruscamente e hizo levantarse a la mujer. Sentí miedo. El hombre cogió a la mujer por el brazo y se la llevó casi a empellones. Abrió la puerta y los dos se perdieron en la noche fría y tormentosa.
----------  --------------- -----------------
Miré el periódico y las noticias me resultaban aburridas. Las fotos ilustraban algo que no lograban centrar mi atención. La televisión intentaba captar audiencias con algún programa trivial. Acabé mi Coca Cola, enrollé el periódico y salí del recinto de la cafetería del centro comercial. Al no ver más utilidad a aquel rollo de papel impreso lo tiré en la primer papelera que encontré. Había poca gente. Alguien me llamó desde lejos y me di cuenta que era Clamodio Rismartano. En realidad Clamodio era la última persona a la que aspiraba ver en ese momento, pero la vida es así. Era un hombre pequeño de estatura y muy delgado. Tenía cara de roedor y hablaba muy despacio. Me dijo que se alegraba de verme y me preguntó que qué opinaba de las últimas elecciones. Yo repasé las últimas elecciones que había hecho en los dos últimos días de mi vida y me parecían de lo más común e insustancial. Pero mi respuesta fue breve. "He perdido el interés por la política. No creo que la política vaya a salvar el mundo amigo Clamodio", Pero él pareció no oírme y al punto me respondió algo con efusivo entusiasmo sobre la Gran Ilusión que se
había creado en el país con el avance del Partido X. "Las cosas ahora sí que van a cambiar", me dijo. Yo le pregunté que cómo estaba su padre, pues sabía que había estado en el hospital recientemente. Me respondió que bien. Entonces miró el móvil y me dijo que tenía que dejarme pues su mujer lo estaba esperando en una tienda según el último wasap. "A ver si tomamos un café uno de estos días", me insinuó al tiempo que se alejaba disimulando prisa. Miré el reloj y eran todavía las 6 de la tarde. Me dirigí entonces a la librería a ver los últimos títulos.
--------------------  -----------------------------
Habíamos logrado atravesar el bosque chamuscado. Luego subimos la colina. Desde la cota más alta se veía el valle frondoso de Urmal. No nos quedaban muchos víveres y era imperativo encontrar una aldea cuanto antes. Los niños estaban cansados. Pronto descendería la temperatura y el hambre comenzaría a aguzar. Mi mujer, Albi, se cubrió con el abrigo que le había regalado las últimas navidades. Todo había ocurrido muy deprisa. Por suerte habíamos huido a tiempo, pero el futuro era muy incierto. 
       

17 comentarios:

  1. La vida tiene sus actos/acontecimientos sacramentales. La materia y el espíritu se unen/fusionan y dan al momento trascendencia sagrada. Sacramentum. Sacramento. La vida puede ser vacía y sin sentido. Pero al adquirir un sentido sacramental la vida puede adquirir cierta magia, cierto sentido mágico. La vida actual está desprovista de sacramentum. Y si no hay unión/contacto/fusión con lo sagrado, entonces se impone la rutina del sinsentido. Todo muere y todo se disuelve. Gran rebelión. Uno se puede rebelar contra esa idea. Rebelión contra el Demiurgo.

    ResponderEliminar
  2. Las categorías de la psicología se imponen. Una experiencia puede ser catalogada fácilmente como obsesión o delirio o neurosis u otras cosas. Todo lo que se escapa a los intercambios de la normalidad puede resultar extraño. La gente tiene miedo a ser extraño o mercancía no-intercambiable. La política es profundamente conformista. No importa se reclame uno de izquierda o de derechas o lo que sea. Los individuos que buscan identificaciones de colectivos ya son esclavos de dicho colectivo. ¿Quién se atreve a desafiar el colectivo que le provee de identidad?

    ResponderEliminar
  3. Íbamos por el camino contentos. Rodeados de prados y pequeños bosques. Una primavera esplendida. Hay comunidades sacramentales. Se forman de un modo inesperado. De repente sabes que perteneces a una comunidad ambulante-sacramental. Hay contacto entre la Tierra y el Cielo. Todos somos partícipes de tal acontecimiento. Un camino rodeado de praderas y bosques bajo un sol primaveral y todos contentos con la tortilla en la cesta de mimbre para comer en un parque en la cima de una colina que mira hacia el mar. Cuerpo y espíritu unidos en un acto sacramental. La tortilla y la alegría. Se ha formado una comunidad sacramental. Lejos están los recibos de la luz, el pago de la hipoteca, el trabajo indeseado pero necesario para vivir. Los problemas con la gente, los roces; las fórmulas sociales...las posibles enfermedades.
    Pero el acontecimiento sacramental marca un camino eterno con el Cielo. El sacramentum tiende a transformar toda la realidad en camino de eternidad. La vida sin señal sacramental es tosca, despiadada, preñada de sospecha y desconfianza.

    ResponderEliminar
  4. Los lenguajes están preñados de psicología, de sociología, de política, de conceptos que van imponiendo los medios. Arrojados al desasosiego de la existencia diaria queremos hablar y ser entendidos. El problema es ¿con quién? y ¿de qué?

    ResponderEliminar
  5. EL TAUGO

    El Taugo comenzó a hablar mientras llegaban los cafés. El Taugo tenía ganas de exponer el futuro que él veía aproximarse:

    "Quizás estemos ya en la Neo Barbarie. La barbarie pos-capitalista se está abriendo paso en muchos sitios. Agotadas las democracias capitalistas de tendencia socialdemócrata en Europa, e incapaces de sostener/crear una infraestructura de producción capaz de mantener el Estado de Bienestar que se prometían; dan paso así a las fuerzas neo-bárbaras cargadas de un fuerte resentimiento anticapitalista y con ganas de tener la maquinaria del Estado a su entera disposición. Siendo los representantes de un Pueblo indiscutible y Soberano Absoluto, vendrían a instalarse para siempre y abrir así la Gran Era de la Neo-Barbarie.
    En los países musulmanes, una vez fracasadas todas las posibilidades de "democratizarse" teniendo a Occidente como referencia; vuelve entonces la barbarie musulmana en crudo: ISIS hace su trabajo lento pero seguro. No se escatiman "daños colaterales" con el enemigo: se cortarán las cabezas que hagan falta. Hace falta acabar con Israel como sea: declararlo apartheid y hacerlo imposible. Luego será la Gran Democracia Árabe Palestina y la sangre correrá sin ningún problema.
    Por otro lado está ya bien instalado el bárbaro de Putin y China reprime por ahora sus ansias de abierta conquista militar y expansión imperialista de signo bárbaro. Estamos en la era de la pos-barbarie. Habrá sangre, mucha sangre... No tendrán piedad y gobernarán los duros: habrá pan para todos...pan a cambio de lealtad y obediencia al Gran Estado Bárbaro. Pan y Corán para otros muchos."

    Llegaron los cafés y el Taugo acabó: "Europa, incapaz de resolver sus problemas económicos con racionalidad, valentía y decisión, torna entonces a los colectivismos bárbaros: los fascismos de izquierdas y de derechas... No tenemos solución."

    ResponderEliminar
  6. En Lincoln, capital de Nebraska, el paro es del 2.3% y en Omaha, la segunda ciudad del mismo estado, es del 2,7%. Además las empresas de estas ciudades se ven abocadas a aumentar el 10% de sus salarios a lo a lo largo del 2016. ¿Por qué Nebraska se puede permitir estos niveles de pleno empleo y Asturias no? Es ahí, en las realidades de quienes lo saben hacer mejor, donde hay que ir y copiar su ejemplo. Por lo menos comprenderlo. Posiblemente en Asturias estemos haciendo lo opuesto que en Nebraska y, además, seguro que nos enorgullecemos de ello. Habrá mil pretextos para justificarnos, pero los resultados hablan.

    ResponderEliminar
  7. Tarde, llegas tarde. Llegar tarde. Aliento entrecortado. Tensión mezclada con culpabilidad. Llegas tarde. Tu honor por los suelos. Llegas tarde. ¿Qué ha pasado para que llegues tarde. ¿A cuántos sitios has llegado tarde? Llegar tarde implica llegar corriendo y perturbado. Mente perturbada por las exigencias del tiempo cronometrado. No se puede ser perfecto. ¿Creías que podías ser perfecto? Peñaños siempre llega a la hora. Mira que perfecto es Peñaños que siempre llega a la hora. Puntual como un reloj el Peñaños ese. Con su traje y su bigotito siempre llega, no a la hora; sino antes de la hora. Pero, oiga, usted suele llegar tarde. Usted no es serio. Usted puede perder su trabajo, su honor, su dignidad. No es capaz de llegar puntual. La ciudad le queda muy grande y muy apretada cuando viene corriendo porque ya es tarde. Todos son obstáculos y tropiezos y los segundos parecen pinchazos en la barriga. Oiga, es usted un miserable tardón.

    ResponderEliminar
  8. Cómo se le ocurre vestir así; oiga por favor, cómo se le ocurre llevar esa ropa tan triste y tan desaliñada. Cómo se le ocurre cubrir ese cuerpo tan gastado con esas ropas tan indignas, tan raídas, tan viejas, tan gastadas, tan sudadas, tan descompuestas, tan grises y tan desteñidas... Por favor, usted no tiene gusto de nada, usted está abandonado, se abandona miserablemente; se aísla de la vida para meterse entre esos trapos inmundos tan desgarbados, tan malolientes, tan podridos.. Oiga, por favor, ¿no sé da usted cuenta que su cuerpo merece una apariencia más digna, más humana, con más porte, con más alegría, con más dignidad y fisionomía... ¿Y su ropa interior? ¿Cómo estará su ropa interior? Eso es lo que la gente que le mira y le ve por los paseos de la ciudad y por los grandes cafés; pues esa gente se preguntará ¿y cómo llevará la ropa interior este señor? Oiga, ¿necesita usted dinero para comprarse ropa? ¿No ve que tiene las rodilleras gastadas y se le ven las carnes? ¿No se da cuenta que toda la culera está ya transparente de tantos siglos de uso y se le ven esos muslos tan magros, peludos y blanquecinos casi al denudo? Oiga, esto es vergonzoso. Insoportable. Fíjese en esa bragueta sin botones y llena de manchas negras de tanto tocarla por su uso fisiológico... Oiga, me está haciendo vivir muy malos ratos contemplándole; me está usted haciendo sentir culpable de su ropa, de su triste y miserable aspecto. A veces no duermo pensando en su ropa y lo que esa ropa representa para mi negocio, para mi familia, para mi persona, para mi país, para mis correligionarios...
    Oiga, ¿por qué no se desnuda y se ducha y se cambia totalmente de ropa y luego venga y a lo mejor si se mirara de nuevo al espejo se daría cuenta de lo que significa ser una persona de verdad, con ropa nueva y el cuerpo dignificado, limpio, fresco, saludable, erguido; un cuerpo listo para la vida, para el trabajo, para las mujeres, para ocupar espacios urbanos, para hacerse visible; para testimoniar su existencia y su presencia....cuerpos, cuerpos, cuerpos y ropas que los ocultan y los disfrazan y los disimulan y los hacen moralmente aceptables.... seres biológicos....tejidos orgánicos, flujos líquidos...agghhh!!!

    ResponderEliminar
  9. ¿Por qué lee tanto? Oiga, por qué lee tanto...Tanto libro, tanto periódico, tanta revista, tanto boletín oficial, tanta lectura, tanta letra, tantas letras, muchas letras, millones de letras; infinitas letras que se extienden por todos los recovecos de su cerebro trastornado y pocho...Dígame...¿Por qué lee tanto? ¿Qué hace ahora con ese grueso volumen sobre escolástica medieval? Y ¿por qué tiene esos ojos tan embotados, tan cansados, tan rojizos; bordeados por esas bolsas carnosas y esa mirada de profundidad incierta y desconcertante? Ayer se pasó el día leyendo en este cuartucho sin ventilar desde hace días y sus ojos iban circulando por la letra impresa y la letra impresa le iba marcando el alma, le iba incrustando sus formas materiales en el tejido cerebral, en sus neuronas, en sus infinitos rincones mentales indefinibles, inalcanzables, inexplorables..agghh ... me da usted miedo con tanta lectura y tantas letras circulando por su cuerpo transformándose en inmaterialidad, en invisibilidad, en fantasmagoría, en imaginería, en incorporalidad. ¡Pare de leer! ¡Por favor deje de leer! Me está usted poniendo enfermo. Es usted un ser fantasmal. Usted no tiene más realidad que la letra impresa, su alma es todo un laberinto de reflejos entre espejos y la mucha tinta resulta tan tóxica que su mundo no es más que veneno sublimado en forma de delirios...
    Oiga, deje de leer y escuche mi voz viva, mi voz transparente y plena de emociones y realidades palpables y verdaderas. Oiga, abandone su laberíntico mundo de las significaciones y dese cuenta que todo proviene de una materialidad trastornada que busca su liberación del mundo. Tinta, papel, nervios, células, cerebro, masa cerebral...aghh! me mete usted miedo deambulando por esos abismos mentales..pare, pare de leer y vuelva al mundo de los humanos...

    ResponderEliminar
  10. TEOLOGÍAS VARIAS Y VARIADAS: LA MODERNA RIQUEZA CRÍTICA E INTERPRETATIVA DEL CRISTIANISMO

    Inmensa producción de teologías protestantes a partir de Schleiermacher, pasando por Ritschl, Troeltsch, Dorner, Horace Bushnell, Barth, Bultmann, Reinhold Niebuhr, Paul Tillich, Bonhoeffer, Jürgen Moltmann, Wolfhart Pannenberg, Stanley Hauerwas y John Caputo. No nos olvidamos de los católicos Alfred Loisy, George Tyrrell, Lord Acton, Gabriel Marcel, John Henry Newman, Maurice Blondel, Karl Rahner, Hans Küng, Hans Urs von Balthasar, etc, etc.
    Desde al absolutismo supernatural, hasta el absolutismo natural, hay multitud de gradaciones: gnosticismos,supernaturalismos, diferentes panteismos, inmanentismos, trascendentalismos o mezcla de ambos, naturalismos, historicismos, ontologias, objetivismos, fideísmos, sacramentalismos, simbolismos, existencialismos, realismos, racionalismos, misticismos, epifanías, procesismo, escatologismos, etc...
    Una gran riqueza reflexiva. No confusión, sino riqueza reflexiva sobre Dios y el cristianismo.
    Reacciones ortodoxas, neo-ortodoxas, fundamentalismos: Hodge, Machen, etc.. Liberales (progresistas), teologías de la liberación: Helder Camara, James Cone, Gustavo Gutierrez, Mary Daly, Rosemary r. Reuther, Leonardo Boff, etc, etc..
    Nos veremos obligados en algún momento a poner orden a estas producciones teológicas en función de una crítica o perspectiva o paradigma personal. Es inevitable que nos situemos como individuos en tales corrientes y saquemos la mayor riqueza posible para luego dialogar o poner en práctica lo que hemos sacado como conclusión provisional-

    ResponderEliminar
  11. Sí, pero la Religión no avanza. No avanza en la misma forma que avanzan las demás formas del conocimiento. No hay que nirar más que la Biología y la Bioquímica, por ejemplo, cuántos y cuáles conocimientos tenían estas ciencias hace siglo y medio y cuántos y cuáles tienen ahora. El avance en conocimiento es abrumador. O miremos la Geología, qué se sabía hace 150 años y qué se sabe ahora, O la Astrofisica, La Física de Partículas, la Química, etc.

    En cambio la Religión mantiene los mismos conocimientos que hace mil años. La Redención siggue siendo la Redención, ahora igual que hace 10 siglos. No hay un avance que establezca conocimientos ebjetivos, que permitan determinar, por ejemplo, por qué razón la eficacia salvífica de los dioses egipcios antiguos es mayor o menor que la del Cristianismo. No hay tampoco descubrimiento o selección de hechos empíricos en el Universo que permitan determinar que tan procedimiento es mejor que tal otro para influir sobre una deidad determinada. Una tabla, por ejemplo, de las diferentes deidades cuya existencia haya sido demostrada con los procedimientos religiosos más eficaces para influir sobre cada una de ellas. Cómo puede determinarse y medirse el poder de la oración, o medir el poder de mediación de tal santo o virgen sobre las fuerzas que determinan los destinos humanos, y muchas y muchas otras cosas.

    A diferencia de las demás, la Religión es una ciencia que permanece estancada. Se escribe mucho sobre Religión, hay eminentes teólogos que leen, escriben y explican sin parar, pero si bien miramos no añaden nada a un cúmulo previo de conocimientos objetivos sobre el Universo.

    Notemos que la Religión es una ciencia, como todas las demás (Física, QWuímica, Biología, etc). Es un conjunto de enunciados que nos dice cómo es el universo en determinados aspectos fundamentales. Pero es una ciencia estancada; no hay investigación fundamental, es una ciencia que no avanza.

    El Posaderu.

    ResponderEliminar
  12. Para comprender en qué sentido la Religión es una ciencia que no avanza, comparemos con lo que sucedería si la Biología y Bioquímica actuales estuvieran al mismo nivel de conocimientos que hace 150 años. Naturalmente, podría haber cientos o miles de libros que hablasen sobre Biología, sobre los biólogos que establecieron los conocimientos originales, críticas y exégesis de las obras de los biólogos eminentes, especulaciones sin fin sobre su vida y obra, sobre el sentido de sus descubrimientos y enunciados biológicos, especulación sobre las intenciones que albergaban cada uno de ellos, el sentido filosófico profundo de los descubrimientos y hechos biológicos estancados hace 150 años...

    Fácilmente se ve que tantos miles de volúmenes y autores como los que hemos supuesto no añadirían un ápice a los conocimientos que la Biología y Bioquímica tendrían en tanto que ciencias. Pues bien, eso mismo sucede con la Religión, una ciencia estancada hace muchos siglos.

    El Posaderu

    ResponderEliminar
  13. Tiene usted toda la razón Sr. Posaderu, el único avance en conocimientos son las ciencias positivas. No obstante seguiremos especulando y obteniendo placer estético y existencial con las filosofías, las artes, las teologías y las literaturas... No tenemos remedio.

    ResponderEliminar
  14. Las filosofías, las artes o las literaturas no se presentan como ciencias. Son unos divertimentos estéticos que enriquecen las experiencias y la vida de las personas y satisfacen mucho al común de los mortales. Són elementos capitales en la civilización. Pero no pueden clasificarse como ciencias. Tampoco tienen la pretensión de ser ciencias.

    La religión es diferente. Se presenta como una colección de enunciados sobre el universo. Si Ud. cree tales y cuales cosas, si usted hace tales y cuales prácticas, su alma será salva. La religión está diciendo cómo es el universo, y cómo tiene Ud. que tratar con Él para que su alma viva eernamente o para obtener determinados beneficios terrenales.

    Se presenta como una ciencia acabada, pero mi opinión es que debe clasificarse como una pseudociencia. Como la adivinación, la quiromancia, la astrología, el espiritismo, los echadores de cartas y otras muchas. Que haya muchas personas que se diviertan con las pseudociencias y que saquen un placer estético y existencial de ellas no cambia las cosas. Aunque el problema que yo planteo a los creyentes es más bien: ¿Qué debería hacer la Religión para ser verdaderamente una ciencia? O bien, ¿por qué no aceptar que la Religión es una pseudociencia o un puro divertimento estético?

    El Posaderu

    ResponderEliminar
  15. La teología no se diferencia en muchos casos del arte o la filosofía. Mucha gente hoy día habla de religión cristiana desde la perspectiva dogmática de hace siglos o asumiendo que todo el mundo es fundamentalista, pero dése una vuelta por Paul Tillich o Rudolph Bultmann o Moltmann, etc y creo que obtendría usted un placer similar a la especulación filosófica más atrevida. Es una aventura existencial de máximo placer e intensidad. Pero esto es como todo: o le gusta o no le gusta; o siente necesidad o no la siente.

    ResponderEliminar
  16. El fenómeno religioso tiene muchas variables y muchos niveles de comprensión o experiencia. No se puede reducir a un fundamentalismo musulmán o cristiano. Hay mucho más .... le invito a la aventura religiosa.

    ResponderEliminar
  17. Sr. Posaderu dice:

    "Se presenta como una ciencia acabada, pero mi opinión es que debe clasificarse como una pseudociencia. Como la adivinación, la quiromancia, la astrología, el espiritismo, los echadores de cartas y otras muchas. Que haya muchas personas que se diviertan con las pseudociencias y que saquen un placer estético y existencial de ellas no cambia las cosas. Aunque el problema que yo planteo a los creyentes es más bien: ¿Qué debería hacer la Religión para ser verdaderamente una ciencia? O bien, ¿por qué no aceptar que la Religión es una pseudociencia o un puro divertimento estético?"

    Llámelo psudociencia si quiere, pero la pregunta le rebota a usted ahora: ¿en qué cambiarían las cosas? El echador de cartas seguiría teniendo clientes, el espiritista consultando a sus muertos, los musulmanes duros o blandos seguirían siendo lo que son; los cristianos duros o blandos ídem, los filósofos y teólogos malos o buenos, pues lo mismo. Si todos saben convivir y respetar las leyes comunes civiles, pues cada uno que viva su vida como quiera y, por mí, que proliferen cuantas comunidades subjetivas quieran proliferar. Hay que saber jugar con todo y saber situar cada cosa en su lugar. Otra cosa son las patologías mentales o los desequilibrios psicopáticos; pero eso le puede ocurrir tanto a un cientifista, positivista, como a un religioso neurótico-obsesivo.

    Sinceramente, no veo dónde está el problema.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.