26 agosto, 2012

SALA-I-MARTÍN AL HABLA DE NUEVO

En este mundo hay que leer de todo. Veamos que dice el internacionalmente conocido economista catalán Sala-i-Martín:

http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/402-soberanismo-e-inversi%C3%B3n-extranjera.html

¿Por qué somos así en España? ¿Por qué esa poca o nula resistencia a robar, a engañar, a mentir; y luego seguir tan campantes como si no hubiera pasado nada? ¿Por qué muchos de los que se arrepientes de algo tan solo se arripienten de haber sido pillados y no de haber reconocido una falta inmoral y delictiva contra el pueblo y contra sí mismo?

4 comentarios:

  1. Interesante artículo. Muy interesante también otro del blog de Sala-i-Martín, también del presente mes de agosto, en el cual se pregunta estupefacto el por qué de esta insistencia propagandística del gobierno en culpar a las comunidades autónomas del déficit público, cuando las cifras oficiales son suficientemente claras: del dèficit público, el 60% corresponde al estado, el 35% a las comunidades autònomas, el 4% a los entes locales y el 1% a la Seguridad Social.

    ¿No será que el gobierno Rajoy está aprovechando la crisis para cargarse la vida política autónoma de Cataluña, eso que ellos llaman, despectivamente, "el nacionalismo"? Todo parece indicar que la cosava por ahí, imponiendo a Cataluña unos deberes que no podrá cumplir sin dañar significativamente su estructura política y cultural.

    Nunca mencionan, para nada, el dato fundamental del déficit fiscal de Catalunya, que es escandalosamente alto. Si Cataluña no tuviera déficit fiscal con España (¡ya no digo que tuviera superávit, como tienen muchas regiones catellanas!) no sólo no sufriría ninguna crisis, sino que estaría entre las economías más boyantes de Europa.

    Y luego, entre las comunidades autónomas, hay diferencias en cuanto a la eficiencia y oportunidad del gasto público. El despilfarro faraónico caracteriza a València, gobernada de siempre por el PP; el despilfarro social caracteriza a Andalucía, Extremadura y Asturias, gobernadas por la izquierda.

    Me gustan los artículos de Sala-i-Martín, profesor de la Columbia University, por su profundo conocimiento de los temas y su claridad expositiva y argumentativa.

    Cuetu

    ResponderEliminar
  2. Bueno, todo eso sucede porque los países meridionales, entre los que figuran Portugal, España, Italia y Grecia, mantienen un componente importante de pillería e inmoralidad, instaladas tanto en la sociedad civil como en los poderes públicos. ¿Cómo se va comparar España a Alemania, Holanda, Dinamarca o Noruega, si en España la corrupción es algo que siempre se disculpa, el choriceo se considera normal y la falta de planificación reina en todos los campos menos en el fútbol y en los toros?

    Los partidos políticos mayoritarios están enfangados en casos de corrupción, con el aplauso tolerante de sus seguidores. En España no se reconocen otros corruptos que los del partido rival: "¡Mis corruptos que no me los toquen!". Es un asco sin paliativos.

    Y que nadie se llame a engaño. Vean Vds. el entusiasmo que pone Izquierda Unida de Asturias en aclarar los casos de corrupción en Gobiernos del PSOE: ninguno. Vean Vds. también a esos "revolucionarios" de Gordillo y compañía, amparados y apoyados por Izquierda Unida, que entran en supermercados a hacer el payaso aprovechándose de su inmunidad, y evitan por todos los medios ir al Parlamento de Andalucía y denunciar el robo de dinero público para los parados andaluces. ¿Cómo van a ir, si forman parte del Gobierno de Andalucía, si están en el mismo barco que los corruptos?

    Déjenlo, esto no tiene remedio por el momento.

    Konstantínos

    ResponderEliminar
  3. ëtica, efectivamente ética y cambiar por dentro dice el profesor Abadía. Pero ¿cómo cambiar por dentro? Por otra parte no menciona a los políticos americanos, solo a los banqueros. Algo parcial el profesor Abadía sobre esto, creo yo. Pero quizás alguien por ahí piensa diferente o puede aportar otras teorías más claras.

    http://www.periodistadigital.com/opinion/economia/2012/08/27/leopoldo-abadia-es-hora-de-globalizar-la-etica.shtml

    ResponderEliminar
  4. Soy pesismista. La cultura y valores de los pueblos no cambia así como así. España seguirá siendo lo que es. Si las cosas van muy mal se recurre entonces a los pronunciamientos militares, al dictador de turno con "cojones". O en su caso se vuelve anarquista, libertina, amoral, acuosa, fluida, afeminada, cobarde hasta las cachas y todo vale y déjame en paz. No hay términos medios. Los términos medios no tienen sitio. Me he dejado llevar por el pesimismo. Nos cuesta mucho trbajo aceptar ese concepto de "España".

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.