24 agosto, 2016

SOCIEDAD CIVIL Y AMENAZAS TOTALITARIAS

En España nos falta ahora encontrar la sociedad civil como territorio común de las ideología. El laicismo que pide la sociedad civil libre de control religioso o de manifestaciones religiosas en complicidad con el poder político, debería pedir también la no interferencia de las representaciones políticas particulares en el espacio ideológicamente neutro que debería ser el escenario civil, la sociedad civil. Hay ideologías que por su naturaleza reclaman para sí todo el espacio social por considerar sus representaciones y valores como los Valores y Verdades
incuestionables. En una palabra, hay ideologías que no contemplan más verdad que la suya y que por esa razón se ven obligadas a imponerse como sea al resto de la sociedad. Ello son la Verdad y los demás somos unos alienados que solo esperamos la redención que nos ofrecen los Conocedores de esa Verdad. 
Es por eso que la democracia, para ciertos ideólogos, no es nada más que un pretexto para conseguir esa sociedad perfecta o camino de ser perfecta y que es perfecta porque sólo unos pocos tienen la claves de tal paraíso que nos espera y es obligación imperativa imponerla. Como es necesaria históricamente según el esquema de estos redentores, entonces se convierte en misión moral el acaparar todos lo espacios sociales posibles con el objeto de imponer, prohibir, sabotear--incluso violentamente--todo aquello que no encaje en su pensamiento PARTICULAR; tan particular como cualquier otro, pero elevados por ellos a UNIVERSAL. He ahí un nuevo totalitarismo. Un nuevo Catolicismo universal con sus censuras, inquisiciones, y teólogos.     

6 comentarios:

  1. SOCIEDAD CIVIL Y LA TENTACIÓN TOTALITARIA.

    El tema no es tan difícil. Se trata de diferenciar lo terrenal/material/corporal/objetivo de lo incorporal/pensamiento/subjetivo. Las ideas que pasan por las mentes humanas son muchas. Las emociones y afectos de las personas son legión. Pero la realidad material y social de las cosas, las personas y los espacios son comunes a todos. Es ahí donde tenemos que vivir y convivir al margen de cual sea nuestro mundo incorpóreo, nuestros pensamientos, emociones o afectos. Y hemos de vivir todos de la forma más libre posible.
    La sociedad civil es el espacio común de todos. Para que ello sea así hemos de llegar a un consenso de valores comunes a respetar por encima de nuestros gustos particulares. Los derechos humanos constituyen ese consenso en una sociedad democrática y en ellos se inspiran nuestras constituciones. La igualdad ante la ley es derecho fundamental para todos.
    Pero si yo empiezo a privilegiar una ideología sobre otra en ese territorio común a la hora de permitir o prohibir un acto o espectáculo o conferencia; lo que estoy haciendo es imponiendo mi gusto personal/particular/parcial sobre los demás. Estoy imponiendo a la sociedad en general mi visión de la vida como universal y necesaria para todos, ya que lo contrario significa vivir en un estado de error moral o alienación social que dicha visión o ideología no permite; y, entonces, se ve en la obligación moral de imponerse como sea y buscar lo más conveniente para imponerse como valores únicos en detrimento de otras formas de entender la vida.
    Digo esto porque empieza a imponerse la moda en varios ayuntamientos españoles de mayoría ideológica X o Y, el sabotear o no permitir espectáculos donde quienes actúen sean considerados por ellos "persona non grata". Es decir: se hace juicio moral y queda condenada la persona, acto o evento que no entre dentro de lo correcto, lo verdadero, la "voluntad del Pueblo" (menuda coartada). La libertada de expresión queda entonces condicionada a "mi expresión particular" y se espera que todos veamos esto como "un avance social" o progreso progresista (otra buena coartada: ¿quién quiere ir contra el avance de la historia?) o solidaridad patriótica, etc.
    Son cantantes a veces, otras veces son grupos artísticos de otros países que "no caen bien" a dichas particularidades elegidas por la Historia/Patria para nuestro bien y tutela moral. Se les prohíbe, se les "revienta" la actuación de alguna forma. Otras veces son simples conferenciantes que se ven interrumpidos, etc. Hay ayuntamientos que emiten condenas políticas y económicas contra ciertos países en base a preferencias ideológicas sin más. Lo cual indica que para ciertas ideologías el espacio civil no significa más que un pretexto para ir imponiéndose al resto de la sociedad, con lo cual el retroceso histórico a otras épocas o experiencias históricas de oscurantismo, totalitarismo o religión única son añoradas y se desea su vuelta en forma de revancha.
    Ninguna sociedad puede progresar en libertad si se le niega el derecho a la libre expresión/discusión y debate de las ideas en el territorio común civil. La libertad se amplía siempre y cuando sus miembros son capaces de abrir nuevos caminos en la concreción de ideas y proyectos sin cortapisas particulares o verdades universales a priori que han de cerrar definitivamente tal espacio.

    ResponderEliminar
  2. VAYA EXISTENCIA LA NUESTRA

    Los cambios reales se van produciendo de un modo imperceptible. Los inventos tecnológicos una vez inventados se van imponiendo y aceptando como cosas normales y nos van cambiando la vida, primero de forma acumulativa; y, luego de forma cualitativa. La política puede retrasar o adelantar tales cambios, pero al final se imponen por sí mismos. Es como si una máquina externa a nosotros, con su propia lógica, hace posible dar una orientación al mundo en su totalidad. Las revoluciones del mundo. Habría que tener más en cuenta las revoluciones neolíticas, mercantilistas, industrial, atómica, electrónica, cibernética/informática, etc.. Fueron imparables: son imparables.
    La política local es muy secundaria a los verdaderos cambios que ya están teniendo lugar: pura retórica folletinesca de izquierda y derechas que pueden retrasar o adelantar algo que ya nos está transformando hasta los tuétanos. Quizás nos estemos retrasando, pero luego, más tarde, habrá que recuperar el terreno perdido. Incluso la sociedad civil dejaría de existir como posibilidad de independencia democrática al estar todo engranado a un inconsciente maquinal donde sólo somos capaces de ver lo más superficial.
    Todos son supuestos. Hay que abrir espacios de posibilidades no importa el riesgo. Nos agarramos a lo que podemos buscando cierta certeza...
    ¡Vaya existencia la nuestra!

    ResponderEliminar
  3. SI ASÍ EL SUJETO, ASÍ LA SOCIEDAD CIVIL

    Somos muchas cosas. Cuando el sujeto trata de representar todas las sensaciones y afectos--externos e internos--que recorren su ser, ha de filtrar y ordenar de acuerdo a un a priori o a unas categorías; pero mucho queda sin representación que insiste en tener alguna presencia o voz o reconocimiento. Hay un inconsciente o un mundo en la sombra o un multiverso, inexhausto, inagotable, que siempre nos acecha o nos trata de desestabilizar o incordiar o inquietar haciéndonos ver que las representaciones del sujeto son siempre provisionales por mucho que queramos hacerlas eternas o inviolables. Nuestros filtros son incapaces de contener tanta vida. O también; y eso sería lo peor, de negar tanta vida. Si uno ve la vida desbordar los límites de su "yo", sería sabio aflojar o soltar las categorías o los filtros apriorísticos para dejar pasar nueva energía, nuevas intensidades, nuevas perspectivas. Sería necio, muy necio, afianzarlas o fijarlas todavía más o cerrarlas en forma de una afirmativa neurosis u obsesión hacia una imposible permanencia en lo mismo que jamás puede ser ya mismo y siempre ha de ser otra cosa aún siendo conocida o irreconocible.
    Si nos abrimos lo haremos dentro de un sentido que vamos ampliando y reconociendo como nuestro, y así el sujeto o el yo que actúa como sujeto se va también ampliando en diferentes puntos de vista/perspectivas que han de conjugarse sin llegar a ningún inesperado desbordamiento o abrumadora desmesura que nos haga perder el sentido de lo común o la realidad prevalente. Razón, afecto, placer, sentido de harmonía y crecimiento han de ir conjugándose de un modo proporcional y equilibrado. Si una de estas facultades se arroga más fuerza o intensidad que las demás y se sitúa como centro de poder sobre las otras imponiéndoles su perspectiva única y singular; entonces surge el desequilibrio, la patología, la manía, la obsesión, la testarudez, la fijación; la tentación totalitaria, el espejismo de los refugios fantasmales.
    Si esto es así en los sujetos/individuos, cuanto más lo será en una sociedad. La sociedad tiene que cambiar, abrirse, adaptarse a lo imprevisible de las nuevas fuerzas o potencias que inevitablemente se van abriendo, produciendo desplazamientos, corrimientos; nuevos modos, nuevas formas. Pero la adaptación requiere una sociedad civil civilizada, abierta a las pluralidades; a los puntos de vista diferentes; a la conjugación de modos y tendencias; las fuerzas del conocimiento, de la tecnología, de la ciencia, del arte; de las religiones, de las ideologías. Pero si una de esas fuerzas aspira al monopolio y a la verdad, entonces ya tenemos la fijación, la obsesión de poder, de retención, de imposición de lo único; la voz propia de un sector, de una tendencia, de una ideología, de una religión; de la Razón ante todo y lo demás serán excrecencias a neutralizar, odiar, rechazar.
    Cuando es esto último lo que sí debemos de evitar, impedir, relativizar como "otro punto de vista" más que debe ocupar su correspondiente sitio como comunidad subjetiva. Esta amenaza es siempre real: los fascismos, los microfascismos de toda índole: derecha, izquierda, religioso, etc.

    ResponderEliminar
  4. DUALISMO

    La idea se mantiene pura en la mente y produce lo sublime. Oiga, siempre soñando. Bájese de una vez a la tierra donde está la pura realidad. Me espanta tú realidad. Está llena de miseria y sufrimiento. Pablo trató de crear un Cristo sublime, fuera de la realidad material de Jesús, el hombre. Y el cristianismo se debatió entre lo sublime del Cristo (y de la Virgen, para los católicos), y la realidad material. Lo material y lo espiritual. Espíritu puro. Alma: forma pura de nuestro cuerpo. La materia nos aleja del espíritu y el espíritu nos aleja de la materia. Oiga, déjese de pelear con esos dilemas y bájese a la realidad de Rajoy y Pedro Sánchez o Iglesias o Rivera.
    Un apego a las purezas abstractas produce cierto sosiego. Pero, ¿se imaginan un Rajoy, Pedro, Iglesias, Rivera en su pureza abstracta? ¡Jodalpito! Prefiero que sigan siendo apariencias, simples apariencias sin realidad propia. Mejor estudiar matemáticas. Mejor refugiarse en lo sublime del arte y la música. Mejor crear paraísos utópicos. Balancearme en la cadencia eterna de los buenos sonetos.

    ResponderEliminar
  5. CUERPO RESUCITADO O CUERPO ESPIRITUAL

    El cristianismo posee un concepto muy rico y transformador que puede cambiar percepciones empobrecidas o endurecidas. Se trata del concepto de cuerpo espiritual que desarrolla Pablo en su epístola a los corintios. Al cuerpo de corrupción "carnal", le opone un cuerpo espiritual o cuerpo transformado. Quizás Pablo está hablando más de una misma realidad material o "carnal", pero ahora vista o comprendida después del nuevo nacimiento/metanoia cristiano. Si es así, entonces, ¡atención!, el cuerpo/cerebro/mente que somos y la materia de la Creación sigue siendo algo bueno en sí mismo, pero a consecuencia de la caída todo se trastoca y la percepciones humanas se ciegan, se corrompen, se dislocan; y lo que era bueno en sí mismo se percibe como maldad, tentación, causa de sufrimiento, enfermedades como consecuencia del pecado, etc. Pero estas percepciones pueden cambiar al desplazarse la mente del cristiano y, entonces, el cuerpo, la materia; podrían recuperar su estatus de creación buena en sí misma porque Dios quiso que fuera buena.
    Anteriormente hablé del cambio ontológico sufrido por el hombre y la creación a consecuencia del pecado--según Pablo--, pero hay teólogos que consideran más esta teología paulina de cambio perceptivo, psicológico; más que ontológico. En ese caso habría que volver a la controversia de Lutero y Zwinglio/Calvino sobre el cuerpo espiritual de Cristo presente en las formas materiales del pan y del vino, aunque sin dejar de ser estas dos cosas materia (consubstanciación). También la afirmación del luteranismo de la presencia real de Cristo durante la predicación de la palabra. Un cuerpo espiritual que no permanece "a la diestra de Dios" como creía Zwinglio o en menor medida Calvino, sino que es un cuerpo que puede estar presente en coexistencia con la materia a voluntad. Sin limitación en su ubicación.
    El cuerpo de Cristo podría estar presente en toda la creación para un creyente que vive su metanoia afirmando la vida en lugar de escapar de ella. Un cuerpo resucitado que coexiste con su creación. Un cuerpo espiritual que vivifica la materia y la redime de una percepción dislocada, pesimista o nihilista; como así fue comprendida por muchísimos cristianos a lo largo de la historia.

    Son especulaciones.

    ResponderEliminar
  6. CAOS INSTITUCIONAL (DOCUMENTO ENCONTRADO EN UNA TAQUILLA DE PROFESOR AUSENTE)

    Siempre acabo soñando con algún instituto de secundaria y siempre acabo faltando a alguna clase, o incluso se trata de alguna clase que tenía que enseñar, pero que ni tan siquiera me había enterado de que tal clase me correspondía a mí. Hasta que alguien me lo recuerda y me hace ver el caos que se ha armado durante este tiempo y que otros han tenido que lidiar con él. Mi trabajo como profesor y mi reputación por los suelos. Caos. En estas obsesiones oníricas parece que lo más importante en un instituto es cómo evitar el caos, la rebelión caótica, el desbordamiento del caos juvenil con toda su dosis de crueldad y humillación a quien ejerce el poder de sujeción. La imposibilidad de mantener un mínimo orden. Lo alumnos se me escapan por las ventanas, no hay manera de empezar, ni tan siquiera sé lo que tengo que enseñar pues son clases algunas que había abandonado por olvido y son clases muy numerosas y nadie escucha y siempre hay algún poderoso ego con ganas de lucirse a costa tuya y exhibirse como líder revolucionario.
    Luego llego a la sala de profesores del instituto onírico y es una sala muy complicada, con gente muy complicada que nunca sabes lo que tu cuerpo representa para ellos cuando apareces con tu complicado ego y tus complicados movimientos en espacios de afectividades inconexas. Un café en algún sitio en alguna hora libre. Una cafetería extraña cerca del instituto donde alguien pueda escucharte y decirte: ¡he! despierta. No estás solo muchacho. Un rostro. Un rostro de ojos vivaces que te empujan a la poesía, a la utopía, al mundo fuera de las pesadillas o los sueños mal hilvanados. Un rostro misterioso de mujer que desaparece cuando llega la hora y hay que volver a contener el caos, el desbordamiento del caos; mi caos, su caos. Oiga, se le ha contratado para poner orden al caos y hacer posible el orden del Estado. Oiga, aprenda a sonreír, a ser majo, a impulsar las potencialidades adormecidas de la alegría infinita...

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.