23 agosto, 2014

POMPONISA Y PEPORRIOK CHARLAN SOBRE EL PLANO INFINITO DE LIBERTAD

Pomponisa y Peporriok suelen encontrarse en el Café Klopertone para charlar de misterios de la vida y cosas por el estilo. Sobra decir que se lo pasan bomba y el tiempo les pasa muy rápido hablando de estas cosas. La conversación de hoy la hemos pillado así:
 
Pomponisa:  El cuerpo nos pide libertad sin
límites, libertad infinita; pero los límites nos van circunscribiendo a ciertas actividades, a ciertos trabajos, a situaciones reducidas y más estrechas que nos hacen más infelices que felices. La potencialidad infinita del cuerpo de expandirse en pura creatividad, placer y libertad queda siempre delimitada. Los límites son la misma naturaleza, las mismas necesidades del cuerpo. Hay que comer, vestirse, vivir bajo techo, educarse, reproducirse, y eso implica un sometimiento a fuerzas externas que pueden coincidir más o menos con nuestras afectividades o intereses personales. Esas fuerzas externas nos van dando forma, formando, y entonces ya somos personas, ciudadanos, individuos: Pepe, Juanápola, Muhamelior, Carrascosa, etc. Y cuando digo fuerzas externas me refiero también a las fuerzas interiores de nuestro ser.
 
Peporriok: Pero las contingencias externas son desiguales, discriminatorias, injustas, a veces refinadamente crueles. A unos les va dando forma de tal manera que ya desde el primer momento de su existencia son inteligentes y despiertos y se desenvuelven en la vida con cierta facilidad. Otros sin embargo ya nacer cortitos de mente, faltos de luces o con el cuerpo enfermo y deformado; o predispuestos a la locura o las taras mentales. Sin embargo esa misma "naturaleza" premia a otros con cuerpazos fuertes y hermosos que les facilita un mayor goce y gracia en la vida. También influye dónde se nace. Puedes nacer en un pueblo iraquí a punto de ser masacrado, o puedes nacer en una guapa ciudad burguesa europea y en medio de una familia equilibrada y maja. Puedes nacer como un bastardo paria, o puedes ser un chico querido y bien alimentado. De principio la Naturaleza, o esas fuerzas externas que nos van formando, son 
ciegas e indiferentes a cualquier perfección moral. Son más bien fuerzas amorales; monstruosas en ocasiones. Son, una vez contrastadas con una moral perfecta y justa, terriblemente injustas, sádicas, parciales, etc. De ahí que seamos nosotros los hombres como individuos y como sociedad quienes hemos de romper, limar, cortar, allanar, alisar todo aquello monstruoso y maligno que nos oprime y reduce al miedo, o al sufrimiento silencioso. Pero siempre conscientes de que esas mismas fuerzas externas ya anidan en nuestro más íntimo ser, amigo Peporriok.  

4 comentarios:

  1. Sobra mucha metafísica. La vida es lo que es y punto. A cada momento su afanamiento.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, eso que dice usted no deja de ser otra metafísica. La vida es lo que es. y ¿qué es? A cada momento su afanamiento; bueno, pues vale, nos afanaremos.

    ResponderEliminar
  3. Uno nace en Irak y otro en Londres. Quizás tenga sentido después de todo. Pero el sentido pertenecería a otra inteligencia muy superior a nosotros.
    A veces pienso que para comprender a un dios muy superior a nosotros hace falta que ese dios se exprese a nuestro nivel y con nuestras pautas de comprensión de las cosas. De otro modo sería imposible comunicarse con ese dios.

    ResponderEliminar
  4. Todos necesitamos una metafísica para vivir. No sería posible vivir sin sentido. Y hasta los que pretenden vivir sin sentido ya tienen ese sentido en el supuesto sin sentido.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.