09 agosto, 2016

DINAMARCA / DANMARK / DENMARK/ DANEMARK / DÄNEMARK

Dinamarca. Denmark. Danmark. Calles céntricas por la noche de Copenhague. Tengo que recordarme que estoy en el año 2016. Todo el mundo está relacionado de alguna manera con los móviles. Ahora veo cuerpos que ocupan espacio y se mueven o permanecen quietos. Creo que ha habido un importante cambio de
perspectiva. Cuando los homínidos tienden a vivir a través de las pantallas virtuales o hiperreales yo, sin embargo, me veo atraído por los fenómenos físicos en su aparición en la esfera de la apariencia. Me dejo llevar, o mejor dicho me disuelvo en los fenómenos y me abandono en su milagroso existir. Aun su existir fatigoso, cansino, deprimido, aburrido. Existir es un milagro. Una fusión del espíritu y la materia. O mejor dicho: la materia es la fusión de infinitas intensidades en coexistencia. Las visibles y las invisibles. Las corporales y las incorporales.
Lo primero que deseo cuando llego a un país como Dinamarca es poder aprender su lengua cuanto antes. Qué pena no tener tiempo para aprender su lengua. Me pasa cuando llego a países cuya lengua no entiendo. O si estoy en países donde mi comprensión de la lengua es aceptable mi deseo es poder perfeccionarla. La lengua como clave de significados, juegos de sonidos, ordenamiento sintáctico. Magia. La lengua es magia. Dices algo y conviertes la realidad en algo significativo. Haces ruidos con la boca y tienen sentido para el otro cerebro que los descodifica. Qué pena cuando en España mucha gente se siente agredida por el catalán o el vasco o el gallego o el asturiano. Se sienten agredidos porque los lentes ideológicos y las razones de Estado se interponen al hecho natural/histórico o histórico/natural de la lengua; e imponen los tópicos sobre la lengua perfecta y sus "corrupciones" o sus "dialectos" siempre entendida esta palabra como despectiva o deriva hacia la imperfección, disolución, etc. 
Los daneses hablan su lengua y la enseñan y la exhiben con orgullo. Es una lengua minoritaria ¿y qué? Pero tienen el sentido práctico de saber también el inglés como lengua internacional para poder
comunicarse con todo el mundo y con sus vecinos alemanes y escandinavos. Esa sería la verdadera aspiración: todos hablamos nuestra lengua local patrimonio de la humanidad y todos nos sentimos cómodos en nuestros sonidos y palabras y orden sintáctico, al mismo tiempo que también aprendernos a comunicarnos en una lengua más internacional. Las lenguas están vivas y van poco a poco transformándose, mutándose, incorporando nuevas palabras de otras lenguas, cediendo las suyas a otras lenguas. La visita a Dinamarca comienza en
København. Copenhaguen, Copenhague.    

23 comentarios:

  1. COPENHAGUE MON AMOUR

    El metro está automatizado. Si tienes la suerte de sentarte en la parte delantera el viaje de metro es un placer. Un placer de deslizamiento. Las vías del tren son las vías del deslizamiento del placer de ser transportado. La gente es muy rubia. Rubio maíz. Hay gente muy alta, muy voluminosa y rubios de maíz. O gente muy alta y delgada como espátulas. También hay gente variada de otros países y colores y tallas y volúmenes. Hablamos de cuerpos. El placer de ser transportado y deslizado a través de Copenhaguen. Primero el tren va por el exterior de la ciudad y por sus afueras, y luego se mete por un túnel y ahí comienza a ser un metro más de cualquier ciudad. Copenhaguen sólo tiene dos líneas de metro, pero hay monumentales obras por muchos puntos importantes de la ciudad porque el metro se expande y dentro unos años tendrá su línea de circunvalación. Me acuerdo de la grandes obras de la línea cinco de Madrid a lo largo de la entonces Carretera de Aragón desde Ventas hasta Canillejas. Ya pasó tiempo. Vivíamos en la Calle Albarracín y cerca pronto se abrió una boca de metro.
    La gente circula y una mayoría circula conectados a los móviles, bien mirando sus pantallas o bien conectados a través de los auriculares. Hay rostros distraídos que quizás no estén conscientemente conectados a nada. Quisiera entrar en contacto con alguno de esos rostros en medio del bullicio, pero somos como estrellas fugaces que nos atravesamos sin llegar a cruzar miradas, ni siquiera rastro, ni aliento. Juego al juego de mirar a algún rostro distraído y trato de sonsacar su vida, su origen, su pensamiento perdido, su rutina, su trabajo, su función familiar, su soledad o su plenitud.... Oiga, ¿quién es usted? Por favor pare un momento y tomemos un café, quiero saber quién es usted. Pare y pidamos un café con leche y hablemos, hablemos y contémonos nuestras vidas. Quién es usted, de dónde viene, dónde nació...
    Strøget, la Strøget Nygade. Købmagergade, Store Kongensgare y luego cruzar el Kastellet para llegar a la Den lille havfrue en el parque de Langelinie. Demasiados turistas. Turistas japoneses. Muchos chinos. Muchos indios de la india. Se oye hablar español. Sonidos suaves latinoamericanos o ásperos sonidos de la península ibérica. Un hidroavión comienza a despegar a lo lejos. Me fijo en los rostros y no veo ningún rostro que me pueda iluminar. Hay rostros que ves en algún sitio inesperado y por alguna extraña razón te iluminan, te tocan alguna fibra y te dejan una secuela que dura algún tiempo. Somos almas. Los cuerpos son la fusión de las almas y los tejidos biológicos. Vaya usted a saber Sr. Materialista lo que es este cosmos. Compro un helado softice y me entretengo con el helado.

    ResponderEliminar
  2. COPENHAGE MON AMOUR II

    A medida que íbamos subiendo la torre de la Vor Frelsers Kirke o la Iglesia de Nuestro Salvador la ciudad de Copenhague iba mostrando su sentido panorámico en forma de calles, canales, parques, jardines; edificios con diferentes funciones y la mirada se iba expandiendo y recuperando rincones de infinitas infancias nunca perdidas y siempre tratando de resucitar ecos, imágenes que surgen de remotas nostalgias cuando los ojos de un niño nos contemplan desde cada rincón o paraje que se nos revela como único, singular, nuevo. Juguemos. Fíjate en los detalles. No tienes ninguna prisa y estás atrapado en el juego de formas, espacios, colores, flujos. ¿Te acuerdas cuando ibas a la grundskoler del barrio de Nørrebro y Fru Agnethe Dahl os enseñaba geografía e historia y al describir los países del sur de Europa nos imaginábamos países de un sol brillante y cielos azules nítidos como en los libros de aventuras? España, Italia, Grecia; países mágicos de leyenda y de mares con aguas calientes y gentes de piel morena cantando con guitarras. O cuando Hr.Bjarnesen nos llevaba al Naturvidenskab Museum y allí veíamos los animales salvajes disecados y las plantas raras del Amazonas y luego salíamos con ganas de llenar las calles de Copenhague de bichos dispuestos a ser cazados. Hr. Bjarnesen nos llevaba luego al Botanisk Have a jugar por una hora antes de volver a la escuela en el autobús.
    O cuando se murió nuestro bedstefar (abuelo) en el Glostrup Hospital en Glostrup y toda la familia se vistió de luto para el funeral y todos estábamos tristes en aquel día tan frío de un invierno blanco. El Rev. Aksel Jokumsen oficiaba el funeral con una liturgia luterana de rigor en la Saint Johannes kirke y yo no era capaz de llorar porque todo ello me infundía un respeto sobrenatural que no acertaba a comprender y los adultos se comportaban con mucha seriedad. Aquel funeral me quedó gravado para siempre.
    O cuando mi padre compró un nuevo coche Opel y nos fuimos todos a la península de Jylland hasta llegar a Alborg en la región de Nordjylland. Para ello tuvimos que cruzar el puente entre la isla de Vestsjalland y Fyn y mi hermana Helen y yo nos quedábamos pegados a los cristales del coche viendo el mar a un lado y otro. Fuimos entonces parando por algún pueblo y luego nos dejábamos rodear de praderas con muchas vacas pastando para acabar dejándonos encerrar en medio de bosques de castaños o arces y cruzar algún río.
    Aun no hemos llegado al final de la torre de la Vor Frelsers Kirke. No tengo ninguna prisa por alcanzar el final de las escaleras.

    ResponderEliminar
  3. COPENHAGUE MON AMOUR III. FREETOWN CHRISTIANIA.

    Freeton Christiania. Un mercadillo como cualquier mercadillo. Venta libre de drogas. Algún bar o restaurante lleno de clientes-turistas. Apartamentos pequeños y lóbregos donde viven indigentes o indigentes voluntarios. El aspecto de los "habitantes" de Christiania es más el aspecto típico del colgado. Quizás no he visto lo suficiente. Pero tampoco es muy grande y lo que dice la guía turística que leí con antelación no corresponde con la realidad vista. Sí Christiania fue hippie o contracultural en sus tiempos, hoy no es más que un mal reclamo turístico. Algunos grafitis tópicos de política radical. Colgados que fuman droga sin ser molestados y poco más. Quizás el dinero va a una caja común para alguna causa solidaria u ONG, pero no se ven proyectos sociales comunales que capten el interés del visitante con expectativas utópicas. Tampoco parece ser el germen de nada alternativo. Es más bien un zoo. Un mal simulacro de un hipismo que tendría sus días en un pasado ya remoto. Un fraude.
    ¿Qué problemas puede tener Dinamarca con el amor libre? ¿En realidad qué problemas puede haber en Copenhague para fumar canutos o vivir la experiencia de la droga dura, blanda o de diseño? En cuanto a vivir de forma artesanal o nómada o en comuna, no creo que moleste a nadie en la sociedad danesa o la sociedad occidental avanzada en general que alguien viva de la forma que más crea conveniente, siempre que se atenga a unas leyes fácilmente asumibles por cualquier espíritu progresista. Es más: nunca se estuvo más cerca del Estado administrador y proveedor asistencial y de bienestar predicho por Herbert Marcuse en los años 60, que en países como Dinamarca. Subvenciones de paro, salario mínimo asistencial, medicina socializada, comedores públicos o asistencia/auxilio en la misma calle, etc, etc. En realidad en países como Dinamarca uno se lo puede montar como quiera sin que nadie le moleste y sin pasar más hambre que la que voluntariamente uno quiera pasar.
    Es decir: la contracultura hippie ha sido integrada sin mayor problema por los países avanzados donde en su día se produjo tal revuelta cultural. No hablemos ya de las búsquedas espirituales que luego derivaron en la Nueva Era o los diferentes ecologismos hoy día muy asumidos o en proceso de ser asumidos políticamente en mayor o menor grado. Mucho ha cambiado todo desde los años 60

    ResponderEliminar
  4. COPENHAGUE MON AMOUR. III. FREETOWN CHRISTIANIA. (Continuación)

    Siguiendo con la contracultura: Cuando vivía en Austin, Texas, en los años setenta solía visitar una librería contracultural cerca de la Nueces Street. Era una casita de madera con porche al estilo ranchero y el típico jardín abierto muy común en todo EEUU. En sus estanterías y muestrarios había libros anarquistas, marxistas, feministas; de ecologismo, estilos alternativos de sexualidad, antirracismo, etc, etc. También había una sección de temas espirituales centrados en el zen, la cábala, paganismo, ocultismo, cristales, brujería y demás asuntos del mundo morbo-metafísico.
    Por un tiempo dejé de pasar por allí, pero por razones de un trabajo que estaba escribiendo para una clase de crítica literaria, me vi obligado a comprar un libro de Raymond Williams que positivamente había visto en sus estanterías tiempo atrás. Fue mi sorpresa comprobar que ya no vendían libros de política y que toda la librería estaba dedicada en exclusiva a temas espirituales alternativos o Nueva Era. La contracultura daba un vuelco hacia su comercialización para públicos más amplios y muy pronto la librería de la humilde casita de madera con porche pasaba a ocupar un local espacioso y moderno en uno de los más avanzados centros comerciales de Austin. Mucha reivindicación política radical en años anteriores era ya asumida por los partidos convencionales con sus programas sociales, la implantación de leyes de desegregación; las políticas de igualdad de la mujer y de sexo con la aplicación del Equal Right Amendment (ERA); el ecologismo se hacía fuerte con el Sierra Club, Greenpeace y otros lobbies que presionaban con fuerza. También surge con empuje en esta época el movimiento gay y de lesbianas con sus colectivos reivindicativos, sus empresas exclusivas, sus barrios. En realidad el radicalismo pasado se iba asumiendo por la sociedad en general. Formaba ya parte de los programas políticos y agendas sociales del gobierno.
    Ocurrió lo mismo con Whole Foods, una especie de mercado ranchero de estilo rural que vendía productos naturales venidos directamente de la granja y comunas hippies. Instalado en un barrio contracultural de Austin, era todo un éxito entre estudiantes y cierta clase media progresista concienciada. Pero Whole Foods pasó a ser en cuestión de poco tiempo una cadena de supermercados de comida natural dentro de un concepto de mercado capitalista expansivo y cuyos precios se atenían ya al estatus de una clientela yuppie de buenos ingresos y con gustos dietéticos sofisticados. La contracultura dejaba de serlo y pasaba a ser otro estímulo de mercado dentro del sistema.
    Christiania me hizo hacer un repaso de mis experiencias pasadas con la contracultura. Sólo me sirvió para eso, para situarme, para colocarme en perspectiva después de tantos años pasados cuando escuchar a The Rolling Stones ya constituía un acto de rebelión en aquel lejano Gijón. Pero para una minoría la contracultura jamás podría ser asimilada. Era la continuación de un espíritu guiado por anhelos espirituales profundos, de desplazamientos y desterritorializaciones que implicaban un cambio de perspectiva radical de la realidad: mutaciones de conciencia, búsqueda de nuevas aperturas estéticas y artísticas, una profundización en la experiencia religiosa-espiritual; una forma sutil de implicarse el la inexorable relación de fuerzas políticas y sociales.
    Christiania era el signo de un parque temático deliberadamente decadente. Un pastiche más para turistas.

    ResponderEliminar
  5. COPENHAGUE, MON AMOUR. LA REVERENDA DORETE STEENSEN

    Søren Kierkegaard. El salto de la fe. ¿Quién será esa saltarina de la fe que se ha sentado en el último banco de mi iglesia?, se preguntaba la Reverenda Dorete Steensen desde el púlpito de piedra de la iglesia luterana de Saint Paul en Sanks Paul Gade. No tiene aspecto de danesa a juzgar por sus facciones. Quizás sea una turista despistada. Una vez hecha esta pausa mental motivada por la novedad, la pastora siguió con su sermón dominical en su querida lengua danesa. Un sermón pronunciado con equilibrada cadencia. Un sermón que la sofisticada megafonía de la iglesia reproducía con la máxima precisión y pureza de sonido. Y aquella mujer lo escuchaba con plena concentración como si las palabras fueran alimento, no en sentido espiritual metafórico, sino en su materialidad física como sonidos. Parecía ser un ser que se alimentaba de sonidos, pues también cuando se cantaban los himnos parecía pronunciar con movimientos de boca y expresión de rostro imbuidos de consciente sacramentalidad. Cosa rara entre sus feligreses. No había más de cuarenta personas en la iglesia y la mayoría pasaban de la mediana edad. Lo que también parecía sorprender a aquella mujer en aquel espacio luterano era la luz en forma del gris claro que proyectaban sus paredes, y sobre todo el color azul celeste de las bóvedas que cubrían el altar donde un enorme crucifijo presidía la liturgia, expuesto siempre de forma patente ante fieles o visitantes.
    La Reverenda Steensen acabó su sermón y su figura delgada, alta, de formas proporcionadas cubiertas por su grave sotana negra y bordeada en su parte superior por un gran babero blanco que recubría también la parte posterior. Era un cuerpo cuya presencia imponía cierto rigor moral, pero al mismo tiempo su cara adornada con unas gafas negras, daban una sensación de calma, de equilibrio, de comprensión. Dirigiéndose entonces al altar allí distribuyó las formas del pan y del vino a los pocos feligreses que voluntariamente se pusieron de rodillas para aceptarlas. La mujer seguía sentada en el último banco observando, mejor dicho, absorbiendo todo lo que allí se iba celebrando. Luego, fue el final del oficio y sin romper para nada el orden litúrgico, la pastora se puso a la salida o entrada del templo para ir despidiéndose de los asistentes, dándoles la mano y deseándoles una feliz semana. Dentro, en el templo, la vicaria asistente, iba colocando las cosas en orden: los himnarios, los objetos de la liturgia, etc. Uno a uno la pastora iba dedicando también una parrafada de ánimo o condescendencia o simplemente un cómo va la familia. De repente, se dio cuenta de la extraña visita que había tenido y con el rabillo del ojo vio a la mujer que lograba escaquearse del saludo con cierto sigilo o timidez. Rápidamente, la Reverenda Steensen se separó de la fila de feligreses voluntariosos para el saludo, y se acercó delicadamente hacia la mujer desconocida hablándole en inglés. "Bueno, nunca la había visto por aquí, ¿no es danesa, verdad? La mujer, baja de estatura y morena en sus rasgos físico, no supo qué contestar. ¿Habla inglés?, volvió a preguntar la pastora Dorete. La mujer no respondió. Simplemente se la quedó mirando con sus ojos negros intensos; y, como si de repente toda una presión emocional incontenida explotara sin resistencia alguna, se puso a llorar y sollozar. La Reverenda quiso llegar a ella de alguna forma, la cogió suavemente por los hombros y la miró con la mayor ternura, pero la mujer se apartó rápidamente y con paso rápido se fue alejando del templo luterano situado en una calle solitaria de un distrito céntrico de Copenhague.

    ResponderEliminar
  6. COPENHAGUE, MON AMOUR. LA HISTORIA DE SØREN Y REGINA

    Regine Olsen y Søren Kierkegaard o Søren Kierkegaard y Regina Olsen. El amor a primera vista. Me imaginé la relación amorosa de los dos paseando por las calles céntricas de Copenhaguen. Los pude ver alejándose en una tarde primaveral de los tardíos años 30 del siglo XIX, por la orilla del Fredericksholms Kanal cogidos de la mano, él algo contrahecho y enclenque, pero de expresión soñadora y profunda. El alma sensible de Regina se sentía magnéticamente atraída por aquel hombre de ideas tan arriesgadas como reveladoras: Un místico en confusa relación con el cristianismo y sus iglesias visibles. Mirándolo bien, sus ideas más que formar una teología que respondiera a sus tensiones espirituales, acababan siendo un sistema filosófico ambicioso en oposición a las corrientes racionalistas y hegelianas. Pero Regina se veía más prendada por su sensibilidad poética, su capacidad de transformar lo rutinario y provinciano de la vida en Copenhagu en algo maravilloso. Hasta el crudo frío húmedo de los inviernos blancos daneses pasaban a ser vividos con deseo gracias a Søren y su capacidad para situarlo todo en los escenarios de lo milagroso. La misma existencia, el hecho de estar allí los dos paseando y sintiendo pasiones de mutua fusión amorosa era el milagro más vivo y real que desafiaba toda explicación racional o física de la cosas. Pero Regina observaba siempre una barrera, un temor, una reserva en él que a veces la hacía dudar de su plena entrega al matrimonio que ambos ya se habían prometido.
    Seguí viéndolos más tarde cuando finalizaba mi paseo por la calle Farvergrade ya cerca del Københavns Rådhus o ayuntamiento, donde el padre de Regina había ejercido como byrådsmedlem (concejal). Los dos caminaban separados y en un silencio que me hizo sospechar problemas o confusiones sentimentales. Llovía aquella tarde-noche y el frío penetraba hasta los tuétanos. Me alejé rápidamente de allí y comencé a correr por la Kattesundet en dirección al Ørstedsparken para separarme lo más posible de tales escenas. Los fantasmas acababan agobiándome. Søren Kierkegaard en realidad esperaba la intervención de la providencia del Dios luterano, ya que en el fondo, y a pesar de su desesperado existencialismo de la elección, seguía siendo el último y absoluto referente de todo lo viviente y materia inerte.

    (CONTINUA ABAJO)

    ResponderEliminar
  7. (CONTINUACIÓN)

    ¿Era un puñetero insensato que antepuso sus intensas dudas y su profunda inseguridad en sí mismo, a un matrimonio que muy posiblemente hubiese sido satisfactorio e incluso estabilizador de su vida profesional como profesor de filosofía en la Københavns Universitet? El mismo que también podía haber acabado sus estudios en la Teologisk Fakultet, y haber ejercido como pastor en la Evangelisk-Lutherske kirke / Danske Folkekirke y así haberse instalado en una vida convencional burguesa. Su provocador salto de fe en lo teórico hubiera pasado desapercibido con un poco de buen rebozo retórico y sofismas oportunos. Pero ¡no! El desgraciado se entregó a las dudas, a las tormentas del espíritu y se dedicó a la vida de saltarín torturado: hizo de su inexorable amor por Regina una fuente de energía, de musa, de diosa pagana, que le hacía vivir en plena tensión espiritual e intelectual, en pleno desgarre que iba abriendo grietas en todo sistema racional, estable, lógico de vía convencional al Dios de la Iglesia Oficial, o la Historia como fetiche; o la ciencia como conocimiento seguro y fiable.
    Puedo verlos, puedo sentirlos sentado en un banco del Ørstedsparken. Puedo ver a Søren paseando en solitario con la imagen de su ángel elevado a pura idealidad, pura imaginación; puro gnosticismo de quien niega la materialidad para alcanzar la más pura, rebelde y perversamente santa irracionalidad de la fe. El salto de la fe. Si congelamos el salto de Søren en el tiempo y espacio veremos a Regina Olsen cogiéndole de la mano y allá, allá en un punto lejano del horizonte; más allá de la oscuridad, una intensa luz divina señalando el camino.

    ResponderEliminar
  8. ÁNIMA

    Se calman lo ánimos. Ánima. El ánima anima. Anima. Definición de ánima jungiana sacada de Wikipedia:

    Imagen de mujer o figura femenina presente en los sueños o fantasías de un hombre. Vinculado a su principio eros, refleja la naturaleza de sus relaciones, especialmente con mujeres. Descrito como el arquetipo de la vida, éste puede estar representado como una mujer joven, espontánea, seductora e intuitiva, como una mujer malvada o como la madre tierra. Usualmente se le asocia con una emocionalidad profunda y con la fuerza de la vida misma. Frecuentemente los problemas relacionales son producto de la identificación inconsciente con el ánima o de la proyección del ánima en la pareja, lo que genera un sentimiento de desilusión respecto de la persona real. Las figuras ánima no son representaciones de mujeres concretas, sino fantasías revestidas de necesidades y experiencias de naturaleza emocional. Algunas figuras ánima características son las diosas, mujeres famosas, figuras maternas, doncellas, prostitutas, hechiceras y criaturas femeninas (por ejemplo, la sirena).

    ResponderEliminar
  9. ÁNIMUS

    También sacado de Wikipedia con debido permiso:

    Es el arquetipo de lo masculino en lo inconsciente colectivo de una mujer. A lo femenino, en lo inconsciente colectivo de un hombre, se le denominó ánima. En sentido amplio, se utiliza por lo tanto para describir el aspecto inconsciente, masculino, de la personalidad femenina.
    Vinculado a su principio logos, refleja la naturaleza de su conexión con el mundo de las ideas y el espíritu, en contraposición a eros que reflejaba la naturaleza de lo relacional. De ahí que Jung lo describiera como el arquetipo del significado.
    Las figuras ánimus no son representaciones de hombres concretos, sino fantasías revestidas de necesidades y experiencias de naturaleza emocional. Algunas figuras ánimus características son las figuras paternas, hombres famosos, figuras religiosas, figuras idealizadas, jóvenes y figuras de dudosa moral (como criminales).
    Las dificultades vitales encontradas generalmente en una mujer derivan de la identificación inconsciente con el ánimus, o de su proyección en la pareja, lo que genera un sentimiento de desilusión respecto de la persona real.
    La sizigia ánimus-ánima, o contrapartes sexuales inconscientes, están proyectadas. La tendencia natural en una mujer es la de proyectar los contenidos de su ánimus en un hombre real, a través de sentimientos amorosos u odiosos espirituales.

    ResponderEliminar
  10. DESARROLLO DEL ÁNIMA

    Jung establecerá tomando de la Antigüedad tardía una escala erótica de cuatro mujeres, serie repetida alusivamente en el Fausto de Goethe. Son cuatro grados de la imagen del ánima, del eros heterosexual, es decir, «cuatro grados de la cultura del eros»:2
    1.El primer grado, Hawwá, Eva, Tierra, remite a lo biológico y meramente impulsivo, existiendo una identificación de la mujer con la madre, y representando «lo que hay que fecundar».
    2.En el segundo grado, Helena (de Troya), se mantiene el predominio sexual de eros, pero se alcanza un nivel estético y romántico que permite disponer de algunos valores individuales.
    3.En el tercer grado, María, eros se espiritualiza, hallamos la maternidad espiritual que la diferencia de Eva.
    4.Y finalmente, como cuarto grado estaría Sofía, la sapientia o sabiduría, espiritualizando a Helena o manifestación de eros como tal. Sería lo eterno-femenino.

    ResponderEliminar
  11. DESARROLLO DEL ÁNIMUS

    Jung distinguió cuatro etapas esenciales en el desarrollo del arquetipo ánimus:
    1.La primera etapa vendría representada como personificación del poder físico, el hombre musculoso o el atleta. Su símbolismo recaería en Hércules.
    2.En la segunda etapa el ánimus posee iniciativa, es capaz de realizar actos premeditados, existiendo un deseo de independencia y un desarrollo intelectual, económico y profesional: Apolo.
    3.Como tercera etapa se produce una transformación en la palabra, figurándose como profesor o sacerdote.
    4.Y finalmente, como última y más elevada manifestación se alcanzaría por parte del ánimus la encarnación del significado, constituyéndose en el mediador entre consciente e inconsciente: Hermes.

    ResponderEliminar
  12. CUERPOS ESPIRITUALES

    Todo aquello que no se encarne en materia que capten nuestros sentidos pertenece al mundo fantasmal. Un apego al mundo real de los sentidos hace que lo fantasmal no tenga participación y quede relegado a una indeterminación, a una ambigüedad incorpórea que nos ha de ser indiferente. El misterio de la vida no hay que buscarlo en los fantasmas, sino en las verdades visibles y palpables; pues estas verdades ya conllevan en sí la sacramentalidad de lo incognoscible, de lo invisible en su fusión con la materia que nos permite visualizarlo, trabajarlo, adaptarlo a nuestra misma materialidad corporal. Materialidad corporal que es así mismo misterio y parte de la misma fusión sacramental.
    Vivir no es escapar a la materialidad del mundo, sino vivir esa materialidad de forma sacramental, como un milagro jamás explicable en su porqué o su esencia (en sí). Somos cuerpos espirituales entendiendo "espiritual" no como una dimensión aparte del cuerpo o materia; sino como la fusión de lo invisible e incorpóreo a lo visible, palpable, medible, sensual. Eso es el mundo y el universo para nosotros. A partir de ahí la recreación que podamos realizar es infinita. Pero y ¿el mal? ¿Y la destrucción? Y ¿el sadismo y la crueldad?

    ResponderEliminar
  13. MATERIA Y RAZÓN Y DIOS JUDÍO

    La materia estudiada descrita y explicada como objetividad científica no implica ningún valor moral: es como es--o como llegamos a saber-- y punto. Pero la materia biológica del cuerpo humano en su relación consigo misma y con otros cuerpos humanos repercute en forma de satisfacción, placer, estabilidad; o sufrimiento, destrucción, crueldad. Y como los factores que inciden en un cuerpo humano son infinitos, he ahí la necesidad de evitar el mayor sufrimiento posible en relación con el mundo natural y con los otros cuerpos humanos tanto a nivel individual como social. De ahí surge la ética que conduce a normas morales regulatorias en función de la supervivencia presente y futura. Y la ética puede revestir autojustificaciones míticas, religiosas, animistas, donde las almas de los difuntos sancionan de alguna manera las normas que han de regir la tribu. La sostenibilidad de una ética fue siempre sancionada de forma autoevidente por una autoridad trascendente o un arquetipo poderoso y sabio. Los hombres temen cuando un poder se les impone desde fuera, cuando es misterioso y se escapa a su comprensión, pero que precisamente por ello hay que mantenerle una obediencia y respeto o compensación/expiación cuando un agravio se ha producido.
    Lo sistemas religiosos y políticos se mantuvieron ligados durante siglos reforzándose el uno al otro: poder sacerdotal y poder político se daban de la mano y se legitimaban el uno al otro.
    Hasta que la conciencia humana comienza a autoemanciparse, o desvincularse, o desterritorializarse de los dioses y comienza comprenderlos como la autorrepresentación del miedo, del misterio de la misma existencia y condición humana en un cosmos que se abre como una incognita. La ética entonces ha de situarse o autojustificarse por medio de nuevas coordenadas: la razón, el mundo de las ideas arquetípicas perfectas que actúan como modelo de una realidad imperfecta. Por otro lado el monoteísmo judío con su Dios singular por encima de todo dios particular: soberano absoluto del universo que se revela e impone la Ley-referente fuente de todas las normas morales y sociales, todas ellas morales por necesidad: toda acción conlleva un acto moral en relación a Dios: a un Dios vivo y personal en los sentidos/materia y al mismo tiempo absolutamente más allá de toda materia y sentido corporal.

    ResponderEliminar
  14. GRECIA

    No es lo mismo un universo caótico y ciego que un universo ordenado. Ningún pueblo cayó a la fatalidad de lo caótico y ciego, pues eso conllevaba su pronta debilitación y posterior destrucción a manos de otros pueblos. El universo ha de poseer un relato original que nos hable de su origen, de la función del homínido en este mundo, de los dioses que nos gobiernan para que ese universo esté en equilibrio y siga estándolo mientras sepamos vivir en el orden justo de los dioses.
    Inevitablemente los dioses cambian y los pueblos conquistan y son conquistados y unos dioses mueren y otros se imponen y recodifican las divinidades anteriores o las relegan al olvido.
    La mente griega se abre a la posibilidad de una estructura del universo original y eterna y entonces nuestra existencia está asegurada. Por muchos avatares y complicaciones y problemas y sufrimientos que la existencia conlleve tenemos siempre la seguridad de estar ligados/relacionados a/con un cosmos perfecto. Parte de esa Realidad Eterna habita el alma del hombre y hace que éste posea el don inefable de la razón y a través de esta puede discernir lo corruptible de lo eterno, lo bueno de lo malo, lo temporal de lo intemporal, la carencia de la plenitud. Al ser la materia el rango inferior en este cosmos platónico entonces en el hombre hay una inexorable gradación entre la materialidad grosera de las bajas pasiones, la esclavitud de los sentidos y sus apetencias; en progresiva posibilidad de perfección hacia el mundo de las ideas, del pensamiento, de los arquetipos eternos. Es un universo optimista: el ser humano tiene la posibilidad de perfeccionarse, de purificarse y alcanzar en diferentes grados de posibilidad y a través incluso de varias reencarnaciones, la eternidad y la plenitud: pleroma. En base a este cosmos racional se puede organizar el estado y la sociedad. No nos extendemos.

    ResponderEliminar
  15. JERUSALÉN

    El dios particular de los antiguos hebreos se va desarrollando en un Dios particular de una nación: Israel. Pero más adelante el Dios particular de Israel Yahvé/Jehová se va revelando como el Dios único y universal de todos los pueblos. No hay más Dios que Uno. Todas las demás entidades espirituales que habitan lo supranatural quedan subordinadas a su autoridad. Los sabios judíos desarrollan también una esfera de perfección y eternidad: el Cielo donde habita Dios. Y, una dimensión terrenal: el mundo, que es la creación de Dios y que en principio era buena. Pero que el mundo resultare bueno a malo para el hombre no tenía nada que ver con el mundo en sí mismo. No hablamos de la inferioridad de la materia como en Platón, sino de las elecciones morales del hombre basadas o desviadas de la obediencia a los preceptos divinos, más tarde codificados como la Torá. El mundo va bien mientras sigas la Torá: tendrás tus premios y castigos en la misma tierra, en tu misma vida. No hay más mundo que el existente: mundo material, natural. Luego hay un mundo adonde van todos los muertos al margen de la vida moral que se haya llevado: el Sheol. Todavía no hay un concepto de historia con finalidad y sentido, la ética se desarrolla en función de un equilibrio con el Creador en forma de premios, castigos y compensaciones o expiaciones por los desagravios o incumplimientos o faltas. La casta sacerdotal es mínima y muy ligada al poder del patriarca o caudillo de tribu.
    Más tarde se va constituyendo una monarquía, un poder sacerdotal y una más sofisticada elaboración e interpretación de la Torá. El cosmos judío se va abriendo a un ordenamiento moral y político que se va proyectando en una historia con una finalidad teológica. Las crisis de Israel como pueblo, sus derrotas y constante pecado de idolatría, hacen que la posibilidad de un mundo (que sigue siendo bueno en su esencia) que funcione de acuerdo a la voluntad de Dios se difiera a un futuro (mesianismo), o hacia una dimensión supranatural de premios y castigos después de la muerte. La influencia griega y persa ya se hacen notar. El judaísmo mesiánico es el judaísmo más popular en los tiempos de Jesús.

    ResponderEliminar
  16. ENTRE GRECIA Y JERUSALÉN: CRISTO Y EL CRISTIANISMO

    Si las crisis del mundo griego hacen derivar el platonismo hacia el neoplatonismo (optimista) y hacia el gnosticismo (pesimista), el judaísmo deriva así mismo hacia dos tendencias: la mesiánica-terrenal que espera su cumplimiento más bien pronto--en Jesús muy pronto--; y, la tendencia mítico-espiritualista que deriva en el cristianismo paulino y el judaísmo rabínico ya exiliado de su centro espiritual: Jerusalén. Si en el judaísmo el mundo sigue siendo bueno pero la desobediencia del hombre que no cumple la Torá, es lo que hace al mundo malo; y cada vez más malo y corrupto; en el cristianismo paulino la degradación del mundo adquiere ya dimensiones cósmicas: efectivamente el mundo es bueno por ser la creación de Dios, pero la desobediencia catastrófica moral del primer hombre dio lugar a una caída ontológica de la criatura humana hacia la condición de pecado: en una palabra: el hombre adquiere una naturaleza pecadora de la que ya no puede desprenderse. Pero también la creación se hace así mismo consubstancial a esa caída y se degrada hasta el punto de ser gobernada por arcontes (entidades espirituales con poder) demoníacos.
    Entonces, si para el judaísmo--incluso el más mesiánico-apocalíptico--la venida del Mesías está condicionada a una estricta moralidad de desprendimiento o a una Torá purificada; para Pablo todos esos esfuerzos morales no tienen ya sentido; incluso la Torá deja de ser válida como medio de salvación. Ante una condición ontológica de pecado y caída, ningún esfuerzo humano puede ya restaurar el mundo a su perfección como Reino de Dios: es necesario un acto de salvación también de dimensiones cósmicas, cosa imposible para el ser humano. La culpa de la caída es tal que requiere de la misma intervención de Dios en un acto expiatorio. El Mesías entonces pasa de ser un ungido para anunciar y reinar en el futuro reino de Dios, para convertirse en una víctima redentora que no sólo borra la esencia pecadora del hombre, sino que también ha de restaurar el universo caído en tinieblas donde la materia corporal es "carne" al acecho del "espíritu" y las cosas espirituales nos alejan de las materiales, etc. Platón en su versión gnóstica. El judaísmo rabínico también se espiritualiza y adopta el concepto de alma en sentido ya más griego, más al estilo de Filón el alejandrino.

    ResponderEliminar
  17. CONCLUSIONES I

    De aquí saco conclusiones: en el cosmos judío más temprano la materia siempre es buena por ser creación de Dios. La voluntad del hombre es decisiva para hacer de la materia algo bueno, algo creativo; algo que dé sus frutos, una satisfacción natural. Un hombre bueno ha de ver premiada su bondad en forma de buenas cosechas, ganado que crece, muchos hijos, etc. Un hombre malvado verá castigada su maldad con pobreza, enfermedades, maldiciones, más hambre de poder, más codicia, orgullo, etc. Por eso había una esperanza política de un Reino de Israel justo en la tierra basado en la obediencia del pueblo elegido a su Dios.
    Todo esto se complica luego cuando la historia muestra la maldad prosperando, dominando, ejerciendo su poder sin restricciones. Y el bueno sufre, es explotado, marginado; las viudas sin ayuda, los enfermos abandonados, etc. A medida que la sociedad hebrea se va desarrollando en un estado monárquico, las cosas se hacen más complejas y ya no sirve el simple esquema tribal o caciquil. Se desarrolla la Torá, se reinterpreta, etc. Pero los desajustes son cada vez más evidentes: la maldad parece tener siempre la última palabra. El judaísmo posterior entra en crisis y surge el profetismo, el mesianismo: el reino justo de Israel se difiere, no se cumple como debería haber sido y por lo tanto se difiere hacia un futuro. Más tarde también se espiritualiza: demonio, potencias espirituales que toman protagonismo.

    ResponderEliminar
  18. CONCLUSIONES II (COSA QUE NO PUEDE OCURRIR CON EL ISLAM HASTA EL MOMENTO)

    Pablo lo único que hace es llevar esta lógica a sus últimas conclusiones. Hay que tener en cuenta que el pensamiento de Pablo no está todavía acabado, no está sistematizado: es una teología en desarrollo.
    Si la maldad es soberana en el mundo y el cumplimiento de la Torá se hace cada vez más imposible, pues aun quien parece cumplirla lo hace simplemente como gesto o ritual cara a los demás, mientras el corazón está lejos (profetismo), entonces será que la condición pecadora del hombre es también soberana/determinante en última instancia de todo lo que está pasando. Habrá que investigar entonces las Escrituras y ver qué pasó realmente con la caída en el Edén y qué consecuencias cósmicas y ontológicas se han producido más allá incluso del mundo visible y terrenal (influencia gnóstica-platónica). Si el mundo natural también se contamina por el pecado del hombre, entonces ya no hay esperanza en la historia, tampoco en la posibilidad de crear un Reino de Israel en la tierra como proyecto político (apocalíptica, milenarismo), y por lo tanto la salvación ha de depender total y absolutamente de Dios: el sacrificio propiciatorio del Mesías en lugar de salvación histórica. La Torá queda como una guía o referente o espejo que nos muestra hasta que punto somos malvados todos cuando nos miramos en la perfección; y, por lo tanto, nos damos cuenta de la incapacidad congénita del hombre para salvarse por sus elecciones u obras morales. Sólo el acto de la fe salva y eso ha de ser pura gracia. Una don divino.
    Por tanto: la ética paulina pone sus esperanzas en cambios espirituales, en mutaciones/metanoias de la mente/espíritu que nos han de colocar en la predisposición correcta para ser los elegidos del reino de Dios universal, El Israel /material/terrenal/político queda descodificado. Ahora se trata de un Reino Universal Espiritual que abarca a toda la humanidad y cuyas señales exteriores son el bautismo y la cena.
    De ahí la redefinición o recodificación del significado del Mesías y su muerte: la materia es superada: resurrección. La política es superada. La iglesia como comunidad espiritual "de paso" la sustituye. La historia es superada: nada es posible en este mundo ya perdido: el poder de Dios hará posible otro mundo bajo otras coordenadas espirituales, no materiales.
    El cristianismo paulino se sitúa fuera de la materia para dar cabida al espíritu (la materia queda desprovista de más valor que el de ayudar al cuerpo a sobrevivir y a tentarnos con sus perversas inclinaciones), fuera de la política, fuera de la historia ya que la historia se hace provisional, como un paréntesis hacia su total destrucción. El cristiano paulino vive la vida como una espera, una ética de la espera (esperanza) que exige amor, desprendimiento hasta cierto punto (cosa que no funciona desde el principio), que exige un grado importante de exclusivismo y separación respecto al mundo infiel (de ahí la futura separación del Reino del Cielo y de la Tierra de San Agustín y más tarde la futura separación del reino temporal del espiritual que se habrá de producir en Occidente...
    Pero no en el futuro Islam...

    ResponderEliminar
  19. LOS PRIMEROS PASOS EN UN MUNDO QUE TARDA EN DESAPARECER

    Si el fin del mundo viene pronto, muy pronto: en esta generación; entonces la división entre los fieles elegidos y los no elegidos o infieles es clara y no necesita más línea de distinción que la conversión. Si te convierte formas parte de los salvados que se constituyen como Iglesia. El mundo ya está condenado y sólo es cuestión de espera. El mundo/materia/carne pierde todo valor ante un mundo espiritual mejor que se espera con fe. Estamos de paso por el mundo. No nos interesan sus problemas, sus políticas, sus enredos. Sólo nos interesa el futuro Reino de Dios que está por venir. Mientras llega el fin de los tiempos nuestra ética será de total desprendimiento y desvinculación con la cosas del mundo. Ese es el cristianismo primitivo más puro.
    Como el fin no llega tal como esperábamos, entonces comienza la reflexión en torno al mundo lugar donde bien parece que vamos a tener que convivir por mucho más tiempo del que creíamos. Hay que empezar a despejar la incógnita de nuestra relación con el mundo y al mismo tiempo tenemos que comenzar a estudiar la manera de organizarnos en una temporalidad que parece e va alargando.
    El mundo, sus gobernantes, su política, su poder, sus riquezas; todo ello va a tener importancia. La organización de la iglesia o las iglesias va a tener que acometerse de alguna manera. Ya en el Nuevo Testamento y en las últimas cartas neopaulinas se habla de organización y funciones: obispos, presbíteros, diáconos, etc. Función de las mujeres. Desarrollo de una moral más concreta y basada en problemas diarios. Se va sistematizando. Y, en cuanto a los gobernantes y el imperio, ya se habla de sus funciones como ordenadas por Dios para mantener un orden. La primera relación con dicho orden político será de colaboración y obediencia en el cristianismo paulino, con la excepción de contravenir los imperativos de la fe. El mundo sería un caos total de no ser por unas autoridades puestas por Dios que lo controlan y le impiden desarrollar su maldad por completo. La iglesia vive su comunidad dentro de su propia moral y gobierno. A la espera de la segunda venida.

    ResponderEliminar
  20. CONSOLIDACIONES POLÍTICAS POSTERIORES Y HEREJÍAS

    Pero las conversiones masivas tanto sinceras como oportunas van cambiando la coherencia interna de las iglesias. No todo el cristianismo era paulino, ni el cristianismo estaba centralizado. A partir de la destrucción de Jerusalén por Tito en los años 67-70, esta ciudad deja de ser centro de organización de las primeras comunidades cristianas y el cristianismo paulino más desarrollado en la diáspora toma el relevo: pero el cristianismo se hace plural: se puede hablar de cristianismos con sus diversas teologías en torno a la figura de Jesús, la ley judía, la relación con el mundo más o menos tensa que amistosa.
    En la relación con el imperio un cristianismo se va consolidando como fuerza privilegiada. Su organización ya jerarquizada y su teología ya en vías de desarrollo en conjunción con la sabiduría griega, la hacen ser reconocida más tarde como Iglesia oficial del Imperio. Todo ello ha requerido de la formación de un canon de la Escrituras y una formalización de la fe y las doctrinas de la Iglesia. Y, también, una clara línea de demarcación de lo que es ortodoxia y herejía. Cosa no muy fácil de distinguir en aquella época y que requerirá de varios concilios, cismas, escisiones o reunificaciones. La Iglesia, con la excepción de los movimientos independientes que van por su cuenta por el momento, ya está ligada al poder del imperio. El adentro y el afuera del mundo y de la iglesia. El poder político y el poder espiritual se aúnan para establecer un orden cristiano, una civilización cristiana. El mundo que antes solo contaba para la salvación de las almas, es ahora un mundo tutelado políticamente por la Iglesia.

    ResponderEliminar
  21. AL FINAL SIEMPRE PARECE ABRIRSE UNA LUZ

    Pero el cristianismo no fue llamado para aunarse con el mundo o para reclamar el mundo para sí como reino terrenal. La dualidad entre el espíritu y la carne, el cuerpo y el espíritu, el poder del César y el poder de Dios; la mundanidad y la comunidad de lo fieles; todo ello genera tensiones desde un principio en la iglesia imperial. Con la excepción de los infieles más allá de las fronteras, toda la sociedad pasa a ser nominalmente cristiana aun sabiendo que lo "bueno" y lo "malo" se va a ir mezclando. El poder político debe nominalmente de imponer una moral y leyes cristianas en el espacio civil, y la iglesia debe de seguir prestando atención a la espiritualidad de sus bautizados. No todo es tan fácil y ya desde un principio el poder político no casa siempre con el poder espiritual. Los intereses políticos y militares entienden la religión como necesaria hasta cierto punto, más allá de ese punto entran en conflicto con el poder religioso. Pero lo religioso y lo político se mezclan de tal manera que en el feudalismo los obispos podían ejercer como políticos y las castas políticas podían llegar a alcanzar el poder de la Iglesia. La historia de la Edad Media y Edad Moderna europea es una historia plena de conflictos y guerras entre los intereses de las monarquías o señores feudales y la Iglesia. Intereses que a veces coinciden y que otras rivalizan. Hay movimiento heterodoxos que tratan de recuperar una independencia del mundo, pero son exterminados sin piedad: no ha lugar en este siglo a disensiones con los sacros imperios y monarquías cristianas. El mundo ha de estar bajo el dominio de Dios por la fuerza. No hay diferencia alguna con el Islam más radical de hoy día. Con la diferencia de que la cristiandad lleva consigo el germen de una contradicción que la vuelta a los orígenes de la cultura clásica y de las Escrituras originales del cristianismo durante el Renacimiento, e incluso dentro de la teología católica, va a salir a relucir: el mundo/cuerpo/materia como espacio natural, objeto de razón, observación, placer estético y las verdades espirituales contenidas en las Escrituras originales sometidas ahora a un estudio filológico e interpretativo que induce a una vuelta a la sencillez inicial de un cristianismo desprendido del poder político. El mundo y el espíritu se vuelven a separar en dos dimensiones.

    ResponderEliminar
  22. EL MUNDO ES COMPLICADO DE NARICES. NADA ES FÁCIL DE COMPRENDER.

    Resumamos: el cristianismo paulino se desvincula del judaísmo y del cristianismo judío para recodificar el significado del mesías dentro de una nueva cosmología de la caída, donde la materia y la historia sólo existen como escenario de un nuevo mundo, un nuevo reino o nueva creación impuesta por Dios. El poder político no obstante también es impuesto por Dios a través de los gobernantes instituidos y a los cuales se les debe obediencia. El cristiano ha de obedecer a las autoridades siempre que no choquen con las verdades de la fe. El cristiano no tiene proyectos políticos o ha de pensar en restauraciones del reino de Dios en la Tierra por medio de la política, todo lo contrario: simplemente está de paso. La materia/lo material/corporal, está ahí ejerciendo su poder de oposición al espíritu, de tentación, de concupiscencia; pero al margen de la moral y la mera supervivencia no hay proyecto alguno con ella, ni método de comprensión racional o científico. Por tanto, la política, la historia y la materia son simplemente escenarios o trasfondos o pre-textos donde se produce la salvación espiritual y meta-histórica. Son aspectos indiferentes al cristiano. Indiferencia. Territorios de indiferencia como entes.
    El universo católico se apodera de la política recodificándola en un universo absolutamente bajo el poder de Dios. La Iglesia es responsable del poder terrenal y espiritual, ya que ambos son aspectos del Reino de Dios. Se trata de un universo integrado en una espiritualidad gobernada por la Iglesia. Toda la vida medieval está subordinada a un derecho divino que regula la iglesia. Todo el universo ha de estar sometido a dicha autoridad.
    Con la Reforma se rompe con la Iglesia católica y se le cuestiona esa autoridad, pero no por ello se renuncia al poder del cristianismo sobre la sociedad en general. Habrá reformas en cuanto al gobierno de la iglesia y teología, etc; pero los primeros reformadores aspiran a mantener el control político dentro de una inspiración evangélica que han de desempeñar tanto la Iglesia como el Estado. Cambian las formas, pero no la esencia. No obstante, una vez roto el monopolio de Iglesia Católica es imposible mantener una cohesión dentro de la Reforma: el mundo protestante se va dividiendo en diversas teologías y modos de organización eclesiástica y nuevas relaciones con el Estado que chocan con el poder y los hábitos milenarios católicos y dan motivo a dislocaciones sociales y largas guerras de religión. Por otra parte es inevitable un radicalismo inspirado en las mismas Escrituras que tratan de recuperar el cosmos paulino basado en la fe y la indiferencia hacia el mundo y la política, por un lado; pero por otro los movimientos campesinos reencuentran el milenarismo inherente también en los textos apocalípticos y se erigen en el Pueblo elegido de Dios para cumplir tal acontecimiento. Todo ello hace saltar el orden social preestablecido como ordenamiento divino en última instancia, y el mundo europeo entra en un periodo de convulsión y transformación. El universo espiritual católico ha de enfrentarse a nuevas aperturas y cambios que ya son inevitables y donde las representaciones religiosas tienen su papel fundamental.

    ResponderEliminar
  23. UNO EMPIEZA Y EMPIEZA Y TIENE QUE ACABAR DE ALGUNA MANERA

    Tanto años de lucha y guerras de religión y conflictos y dislocaciones agotan toda ansia de poder espiritual sobre la sociedad y se llega inevitablemente al compromiso. Compromiso forzado por las circunstancias, no por convencimiento: los territorios católicos seguirán imponiendo el monopolio absoluto en sus países y los luteranos y calvinistas intentarán hacer lo mismo, pero con mucha menos suerte y convencimiento. La Reforma ha roto con el Magisterio de la Iglesia Católica forzando así las múltiples interpretaciones teológicas y personales. Surgen más y más nuevas iglesias que pueden diferir en puntos de gobierno, de doctrina, o de forma de llevar el liderazgo.
    Y el compromiso es la sociedad civil como territorio libre de gobierno y disputas religiosas. La separación de iglesia y Estado va cuajando de modo gradual hasta llegar al liberalismo teórico y práctico. Se desvincula la sociedad civil de su significado confesional religioso para convertirse en el espacio del súbdito del Estado y más tarde ciudadano. Se da autonomía a la facultad de la razón como instrumento válido para todos y la materia/vida/cuerpo pasa de nuevo a recuperar su estatus ontológico de mundo natural susceptible de ser estudiado, observado, objetivizado. El comercio se abre a nuevos mundos y la realidad hasta ahora asumida como normal queda desplazada y comparada, lo cual produce los primeros relativismos sociales y de pensamiento.
    El cristianismo se va relativizando así mismo en diversas corrientes y modos de libre interpretación, se va adaptando a la nueva realidad social y económica sin mayores problemas ya que la indiferencia neotestamentaria al mundo, la política y la materia es consubstancial con el sencillo espíritu cristiano. Atrás queda el monstruosos universo totalizante cristiano-católico. Las nuevas iglesias de la segunda reforma aceptan/ o van aceptando sin problemas, una posibilidad de sencillez evangélica dentro de unas libertades democráticas. Todo ello de forma gradual. Cuáqueros, bautistas, menonitas, metodistas, y otros no tienen ya mayor problema en admitir como necesaria la separación de iglesia y Estado, comprendiéndose ellas mismas como organizaciones civiles-religiosas entre otras. Las iglesias nacionales protestantes se van separando del poder político para asumir un papel meramente simbólico de unas monarquías y un orden religioso cada vez más voluntario y representativo.
    Donde hay sociedad civil y autonomía de la razón es posible una mayor libertad de pensamiento, cosa, curiosamente, que no estaría reñido con un espíritu cristiano de indiferencia política y material/natural. Indiferencia en el sentido no de desinterés, sino de no invertir estos territorios de doctrina o contenido teológico. El cristiano recupera así el espíritu paulino y se hace consubstancial con un mundo democrático moderno. En reino de Dios sigue estando cerca en todo momento y lugar y el mundo sigue siendo el escenario/trasfondo de tal acontecimiento. Dios escoge a los suyos y en su momento dará un sentido pleno al mundo y la materia.
    Me da la impresión que el Corán no deja posibilidad a tal interpretación. Tema abierto.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.