14 septiembre, 2014

CATALUÑA Y OTRAS COSAS MÁS ALLÁ DE TODA DISCUSIÓN

¿Y qué va a pasar ahora con esto de Cataluña?, nos preguntamos todos. El caso es que inexorablemente está en el guión, como también está en el guión la posible independencia de Escocia. Veremos este jueves que viene lo que pasa en Escocia. Veremos lo que ha de suceder de aquí al 9N.

El fútbol ya vuelve a rellenar el 80% de tiempo muerto y preocupación de
muchísima gente. Gracias al fútbol podemos rellenar muchas conversaciones que de otra manera no sería posible rellenar. Las conversaciones sobre fútbol dan mucho juego y no suelen ser violentas, después de todo se trata de un juego.

Empieza el curso académico de escuelas, institutos y universidades. Vuelven las confrontaciones ideológicas y políticas sobre la educación y la enseñanza. Pero la realidad va cambiando a pesar de nuestras ideologías y políticas y la educación se hace más y más complicada. Los padres y madres ya no son padres y madres a la antigua usanza. Es todo más complicado y ahora hay que contar con parejas fijas u ocasionales que influyen en la vida de los chavales y entre unos y otros también se cuece la buena o mala educación de una moza. ¿Hasta dónde la genética y dónde lo ambiental?

Todos creemos tener el punto de vista correcto pues nuestro punto de vista es algo más que un punto de vista: son las entrañas mismas que nos piden ser lo que somos y entonces buscamos siempre aquello que refuerce lo que somos.  Forzamos así los territorios comunes que nos unen a los demás para que sean esos territorios comunes que deseamos por entrañas y fuertes afectos en primer lugar. ¿Y la razón? Por nuestras santas narices que también está siempre de nuestras partes. Y si no parece ser así ya haremos lo posible para que la razón esté siempre de nuestra parte. Amén.

39 comentarios:

  1. Un ateo diría que al universo le es totalmente indiferente lo que ocurra en Cataluña o Escocia. Sólo a las mentes humanas les interesan estas cosas. Pero las mentes humanas salen de cero para volver a zero. Qué insustancial es la existencia. Oiga, oiga; ponga en su programa electoral que la existencia es pura insustancialidad y que todo lo que usted promete empieza en cero y acaba en zero.

    ResponderEliminar
  2. El fútbol es pura insustancialidad. Por eso nos gusta tanto el fútbol.

    ResponderEliminar
  3. Ha sido educado en el individualismo más feroz, en el esfuerzo y la disciplina. Ese muchacho ha sido educado en el individualismo más feroz, en el esfuerzo y la disciplina. Oiga, repito que ese chico ha sido educado en el individualismo más feroz, en el esfuerzo y la disciplina.

    ResponderEliminar
  4. "He dejado de tener razón", dijo Mitrades Delagorra, "A partir de ahora paso a habitar la más pura insustancialidad"..

    ResponderEliminar
  5. Fue durante el paseo de la Avenida Godoma a la Plaza Somorra cuando vi el cuadro de nuestro padre Abraham sentado a la entrada de su tienda de campaña y sus criados le escanciaban vino espeso en un cuenco de barro. Detrás de la tienda podía ver el Monte Arafat muy a lo lejos; o quizás era el monte Hermón. Podía ser también el Sinaí. Pero era un monte hermoso rodeado de nubes. Para llegar al monte había que atravesar primero un desierto; luego un huerto casi infinito lleno de frondosos árboles frutales plagados de serpientes parlantes. Y luego había que atravesar un lago de fuego usando una barcaza de hielo.

    Me quedaba absorto viendo aquel cuadro de nuestro padre Abraham en aquel escaparate de la Avenida Godoma. Porque en el cuadro había más y más sugerencias al óleo y grandes pastos y grandes pastores y hermosas esclavas que parecían felices viviendo con nuestro padre Abraham. La combinación de colores invitaba a una profundidad de texturas espirituales jamás inalcanzables ni comprendidas en su pura esencia. Yo quería aquel cuadro. Compraría ese cuadro. Siempre había soñado tener esa imagen de nuestro padre Abraham. Un hombre bueno, a quien todos respetaban y obedecían porque sabía ser bueno y sabio y obediente a Adonai. Allí, sentado a la entrada de su tienda a punto de beber un vaso de vino fresco escanciado por uno de sus criados y luego he ahí la profundidad de los caminos de D-ós que han de alcanzar la cumbre del Monte Divino, sea cual sea su nombre. Amén.

    El señor de la tienda me dijo que ese cuadro ya estaba vendido al viejo rabino que cuida día y noche la tumba de Moshé ben Maimón a las afueras de Tiberíades. ¿Quién lo había pintado? preguntaba yo. El señor de la tienda me dijo que yo ya era la séptima persona que entraba para comprar el cuadro y lo curioso era que cada uno veía algo diferente en aquel cuadro de nuestro padre Abraham. Cada uno veíamos algo sorprendentemente diferente de nuestro amado y respetado padre Abraham, bendita sea siempre su memoria.

    ResponderEliminar
  6. Viejos pergaminos que hablan y dicen:

    "Día e nocte lleere hestorias de Padre Abraham que me diere pan del mía alma cuando cristianos venire a quemare caça nostra y mataren fillos míos. Bendicha seja la memoria y nomme de nostre amado Padre Abaraham."

    ResponderEliminar
  7. Hemos enmarcado los acontecimientos sobre Cataluña y Escocia en un cuadro. Hemos formado una superficie de eventos que se mueven enmarcados en dos dimensiones. Ya está todo ahí en ese preciso momento desarrollándose en modo sincrónico. Vemos toda la complejidad de dichos acontecimientos en esa superficie limitada. Nosotros estamos fuera, viéndolo desde fuera; sin sentirnos contaminados por nada de lo que sucede ahí dentro.
    Pero algo nos advierte que nosotros también estamos formando otro cuadro en modo sincrónico para otras miradas y que nuestras vidas también han de quedar enmarcadas formando otra complejidad separada de otras miradas que nos contemplan. ¿Ad infinitum?
    Pero hay más cuadros en nuestras paredes; muchos más cuadros de diferentes acontecimientos que han quedado olvidados de nuestra experiencia para desarrollarse por sí mismo de un modo sincrónico. Esto se complica. Pero entonces ¿no será nuestra experiencia un sin fin de cuadros olvidados unos de otros en modo sincrónico? ¿Dónde estamos nosotros? ¿Hay un nosotros?
    Quién diría que todo el universo es un gran cuadro de infinitos cuadros olvidados entre sí pero relacionados de un modo digamos inconsciente. Y ¿existe una última mirada? ¿Una mirada que contempla su obra como un gran proceso de infinitas relaciones?
    Cataluña y Escocia o la posibilidad de nuevas relaciones espaciales y políticas.
    Suecia y Noruega se separaron en 1905 y el mundo sigue y las dos naciones son económicamente poderosas y sus relaciones excelente.

    Todo depende dónde colocamos el "nosotros".

    http://es.wikipedia.org/wiki/Disoluci%C3%B3n_de_la_uni%C3%B3n_entre_Noruega_y_Suecia_en_1905

    ResponderEliminar
  8. He leído el segundo libro sobre Podemos y Pablo Iglesias. Ya he leído el primero que llegó a mis manos titulado Conversaciones entre Pablo Iglesias y NEGA LCDM "!Abajo el Régimen¡". El segundo se titula Conversaciones con Pablo Iglesias y lo organiza Jacobo Rivero.

    En este segundo libro Pablo Iglesias perfila mejor su visión de la política y se aleja un tanto de ese tufo izquierdoso duro que le daba las conversaciones con NEGA. Habla más de sociedad civil confrontada por la gente común y "la casta", que de lucha de clases. Habla más de buscar territorios comunes entre los ciudadanos que de construir un partido vanguardia del "Pueblo y la Clase Obrera" al modo izquierdista tradicional. Con este discurso desde luego ha de ganar muchos más adeptos. Busca conectar así mismo con los movimientos nacionalistas catalanes, vascos y gallegos; pero alejándolos de sus partidos "burgueses": PNV, CiU, etc..
    No obstante no habla de economía. No habla sobre cómo ha de ser el sistema productivo que ha de impulsar esas reformas sociales, etc. No habla de producción y si de distribución. Y si no habla de sistema productivo me quedo con mucha retórica política pero sin motores que la puedan hacer realidad.
    Este es el fracaso de la izquierda en general: no les gusta hablar de producción, de mercados competitivos; y sí mucho de distribución maja y bonita. Vende más hablar de distribución, pero el discurso se queda cojo, tan cojo que va sólo en silla de ruedas y empujado.
    La izquierda no quiere ser capitalista, pero en cuanto echa a andar en el poder eso la desgarra. Y de ahí sale una mala economía, una distribución que aumenta deuda pública sin parar y sin medir. Y luego un empobrecimiento generalizado.
    Es creer que acabando con los ricos ya está todo solucionado, pero quien paga hoy día los impuestos con absoluta seguridad en un porcentaje muy alto no son los ricos; sino usted y yo que tenemos nóminas por donde agarrarnos. Los ricos al fin y al cabo son minoría y no siempre es bueno mermar capital inversor que estimule el crecimiento...
    En una palabra: Pablo Iglesias debería hablar más de economía real. Si no su discurso puede quedar en simple populismo retórico.

    ResponderEliminar
  9. Interesa hacer un estudio sobre los ricos y su riqueza en España. La repercusión de los ricos y su renta; y, la reinversión de capital de los ricos en la economía española. Los países más ricos y con una economía próspera no por ello dejan de tener ricos, pero hay que ver en qué condiciones se es rico en México a diferencia de Noruega, por ejemplo.
    .

    ResponderEliminar
  10. Seria interesante saber cómo funcionaría el fútbol en este país con un PODEMOS en el poder. He mirado el programa de dicho partido para saber qué opina sobre el asunto, pero no he hallado nada. A ver si algún día se lo preguntan a Pablete en alguna de la múltiples tertulias en que participa.

    ResponderEliminar
  11. "Podemos" vive ahora el síndrome de ser perseguidos y atacados porque están en la Verdad. Con ello se retroalimentan, ya que lo viven como un combate contra un enemigo poderoso e invisible en muchos casos. Se ven ya como una nueva humanidad que reclama su espacio de libertad para la gente, el pueblo, etc. Es ya un poco como los testigos de Jehová: cualquier argumento en contra sólo prueba lo malo que es el enemigo. Es inútil la discusión o la controversia con grupos o movimientos así. Estamos hablando de una fe más que de una razón teórica y práctica. La fe la mueven montañas, aunque esas montañas nos acaben aplastando.
    Es verdad que la sociedad civil ha de tener voz y vivir siempre en un proceso constituyente, es verdad que hay grupos financieros y empresariales que son unos chorizos y que acuden a los políticos y la política para defender sus impresentables privilegios y sus prácticas explotadoras. Es verdad que los partidos políticos se corrompen y echan una mano a los chorizos de turno para socializar sus pérdidas. Todo eso es verdad y no se aparta un ápice de una crítica liberal-democrática donde la ley ha de ser cumplida además de tener siempre mecanismos de cambio y adaptación.
    El problema de España no es que democracia liberal capitalista nos estorbe y nos genere corrupción como algo inherente "al sistema" y "las estructuras"; el problema de nuestro país es que no hemos llegado a entender e integrar lo que significa vivir y practicar una democracia basada en la ley y en el poder de la sociedad civil. Ni izquierdas ni derechas jamás han sido liberales y mucho menos neo-liberales. Aquí jamás ha habido liberalismo. Todo lo contrario: aquí siempre ha habido una política de amiguismo, de dirigismo, de partidismo sectario, de IDEOLOGÍA totalitaria que siempre intenta aplicar supuestos metafísicos a una realidad compleja y diversa.
    Podemos sigue siendo el marxismo con su lucha de clases modificada, con su concepción esencialista de Pueblo y Hombre Bueno en potencia que saltará a la palestra una vez le quites las "alienaciones". Y esas alienaciones son "el capitalismo", la democracia burguesa que hay que eliminar o laminar. Y para llegar al comunismo vale todo: frentes culturales, plataformas aglutinantes, territorios comunes (a ellos, se entiende).
    Por eso quiere ver el mundo en modo gnóstico-maniqueo: ellos, los malos, la casta; nosotros El Pueblo que ha de redimir. Este es un discurso que gusta a mucha gente que sufre, que padece el paro, que no ve futuro, etc. Es un mesianismo milenarista que gusta y da regusto a mucha gente que quiere otra cosa. Es el combate cósmico contra el Mal.
    Lo malo es que el ser humano será siempre lo que ha sido a pesar de los cambios. Lo malo es que los políticos de aspiración, los malos por genética o psicopatologías diversas; los pícaros de siempre que saben transformarse como camaleones; los hipócritas, los oportunistas, los amorales, etc siguen y seguirán ahí con Podemos, sin Podemos y hasta que el mundo no deje de ser mundo.
    El comunismo real nos lo demostró ampliamente, pero para muchos las ilusiones y la imaginación compensatoria les impide ver y criticar de forma profunda el por qué de tal fracaso y desastre.
    Y volvemos a intentar reproducir el mismo desastre, los mismos cantos de sirena, la misma fe milenarista.
    Amén.

    ResponderEliminar
  12. El pueblo soberano escocés que lo forman 5 millones 200 y pico mil almas, pero que votaron en cifra récord 4 millones y un pico, ha decidido permanecer con Inglaterra para seguir formando el Reino Unido. El referéndum se ha celebrado pacíficamente y sin incidentes, de forma civilizada; y, la vida sigue en democracia o supuesta democracia para algunos.
    Ahora hay que esperar a Cataluña. España no es Inglaterra y Cataluña no es escocia. El conflicto aquí se vive con bastante cainismo y nuestro talante democrático sólo lo es para lo que nos interesa. Como el tema se vive de forma apasionada pues vale todo: mentir, degradar, insultar, deformar y caricaturizar lo que sea con tal de deshumanizar al contrario y machacarle. Dicen que en política vale todo con tal de ganar.
    Suerte que cierta nobleza y sentido común valiente y democrático se está instalando con fuerza en España. Espero que Cataluña se pueda expresar como Escocia lo hizo ayer.

    ResponderEliminar
  13. No es que la democracia liberal sea la panacea, pero es lo menos malo que nos ha tocado después de todo y si la democracia liberal comienza a comprenderse y a aceptarla con seriedad y ética, es la mejor manera de que las cosas vayan cambiando a mejor.
    Pero cuando la política queda condicionada y determinada por ideologías totalitarias o totalizantes tan sólo queda un camino de apertura: el de la ideología de turno. O sea, el cierre definitivo y el círculo vicioso.

    ResponderEliminar
  14. DIFERENCIAS INSALVABLES

    El señor Cámeron dijo en cierta ocasión que él, si hubiera querido, también hubiera podido encontrar leyes británicas para prohibir el Referéndum escocés. No lo hizo, primero porque es un demòcrata, y segundo, y no menos importante, porque confiaba en ganar. Recordemos que, a diferencia de Cataluña, en Escocia todas las encuestas daban el NO por ganador.

    Pero la casta dominante española, esta casta extractiva que detenta el poder y se sucede a si misma desde los tiempos de Felipe II por lo menos, es muy diferente. Primero, no tienen nada de demócratas ni de liberales; su espíritu es todavía el de la Santa Inquisición y el de ser Martillo de Herejes. Y si ahora se esfuerzan por dar otra imagen es por su interés de estar dentro del club de estados de Europa y poder seguir recibiendo las subvenciones europeas que, juntamente con la expoliación fiscal de Cataluña, son la base de su sustento. Y segundo, y no menos importante, porque saben que el referéndum de Cataluña lo perderían con toda probabilidad.

    Demócratas que confian en ganar e inquisidores que saben que van a perder. Tal es la diferencia entre Cámeron y Rajoy, entre el Reino Unido y la España eterna. Por eso el Reino Unido permite el Referéndum de Escócia y la España eterna NUNCA tolerará un referéndum en Cataluña.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  15. Os lo juro por los dioses del Olimpo que este mundo es la madre que lo parió de complicado. Paciencia y sigamos viviendo con el mejor equilibrio posible. Maldita condición humana!!!!!
    He desfogado.
    Hay momentos en que hay que desfogar.

    ResponderEliminar
  16. Los dioses inmortales quieran, Sr. Nesalem, que ese mejor equilibrio posible no se rompa. Que la gasolina siga llegando a las gasolineras, los sueldos y pensiones se paguen normalmente, los supermercados sigan bien abastecidos y los hospitales puedan funcionar correctamente. Los dioses inmortales oigan nuestras súplicas. Amén.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  17. Quizás sea que España no es en su "esencia" democrática. Nunca lo ha sido y nunca lo será. Eso de la democracia liberal suena más a cosa extranjera. Se pretende estar al día "democráticamente" para no estar en fuerte disonancia con Europa, pero en realidad lo nuestro es otra cosa. Nos gustan los amigos y sus influencias. La lealtad a los amigos está por encima de cualquier ley y ha de ser así. A los amigos les haces favores para que te los devuelvan a ti en algún otro momento. La ley está para conveniencia de los tuyos. Utilizas la ley contra tu enemigo, pero procuras que no afecte para nada a tus pícaros pero sanotes amigos. La ley está para apretarle las clavijas a los don-nadies y a los pringaos que son muchos. Los partidos políticos son clubes de amigotes y amiguetes y amiguitas en primer lugar. Se obedece al Jefe ante todo que para eso es el Jefe. Y el Jefe dispone. Donde hay patrón no manda marinero. Tú a obedecer y cuando llegue tu hora ya te tocará también. El que venga detrás que arree. Lo importante es trincarte a tu enemigo o contrincante como sea. Así es la vida, ¡coño! Ante todo hay que ser decentes. Mucha decencia es lo que hace falta.
    Sométete a los dictados de tu partido o de la moda o de la moda política y folla lo más que puedas. Folla y colócate lo que puedas que la vida son cuatro días, joder!! Ecologista por fe. Fe de ecologista. La lucha del Pueblo es una lucha de gente noble y sanota que canta recio las virtudes del Pueblo. Aunque el Pueblo en el fondo me la suda. En ese Pueblo hay mucho pringao con dos dedos de frente. Necesitan Jefes con cojones u ovarios que los dirijan y crean que son Pueblo heroico.
    España pendeja, hipocritona, y provinciana ¿Pasa algo? ¿Te passsa algo? Es que si no te voy a pegar una hostia que vas a saltar el Guadarrama...

    Cirilo los Palotes.
    Buen Foro

    ResponderEliminar
  18. Sr. Cirilo los Palotes:

    Yo creo que eso que usted enumera son rasgos típicos de la condición humana que en algunas culturas se favorece más que en otras. En España hay de todo y hay demócratas sinceros y quizás todavía prevalezca lo que usted dice. Yo pienso que en España al no haber habido nunca un modo de pensar liberal, pues hay hábitos culturales y de tradición que favorecen el amiguismo, las lealtades familiares o de nepotismo, sectarismo partidista por encima de la ley y cosas parecidas que también ocurren en otras culturas. Compare usted con México o con Marruecos sin ir más lejos.
    Hay que verlo, como todo, en forma de espectro: hay países cuyas culturas favorecen más el respeto a la ley en abstracto. Hay otros que por multitud de factores históricos pues favorecen más las relaciones de poder basadas en carismas, caciquismos, lealtades bajo presión social, etc. En los primeros las libertades civiles democráticas se valorarán mucho más que en los segundos; siempre pendientes de no ofender a los mandones o mandamases sin más criterio que la arbitrariedad de las voluntades que te pueden dañar o excluir.
    Es todo muy complicado. Gracias por su aportación.

    ResponderEliminar
  19. Proceso constituyente. Posibilidad de cambiar la Constitución cuando surja la necesidad. Hay constituciones que se blindan con excesivas regulaciones para no ser cambiadas o impedir que se lleve a cabo cuando no interesa. Cuando hay excesivas regulaciones es por un motivo político. Quien regula demasiado sólo busca ejercer filibusterismo, crear confusión, hacer las cosas difíciles. Y si eso es así es por pura conveniencia política. Hay constituciones que favorecen más los procesos constituyentes cuando surge la necesidad. Es necesidad de todo estado tratar de blindarse contra quienes puedan cuestionarle. El Estado se ha erigido en un poder cuasi divino. Un instrumento de poder muy efectivo al servicio de la política del momento. Y sin embargo una sociedad democrática basada en la ley necesita vivir en un estado constituyente permanente. Lo cual no tiene nada que ver con vivir desobedeciendo la ley o cuestionando la ley a cada momento. TODO LO CONTRARIO sería el medio más efectivo de hacer valer las leyes y de respeto colectivo sin lugar a dudas. Leyes consensuadas, sometidas a cambio cuando las necesidades surgen y, una vez implantadas, son acatadas con mucha mayor razón democrática.
    Si una Constitución ha de servir para cerrar posibilidades de reforma o cambios, entonces la Constitución se convierte en un pretexto de cierre político a aquello que no interese a los poderes del momento. Pero cuando la Constitución está para dar expresión a necesidades democráticas imperativas, entrar en un proceso constituyente no significa ningún drama, ni ruptura con ningún orden divino; sino que se entra en un proceso creativo de ampliación de libertades civiles que han de asegurar con mucha más eficacia la pervivencia de una democracia.
    Quienes usan la Ley como pretexto para no abrirse ni aceptar lo que una parte de la población de dicho estado pide, no es más que un pretexto político para impedir cambios democráticos. Ello puede crear muchas tensiones y una mayor desconfianza en el Estado y los gobiernos que sostienen tales cierres interesados. El sentido de la democracia se pierde cuando la Constitución pasa a ser un texto de cierre más que de apertura y cambio.
    Hay que reflexionar más en el concepto de proceso constituyente. Ver cómo funciona la política y el juego de poder amparándose en supremas gravedades jurídicas.
    Pero hay que entrar también en más reflexiones sobre la política en sí como juego de poder, como profesión de muchos, como pretexto para sostener inmovilismos.

    ResponderEliminar
  20. Es importante que Podemos haya sacado este debate sobre el concepto de proceso constituyente. Nobleza obliga, aunque nuestra crítica siga en pie en otras cosas.

    ResponderEliminar
  21. Para ser democrático en el amplio sentido de la palabra se requeriría cierta dosis de escepticismo sobre los fundamentos metafísicos de cualquier verdad. Sólo quien comprendiese el sinsentido de la vida podría llegar a ser tolerante de "verdad", pues todas las verdades al final se sustentarían en el mismo absurdo de un vacío sin-sentido. Nada respondería a un fundamento incuestionable, natural, ontológico; y, todo sería un algo provisional que estaría ahí siempre por conveniencia. Pero ese "tolerante absoluto" no se da jamás en la práctica, en la vida diaria de las personas.
    Ya no sólo quien se sigue aferrando a un fundamento metafísico-religioso o natural o de razón universal para justificar una ética o una moral, intenta que la vida se avenga a su justo Referente aun utilizando la fuerza y la violencia si fuere necesario. Pero también quien haya sido ya "tocado" por el nihilismo que supone un universo sin sentido deja por ello de defender un orden, o una verdad; o un territorio común que haga posible la convivencia justa con sus semejantes; y que por muy provisional que sea, aún así merece la pena defenderlo y morir por ello. Al final parece emerger siempre una verdad moral que nos daría sentido aún dentro del sinsentido profundo en que aparentemente se disuelve el universo. Al final el ser humano necesita un sentido, aun aunque este fuese el mismo sin sentido de las cosas.
    No sería lo mismo entonces un espíritu fascista que una voluntad anarquista. Un defensor de los derechos humanos que un yihadista guiado por el Corán. Un liberal-demócrata no se podría comparar con un comunista leninista, etc. Las personas de la calle, las minorías silenciosas también comparten un modo de ser determinante en momentos en que se han de pronunciar: al final toda persona de sitúa en algún punto del espectro de las ideas y los valores llegado el momento que se le fuerce a ello. Lo vimos en el reciente referéndum de Escocia.
    Es inevitable que las personas quedemos enmarcadas en algún sentido de la vida; y, en la práctica ya vimos que a fin de cuentas poco importa que unos se aferren a unos valores sustentados de un modo natural o divino; o, por lo contrario de un modo provisional con una ética o moral de compromiso y consenso afectivo. Al universo, como ente totalizante, le resultará indiferente que un fascismo someta a una población militarmente y bajo la amenaza de exterminio; pero a un ser humano eso le puede importar mucho; al grado de perder la vida luchando contra tal horror. Pues adquiere el sentido de horror.

    ResponderEliminar
  22. (Léase antes comentario anterior)

    La realidad que nos rodea parece centrarse en la política. Los medios nos bañan en un mundo de política. Izquierdas y derechas nos tratan de llevar al sentido de los meramente político, tanto política en su sentido superficial de noticia y juego de partidos, entre partidos, o dentro de los mismos partidos; como política en el sentido profundo fucoliano de la izquierda donde nada se puede comprender al margen de la política o relación de poder. Este es el paradigma en que perece que nos movemos.
    Con lo cual el sentido se hace político. No hay sentido, al parecer, fuera de la política. La ética, la moral, lo estético, lo religioso, lo cultural; parece todo ello subsumido en el paradigma político. La misma economía parece no poder comprenderse fuera de la política. La misma ciencia parece quedar englobada en el cómo y en función de qué se hace o se investiga.
    Triunfa el paradigma de lo político y abarca todo. Religión y política son inseparables de modo explícito en el Islam radical y no tan radical. Muchas religiones ya están dentro del juego de lo político de modo prioritario, tanto en su versión integrista como progresista.
    Y yo me pregunto.
    ¿Por qué ha de ser el paradigma político el modo dominante? ¿Por qué envenenarse diariamente con el ruido y bombardeo político de un modo tan totalizante como abrumador?
    ¿Por qué no liberarse de tal paradigma y adoptar otros paradigmas de otro rango que subsuma la política como algo secundario o complementario?
    He aquí la "revolución pendiente". Rebelarse de un modo íntimo y subjetivo contra el paradigma político dominante para vivir, descubrir, crear, revelar, otras muchas aperturas y experiencias donde lo político pase a ser secundario.

    ResponderEliminar
  23. Bueno, no exageremos. España es un Estado democrático, dentro de la definición normal de lo que entendemos por un Estado democrático: elecciones libres, libertad de partidos, libertad de expresión, libertad religiosa, etc., etc. Vaya, ¿es necesario que me extienda? Por si alguien no lo entendió, lo diré de otra manera: España no es Cuba, ni el Portugal de Salazar ni Corea del Norte. La España actual no es la España de Franco.

    Dicho esto --como suelen decir los tertulianos de la radio--, está claro que España no es perfecta, y tiene un problema con las naciones que componen el Estado. Para decirlo claro: España traga a disgusto el hecho diferencial / nacional de Cataluña. Por eso, no entiende que pueda haber derecho al referéndum, sino que lo concibe como un acto de desobediencia que hay que atajar. En este sentido, España se comporta poco democráticamente con el hecho catalán. Se supone que los catalanes tienen que ser españoles por cojones (perdón, por la Constitución), y no importa lo que opinen o dejen de opinar.

    Si Cataluña tiene un proyecto nacional propio y es mayoritario allí, y si quieren desarrollar ese proyecto político sin depender de las decisiones de España, y si eso se expresa democráticamente, ¿qué se pue objetar con mentalidad democrática? ¿Hay que retener a Cataluña aunque no quiera? ¿Con qué criterios?

    Konstantínos

    ResponderEliminar
  24. España es una democracia parecida a las demás de Europa. Además, siempre hallé que los españoles, en general, son seres razonables cuando se razona sobre cualquier
    cuestión. AHORA BIEN, cuando se toca el tema de las nacionalidades ibéricas, el 99% pierden los estribos miserablemente, y se transforman en chulos de taberna o
    energúmenos que destilan odio mal disimulado por todos sus poros.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  25. Allá arriba en el epígrafe se decía ésto:

    Todos creemos tener el punto de vista correcto pues nuestro punto de vista es algo más que un punto de vista: son las entrañas mismas que nos piden ser lo que somos y entonces buscamos siempre aquello que refuerce lo que somos. Forzamos así los territorios comunes que nos unen a los demás para que sean esos territorios comunes que deseamos por entrañas y fuertes afectos en primer lugar. ¿Y la razón? Por nuestras santas narices que también está siempre de nuestras partes. Y si no parece ser así ya haremos lo posible para que la razón esté siempre de nuestra parte. Amén.

    ResponderEliminar
  26. Curiosamente, el pueblo español en mayoría no está dando al asunto catalán la histérica (que no histórica) importancia que le dan ciertos sectores de poder español. Nadie sale a las calles con ganas de machacar a nadie, nadie se manifiesta con sentimientos anticatalanes de forma abierta. Yo creo que el único sentimiento notable de nacionalismo español sólo lo consigue la selección de fútbol; lo cual, cosa curiosa me parece muy civilizado y normal.
    Yo creo que la mayoría de la gente ve este problema como un problema político y entre malos políticos. Ese prejuicio de que "los catalanes son muy suyos" que sí podría ser mayoritario no da ni para la mínima expresión política anticatalana entre la gente de la calle.
    Creo que hemos llegado a una madurez democrática a nivel de pueblo que se nota precisamente en estos momentos en que ciertas capas de poder español le reclamaría al pueblo español fuertes emociones nacionalistas y fuertes histerias anticatalanas.
    Pero no lo están consiguiendo. Y eso si que es importante.

    ResponderEliminar
  27. Verdad es, Sr. Nesalem, verdad es.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  28. Y entonces yo me pregunto si ya se está formando otra forma de ver este asunto entre la ciudadanía española donde tal identidad española no sufre ningún trauma, ni se hace ya cargo de aquellas histerias "separatistas" donde ser acusado de "separatista" era ya el billete de ida al paredón.
    Posiblemente estemos ya viendo una ciudadanía que no ve ningún problema con el hecho diferencial catalán y que tal asunto preferiría que se solucionara de la manera más civilizada y democrática posible. Si esto está ocurriendo ya--y prueba de ello es que los españoles no están reaccionando como quisieran muchos políticos y poderosos del país--entonces lo que pudiera haber sido una tragedia política y social, podría solucionarse de la manera más sencilla:
    a) reconociendo el hecho diferencial catalán sin traumas y sin ahogos y sin histerias.
    b) demostrando el talante inglés o sueco o checo, etc. Sres políticos de uno y otro lado: sentémonos con tranquilidad y vamos a hablar en profundidad y sin rencores. Empecemos de nuevo.

    Creo que esto ya está ocurriendo. Vamos a ver acontecimientos muy sorprendentes, pero no en esa dirección trágica que muchos del estamento político quisieran ver; sino en la dirección de una apertura noble y sincera de ambos pueblos.

    ResponderEliminar
  29. No sé si peco de optimista. Hay muchos odios y resentimientos enterrados que pueden salir a relucir en momentos como este. Decía Sorel que a las mentes simples les gusta la caricatura y las falsificaciones más que las lecturas de primera mano. Qué asco de prensa viendo cómo mienten y deforman para crear histeria y miedo. Qué se vayan al infierno los profesionales de la mentira y el engaño.

    ResponderEliminar
  30. PODER NACIENTE Y PODER CONSOLIDADO

    El momento actual que vive Cataluña es de una gran trascendencia histórica. Un poder naciente, ciertamente dotado de Instituciones, pero carente de todo instrumento de poder o coacción, quiere afirmarse democráticamente ante un poder consolidado, que cuenta con el poder de las leyes y los instrumentos de coacción para hacerlas complir. Por ejemplo, los funcionarios catalanes que participen en el referéndum pueden ser sancionados con suspensión o expulsión de sus puestos de trabajo, o con fuertes multas que seran ejecutadas via embargo de las cuentas bancarias por parte del Estado, embargo en el cual colaborarán muy gustosas las entidades bancarias. Nada semejante podria hacer el poder naciente catalán; éste no podrá hacer complir coactivamente las leyes catalanas (que a mí me parecen tan legítimas y válidas como las españolas), puesto que sus instrumentos de poder no son creíbles. Deseo y espero que Cataluña obtenga la independencia. Pero el momento histórico es delicado y difícil. Que los dioses inmortales inspiren a los dirigentes catalanes para que sepan tomar las decisiones más adecuadas en cada momento.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  31. DIÁLOGO DE HIDALGOS

    HIDALGO ESPAÑOL 1: La soberanía nacional recae en el pueblo español. Una parte de ese pueblo, residente al Nordeste, no puede usurpar la soberanía que corresponde al conjunto.

    HIDALGO ESPAÑOL 2: Eso es. Y "soberanía" quiere decir que nadie está por encima del pueblo español, él es el árbitro último de toda disputa política, y sus decisiones están por encima de cualquier otro poder, ya sea éste el rey, el gobierno, las Cortes Españolas, etc.

    HIDALGO ESPAÑOL 1: Cierto es. Una parte, como es Cataluña, no puede imponerse a todo el pueblo español. Una decisión como es la separación de Cataluña, que afecta a toda España, no puede tomarla sólo una parte del pueblo español. Debería ser consultado el pueblo español en su conjunto.

    HIDALGO ESPAÑOL 2: Ahora bien, lo que los independentistes catalanes dicen, y parece que son la gran mayoría de Cataluña, es, precisamente, que el pueblo catalán no forma parte del pueblo español. Y esto es una cuestión prèvia a toda soberanía.

    HIDALGO ESPAÑOL 1: Eso de que son mayoría lo dice Ud. Yo creo que son una minoria de agitadores exaltados. Y lo que esa minoria diga o piense me trae sin cuidado, y trae sin cuidado a la mayoría soberana del pueblo español. Es indiscutible que los ciudadanos catalanes forman parte del pueblo español desde siempre. O por lo menos, desde la Gloriosa unión que los Reyes Católicos llevaron a cabo.

    HIDALGO ESPAÑOL 2: Bien dice Ud. El pueblo español es soberano, yo no lo discuto. Y es la última instancia en toda decisión que afecte a España. Ahora bien, no tengo tan claro que el pueblo catalán sea una parte del pueblo español. Creo más bien que es otro pueblo. Aunque esto es una impresión mía, claro està, porque ¿quién es quien tiene que decir que el pueblo catalán es una parte del pueblo español? ¿Qué autoridad moral, jurídica o política inapelable es soberana para decir que el pueblo catalán es un subconjunto del pueblo español?

    Cuetu

    ResponderEliminar
  32. HIDALGO ESPAÑOL 1: La Constitución Española lo dice.

    HIDALGO ESPAÑOL 2: Pues yo no he visto tal cosa en la Constitución. En ningún sitio dice que el pueblo residente en Cataluña forma parte del pueblo español. Tampoco menciona las regiones de la nación castellana, claro, ni ninguna otra.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  33. LA PERTENENCIA, CUESTIÓN PREVIA A LA SOBERANÍA

    Efectivamente. La Constitución Española no dice que el pueblo catalán forme o no parte del pueblo español, pero aunque lo dijera no serviria de mucho.

    RAZONAMIENTO: La cuestión de si el pueblo catalán es una parte o no del pueblo español, es una cuestión previa y diferente a la soberanía del pueblo español, que es indiscutible. ¿Quién, si no el pueblo catalán, está facultado para decir que los catalanes son un subconjunto de los españoles? Nadie más, a mi entender. Si el pueblo catalán dijera en referèndum válido que no se considera una parte del pueblo español, el pueblo español no podria atribuirse la potestad de decidir esta pertenencia contra la voluntad de los catalanes. Y eso es lo que se está petendiendo ahora. Se pretende que el conjunto del pueblo español es el sujeto jurídico capaz de decidir si el pueblo catalán es parte suya o no. Pero el pueblo catalán dice que no forma parte de España, por lo tanto, esa soberanía indiscutible y lícita del pueblo español no le afecta.

    ¿Que sí que forma parte de España? No lo sabemos, puesto que nunca se ha preguntado en referèndum al pueblo catalán. Y esto es lo que pretende ahora la consulta programada por la Generalitat, saber si el pueblo catalán es parte de España o no. Y esto es una cuestión previa a toda soberanía.

    En resumen, el pueblo español es indiscutiblemente soberano, pero el pueblo catalán no forma parte de ese pueblo español. Y quién lo dude, que se lo pregunte al pueblo catalán. ¿A quién si no se lo tendría que preguntar? Esta es una cuestion previa a toda aplicación de la legalidad espanyola a Cataluña.

    Y si Cataluña hubiera votado pertenecer a España, entonces ya no sería sujeto soberano. Pero si hubiera votado para entrar, también tendría derecho a votar para salir; otra cosa sería injusta e inconcebible. O sea, que suponiendo que se diga que Cataluña votó entrar en España, eso mismo le da derecho a votar también para salir. Que es lo que se pretende ahora,

    O sea, que eso que la propaganda española pretende que es muy claro, la soberanía del pueblo español, si lo pensamos un poco con racionalidad veremos que no està tan claro como el poder pretende con su macchacona propaganda.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  34. Casi 2 millones de catalanes en la calle parece que no significa nada. No saben lo que piden pues lo que piden lo saben otros: el Estado español. El Estado sabe bien las necesidades de la gente. La Intifada está bien si va contra Israel, pero la Intifada está mal si va contra mi nacionalismo de Estado. Todo es bueno o malo dependiendo de mi conveniencia. Pero mi conveniencia es Verdad. La conveniencia de los demás son bobadas.
    Maquiavelo hace tiempo que demostró lo que es el arte de la política.
    No se desespere Sr. Cuetu: el pueblo de Israel sufrió horribles derrotas a lo largo de sus miles de años de historia; hoy día ahí está con su propio estado y sigue siendo odiado a muerte por muchos que no le perdonan esa existencia. ¿Y Roma? ¿Y Grecia?

    Macabeo

    ResponderEliminar
  35. Una mayoria del pueblo catalán ha llegado a la conclusión de que quiere gobernarse a si mismo, de que serán más felices siendo independientes, de que sus asuntos públicos
    (economía, lengua y cultura, política, justicia,
    sanidad y educación, infrsestructuras, etc)
    funcionarán mucho mejor si son ellos
    mismos los que toman las decisiones y no un
    Estado que consideran hostil y que trabaja en
    contra de sus intereses. Consideran que
    España tiene unos objetivos e intereses propios diferentes de los de Cataluña, y que sus decisiones de gobierno perjudican la mayoría de las veces a Cataluña.

    Siendo las cosas así , y yo, como los catalanes, pienso que son así, Cataluña tiene todo el derecho drl mundo a la independència. La unidad de España no es una cosa sagrada, y nunca debe prevalecer un principio sagrado sobre la voluntad de los ciudadanos de un territorio que ya no están de acuerdo con esa unión. Y un estado democrático no deberia considerar como parte suya a ninguna región que no quiera serlo voluntariamente. El hecho de mantener vinculada a una región por la fuerza, con toda seguridad esconde oscuros intereses de dominación económica y oscuras ideologías supremacistas.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  36. Lo de Cataluña es como lo del divorcio. No puede obligarse a una persona a mantener una relación que le amarga la vida. Aunque la otra parte no quiera.

    Pedrosa Latas

    ResponderEliminar
  37. Efectivamente, Sr. Pedrosa, es como el divorcio. Yo veo que la obstinación del gobierno español en negar el derecho al voto de los electores catalanes sobre su futuro político es como la obstinación de la parte de no quiere divorciarse, y acude a toda clase de "argumentos" para demostrar lo mal que hace la parte que se divorcia, lo mala que es y lo mal que va a vivir.

    El gobierno español niega el derecho al voto porque considera que hay cosas sagradas que no deben someterse al voto de nadie. Ni de los catalanes y ni siquiera de todos los electores españoles, puesto que el gobierno español en ningún momento se plantea organitzar un referéndum en toda España. Y la unidad de España es considerada una cosa sagrada, que no debe dejarse en manos del pueblo soberano, puesto que es un principio que está por encima de cualquier designio humano.

    Hay principios que nunca deben someterse a votación, y estos son los derechos humanos. Porque estos son los principios, precisamente, en que se basan todas la democracias occidentales. Si se niegan los derechos humanos, no existe posibilidad de democracia y, por tanto, cualquier referéndum que sirviera para negar un derecho humano no sería un referéndum democrático, puesto que negaria las bases mismas de la democrácia.

    El gobierno español quiere, pues, que la "sagrada unidad de España" esté al mismo nivel que los Derechos Humanos, y, por tanto, fuera de toda posibilidad de referéndum. Pero esto se ve que es claramente excesivo. El hecho de que España esté formada por uno o dos estados no es un derecho humano fundamental; es un hecho político puramente contingente y perfectamente compatible con la democrácia.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  38. Los hechos van a hablar en poco tiempo, Sr. Cuetu.

    ResponderEliminar
  39. Los hechos ya hablaron. Cada uno saque sus propias consecuencias.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.