10 mayo, 2014

LAS AMAZONAS DE IRZAP Y LOS DIOSES JHSGFART

Cuando cruzábamos la gran llanura de Trawaswoprew, de repente fuimos atacados por una
banda de amazonas provenientes del bosque de Irzap. Luchamos como pudimos y por suerte las conseguimos rechazar. Supimos más tarde por nuestros exploradores que las amazonas de Irzap raptan a los hombres de cualquier caravana o poblaciones cercanas para tenerlos como sementales y esclavos. Cualquier varón que nazca pasa a ser un esclavo más; o, si se ve en él un grado de inteligencia o fuerte voluntad, se le elimina ipso facto. Todo varón no elegido para la procreación es castrado y señalado a fuego para ser esclavizado. Las amazonas de Irzap son cada vez más poderosas y, según hemos sabido también-- gracias a dos evadidos de su territorio que conocimos en la ciudad de Grupak;-- su guerra de conquista y depredación no tiene límites.
(Crónicas de Ghsdt oh Mardeh. Año 30098 de Upah)
En los territorios de Kormaklp los dioses se aparecen con cierta frecuencia y fuerzan a los
habitantes de esta laboriosa nación a hacer lo que ellos quieren. Curiosamente los Kormaklp eran las personas más incrédulas del territorio más allá del Río Mugsfrt. De hecho jamás habían construido templo alguno y sus niños desconocían la misma idea de Dios o el Más Allá. Pero un día después de una demencial tormenta seguida de la erupción del volcán Vsdgt, unas extrañas energías fueron tomando forma visible en forma de unos cuerpos mezcla de lagarto y cucarachas gigantes. Poco tiempo llevó dominar y aterrorizar a los pobres habitantes de Kormaklp. Así que pronto se instaló un gobierno teocrático basado en la rígida ley moral de los nuevos amos: los repelentes dioses Jhsgfart. Pronto se construyeron templos y escuelas teocráticas para la extensión del conocimiento de estos nauseabundos dioses cuyo poder parecía no tener fin. Pero el problema mayor era que: ¡¡¡NADIE PODÍA NEGAR SU EXISTENCIA!!!
(Crónicas de Milgana Gasdplan en sus viajes más allá del desierto Hnad)

21 comentarios:

  1. Hicimos varias fotos cerca del Potomac. Era una fiesta de estudiantes. A lo largo de la orilla del río eran todo mansiones. Allí bebimos cerveza y bailamos al ritmo de la música rock. Ya un poco tarde regresamos a Alexandria y el silencio se apoderó de nosotros. A veces parece que las cosas suceden en clave de realidad ordinaria, pero a veces ocurre que algo ha saltado entre las diferentes realidades y entonces todo pasa a ser tonalidad X. Tranquilo, se puede conseguir realidad ordinaria para toda una vida y todos tan contentos. No tiene usted que preocuparse en absoluto de la realidad X.

    Al día siguiente todo era normalidad en Washington DC.

    ResponderEliminar
  2. En una sociedad liberal no podría haber amazonas de este tipo ni macho-power por otro. Los ciudadanos de una sociedad liberal-democrática no se definen por género, sexo, religión, nacionalidad o grupo étnico, etc. Se definen por ser individuos con derechos y obligaciones ante LA LEY. Hay ciertos matices entre hombres y mujeres que han de ser regulados por ley; por ejemplo, periodo de embarazo, ciertos trabajos que exigen fuerza bruta; pero por lo demás todos somos ciudadanos por igual. Nadie por razón de SEXO puede ser favorecido por la ley, o por razón de sexo exigir más derechos que los demás. Si la ley no es igual para todos, entonces estamos ante una sociedad discriminatoria, una sociedad que privilegia a unos sobre otros.

    ResponderEliminar
  3. Los colectivistas de izquierdas y de derechas suelen denostar el individualismo. Priman en ellos más las lealtades del individuo al colectivo (Patria-nación, partido, sindicato, iglesia, lealtad al grupo sexual, ecologista, etc.) que la ética y responsabilidad individual per se ante todo. Los colectivos justifican y disuelven mucho mejor las corruptelas, faltas cívicas e informalidades de quienes les son leales, que el individualismo liberal-civil, donde lo que cuenta es la dignidad humana y la libertad en toda su extensión. No la libertad que conviene a los colectivos.

    ResponderEliminar
  4. Menos la secta ultra-secreta Mansgytrep, la cual disciplina a sus adherentes en el fervor fanático de ciudadano liberal. Esta secta es tan ultra-secreta que nadie sabe que existe. De hecho es posible que no exista, pero hay pequeños indicios de que existe. De existir, ninguno de sus miembros pueden declarar que lo son; por tanto es casi imposible detectarlos. Pero es muy posible que se reúnan en alguna habitación secreta de algún domicilio desconocido y allí decidan actuar como ciudadanos plenamente liberales e individualistas competitivos en lo bueno y en lo productivo. Pero todo esto es una hipótesis; una especulación sin pruebas; quizás un producto de alguna imaginación ociosa. No obstante queda la duda, ya que el nombre Mansgytrep vino de un mensaje encriptado que alguien colocó en un buzón de una persona indeterminada la cual dedujo que se trataba de una secta ultra-secreta liberal-individualista. Dejémoslo a la libre interpretación de quien lo lea.

    ResponderEliminar
  5. Todos los problemas se acabaron en aquella casa familiar cuando llegó el gato. Era un gato grande que trajo mi padre que era poeta y nada más llegar a casa todo comenzó a cambiar. La presencia del gato nos hizo más confiados en la vida y pronto nos pusimos a cantar y a escribir ensayos sobre animales y a vestir de sacerdotes egipcios. El vecindario ya sabía que éramos raros, pero ahora salíamos de casa con nuestras túnicas y ya nadie prestaba atención. El gato lo había cambiado todo.

    ResponderEliminar
  6. Todavía hoy día hay una secta que adora a los asquerosos dioses lagarto-cucaracha: los Jhsgfart. 25 siglos de civilización ultra-científica jamás lograron acabar con esta lacra religiosa. Es más, parecían inmunes a toda crítica que se les hacía. Unas veces parecía que se extinguían, pero todo era aparente ya que cuando menos se pensaba volvían a renacer con fuerza inaudita. Ellos, los adoradores de estos execrables dioses, decían que sus divinidades eran reales y palpables y que si no les adoraban y obedecían morirían. El Estado Mundial de la Tierra utilizó a ejércitos de psiquiatras y asistentes sociales para acabar con esta maldición; pero cuanto más se les perseguía más crecían en lo secreto, en las cuevas abandonadas, en los sótanos de las ciudades; en los alcantarillados. Se calculaba un número indeterminado de millones de fieles en todo el Estado Centralizado del Planeta. Incluso habían inventado una lengua diferente a la única lengua practicada y hablada en el Estado mundial.

    ResponderEliminar
  7. Las primeras amazonas eran esclavas sexuales huidas del templo del dios Hnstrw. Su odio a los hombres era letal. Habían logrado ponerse a salvo de la guardia del templo y del ejército refugiándose en el bosque de Irzap. Desde allí comenzaron a preparar sus incursiones a las ciudades del reino. Liberaban a las mujeres esclavas y raptaban hombres que utilizaban como esclavos y sementales. Eran increíblemente eficaces en la guerra de guerrillas y en planear los objetivos seleccionados. Para ellas los hombres eran seres contra natura que había que eliminar para poder hacer un mundo habitable y civilizado. De hecho ya no eran necesarios para su vida afectivo-sexual una vez establecidas las relaciones lésbicas como normales. Cualquier mujer cogida en un acto sexual con un esclavo hombre era ejecutada al momento. El reino de Klopert se fue instalando en una guerra de sexos visceral. Las mujeres en las ciudades y poblados eran escondidas en sótanos o disfrazadas de hombres para no ser objeto de la rapiña de las amazonas. Los hombres vivían en continuo sobresalto y siempre armados hasta los dientes. Algunos daban perdida la guerra a favor de las Amazonas de Irzap y se preveía un mundo de absoluta dominación femenina.

    (Crónica de Ghsdt oh Mardeh. Año 33100 de Upah)

    ResponderEliminar
  8. Nada permanece. El franquismo parecía que iba a durar siempre, pero tuvo que abrirse para dar lugar a la monarquía constitucional. Hitler parecía que iba a fundar un régimen milenario, pero le llegó su caída. Stalin pensaba en un mundo comunista férreo, pero poco a poco la Unión Soviética fue cavando su propia tumba. La Iglesia Católica pensaba que su dominio sobre el poder terrenal sería eterno; pero poco a poco se va convirtiendo en una iglesia más entre otras muchas. Una religión más entre otras. Por suerte, nada permanece como estaba o pensaba estar in secula seculorum.
    ¿Cómo encontrar verdades fiables, valores seguros, creencias afirmativas; conocimientos garantizados en un mundo que muda y cambia?
    ¿Puede haber algo que escape a la inexorable transitoriedad de los fenómenos mutables?
    ¿Puede haber un algo que se escape al tránsito de lo mutable?
    Sólo un milagro podría hacer posible una entrada de lo eterno a lo contingente o transitorio.

    ResponderEliminar
  9. Asturias tiene un paisaje verde y hermoso, pero toda la zona central está destrozada. No hay ningún plan de conservación y distribución de zonas naturales y de cultivos o plantaciones de árboles. Los prados, las huertas, los terruños, las arboledas; carecen de normativas y puesta en común de sus deslindes o delimitaciones: vallas, sebes, cercas, etc; creando así un verdadero horror estético que ofrece una impresión de país atrasado, de dejadez, de cutrez, de ignorancia. Un propietario cierra su finca con estacas improvisadas, el otro con piedras mal encajadas, otro con ladrillo y alambre de pincho; otro con planchas de uralita, otro con sebe de matorral, etc. No hablemos ya de los cultivos de eucaliptos sin control; la desaparición de los árboles autóctonos, el sin fin de claros sin reforestar; la quema anual de matorral; etc. Porqué no mencionar las bañeras de bebederos, los plásticos que hacen de tendejones; las portillas en forma de palote con un cincho... Da la impresión que odiamos la naturaleza, que somos indiferentes a la vida natural en conjunto (como don de Dios o del Universo); que desconfiamos visceralmente de los demás; que esperamos que lo haga el Estado o el Gobierno o el Alcalde o Rita la Cantaora. La naturaleza de la Asturias central está maltratada con desidia. Refleja una cultura de indiferencia u odio al paisaje propio y común. Refleja algo que no es nada bueno para nadie. Quien no aporta un mínimo de respeto y gusto por la naturaleza, podemos imaginarnos lo poco que también va a aportar en otras esferas de la vida.

    ResponderEliminar
  10. Hablando el otro día con cierta gente sobre Ucrania se veían las ocultas simpatías por Rusia y el odio no disimulado a Occidente en general; no sólo América (EEUU), sino también los países democráticos europeos. La expulsión del anterior presidente corrupto por el Parlamento se veía como una maniobra de la extrema derecha, la CIA y Occidente con sus intereses. El malo era Occidente, pero malo de verdad; no crean ustedes que la cosa va en broma: hay gente de izquierdas y derechas en España que creen que Occidente es mucho más malo que Rusia, que China, que Irán, que Cuba, que Venezuela, y llegado el caso se añoran fascismos y comunismos pretéritos con tal de mostrar la "perversidad moral y política" del Occidente democrático.
    No nos extrañe que nadie se manifieste contra la invasión y anexión de Crimea por Putin; si hubiese sido un movimiento pro-ruso el que hubiese depuesto al anterior presidente corrupto ucraniano, pues entonces en lugar de ser la CIA, Occidente y su codicia y "el dinero". pues se hubiesen regocijado con "las masas populares" ucranianas que lograban deponer y defenestrar a un tirano corrupto apoyado por el Capital, etc. Hubiere habido manifestaciones pro Ucrania en todas las capitales españolas, etc.
    La izquierda tiene bastante poder sobre el discurso ideológico en España. Y es una pena, porque está completamente equivocada en cuanto al lado que escoge para apoyarse: escoge el lado de la tiranía, del oscurantismo político; del enemigo de mi enemigo es mi amigo. Es la política del mero resentimiento sin nada a cambio. Es la política del suicidio. Otro mundo es posible, pero no con Putin o China o Maduro o la Nada; otro mundo es posible desarrollando las libertades y los derechos humanos que ya hemos fundamentado EN OCCIDENTE.

    ResponderEliminar
  11. OIGA, UNA PREGUNTA

    Habría, creo yo, Sr. Nesalem, que hacerse la pregunta siguiente: ¿Es possible, dado el nivel de productividad de la Sociedad occidental, satisfacer todas las demandes de la izquierda siempre descontenta? Dar una vivienda digna a todo ciudadano, garantizar a todo el mundo un trabajo más o menos a su gusto, dar transporte gratuito a todos, ofrecer unes vacaciones gratuitas a todos en buenas residencias, ampliar la gratuidad de la atención médica y social hasta abarcar todas las necesidades humanas: dentista completo y óptico completo, residencias tercera edad, atención completa domiciliaria a discapacitados y enfermos, estudiós gratuitos incluyendo manutención de los estudiantes a cargo del estado independientemente de sus notes, libros, tanto de texto como obras de consulta sin límite... y otras muchas coses que la izquierda descontenta e indignada reclama.

    Esta es la pregunta.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  12. ¿HAY QUE METER EN CINTURA A "LOS RICOS"?

    ¿No es posible dar todo eso a cada ciudadano? ¿O bien sí que es posible, pero hay una clase social poderosa que acapara toda la riqueza social y se niega a repartirla solidariamente? Esto último, como es sabido, es lo que sostiene la izquierda siempe descontenta. ¿Es verdad esta tesis? Arduo problema.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  13. LA IZQUIERDA MARGINALISTA

    En Economia se tiene muy en cuenta el concepto de "utilidad marginal", o "productividad marginal", o "coste marginal", etc. El marginalismo.

    El ciudadano occidental, y esto es evidente, vive instalado en el margen. En Occidente, todos partimos de unos logros sociales y políticos indiscutibles. De hecho, Occidente es la única civilización sobre la Tierra que ha conseguido sacar a sus miembros de la misèria milenaria, las hambres periódicas, las pestes y las enfermedades, la ignorancia, la superstición religiosa o no, la barbarie moral y los comportamientos crueles e inhumanos como norma... Cualquier ciudadano occidental goza de unos niveles y una calidad de vida impensables para la izquierda más exigente de la primera mitad del siglo XX. Por ejemplo: enseñanza gratuita para todos, desde el parvulario hasta la universidad; atención médica de gran calidad para todo trabajador; cobertura con un subsidio si un obrero cae en paro o enfermo, pagas de manutención para los ancianos que han superado cierta edad, vacaciones pagadas... El estado nos proporciona también ciudades limpias, bellas y saludables; vias de comunicación modernas y rápidas, agua corriente y electricidad en todas las cases, recogida de basuras a cargo del estado, seguridad en las calles, etc. Algunas de estas ventajas son a cambio de un cànon, pero tengamos en cuenta que en el exterior de la Sociedad occidental, no existen estos niveles de vida a ningún precio. Luego, hay que tener muy en cuenta las libertades políticas y los derechos humanos: poder opinar y hablar libremente, tener la religión que uno desee, no ser torturado ni detenido arbitrariamente, posibilidad de información y de comunicación con los demàs casi sin límite gracias a la red mundial, etc etc.

    El volumen de ventajas económicas, culturales, sociales y de modo de vida puede parecer poca cosa a la izquierda eternamente descontenta, pero sería injusto negligir todo esto para fijarse solo en la última necesidad puntual que en este momento me acucia (marginalismo). La masa de beneficiós que Occidente ofrece a sus ciudadanos es tan inmensa que sería pura ceguera o fanatismo el negarla. No quiero decir que debamos renunciar a toda petición de mejoras, todo lo contrario. Pero sin perder de vista la masa enorme de beneficios y posibilidades de vivir que nuestra sociedad capitalista nos ofrece. Luchar y abogar por la destrucción del sistema liberal y democrático que rige ahora en Occidente es un acto de ceguera, de irresponsabilidad o de obstinación fanàtica, sobre todo cuando no se vislumbra otro sistema social y económico que pueda substituirlo con éxito. Todos los experimentos históricos socialistas, hasta el momento, han producido más miseria, menos libertades, más represión y más fanatismo. Bajo el socialismo real, el nivel de vida de las masas ha sido muchísimo peor que en el régimen liberal capitalista actual.

    Inttentemos, pues, mejorar el sistema capitalista. Pero no seamos tan ciegos, irresponsables o fanáticos para destruirlo y substituirlo por puros proyectos idealistas que, en la realidad de la vida, solo conducirán al fracaso, a la misèria, al fanatismo y a la superstición. Como en la Edad Media.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  14. Hay gente que queda fuera del juego del mercado. Hay gente que se ve desechada y despreciada por un mercado que no les acepta como son. Pero no hay existencia posible sin algún tipo de mercado. Desde el momento en que somos seres sociales ya estamos compitiendo de alguna manera. Hay individuos de todos los colores y maneras de ser y muchos ya nacen adaptados para sobrevivir a cualquier precio; otros no nacen con ese instinto y se ven reducidos a la mediocridad. Otros viven la vida bajo coordenadas muy complejas y complicadas. La vida es un campo de lucha. Parece que el universo mismo es un campo de lucha. Siempre hay conflicto. No hay existencia posible sin conflicto. Y en los conflictos unos han de perder y otros ganar. Nadie está conforme con su situación. Siempre aspira a algo más y mejor. Ese es el impulso de la vida. Hacia adelante y más y mejor; pero puede que surjan zancadillas, traiciones, tragedias. No todo es posible después de todo. Y al final se envejece, se deteriora. O puede que lo que creemos que es mejor no es más que un espejismo ciego. Puñetera vida. La izquierda ha de pensar también en la puñetera vida que destruye ilusiones y crea espejismos.

    ResponderEliminar
  15. UNIVERSO TORTURADO

    Eiii, Sr. Nesalem, ahí queríamos llegar! Siempre lo he dicho yo: la esencia del Universo es en conflicto y la muerte, gigantescas masas de materia son sometidas a presiones y temperaturas inauditas en el interior de las estrellas, violentísimas explosiones desgarran esa materia a millones de grados de temperatura, fragmentos gegantescos se mueven a velocidades enormes por los frios y negros vacíos siderales, inconcebibles fuerzas gravitatorias vuelven a someter a tortura esa materia...

    ¿Que vana ilusión nos hace pensar que la Tierra puede llegar a ser un remanso de paz y felicidad? Tal hecho sería contrario a todas las leyes conocidas del Universo. Todo es dolor, tortura, sufrimiento y muerte. Las relaciones humanas, puesto que materia y sólo materia somos los humanos, no pueden ser otra cosa que conflictivas, esencialmente conflictivas e irresolubles. Los humanos nos alimentamos de la muerte de otros seres, que a su vez se alimentan de la muerte de otros... Los seres terrestres nos devoramos unos a otros, y en eso radica la esencia del ser y la esencia humana. En eso consiste la Tierra verde y ecològica, paraíso inaudito dentro de un Universo maligno y torturado.

    Desde muy niño he pensado que la existència de lugares tan horribles como las brutales temperaturas del interior de un alto horno o de una cocina de carbón, o de cosas tan horribles como la putrefacción de los cuerpos,o la muerte por inmersión en las negras y frías aguas, alejaba definitivamente toda posibilidad de que este mundo fuera alguna vez un lugar feliz y placentero. Son indicios y grietas que nos dejan entrever la horrible brutalidad interna e intrínseca del mundo.

    He dicho.

    el Posaderu.

    ResponderEliminar
  16. Eso es lo más significativo: podemos detectar lo que está mal y oponerlo a valores incondicionalmente buenos. Y si eso es posible entonces la vida no es un caos existencial que va a depender de unos valores relativos a un consenso, imposición o moda social. Los consensos sociales siempre pueden ser desplazados por otros de conveniencia y si la conveniencia ha de regir y regular nuestra vida moral, entonces nadie se ha de sentir obligado a obedecer lo que es evidentemente coyuntural y perecedero. Ese es el problema de reducir toda la existencia humana a lo político; a una esencia política o histórica. Pero todo cambia cuando admitimos y adoptamos valores incondicionales. Valores incuestionables. Yo los llamaría imitando a Kant "valores puros". Serían valores trascendentales que toda persona intuitivamente sabe comprender y sentir. No importa la cultura a la que pertenezca. No robar, no engañar, no matar, no explotar y utilizar al prójimo; absoluto respeto a la dignidad humana, etc. Son pocos y pueden ser adaptados a situaciones concretas; pero jamás perderán su esencia en nombre de ninguna conveniencia o relativismo interesado.

    ResponderEliminar
  17. Oigo por la radio un mitin de uno de los candidatos políticos de estas elecciones europeas y me produce tal rechazo que apago la radio. Me tira para atrás el tono populachero, de arenga, de excitación de las pasiones; de reducir la compleja realidad a consignas arrabaleras. Efectivamente, esto es la política en su nivel de contacto con las masas; y las masas son eso: masas. Y cuando estos candidatos hablan a las masas saben que para las masas las cosas han de ir simplificadas, reducidas a la máxima expresión emocional y a la mínima racional. Parece que se están dirigiendo a rebaños de animales, de niños, de retrasados mentales. A mi me resulta ofensivo y apago la radio. Te queda luego la reflexión del por qué somos así los humanos; por qué las cosas han de ser así: de máximo común denominador emocional o pasional y mínimo de racionalidad. En el fondo la psicología de masas es la psicología animal.

    ResponderEliminar
  18. Para mí, el mejor sistema es aquel que te permita ser individuo. Es decir: aquel sistema que se basa en leyes claras y precisas de convivencia basadas en los principios básicos del no matarás, no robarás, no engañarás a tu prójimo, no te meterás en la vida de tu prójimo sin ser invitado; etc. Los Derechos Humanos son una buena guía de orientación legislativa que pueden satisfacer una convivencia basada en la individualidad. La libertad individual, la independencia individual; la posibilidad de orientar tu vida como quieras.
    El principal enemigo del individualismo como base de toda política y legislación son los colectivismos. Los colectivismos aspiran a controlar al individuo en función de sus intereses de grupo, de organización, de masa, etc. Otro peligro para el individualismo es el Estado. El Estado es necesario siempre y cuando se limite a su funcion de sostener y hacer efectivas las leyes existentes. El Estado es necesario también para cubrir ciertas necesidades sociales que descuide la sociedad, pero ahí acaba su función. Pero si el Estado, por medio de gobiernos ideologizados en valores colectivistas, trata de controlar más y más la vida de los individuos inmiscuyéndose en su salud, su vida moral, su vida económica, su vida civil; es decir: su ámbito privado, entonces el Estado se convierte en un aspirante más a la colectivización de los individuos. El individualismo, la libertad individual bajo el escrupuloso respeto de la ley, permite que quede liberado un amplio campo de actuación propia de las personas para su propio crecimiento y por libre decisión. Ello incluye ser lo que te dé la gana: puedes ser católico o no serlo y no tienes porqué pagar con tu dinero a dicha iglesia; puedes ser de un partido o no serlo; puedes ser miembro de una comuna o no serlo; puedes vivir en tu casa solo o casado o encebollado si te apetece. Puedes pertenecer a un sindicato o no pertenecer, etc. Puedes poner la pegatina que más adecuada te parezca en tu coche, etc. (Una ley reciente lo prohíbe).

    Los colectivismos de derechas y de izquierdas odian este individualismo. Ellos quieren el colectivo como sujeto social, histórico, religioso, sexual, moral, ecológico; y si el colectivo es Sujeto Trascendental, entonces el individuo HA DE SOMETERSE a las decisiones del mismo por necesidad y coacción llegado el caso. Esto es muy diferente a ser miembro de un club privado o asociación ciudadana o religión x POR LIBRE DECISIÓN y con la posibilidad siempre de salirte cuando quieras. Los colectivismos son lo opuesto a esta manera liberal y democrática de entender la sociedad. El individuo "suelto" y a su "aire" siempre les ha producido pavor a los colectivismos que aspiran a atarle y subordinarle cuanto antes a un partido, a una Patria omnipotente y mística, a una raza superior, a un Pueblo unívoco pero interpretable siempre por los listos o los comisarios políticos de turno; una clase obrera elegida; un sexo vanguardia, una Naturaleza integradora; una Historia con sus leyes; una iglesia única y verdadera que por esa misma razón tiene luz verde para intentar controlar a la sociedad civil por su bien, etc.

    Todos los colectivismos dicen actuar así por nuestro bien, y; como por lo general lo que deciden los colectivos IDEOLOGIZADOS es verdad universal, pues el individuo independiente es lo que estorba, lo que hay que eliminar y laminar. Las democracias liberales son muy frágiles; son lo menos malo que nos ha tocado en la historia, son las únicas que han permitido el libre pensamiento, la libertad individual. Los colectivismos por el contrario aspiran a totalizar la existencia, a integrar al individuo en METAFÍSICAS políticas, religiosas, utópico-fantasiosas. Y, quien se oponga a esto destrucción, eliminación, marginalización, expulsión, campo reeducativo con su proyecto curricular incluido.

    ResponderEliminar
  19. DICEN QUE ALGUIEN X HA LLEGADO A TIERRA DE TODOS

    Dicen que Alguien X ha llegado a Tierra de Todos
    Pero es una tierra muy lejana, a la que no se llega en coche, tampoco en tren, ni en avión
    Tampoco es cuestión de colocarse con la mierda de ocasión. Wrong way.
    Me temo que tiene algo que ver con intensas sensaciones
    Que Alguien X ha decidido obedecer hasta el final
    Dicen unos pocos --y en silencio-- que la tierra de todos existe, pero está más allá de toda normal disposición
    Alguien X ansiaba; ansiaba llegar aún después de atravesar el bosque de las mil confusiones con sus aves de colores y sus miedos y terrores
    O el desierto Antadis de la arena infinita, sin rastro ni rostro que seguir.
    O las 100 ciudades de Khantar con sus retorcidas calles y las noches de extravío iluminadas por las tenues luces de un mundo que se apaga.
    Ansiaba, ansiaba llegar más allá de todo lo que ciega y confunde.
    Romper con los límites de las costumbres y las leyes y los espejismos, para llegar a su centro, a su corazón, a su esencia.
    --Ha de haber algún punto de encuentro común a esta maltrecha humanidad o si no todos acabaremos en el reino del infierno--pensaba él en su soledad.
    --Y si todo gira desde ese punto y lo podemos divisar
    Entonces he ahí la claridad de un orden inmortal
    He ahí la tierra de todos.

    ResponderEliminar
  20. (Reconstruyo un poco este comentario que apareció arriba. Creo que se puede ampliar y aclarar un poco)

    La izquierda tiende a reducir lo existencial a lo político. Si sufres es porque el sistema de dominación te hace sufrir porque en realidad la vida es otra cosa--dice el progre--: es libertad, creatividad, sexo libre y sin trabas; fiesta y guateque con cuatro horas de curre o las que tu quieras. Pero si esto no es así, dice él/ella, es porque el capitalismo rapaz, el dinero, los ricos, los capitostes, los curas, el sistema, los bancos; pues te lo impiden, no te dejan. Pero si los vences, y luchas contra ellos y distribuyes toda las riquezas para todos, pues sería el paraíso. Entonces, dicen muchos de izquierdas, nada de masturbaciones mentales o ilusiones individualistas o posturas insolidarias: el Pueblo ha de liberarse de sus cadenas y hacer que la Igualdad se imponga y que toda la riqueza se distribuya a partes iguales y se compense al débil con ayudas, etc...
    Toda la existencia--dicen ellos-- es política, lucha de clases o relación de fuerzas que se traduce siempre en clave política. Quitas los impedimentos que te hacen esclavo o subordinado y sale el ser humano feliz, el homínido creativo; el Nuevo Mundo, etc.
    Mucho me temo que esa interpretación adolece de algo. O, quizás esa interpretación posee un trasfondo idealista que no llega hasta la raiz de las cosas. Toda la izquierda es idealista. No hablo ahora del idealismo de la derecha, ya llegará su turno. Para ser de izquierdas hay que ser idealista y creer de alguna manera en el hombre bueno, en el ser humano potencialmente bueno; o posible de ser producido históricamente. Pero eso es un error. Un grave error. Los políticos natos de izquierda lo saben. Ellos lo saben mejor que nadie porque esa va a ser la base de su poder, pero es conveniente mantener el mito para crear ilusiones y aglutinar a los que padecen el sistema o están muy resentidos por él. Lo que no dicen es lo poco que duran las apoteosis revolucionarias y lo poco que tardan en reconducirse como nuevos sistemas opresivos. Eso sí que resulta frustrante y engañoso.
    Me temo que la izquierda no va al fondo del asunto porque sabe que su base y referente omnipotentemente político falla.
    En realidad el mal o lo malo concreto ya está enraizado en la MISMA EXISTENCIA.
    No por ello hemos de dejarle que actúe; ni mucho menos; pero el mal no es simple representación de algo que pueda desaparecer por arte de la política. El MAL ya está inscrito en nuestro tejido biológico, en nuestro ADN; en las mismas entrañas del cosmos. El mal es existencial. Toda existencia está de alguna manera inmersa en ello.
    ¿Se puede trascender el mal?
    Si lo podemos reconocer es que de alguna manera lo podemos trascender, pero entonces ya hemos ido necesariamente allá de la política, más allá de los grupos, de las colectividades; .......

    ..... Para luego reconducir la política o la acción social con responsabilidad y realismo; con mucha más racionalidad que emotividad.

    ResponderEliminar
  21. ESTIMADOS HERMANOS:
    Solicito consagrarme divinamente de mi patología con los Dioses amazonas del Brasil y con los Dioses sambucanos del Brasil por mis calumniadores y por mis secuestradores de las bandas de plagiarios con la defensa de mis clanes aborigenes del mundo y de Guatemala con los correos electrónicos televisivos a tales bandas de raptores de mi colonia para absolverme de exterminarme apologalmente.

    Atentamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Cédula de Vecindad:
    ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
    Ciudadano de Guatemala de la América Central.

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.