27 junio, 2014

ES POSIBLE QUE LA CIVILIZACIÓN OCCIDENTAL ESTÉ YA AGOTADA

Es posible que la civilización occidental esté ya agotada. Hemos llegado al summun de nuestra potencialidad y positividad. Ya nada nos sorprende y todo nos aburre. Sólo
nos queda el poder de la simulación. Qué bien simulamos en nuestro generalizado nihilismo. Todo como sí. Como si creyéramos en algo, pero ese algo nos es indefinido y ambiguo, pero cuanto más indefinido y ambiguo mejor. Simulación. El poder de la simulación. Yo simulo, tu simulas, él/ella/ello simula, etc. Somos anti y pro al mismo tiempo. Antisistema dentro del sistema. Inconformistas dentro del conformismo. Abiertos de mente dentro de un infernal círculo vicioso. Todo tan guay; todo tan legal dentro de la ilegalidad de un sinsentido. En el fondo parece que todo nos da lo mismo y lo mismo no acaba de ser diferente, ni mucho menos alteridad. Yo me altero con mi alteridad apenas alterada. Yo me diferencio dentro de la más sublime banalidad diferenciable. Generalizado nihilismo de una nada etiquetada en formas insubstanciales. Quizás hasta llegue a ser un héroe/heroína de la cocaína. Transparentes como el cristal con la totalidad cósmica con derecho a ser además de existir.

No sé si ISIS o Talibalandia siguen nuestro juego o ellos ya han trazado la absoluta racionalidad del SER en forma de violencia totalizante y ejemplarizante. Quizás ellos nos provean de la absoluta racionalidad en forma de califato-hardware. Y dicen: O lo tomas o te ayudamos a dejar la existencia por la vía expeditiva. El Libro es un Libro que no ha lugar a otros Libros porque es el único Libro. Soy la sombra que ya te está cubriendo para liberarte de tus aburrimientos y tus banales dudas. Observa cómo ejecuto en las calles sin juicio previo. Tu civilización occidental está agotada y yo soy la alternativa de lo alterno elevado al sumun de la más absoluta y abstracta racionalidad coránica. Guau, wow! I mean business!!!

6 comentarios:

  1. Se podría decir lo mismo que a los que abogan por la República, vale, pero qué candidato propones. De momento no se ven alternativas atrayentes. El Islam pega fuerte, pero en cuanto sale de su radio de acción decae. No se ve en el futuro un modelo de civilización único, preponderante e influyente.

    ResponderEliminar
  2. Me he metido un poco a profeta apocalíptico y eso tiene sus riesgos. La gente que vive bajo la sombra de un nihilismo suele acabar no soportándolo. Cualquier ideología prometedora de paraísos con un líder carismático y algún libro "coranudo", puede tener intenso poder de atracción y movilización. Pero eso tampoco es bueno porque seguimos al nivel del infantilismo y de la inmadurez. Todo muy lejos de la madurez de quien piensa por sí mismo y no deja que otros le dirijan su vida.
    En cuanto a la República, pues ya ves el gran entusiasmo que despierta: ninguno, salvo los que identifican República con república de izquierdas. Curioso. La República liberal se convierte en España para "los republicanos" en República Socialista de Izquierdas. Prefiero a Felipe VI.

    ResponderEliminar
  3. A veces hay que tener cuidado con estas críticas generalizadas y proféticas. Habría que poner el cristal de aumento en lo más particular al mismo tiempo. Es difícil saber qué está pasando realmente. Hay gente que cree poseer las claves del mundo y ve las cosas en blanco y negro con una claridad asombrosa. Hay gente que limita la interpretación del mundo a cuatro ideas simples y simplonas. Hitler interpretaba el mundo de una manera simple y simplona y eso era un alivio para muchos alemanes que querían ver el mundo en ese momento de una manera simple y simplona. Lo cual nos dice que hay mucho de perverso también en las interpretaciones simples y simplonas. Mucha gente pragmática y que quiere las "cosas hechas" (things done) pues reduce el mundo a cuatro ideas facilonas y actúa más que piensa. Otros piensan demasiado y cuando se piensa demasiado corres el peligro de nunca llegar al fondo de nada y quedarte parado y bloqueado. Un término medio es lo ideal. Pensar, saber pensar, valorar el pensamiento y la crítica y la profundidad de las cosas, pero también saber actuar con cuatro simples ideas en algún momento clave.

    ResponderEliminar
  4. No nos ha sido dado ver el mundo desde la cuarta o la quinta dimensión. Nuestro cerebro y nuestros sentidos tienen limitaciones. Nuestra capacidad de abstracción nos lleva más lejos, pero también tiene límites. Esta es nuestra condición. Arriba se ha hecho un juicio moral sobre Occidente, y Occidente ha quedado reducido a una mayoría de gente que no cree en nada y simula que cree. Uno se ha hecho juez con demasiada facilidad. De ahí a ser profeta sólo hay un paso. Los profetas denuncian la inmoralidad o amoralidad del mundo y para hacer esto hay que tener muy claro cuál es la verdadera moralidad del mundo. Incluso tienen los profetas o profetisas la clave de salvación de este mundo. Ellos tienen el sentido moral del mundo. Pero hasta el más radical nihilista tiene el sentido moral del mundo que es el sinsentido del mundo o la amoralidad del mundo. No hay manera de escapar a las totalizaciones e ir por la vida de justiciero; de Guerrero del Antifaz, del Capitán Trueno; de Superman. Ah! Si supierais que el mundo es así y yo sé que es así ya veríais cómo esto cambiaría. Bueno, todos hemos de ser jóvenes en algún momento.

    ResponderEliminar
  5. Quizás haya que leer la Biblia de nuevo y darnos cuenta de lo que somos los humanos.

    ResponderEliminar
  6. La ventana y el silencio. Una habitación completamente nueva. Hay un tocadiscos de plástico duro o pasta y color gris encima de una mesa pequeña. Hay dos pegatinas pegadas al tocadiscos. Son algo así como huellas de pies en colores. El tocadiscos tiene los altavoces incorporados formando una sola pieza. La cama es de colchón más duro al que se estaba acostumbrado, pero no resulta incómodo dormir en él. Lo que más llama la atención es el silencio. Demasiado silencio para una mañana de día de diario. Al bajarse de la cama los pies tocan la textura de una moqueta verde que imita el césped de un jardín. Se siente el aire acondicionado como una leve corriente de aire que mantiene la habitación a una temperatura cómoda y conveniente. La cama es estrecha y su cabecera son barrotitos de madera tipo reja pintados de blanco. De nuevo llama la atención el silencio. Al mirar por la ventana todo está soleado. El cielo brilla más de lo que uno está acostumbrado. La calle está tranquila, no circulan coches. En frente se ven casas-chalet elegantes con jardines abiertos y pasos de entrada a los garajes. Hay árboles bien cuidados. También veo el césped y algunos arbustos mismamente pegando a la ventana. La ventana es de guillotina y está bien ajustada y enganchada con un cierre giratorio en la parte inferior. Es evidente que no se espera que se abra la ventana pues el clima interior ya está controlado y abrir la ventana no parece lo adecuado. Hay una sensación de interioridad hogareña cómoda, entrañable: pero al mismo tiempo una radical invitación a un mundo privado de intimidad plena. Y de nuevo llama la atención el silencio.

    http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.