23 mayo, 2014

TERRITORIO COMÚN VERSUS COLECTIVISMOS

Creo, en mi ingenuidad intelectual, haber delimitado en anteriores comentarios un deseado territorio común a toda persona al margen de la cultura, sexo, etnia, nacionalidad, religión, tribu, raza, lengua, y otras cosas. Se trata de lo que yo asumo son valores morales universales elementales: no matarás, no robarás, no engañarás, no codiciarás los bienes del prójimo; no explotarás a la gente, no degradarás la dignidad de tus semejantes; y, si hay alguno más que se haya quedado en el tintero, todo se podría reducir a la mínima ética del harás a los demás como tú quisieras que los demás te hicieren. Son valores en los que un japonés coincidiría con un español, un ruso con un bantú; un
kazjakistano con un marroquí; un musulmán con un cristiano, un/a gay con un/a straight; un franco-parlante con un mandarino-hablante, etc.. Y todos conocemos los matices de interpretación sin muchos aspavientos ni gimnasias rítmicas mentales. Se puede matar o mentir en esas circunstancias extremas o decisivas que atenten contra la dignidad y libertad de las personas. El referente supremo es siempre la dignidad del individuo. Estos valores, por suerte para las democracias occidentales, son los valores básicos en una democracia constitucional; ampliados, en nuestro caso, con los Derechos de Hombre. No así en muchos países musulmanes, por ejemplo.

Si esto es así, entonces ya podríamos tener un referente universal, único, incondicional e incuestionable; desde donde construir acción social, hacer política, orientar el mercado o los mercados en todos sus niveles. Es el necesario referente desde donde se han de producir las leyes de cualquier sociedad relativamente libre y civilizada. Y de hecho es formalmente así en la mayoría de los países occidentales. No cabe duda que siempre habrá la tentación, impulso y pulsación de traspasar las leyes, de robar y matar, de explotar y dominar al prójimo por medio de engaños y el uso abusivo de poder y coacción; de saltarse a la torera las normas de convivencia para hacer "lo que me pide el cuerpo o lo que me da la gana". Consideremos también los casos psicopatológicos o de conductas asociales que inducen de por sí al delito. En estos casos las sociedades democráticas deberían de ser inflexibles a la hora de hacer valer la ley. La ley es el armazón que puede sostener una sociedad libre. Sin respeto a la ley todo se corrompe.

Esto nos obliga a hacer una reflexión en torno a lo relativo y lo incondicional o necesario en referencia a los valores o ideas. Si ciertos valores son básicos, universales e incondicionales; ese territorio común ha de ser un territorio común de libertad universal; un espacio que abrimos a la dignidad humana de forma incuestionable. Pero si anteponemos una ideología concreta a este
referente universal, entonces desplazamos automáticamente nuestros valores comunes irrevocables para situarlos en la condición de valores subordinados de cualquier metafísica disfrazada de ideología. Entonces, lo que no es más que especulación e interpretación particular o parcial se eleva por arte de la conveniencia política e intereses concretos de grupos y colectivismos en Verdad Universal donde la realidad puede quedar reducida a parámetros convenientes de racionalización interesada. Y así, sea en nombre de El Pueblo, de la Patria, de la Mujer, de la Naturaleza, de la Raza, de la Lucha de Clases, de Dios Bendito e Omnipotente, en el fondo es la misma estrategia ideológica bajo diferentes modalidades. El totalitarismo nazi, o los crímenes del comunismo; fueron los intentos ideológicos más monstruosos para acabar con la democracia liberal. Las nuevas tendencias fascistas o de la extrema izquierda podrían reproducir los mismos esquemas en su enconado esfuerzo por superar la "corrupta" democracia que ellos llaman ultraliberal. Pero quizás el mayor peligro resultaría de una relativización generalizada de valores donde ningún referente es ya posible; y, por tanto ningún territorio común sería tampoco posible más allá de lo que es conveniente en momentos particulares y en función de intereses cambiantes o relativos tanto para lo bueno como para lo malo.

Que es bastante diferente a lo que ha de ser una sociedad civil basada en principios de libertad y dignidad individual e inspirada en los valores-referente incuestionables y verdaderamente universales. Bajo una sociedad civil habrán de convivir todas las ideologías, tendencias, creencias, fes; en el terreno común de la dignidad humana y el respeto mutuo, lo cual no significa que no haya debate, discusión, producción de nuevas y creativas ideas consecuencia de tales debates; los mismos que han de ir marcando cambios políticos y sociales. Esta es la riqueza de la democracia constitucional, cosa que en muchos países no es posible y no precisamente por imperativos étnico-religiosos. Prueba de ello es que cuando pueden, salen de sus países sin dudarlo.

Las posibles interpretaciones o construcciones metafísicas son infinitas en relación a la vida y la existencia y eso se traduce en riqueza de pensamiento y apertura a nuevas realidades, pero cuando la metafísica disfrazada de ideología se trata de imponer como fuerza y verdad universal el mundo entonces se cierra, se bloquea, se "neurotiza" dando vueltas al mismo centro gravitatorio donde trata de atrapar a toda la humanidad posible. El pensamiento progresista en su versión posmoderna ha liberado importantes aspectos de la realidad a la crítica y con ello enriquecido campos de saber al abrirse nuevos horizontes; pero su ansia de reducir la vida a su antimetafísica de juegos de discursos deja al descubierto también la posibilidad de un irracionalismo nihilista de consecuencias políticas indefinidas. La democracia liberal es frágil. No cabe duda que es frágil, pero Dios nos libre de sus posibles o potenciales sustitutos.
____________________________
Los relatos de El Pastor Herveax han pasado a Relatos de Nesalem
http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/2014/05/el-reverendo-calvin-herveax.html?showComment=1401441057263#c4766253403817443748

12 comentarios:

  1. Para que una sociedad pueda repartir hemos de saber producir y competir a nivel internacional. A los colectivismos no les gusta el tema de la economía productiva, ni hablar de competitividad, ni de mercados; sean estos locales o internacionales. El Colectivismo promete siempre reparto e igualdad, pero no nos dice cómo sostener ese reparto e igualdad en base a una economía competente y competitiva; de hecho no nos habla para nada de producción ante los mercados. Se trata sólo de expropiar, de nivelar, de nacionalizar; pero todo eso no es nada nuevo y las experiencias socialistas y comunistas sobre el asunto son de verdadero fracaso o catástrofe. Es más, nacionalizando o expropiando exige crear así mismo una casta burocrática de enormes proporciones y comisarios políticos que vigilen. Y volvemos a más de lo mismo o peor, ya que si no hablamos de producción y mercados porque nos resulta desagradable y materialista, pues ¿alguien me podía decir cómo se va a mantener el Estado de Bienestar?

    ResponderEliminar
  2. Esta es la revolución copernicana de Kant en el pensamiento occidental. Hay que ser cómplices de este desplazamiento por un tiempo, dejándose llevar....
    -------------
    El entendimiento no es, pues, una mera facultad destinada a establecer leyes confrontando fenómenos, sino que él mismo es la legislación de la naturaleza. Es decir, sin él no habría naturaleza alguna, esto es, unidad sintética y regulada de lo diverso de los fenómenos. En efecto, éstos no pueden, en cuanto tales fenómenos, existir fuera de nosotros. Existen sólo en nuestra sensibilidad. La naturaleza, en cuanto objeto de conocimiento empírico e incluyendo todo lo que ella pueda abarcar, sólo es posible en la unidad de apercepción. La unidad de apercepción es, pues, el fundamento trascendental que explica la necesaria regularidad de todos los fenómenos contenidos en una experiencia. Esta misma unidad de apercepción es la regla en lo concerniente a la diversidad de las representaciones (es decir, para determinar esta diversidad a partir de una sola). La facultad de estas reglas es el entendimiento. Todos los fenómenos, en cuanto experiencias posibles, se hallan, pues, a priori en el entendimiento y de él reciben su posibilidad formal, al igual que, en cuanto meras intuiciones, residen en la sensibilidad y sólo a través de ella son posibles, por lo que a su forma respecta.
    Por muy exagerado y absurdo que parezca el decir que es EL MISMO ENTENDIMIENTO LA FUENTE DE LAS LEYES DE LA NATURALEZA y, consiguientemente, de su unidad formal, tal afirmación es CORRECTA y conforme al objeto, es decir, a la experiencia.

    Immanuel Kant: CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA. Nueva Edición revisada por Pedro Ribas. p. 149. (Ediciones Taurus. Madrid 2013)

    Y en otra parte:
    --------------
    Somos pues, nosotros mismos los que introducimos el orden y regularidad de los fenómenos que llamamos naturaleza. No podríamos descubrir ninguna de las dos cosas si no hubieran sido depositadas allí desde el principio, bien sea por nosotros mismos, bien sea por la naturaleza de nuestra mente.

    Immanuel Kant: CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA. Nueva Edición revisada por Pedro Ribas. p. 148. (Ediciones Taurus. Madrid 2013)

    Es tiempo para reflexionar y pensar.

    ResponderEliminar
  3. Mariam Caldson pensaba desde su posición ZXY-23:

    "Las crisis económicas desplazan los sentimientos y las identidades a los polos extremos del espectro de posibilidades del ser humano. Las crisis económicas, entonces, forman centros gravitatorios desde esas posiciones OPUESTAS en el espectro (visualícese en tres dimensiones dicho espectro) y al mismo tiempo atrapan o sacan de órbita a las energías existentes en otras zonas intermedias para transportarlas a su nueva, radical y prometedora apertura. Hay efervescencia en los nuevos sistemas planetarios. Todo parece nuevo y brillante. Recuperamos la infancia y la juventud. Y entonces pensamos que todo aquello que no se una o quede desplazado de las renovadoras ondas gravitatorias merece ser desechado o combatido. Por un lado: el mundo gratis, una sociedad de trabajo-juego, de amor y solidaridad a raudales. Por otro: la Patria mística, la raza suprema, la movilización guerrera de la sociedad, las nobles jerarquías y el combate heroico contra los enemigos, El aburrimiento democrático-liberal parece desaparecer en las oscuridades de las zonas centrales. Disparados hacia los extremos es cómo podremos conquistar el universo."
    Mariam Caldson se dio cuenta desde su posición ZXY-23 que no HABÍA NADA NUEVO en todo aquello. Examinó los centros gravitatorios con detalle y demostró que ambos polos estaban construidos por los espejismos de SIEMPRE. Aquello significaba que una vez más el resentimiento se transmutaba en efervescencia y regresión. Y cuando eso ocurría cualquier cosa podría pasar, antes de que todo volviera a ocupar las nuevas órbitas de poder y las nuevas obediencias que no eran más que el regreso de lo mismo bajo otras modalidades. Cualquier cosa podría pasar, se quedó pensando. ¿Es posible la Utopía cuando se antepone lo colectivo a la singularidad individual? Los individuos libres seguirán aspirando a su absoluta independencia fuera de toda imposición colectiva; ni fascismos, ni comunismos. No pasarán.

    ResponderEliminar
  4. Lo preocupante de movimientos fascistas y de extrema izquierda es que ellos SON la Patria o el Pueblo. Y si SON la Patria y el Pueblo no hay sitio para los que NO SON la verdadera Patria y el Pueblo. Una vez que cogen el poder YA NO LO SUELTAN, pues ellos SON la Historia, el Progreso, la Patria como unidad en lo universal, etc. Las democracias liberales generan este tipo de movimientos en momentos de crisis económica: el resentimiento genera grandes dosis de irracionalismo y de ganas de revancha. Cualquier líder o partido que esté en sintonía con el inconsciente colectivo de los parados, los funcionarios, los pequeños comerciantes, los universitarios sin salida, los crónicamente antisistema por idiosincrasia antidisciplinaria; pues tendrá muchas posibilidades de movilizar estos sectores que pueden llegar a ser masivos en épocas de crisis.
    Nada más "alegre" que poder romper el SISTEMA democrático y sustituirlo por cualquier aventura irracional que se presente como alternativa; pero lo irracional sólo se puede mantener a costa de métodos también irracionales: el Fascismo y la Extrema Izquierda implican el sometimiento por la fuerza y sin escrúpulos a un Orden Superior y para conseguirlo todo vale.
    Lo vimos en Europa durante el siglo XX: la crisis del 29 generó las ideologías del resentimiento por excelencia: el Fascismo y el Comunismo: miles de muertos, suspensión de toda garantía constitucional, de toda libertad individual, masacres asesinas, locura sádica; campos de concentración, etc.
    Las odiadas democracias liberales resultaban Caperucita Colorada al lado de ese par de monstruos que surgían de ella. Y cuando volvió la paz y la desestabilización del comunismo el único horizonte civilizado era, curiosamente, la Democracia Liberal.
    En España nunca cuajó realmente el pensamiento liberal: siempre fuimos antiliberales de corazón: La Iglesia Católica fue siempre antiliberal y todos los movimientos políticos a la derecha y a la izquierda--salvo raras excepciones--se mueven mejor con representaciones colectivistas antiliberales. La Guerra Civil fue el mejor ejemplo de imposibilidad de moverse en un marco liberal de responsabilidades individuales.
    Asignatura pendiente en nuestro país donde lo gregario se valora muy por encima de lo singular individual.

    ResponderEliminar
  5. Hay una idea fantasiosa de la economía por nuestros lares. Según muchos la riqueza es infinita y el Estado podría redistribuirla sin fin nivelando la población a una igualdad delirante.
    Entonces, si quitas a los bancos y a los ricos y capitostes y lo distribuyes ya está casi todo. Luego se trata de crear empresas públicas y dinero con la manivela sin pensar en deuda alguna o si se crea pues no se paga. No hay por que pagar la deuda de gasto social para el Pueblo. Luego todo se dirigirá a base de asambleas constituyentes en barrios y pueblos y ciudades.
    Y luego tiempo libre para jugar, bailar y follar.

    ResponderEliminar
  6. Los relatos de El Pastor Herveax han pasado a "Relatos de Nesalem"

    http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/2014/05/el-reverendo-calvin-herveax.html?showComment=1401441057263#c4766253403817443748

    ResponderEliminar
  7. La II República acabó siendo pasto de los extremismos tanto de izquierdas como de derechas. No había sitio para la cordura y sí mucho para las conveniencias políticas e ideológicas de ciertos partidos para quienes la República sólo era un pretexto con otros fines. La II República para muchos era nada más que el trampolín hacia una dictadura de izquierdas o de derechas. En España nunca hubo sitio para una República Liberal Constitucional. La izquierda siempre la entendió como algo suyo exclusivo y a conveniencia de la ideología. Mucho me temo que esa idea liberal-constitucional referente de todas las repúblicas occidentales no sea la idea de muchos llamados “republicanos”. Yo cambiaría de bandera. La actual se asocia a épocas pretéritas que mejor sería olvidar por el bien de todos.

    ResponderEliminar
  8. Dilemas serios con la monarquía.

    http://www.lne.es/espana/2014/06/03/dudas-renuncia/1594902.html

    ResponderEliminar
  9. PROTESTANTISMO Y LIBERALISMO

    A la hora de enfocar la realidad un protestante habría de tener problemas tanto con la derecha tradicional como con la izquierda progre. ¿Por qué? Pues porque para un protestante el individuo, la singularidad individual, es el fundamento y referente de toda elección ética y moral; y, por tanto, el responsable de lo que va eligiendo a través de la vida. El referente y fundamento de toda ética y moral nos viene dado de forma natural y racional: no matarás, no robarás, no degradarás la dignidad de tus semejantes; etc. Un protestante identifica tal Ley como la Torá bíblica, pero la Ley Moral es universal como ya hemos visto arriba. Es por ello que a un protestante no le costaría mucho entender la democracia constitucional como el menor de los males en política; y, el mercado libre como el menor de los males en economía. Otros sistemas políticos tienden a cortapisar al individuo, sometiéndole o subordinándole a los dictados de un Estado, que se erige en verdad transcendente en función de una ideología determinada. Dicha ideología define y circunscribe lo que ha de ser el individuo y su obediencia al Todopoderosos Estado. Las ideologías se basan en interpretaciones metafísicas del mundo que responden a intereses y conveniencias concretas, pero elevadas a verdades universales. De ahí que tiendan a ser totalitarias e incuestionables por principio.

    Tanto la derecha tradicional, como la izquierda progre tienen como denominador común la adopción de ideologías que reclaman verdad universal. Y si esto es así la razón, el diálogo o debate sustentado en la razón es imposible. Las ideologías son mundos cerrados, pero la razón y la imaginación tienden a ser mundos abiertos en infinito proceso de cambio. Sólo una democracia constitucional, de fuerte respeto a la ley, con fuerte desarrollo de su sociedad civil; y con los mecanismos adecuados de acomodar cambios, es capaz de crear progreso individual, económico y social. La fe protestante basada en la elección personal, parte siempre de una absoluta valoración de la dignidad de los individuos y una responsabilidad moral y social imperativa basada en esa dignidad. Esa fe es capaz de conjugar perfectamente sus valores espirituales básicos con un sistema liberal-constitucional que valora la razón, el diálogo y el debate; además de la libre apertura a nuevas formas de libertad responsable, conocimiento y arte.

    ResponderEliminar
  10. Volvamos a Kant a refrescar la relación de los conceptos con los objetos:

    "Si un conocimiento ha de poseer realidad objetiva, es decir, referirse a un objeto y recibir de él significación y sentido, tiene que ser posible que se dé el objeto de alguna forma. De lo contrario, los conceptos están vacíos y, aunque hayamos pensado por medio de ellos, NADA HEMOS CONOCIDO A TRAVÉS DE TAL PENSAMIENTO: no hemos hecho, en realidad, más que jugar con representaciones. Darse un objeto no significa otra cosa (si queremos decir con ello la presentación inmediata de tal objeto en la intuición, y no un darse que sólo sea, a su vez, mediato) que referir su representación a la experiencia, sea real o posible. Incluso el espacio y el tiempo, a pesar de tratarse de conceptos tan limpios de todo elemento empírico y de ser tan cierto que la mente los representa enteramente a priori, CARECERÍAN DE VALIDEZ OBJETIVA Y DE SIGNIFICACIÓN SI NO SE PUSIERA DE MANIFIESTO LA NECESIDAD DE APLICARLOS A LOS OBJETOS DE EXPERIENCIA. Es más, la representación de esos conceptos es un mero esquema referido siempre a la imaginación reproductiva, la cual evoca los objetos de la experiencia. Sin tales objetos carecerían de significación dichos conceptos. Y lo mismo puede decirse de todos los conceptos, sean los que sean."

    Immanuel Kant: CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA. Nueva Edición revisada por Pedro Ribas. p. 195. (Ediciones Taurus. Madrid 2013). Las mayúsculas son mías (Nesalem)


    ResponderEliminar
  11. 2,000 y pico aforados políticos en España y 10,000 en total. Esto quiere decir que en España gozan de gracia especial simples humanos que por el hecho de tener un cargo político o judicial gozan del privilegio de ser juzgados por tribunales diferentes a los comunes de los ciudadanos. En este caso la ley no se aplica por igual a todas las personas, no hablemos ya de la Monarquía que, en caso de cometer delito, serían juzgados por el Tribunal Supremo. No así en otros países democráticos donde no existe tal concepto de aforado, salvo en Italia donde sólo goza de tal condición el Presidente de la República; y, en Francia donde sólo el Presidente y sus ministros gozan de tal privilegio. Y así surge la pregunta; si estos cargos políticos y judiciales gozan de tal favor será por dos razones: Una: Para proteger sus personas en caso de que cometan alguna felonía; o Dos: Para protegerlos de un tribunal común en caso de que cometan tal felonía. Tanto una cosa como la otra es una grave discriminación contra la supuesta igualdad de los ciudadanos del reino. Hay ciudadanos de primera y de segunda. Cuando eso ocurre, tengan siempre presente que es por razones de autoprotección del Poder en caso de corrupción o desmanes contra la Ley. Malo, malo..

    ResponderEliminar
  12. En España con la ley de la Violencia de Género se privilegia a un sexo contra otro en razón de una supuesta compensación o desprotección de un sexo respecto a otro. Es este caso la condición femenina goza de privilegio respecto al hombre en caso de producirse violencia por parte de los miembros de la ciudadanía. Ello quiere decir que un/a miembro de la ciudadanía si es del sexo femenino goza del privilegio de ser juzgado de un modo diferente al hombre. Lo cual quiere decir lo siguiente: Que las leyes comunes a todos los ciudadanos que han de castigar el delito de violencia venga de donde venga NO SE CUMPLEN COMO SE DEBIERA y entonces para paliar un problema concreto de ciertas violencias se recurre al privilegio y la excepción de ciertos ciudadanos en detrimento de otros. Dicho privilegio y excepcionalidad estará basada en las diferencias sexuales. Con ello se favorece la discriminación sexual y se deforma el concepto de justicia por igual para todos. No voy a hablar de las presuntas injusticias que se están cometiendo con esta ley y los abusos que conllevan por parte de quienes, sin escrúpulos, saben utilizar los privilegios para defender las conveniencias de cada cual. Las discriminaciones crean más problemas que solucionan.

    Si un ciudadano/a X agrede o acosa a ciudadano/a Y de forma violenta o psicológica, el peso de la ley ha de caer sobre dicho ciudadano/a. De no hacerlo de forma puntual es la Ley la que falla, cosa que no se soluciona entonces con juicios especiales o de excepción. De haber un problema de aumento de ciertas violencias los remedios han de estar en otra parte: ejemplo: La Educación, campañas, etc; pero la ley no puede discriminar a ningún ciudadano/a en privilegio de otro.
    He aquí un ejemplo sobre cómo la demagógica interferencia política y su rentabilidad han deformado el concepto de ley en base a una interpretación interesada y que favorece a ciertos colectivos o partidos políticos.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.