13 octubre, 2016

OIGA, ¿ES USTED EL MISMO O ES OTRO?

Últimamente llevo viendo gente que hacía mucho tiempo que no veía. Gente que me para en la calle o en el autobús o en el centro comercial y me pregunta: ¿Tú no serás Nesalem? "Sí, sí, el mismo que ves, pero algo más viejo," respondo yo. Y entonces tratamos de recordar
juntos aquellos años o aquellos momentos o aquellas aventuras o aquellos meses del servicio militar y nos enfrascamos en relatos que se reactivan y cobran nueva vida. Luego cada uno sigue su camino y posiblemente ya no nos veamos más, o quizás otra vez más, pero cada vez más mayores, más mermados, más cerca ya de un final cada vez más posible. 
¿Final? Tengo el profundo presentimiento de que la vida de un ser humano no acaba con la muerte física. Creo que esta vida en la Tierra tiene un sentido que a nosotros se nos escapa. Toda nuestra existencia y la existencia del universo es un misterio abrumador que para mí esconde significados profundos y dimensiones infinitas, aun sabiendo que nada de esto se puede demostrar, ni tampoco sustentar con razonamientos convincentes.

Hay veces que paseando en solitario por los alrededores de la ciudad o por playas muy extensas o por caminos de montaña que cruzan antiguas aldeas o caserones o iglesias abandonadas, el poder de la imaginación me empuja a un temor reverencial hacia la infinitud de todo lo que me rodea y el tiempo se para en un presente eterno por unos momentos. En esos momentos creo que D-ós es una realidad que no se puede reducir a ningún enunciado, a ninguna teología, a ningún juicio lógico. Es una profunda intuición, no es una demostración que aspire a convencer a nadie. Quien lo percibe lo percibe, quien no pues no. Se trata de afectos profundos no de teorías o constructos mentales. Es un algo poderoso que afecta a todo el cuerpo. Cuerpo. El cuerpo en toda su plenitud. ¿Ilusión? Bienvenida y duradera sea esta ilusión. Sin ella la vida para mi y para muchos como yo perdería su sabor enigmático, misterioso, mítico, romántico. El trasfondo de
ese aburrimiento consustancial con la rutina, el trasfondo de esa conflictividad ineludible entre las personas: esos equívocos, esos inexorables deslizamientos de significado que tantas veces nos fuerza a vivir solos con nosotros mismos y aun así parece que nunca llegaremos al fondo de nada. El trasfondo que trasciende miedos y ansiedades, y nos devuelve o restablece una confianza en la vida que jamás nos puede abandonar.

X: ¿Oiga?
N: Sí.
X: ¿Es usted Nesalem?
N: Sí, ¿por qué lo pregunta?
X: ¿Se acuerda usted de X cuando vivía en Y?
N: Sí, ahora que me lo dice usted es.....claro...usted es X que vivía en Y, pero usted ... no sé qué decirle... ya casi se me borró de la mente...dígame ¿qué recuerda de mí? ¿Cómo era yo?.../...  

13 comentarios:

  1. PRIMER DÍA DE LA RECREACIÓN

    Cada frase es un intento de crear un nuevo mundo. Tengo el poder de las palabras. Me queda el poder y la magia de las palabras. He de saber combinarlas lo mejor posible. No quiero crear horrores. No quiero crear infiernos, tan sólo abrir una posibilidad de paraíso encontrado. Viajar a través de las palabras me estremece. Paro por un momento. No puedo vislumbrar ninguna realidad que pueda describir. Un velo se va descorriendo. Es territorio sagrado. He de descalzarme. A lo lejos diviso un templo que me deslumbra. La ausencia de límites me hace sentir vértigo. No quiero mirar hacia atrás. Mis amigos se podrían haber vuelto estatuas de sal. Primer día de la recreación. Tengo siete días indefinidos de pura duración para recrear un universo a mi imagen y semejanza. Terrible responsabilidad. ¿Cuáles han de ser mis criaturas? ¿Cuál ha de ser mi tiempo y espacio para no quedar flotando en este mar de luz blanquecina? El Templo. No he de perder de vista el Templo.
    Tan solo es un ejercicio de escritura. Ya me he constituido como un demiurgo. Una mala copia de D-ós. He de salir a la ciudad a dar mi paseo y volver a recrear las apariencias. Sin perder de vista El Templo.

    ResponderEliminar
  2. NO HAY RAZÓN PARA PENSAR EN UN APOCALIPSIS CERCANO

    Lo ordinario sabe a agua. Lo profano tiene el tacto del dinero de papel. Lo civil se viste de traje gris cuando se administra desde una oficina gubernamental. Lo rutinario sigue el ritmo de la luz de los semáforos. Las puertas se abren y se cierran. Los timbres de los colegios e institutos e instituciones suenan a su hora exacta. Los cuerpos circulan sin complicaciones. Todos tienen una identidad señalada. Todos responden a los mismos códigos. Ello recibe nombres como civilización, cultura, justicia, política, economía, policía, sociedad, ciencia, iglesia, ejército, etc. Una sociedad funciona cuando la ruptura de los compartimentos o identidades o los ritmos o los flujos de intercambio de mercancías y sentido, no conlleva ninguna crisis seria y las reparaciones se llevan a cabo sin mayores sobresaltos. Una sociedad se descompone y entra en crisis cuando los compartimentos o identidades o los ritmos o los flujos de intercambio de mercancías y sentido ya no tienen posibilidad de reparación. Todo pierde o se entremezcla, o se inunda, o se confunde, o surgen conductos alternativos incontrolables que van formando sus propios códigos, sus nuevos centros de poder y regulación; sus propios intercambios y sus propios cortocircuitos. Los cortocircuitos producen chispas de violencia: las calles y avenidas se pueden ver inundadas de muchedumbres que irrumpen y desbordan. Los muros estallan, los cuerpos se desgarran y la sangre fluye. Fuera de quicio. Fuera de gozne. Las fuerzas centrifugas se diseminan hasta que surjan nuevos centros gravitatorios de poder, de nueva administración, de nuevos códigos y regulaciones y todo vuelva a sus ritmos propios, a sus nuevas identidades, a sus nuevos significados, a sus nuevos intercambios.
    No hay razón para pensar en un apocalipsis cercano.

    ResponderEliminar
  3. HE AQUÍ EL APOCALIPSIS O UNA SINÓPSIS EXTRAIDA DESPUÉS DE UNA INTENSA LECTURA PERSONAL DE UN LIBRO DE CIERTO MARXISMO DE NUEVA ESCUELA INTERPRETATIVA

    De la masa de trabajo que hay en el mundo, sólo una parte, hoy día, sirve como trabajo productor de valor añadido, de capital. Sea trabajo vivo o trabajo muerto (capital variable y capital fijo), sólo los trabajos de alta especialización, de sectores clave, de preparación e innovación y las tecnologías más sofisticadas producen valor añadido. Esa masa de trabajo sería trabajo abstracto o trabajo-mercancía representado por el dinero. Una vez mutado en trabajo abstracto esa masa de trabajo adquiere su valor en tiempo social y ese tiempo social se computaría (si fuese posible) en base a todo tiempo-social de todo el planeta. Podríamos decir que si un peón albañil de Filipinas gana X y un peón de Madrid gana X+2, entonces el salario del peón de Madrid es, en cierta medida, un salario subvencionado; pues en tiempo social el peón de Filipinas puede que añada un cierto valor añadido por su bajo coste, mientras que el salario del peón madrileño es artificial; es un salario que implicaría una merma de valor. Todo bajo el punto de vista del Dinero (capital).
    O lo que es lo mismo: cada vez los trabajos existentes son menos rentables teniendo en cuenta el marco global del capitalismo universal. Y, en consecuencia, cada vez más y más sectores de la población son "improductivos" bajo esta "perversa" mirada del Dinero. Cantidad de trabajos hoy día ya resultan "improductivos" teniendo en cuenta el trabajo abstracto universal del capitalismo global. Son trabajos "subvencionados" y a gran escala: Enfermeros, profesoras, cuidadores, funcionarios de todo tipo, empresas mixtas, empresas públicas, ganaderos, trabajadores agrícolas franceses (etc), empleados de ferrocarril, políticos, etc, etc. Lo cual quiere decir que el capitalismo cada vez es más y más incapaz en la era de la informática y las tecnologías sofisticadas, de producir valor añadido utilizando el trabajo. Lo cual nos haría comprender que incluso al capitalismo le interesa el salario social como medio de contención para paliar la posible irrupción o brote de rebelión que podría surgir y así entrar en un caos social.
    Mucha izquierda, al asumir el trabajo como necesidad natural/ontológica, al igual que la economía burguesa/clásica; sólo podrán proponer soluciones políticas en base a una mayor aceptación del Estado y un reparto de trabajos subvencionados: animadores culturales-educativos, monitores ecológicos, cuidadores-psicólogos de una y mil variedades, mercados solidarios/alternativos, comunas de producción ecológicos/naturales, limpiadores de ríos y parajes degradados, etc. El capitalismo en realidad necesita de tal izquierda y, si mucho de ese trabajo ha de ser voluntario; entonces mejor todavía.
    Parece todo muy perverso. Y llegará el momento en que el capital ya no pueda extraer valor añadido o ganancia de ningún trabajo y entonces el sistema se bloqueará y el dinero perderá su valor al no poder autorreproducirse y todos los significados sociales y políticos y sus valores y sus sujetos y sus relaciones e instituciones perderán sentido, se devaluarán, se degradarán. Gran catástrofe. ¿Qué pasará? ¿Habrá posibilidad de crear otra sociedad donde el trabajo no sea la base de la creación de riqueza en torno al fetichismo del dinero? O, por lo contrario ¿todo se fragmentará en forma de mafias, de bandas armadas a su aire, de rupturas tipo los Balkanes, de Estados totalitarios fanáticos o arbitrarios?
    O seremos capaces de reconducir el mundo en sentidos nuevos, donde los intercambios y el trabajo y el juego y los vínculos sociales sean todo de todos sin compartimentalizaciones artificiales y fetichistas?
    ¿Delirio vengativo de un marxismo radical y resentido que flota en su vacío de contenido?

    ResponderEliminar
  4. 2º DÍA DE LA RECREACIÓN: BUSCANDO EL TEMPLO.

    Quizás el templo de Salomón no fuera tal monumental templo. Quizás la historia de las tribus de Israel y sus dos reinos no fue una historia tan ligada al culto Yahwista. Quizás en ese templo de Jerusalén habitasen también Baal y Asherat (el Sol y la Luna), desde la misma época de Salomón (sus dos mujeres extranjeras) [2ªReyes, 23,4-14]. Quizás no hubiese una historia desarrollada desde un principio y un fin y centrada en el pacto con Yahwé.
    Y quizás la Historia comience con Josías (639 y 608 AC) y su Gran Reforma y su aparecido libro de Ley descubierto por su sacerdote Hilqiyahu durante una gran reconstrucción del Templo que quizás sea proyectado retrospectivamente a la época de Salomón, y que además el pacto con Yahwé y la absoluta fidelidad a este y a sus preceptos fuese también retroproyectado hacia un pasado "poniendo orden" a hechos muy dispares o muy complejos o muy equívocos y entonces la Biblia comienza a ser historia con principio, con meollo religiosos basado en el Pacto del Pueblo de Israel y cuyo final sería Judá como renovador de tal pacto y cumplidor de la Ley.

    Es posible que Deuteronomio sea la clave: en su fase pre y post.

    ResponderEliminar
  5. SANTA SANCTORUM

    Cuando llegamos al Santa Sanctorum no había nada. Espacio vacío. Si el vacío es la representación de D-ós, entonces sólo queda el silencio. La plenitud es el vacío. El vacío es la plenitud. Más allá de toda representación, más allá de toda imagen, de todo concepto, de todo ritual. El vacío y el silencio. Salimos del Santa Sanctorum y abandonamos el Templo.

    ResponderEliminar
  6. YOU NEVER KNOW WHAT CAN HAPPEN IN YOUR LIFE

    It was cold in that town. We’d forgotten what was the reason we were there. You know, sometimes we travel with our minds, with our imagination, with our dreams and sometimes we just live in the threshold between one reality and another. I talk in the plural because I wasn’t by myself. My good and only friend Marlha was with me all the time. We were so close and for so many years that we ended up becoming complementary. But don’t think Marlha and I lived in the same town and in the same house like wife and husband or just lovers. No, it wasn’t that way: when I said complementary I meant two people who can function in two different dimensions. When real we are what we really are and we work, we pay taxes, we talk about politics or do things in a normal way. When “outsiders” we then meet in our dreams and resuscitate in our complementary world. There, our lives are something radically different. The world is always unknown to us. We never know what can happen next, but we know for sure we will always survive whatever happens. Kind of strange, I know. Anyway.
    But I was saying it was cold in that town and it soon started to rain and we felt the need to look for cover. The streets were dark and the buildings gave the impression of being half empty; nonetheless we could see the deemed lights that transpired through the small windows. Marlha told me she was getting chilled because she was wearing summer clothes. I just didn’t feel cold, perhaps because I was heated up by impatience. We both forgot the reason we were there, but somehow I knew it was something very unusual. Suddenly we both woke up to the realization that the reason was the visit to the Temple. Yes, the Temple. You know temples are those buildings that link the earth with the beyond; the material with the spiritual, humans with gods and so on. And that is something very important, well, more than important; I would say, overwhelming. People nowadays don’t believe in anything and they think they’re cool and crap like that, but they don’t know shit about what this world is about.
    “Marlha” I said: “It’s time to face the mystery at close ranks.” “Yes, she said, “but look at those people in that park. They look weird, are they playing at something? What the hell are they doing?” Yes, they were running in one direction, but then they suddenly changed to left and right until they converged in the same line again. They were full-grown people; I’m not talking about kids. Marlha was frightened this time. That city was oppressive. Not only cold and wet, but also oppressive.

    ResponderEliminar
  7. TRUST

    We kept walking surrounding the park. Then we saw, not far ahead, something like a small square. We increased the pace until we reached the place. We heard nothing but the rain falling against the paviment. Suddenly we saw light. It was a feeble light, but something in that light made us gain a possibility of trust. The light came from an open door and the door was inviting. Trust. I never felt that word as intense as that moment. We walked the few steps that separated us from the place and went inside. It was warm. We kept walking along a well lit hall until we heard a voice. It was a soft voice: a voice charged with affection and sincerity.
    "Are you lost?" a woman said.
    And Marthla: "Kind of, I guess. We're new in town and it seems we barely know where we are."
    And the lady: "No problem. Come in. We were ready for dinner. Don't be afraid. We form a little community here and once a week we hold a get-together dinner for the sake of talking".
    And me: "We certainly appreciate your invitation. I'm Klerid and this is Martha. We're just visiting town as common travellers, but without much idea of where we're going to."
    And the woman: "Yes, I understand. Strange things are taking place in our lives and we need to share them. Welcome."
    We stepped into a well-lighted room with a huge round table. The place had a cooking smell, and about ten people were sitted facing each other and talking in front of empty plates but glasses half full of wine or beer. It was a homely a relaxing atmosphere, quite the opposite of what the city looked outside with the rain, with the cold, with the sense of being alone in a hostile universe.

    ResponderEliminar
  8. CONFIANZA AUTOMÁTICA E INCONSCIENTE

    La certeza de que el suelo me sujeta y me sujetará al siguiente paso. La certeza de que esa persona existe porque puedo hablar, sentir, tocarla. El árbol que veo a lo lejos sé, estoy seguro, que si bajo del coche y me dirijo a él lo podré tocar, sentir, las hojas se moverán, Certeza. Vivimos partiendo de certezas que asumimos automáticamente. En realidad la certeza es una confianza fuerte. Pero esa certeza no es extensible a toda la existencia. Estoy seguro en un 98% que si doy a este botón el ascensor subirá. También en un 100% que si salgo, la cafetería donde tomo el café seguirá donde está, pero disminuirá tal certeza si se trata de pensar que hoy será la dueña quien me sirva el café o su hija o un camarero nuevo.
    Las certezas son producto de una repetición constante a lo largo de una continuidad en el tiempo. Podemos decir que el universo físico no nos engaña: sus leyes son permanentes y constantes. Los sentidos del cuerpo responden a la realidad material, natural, física. Si no comemos morimos. Si me tiro al mar me mojo. Si respiro humo me ahogo. Si toco el hormigón sentiré dureza.
    Pero las certezas van disminuyendo a medida que me alejo del mundo físico elemental: el mundo de las cuatro reglas/leyes de la naturaleza. O las abstracciones mentales al uso: las cuatro reglas matemáticas, el uso rutinario del lenguaje o los símbolos/representaciones del día a día. A medida que he de confrontar lo inesperado, lo extraño, lo desconocido, lo complejo, lo incorporal más allá de la rutina; entonces las certezas van disminuyendo y sobreviene la inquietud, el desasosiego, la inseguridad, el miedo, la desconfianza; la agresividad, el pánico, el terror. Ante una catástrofe, un terremoto, todo se trastoca. Un accidente. Una guerra. Una persona desconocida o lo desconocido de esa persona que trabaja con nosotros. O un ambiente nuevo. Una enfermedad/muerte inesperada de alguien querido. O la incertidumbre del futuro, de las contingencias de la vida.
    Las certezas del mundo físico o las abstracciones/representaciones rutinarias ya no nos sirven. Todo se vuelve más difícil. Más complejo. Más indiferente o amenazador en otros casos.
    El cuerpo humano es muy complejo. Hemos de funcionar con nuestros miembros: caminar, coger con las manos, tocar; pero también pensar, imaginar, razonar, encajar emociones en diferentes grados de intensidad, afectos, sentimientos. A veces sabemos encontrar el mayor o menor equilibrio y ciertas alegrías; pero otras veces nos desequilibramos y quedamos desplazados y sin defensas. Sucumbimos al miedo, a la ansiedad, a la depresión.
    Si todo fuese tan certero como las leyes físicas elementales del día a día pisaríamos siempre en un suelo certero, con máxima confianza; confianza inconsciente y automática.

    ResponderEliminar
  9. QUIZÁS SEA ALGO COMPLICADO, PERO MERECE LA PENA

    Me resultó una teoría curiosa. Es una de esas teorías que te reactiva tus defensas y te pones en guardia porque estás tocando algo sólido que puede ser la explicación de muchas cosas que creemos son parte de eso que llamamos condición humana. Pero que según esta teoría no hay tal condición humana sino que lo que llamamos condición humana actual o existencial o natural, en realidad es el sujeto humano viviendo en las determinaciones que impone el capitalismo. Es decir: el capitalismo funciona en base al intercambio de mercancías; y para que ese intercambio se lleve a cabo las mercancías se han de medir con otra mercancía que las hace equivalentes en dicho intercambio. Esa mercancía es el dinero. Pero el dinero es el valor que surge del trabajo humano concreto una vez transformado en trabajo abstracto medible por unidades de tiempo social. Ese tiempo social es la media/promedio de trabajo abstracto que se necesita para medir el valor de cualquier mercancía. El valor de un par de zapatos equivale al valor de una cena en Casa Felipe y ese valor está representado en el dinero (60 europios, por ejemplo) y el dinero es trabajo abstracto congelado que en este caso hace equivalente al par de zapatos con la cena en Casa Felipe a través de los 60 europios.
    Pues según estos teóricos marxistas del grupo Krisis, el capitalismo ha hecho de la mercancía, de las cosas que producimos en dimensión abstracta para el intercambio, la base determinante de toda relación. Ya que el capitalismo necesita producir siempre valor (dinero) en función del trabajo, entonces todas nuestras relaciones sociales, nuestros valores individualistas de sujetos frente a objetos, de conocimientos, de valores morales, nuestras representaciones de nosotros mismos y de los demás están ya mediadas por la mercancía; por las equivalencias abstractas de la mercancía. Lo cual significa que lo que somos o podríamos ser como personas concretas es imposible que cobre realidad, que trascienda esta reificación que impone el capitalismo de forma inmanente; y entonces las mismas cosas que producimos (mercancías/dinero/trabajo abstracto) nos imponen sus estructuras de producción, de relación, de representación. Con lo cual vivimos una existencia reificada, reducida, determinada en función del valor y por lo tanto del trabajo; pero incluso nuestro tiempo libre es ya parte de ese trabajo como consumidores, etc.
    Es un poco como Feuerbach explicaba la religión: Dios era una proyección de las energías humanas hipostasiadas (lo abstracto como real), de tal manera que el producto pasa a dominar a su productor de forma inconsciente o alienada. Pues así con la mercancía en el capitalismo: la mercancía que es producto de los hombre a través del trabajo concreto, acaba dominando a los hombres en función de su interés de crear valor en los intercambios. Es una relación alienada. La desalienación se produciría en el momento en que el hombre se hace consciente de tal relación y se convierte en el sujeto consciente y soberano de los intercambios económicos para someterlos a su dominio, goce y disfrute.

    ResponderEliminar
  10. QUIZÁS SEA ALGO COMPLICADO, PERO MERECE LA PENA (II)

    Pues esa liberación del capitalismo tendría que pasar por la crítica de sus categorías fundamentales: el trabajo como determinante fundamental y si el trabajo se sustituye por otras formas de relación con la naturaleza que no sea la relación trabajo-trabajo abstracto-valor-dinero, entonces habremos superado el capitalismo y sus determinaciones alienantes o inconscientes. El hombre se hace sujeto y soberano de la vida y la vida entonces explosionaría en muchas dimensiones y potencialidades. Entonces muchos de los problemas humanos o existenciales o naturales a la condición humana se comprenderían ahora como formas de vida alienantes/alienadas determinadas o impuestas por el capitalismo, o sea formas históricas superables y cambiantes. El grupo marxista Krisis (Anselm Jappe, Robert Kurz, Claus Peter Ortlieb y otros) cree que la producción de valor ya está en crisis en el capitalismo actual, y, según ya expliqué en el comentario de arriba "He aquí el apocalipsis..." obtener valor a través del trabajo se hace cada vez más difícil. Por tanto el capitalismo está--según ellos--abocado al estancamiento y al fracaso sin necesidad de que lo fuercen o lo empujen. Es más, según Krisis, mucha izquierda lo que hace es contribuir a mantenerlo vivo al ser partícipe de sus categorías fundamentales basadas en el trabajo y la redistribución y la potenciación del Estado.
    La crisis que se puede producir entonces podría ser catastrófica o creativa: nada está asegurado. Catastrófica porque podría provocar el advenimiento de una nueva barbarie. Barbarie: bandas terroristas, antisemitismo rampante, islamismo fascista, cárteles de la droga, mafias diversas, grupúsculos fanáticos fundamentalistas de toda índole, etc. O creativa si hay una sociedad consciente que pueda tomar el timón y llevar las fuerzas productivas del capitalismo a mejores puertos y en función de nuevas alternativas. Difícil, pero posible, según ellos. Krisi como buen grupo de izquierdas piensa más en positivo, en revolución y transformación de la alienación en un ser humano nuevo, transformado y viviendo las ricas experiencias del juego y el amor y el arte y la libertad a raudales.

    Es bueno haber desarrollado este análisis crítico porque en él veo el problema fundamental de toda la izquierda: creen que es posible reducir la existencia humana a categorías históricas que pueden ser controlables y manejables en función de una libertad dictada por una razón colectiva: Pueblo, Gente, Clase Obrera, etc. Pero el problema es sí es posible pisar con plena seguridad y confianza dentro del mundo de las intersubjetividades y todas sus complejidades, ambigüedades, caprichos, intencionalidades, modalidades afectivas, emocionales, sentimentales, cruces de cables, complejos de superioridad, psicopatologías varias con su ausencia de afectos o sentimientos; gente buena o gente mala porque sí, etc.
    Es fácil inventarse un demiurgo y desentrañarlo a nuestra imagen y semejanza: el capitalismo es ese demiurgo que nos sirve de clave para prometer mundos posibles, pero mucho me temo que los mundos posibles más allá del capitalismo vayan a ser jardines del Edén. Mucho me temo que el capitalismo no quede agotado en esa crítica necesariamente reduccionista y totalitaria. El capitalismo es eso y muchas otras cosas que no siempre responden a unas oportunas determinaciones manejables con fines políticos y demagógicos. Quizás estemos falseando la realidad, o las realidades que ya potencialmente existen y que sólo se pueden realizar en una libertad de mercados e intercambios. Seguiremos reflexionando.

    ResponderEliminar
  11. SIEMPRE HAY UNA INDETERMINACIÓN QUE AL FINAL NOS TRAICIONA

    Si yo produzco una película con un coste X en función del valor que el trabajo de esa película traducido en trabajo abstracto, mercancía y forma dinero X; y si Pepe produce otra película con un coste muy parecido a X y en función de lo mismo; pero luego, una vez en el mercado de las salas de cine, la película de Pepe llena los cines y se distribuye internacionalmente y Pepe se hace de oro con su película, mientras que mi película con el mismo coste-valor, etc. no logra ni medio llenar ninguna sala de cine y al cabo de una semana mi película queda fuera de circuito por las pérdidas; entonces habrá que considerar en la teoría del valor de este marxismo otros factores que no son exactamente el trabajo per se.
    Hay factores subjetivos de la gente que deciden valorar una película mucho mejor que otras y por lo tanto las premia con su asistencia y pago de entrada e incluso repite por placer. Ese factor subjetivo no es medible bajo trabajo abstracto simplemente. Mi película de valor X puede ser equivalente al valor de un piso en Oviedo, pero la película de Pepe con valor parecido equivale ahora a 200 pisos en Oviedo. Obviamente, el valor añadido a la película de Pepe no proviene del trabajo invertido en ella, sino de las cualidades mismas de dicha película cuya "medición" social resulta impredecible. Es decir: depende de una medición tan "equivalente" como son los caprichos, gustos, afectos, sentimientos, juicios estéticos, o respuesta espontánea del público. La teoría del valor como motor determinante del capitalismo tal como es expuesto por mucha izquierda falla irremediablemente. Lo cual nos dice que el capitalismo puede ser transformado y utilizado por algunas cabezas en una caricatura demiúrgica/diabólica con el fin de escapar a las complejidades y volubilidades del alma humana. Claro que siempre cabe decir que el consumidor de películas ya está trabajando como consumidor alienado y programado para que la película de Pepe tenga éxito y añada así mayor coste-trabajo; mientras que mi pobre película con "mejor" calidad se queda sin ese trabajo-consumidor añadido.
    Y entonces entramos en el papel de jueces y subvencionamos/compensamos aquello que políticamente o ideológicamente nos interesa, y degradamos al público de Pepe de "conformista". Entramos en el pensamiento, obra y acción totalitario. El pensamiento de quien tiene las claves de la realidad y, por otra parte, los que no poseen tales claves y viven alienados.
    La izquierda radical busca una clave maestra que le abra la realidad y con ella someter al mundo a una soberanía y voluntad política de sujetos colectivos, cuya constitución y voz dependería de los listos, los iluminados, los "que saben", o sea: los manipuladores profesionales y por vocación. Es la venganza del resentimiento vestida de cordero y de bondades utópicas. Hemos visto este pensamiento funcionando en la historia reciente y todavía lo vemos en acción en Venezuela. Una vez en el poder nadie ni nada puede echarlos, su legalidad es eterna.
    Si la mercancía y el valor dinero determinan el mundo capitalista en todas sus dimensiones, entonces todo bajo ese sistema está alienado, reificado: estamos hablando de un infierno, quizás el peor de todos los infiernos. Lo cual convierte las libertades democráticas que creíamos gozar y el bienestar social que hasta entonces nadie había logrado igualar en la historia, en estructuras de poder sin más fin que la depredación y la explotación. La izquierda radical transmuta el capitalismo y la democracia occidental en simples pretextos diabólicos de engaño y magia negra, ya que en el fondo Occidente es un vampiro insaciable que nos impone de forma inmanente y omnipotente el régimen totalitario de la mercancía y el dinero. Y si es así, no cabe duda, nos merecemos todos los castigos y venganzas del mundo al que aparentemente explotamos sin misericordia. La barbarie es tentadora.

    ResponderEliminar
  12. KODESH haKODASHIM (קֹדֶשׁ הַקֳּדָשִׁים)

    Caminar pisando un suelo certero.
    Una confianza que no falla.
    Confianza.
    El silencio y el vacío en el Kodesh haKodashim (קֹדֶשׁ הַקֳּדָשִׁים).
    Nada falla en el silencio de un vacío.
    Perder el miedo. Perder el miedo.
    Los babilonios pueden llegar en cualquier momento.
    Marduk puede ser entronizado y el templo derruido y mancillado.
    Pero el silencio y el vacío no pueden ser hollados.
    Buscamos un refugio en medio de la desolación
    Y la ciudad nos expulsa sin apenas haber llegado.
    Siempre de paso.
    Los profetas anuncian el Mesías.
    La historia ya está agotada.
    Hace siglos que la historia está agotada y sus ídolos moribundos.
    La historia ya no sirve,
    Tan sólo sirven las almas que viven paso a paso y bajo un suelo certero,
    Firme ante un infinito de reino mesiánico donde el templo de Ezequiel habrá de construirse en las dimensiones de la pura abstracción.
    Caminos de la sublimación entre espacios desencarnados y la recreación del silencio y el vacío en un Kodesh haKodashim (קֹדֶשׁ הַקֳּדָשִׁים) eterno.
    Extraño. Cuando desaparece la pesadilla de la historia todo se vuelve extraño. ¿Quién eres? ¿Quién soy? Kodesh haKodashim (קֹדֶשׁ הַקֳּדָשִׁים).

    ResponderEliminar
  13. WARMTH AND HOPE

    We find community where we can find trust.
    We can feel love when there's deep trust.
    The sun keeps warming
    In spite of the near absolute cold in the wide space.
    G-d is the source of trust and love
    Despite the coldness surrounding us.
    How cold are we becoming?
    What makes that cooling down of our hearts?
    Distrust.
    This is nature, man! This is the world as it is. Take it or leave it.
    Perhaps.
    Never giving up.
    My strength is the source of deep feeling: trust, hope, trust. Love.
    Nothing is easy
    But never falling into despair.
    Hope opens the windows through an almost absolute coldness
    In a wide time-space universe.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.