18 junio, 2016

LA IGLESIA DESNUDA

La verdad de aquella iglesia era su edificio, su construcción de piedra. No era su simbolismo,
ni tampoco las evocaciones que se interferían en el mismo momento de observarla y contemplarla. Ni tampoco su arte o sus figuras, o sus relieves. No. La verdad de la iglesia era su esencia material como edificio. Su misma presencia como objeto de piedra con una determinada forma. Después de tantos años observando aquella iglesia y tratando de buscar su secreto y su mensaje espiritual y sus simbolismos; al final, de repente, como si de una iluminación se tratase, me di cuenta que el secreto estaba en su pura materialidad; la organización y estructura de su materialidad como un objeto de construcción, como un ente de construcción; como un signo desnudo de significado alguno. Un signo desnudo. Un signo puro. Piedra. Extensión. Espacio. Aperturas. Puerta de entrada.

Abro la puerta y entro. Un espacio desnudo de significado. Es ahí donde ha de comenzar la contemplación: en su materialidad desnuda, neutra. La iglesia ahora se convierte en símbolo de multitud de significados que cada piedra, cada esquina, cada, ventana ojival, cada columna van ampliando de forma libre y espontánea: refugio, protección, orientación, descanso, punto de encuentro de lo sagrado y lo profano, lo común, el amor; de lo corpóreo e incorpóreo, de lo sensible y lo invisible, lo material y lo inmaterial. Significados que se van desplegando hacia el infinito; que se van explicando a sí mismo en forma de sensaciones libres. Toda la iglesia, todo el edificio era pura manifestación divina en su misma materialidad; en su forma. Nunca había sabido realmente mirar la iglesia. Nunca me había fijado realmente en el edificio en sí. Siempre me había aproximado al edificio vistiéndolo y recubriéndolo de evocaciones, recuerdos, revelaciones, soluciones, proyecciones, ilusiones; quizás una señal definitiva sobre la Divinidad.  Pero nunca el edificio en sí como piedra, como materialidad desnuda, como forma y estructura neutra; como una aproximación a un absoluto desprovisto de significados impuestos, externos....

16 comentarios:

  1. LA SOCIEDAD INTOLERANTE DEL BUENISMO UNIVERSAL

    Se impone el discurso de la moralidad correcta. Una moralidad suplanta a la otra en el poder. Hay cosas que ya no se pueden opinar porque puedes acabar en el ostracismo o la repulsa popular biempensante. Se impone otro tipo de dominación, otra moralidad también inquisitorial y asfixiante. Es increíble cómo la gente se va replegando a las ideologías oficiales. Hasta constituir otra sociedad unidimensional de pensamiento único. En nombre de los derechos y la solidaridad y amorismo universal se fuerza también la máxima censura y la máxima intransigencia contra aquellos que opinan diferente. Las cosas no se debaten, se imponen en la calle. Si sales a la calle y gritas puedes imponer a los demás lo que te dé la gana. La política del grito en la calle, pero no se debate, no se analiza, no se sopesan los pros y los contras. Me asombra el grado de intolerancia de la gente cuando adquiere una ideología visceral. Me espantan los buenistas con sus discursos hipócritas cargados de resentimiento, lo mismo que me espantaban los discursos reaccionarios o dogmáticos de los carcas prepotentes. En ese sentido la humanidad no cambia: se impone la fuerza, no los argumentos. Se impone la víscera sentimental, no la razón. Y aquí la izquierda es la culpable: aquella crítica al sistema dominante se convierte ella misma en dominio y totalitarismo, a veces en puro matonismo callejero: lo mismo que sus opuestos de extrema derecha o los prepotentes de la derecha. Es más: puede que sean los mismos temperamentos vistiendo los uniformes ideológicos que más oportunamente importen en ese momento. Lo que importa es el dominio, el ejercicio del poder sobre los demás. No hay solución a este dilema.

    ResponderEliminar
  2. ALMA (APUNTES PRIVADOS DE LINA POLMAR)

    Sintonía. Siempre en sintonía con las intensidades más allá de las representaciones. Hay muchos mundos, no sólo uno. Hay muchos manantiales brotando, no sólo uno. Hay que cortocircuitar el referente a una sola realidad para ver otras muchas realidades. Los descubrimientos dan nuevos significados a las cosas, crean nuevas percepciones. Dar forma a esas nuevas percepciones.
    Más allá de los clichés ideológicos. Más allá de los conceptos al uso ya cerrados y completados. ¿Cómo intercambiar lo nuevo? ¿Cómo crear nuevo lenguaje sin ser apropiado o traducido a lo comúnmente agotado?
    Alma. Siempre Génesis en camino de nuevos Apocalipsis y nuevos Apocalipsis en camino de Nuevas Jerusalén. Alma nómada.
    Nómadas. Almas individuales que conllevan nuevos pueblos y nuevas comunidades y nuevas asambleas...

    ResponderEliminar
  3. SOCIEDAD CIVIL Y ESTADO

    No empecemos mirando muy lejos o cogiendo el mundo en su totalidad. No empecemos un cambio social pensando en toda la sociedad y con el Estado como motor. El mundo en su totalidad es un imposible; una entelequia. La sociedad como un todo es una total ambigüedad y un gigantesco equívoco. Quien habla de la sociedad en su totalidad habla de su proyección de sociedad: de una sociedad particular, de una ideología conveniente a sus intereses particulares. Quien confía en el Estado como motor de cambios sociales no se da cuenta que el Estado está ya constituido como un ente aparte de la sociedad de la cual extrae sus propias energías. Cuanto más poder se dé al Estado más el Leviatán tratará de extender sus raíces a través de toda una sociedad que va modelando a su imagen y semejanza. Los políticos/burócratas, sus siervos, intentarán hacer del Estado un ente imprescindible, necesario, omnipotente en nuestras vidas. Y así el Estado se interferirá más en nuestras existencias, nos reglamentará sin fin; nos codificará el día a día y nos impondrá sus valores de acuerdo a sus ideologías totalitarias por las que votaremos una y otra vez en nombre de la Gran Solidaridad, el Gran Amor, la Gran Desconfianza hacia lo inasimilable--a lo que como siempre a través de la Historia, hay que hacerlo desaparecer o fundirlo en el Gran Colectivo. A más poder estatal, menos creatividad y protagonismo de las almas individuales que ven más allá del Estado. El Estado desconfía de las almas individuales que pueden presentar nuevas ideas y nuevas comunidades que lo cuestionen como Estado y, entonces he ahí la lucha desesperada por acabar con las almas individuales y así reducirlas a sus coordenadas. El socialismo/social-democracia/comunismo/fascismo desconfían fuertemente de los individuos libres: mejor reducidos a colectividades manejables; a representaciones "científicamente" controlables.

    La mirada hay que enfocarla en el momento, en lo concreto de las personas y las cosas que nos rodean; en la situación o acontecimiento concreto en el cual ya estamos inmersos de alguna manera y somos o podemos ser protagonistas ya, en el momento. Ahí donde nuestra decisión tiene consecuencias reales, no virtuales o en una totalidad anónima y abstracta. Los cambios han de ser de abajo a arriba bajo la puesta en común de ideas libres que van surgiendo en base a problemas reales y en grupos de discusión racionales/imaginativos. Los grupos civiles prueban soluciones concretas: de barrio, de centro de trabajo, de pueblo o ciudad. Federaciones de grupos civiles que libremente se van asociando y formando redes de influencia y de gobiernos locales en primer lugar. Responsables ante lo concreto y entre personas visibles que conocemos o podemos llegar a conocer en su integridad moral o en su falsedad o simulacros y así poder neutralizarlos antes de que hagan daño.
    La mirada cercana, pues el cosmos está ahí mismo en lo cercano, no precisamente en lo lejano. Ahí en esa planta o en esa persona está todo el universo ya. No necesitas de abstracciones o lejanías imposibles.
    Hay que protegerse del Estado. En realidad no necesitaríamos del Estado, pues una sociedad civil fuerte equivale al debilitamiento o fin de la máquina del Estado.

    ResponderEliminar
  4. GRAN REBELIÓN

    De acuerdo al monismo actual de la ciencia y del inmanentismo de la filosofía y el pensamiento ateo, el universo es indiferente a cualquier moral. Un universo sin trascendencia alguna que pueda dar cuenta de él, o sin Ente/Razón alguna que lo justifique de alguna manera; es un universo indiferente a las cuestiones de dicha o desdicha humana. Ni un Hitler ni Teresa de Calcuta suman o restan nada a este cosmos impasible e inhumano que se mueve como una máquina/ente de torsiones, convulsiones, pliegues, repliegues, expansiones, contracciones, explosiones, congelaciones y fusiones, etc... Nuestra modernidad es la modernidad o posmodernidad del homínido que es consciente de su soledad en su planeta y que de alguna manera ha de sobrevivir y conservar la vida que hace posible su mundo habitable. Es quien hace historia, cultura, política. Es el protagonista del quehacer planetario en función de una pura supervivencia.
    Producimos ética y moral, pero hemos dejado de estar seguros para qué. Antes estaba claro: Iglesia, Revelación, premios y castigos en el Más Allá de Dios. Ahora eso ya sabemos está superado y no era más que productos de nuestra imaginación, deseo, supervivencia inconsciente bajo ciertas representaciones de poderes malos y buenos.
    Sin embargo hay empatías y afectos demasiado viscerales y profundos como para que obedezcan a meros instintos de supervivencia o comunidad o nación o amor a la Naturaleza per se. Nadie se sacrifica por la supervivencia biológica, o por una solidaridad o ideales en abstracto. La gente se sacrifica por las Grandes Empatías y los Grandes Afectos. Una fuerte empatía conlleva la razón de ser de las personas, todo su ser. Y por eso sí se muere en muchos casos.
    Pero las Grandes Empatías/Afectos son una rebelión o corte de manga a un universo indiferente a un cosmos amoral: ente maquínico inhumano.
    El homínido se rebela de forma visceral y radical contra tal universo y lo convierte en un universo moral. Para bien y para mal. Lo malo y lo bueno campea inevitablemente por tales afectividades. Pero de ahí viene nuestra gran empatía por el valor de la vida humana y su dignidad y libertad. Que puede chocar con otras empatías y entrar en grave conflicto, pero las empatías son fuerzas e intensidades que conllevan todo nuestro ser en función de un universo fuertemente moralizado.

    ResponderEliminar
  5. COSAS QUE PASAN

    Mi padre nos llevó un día a un prado verde encima de un monte y desde allí veíamos las montañas mucho más altas que dividían los concejos. Tendríamos cinco y ocho años. O cuatro o siete años. Más allá de aquellas montañas podría existir cualquier cosa. Territorios inexplorados de leyenda. Regiones remotas de gentes y animales desconocidos. En la imaginación y a cualquier edad existen siempre esas regiones-límite que nos podrían conducir a territorios o parajes también desconocidos o podríamos redescubrir lo ya domesticado en otra nueva dimensión y perspectiva. Pero hay que cambiar de óptica. Hay que agenciarse otros lentes. A veces nos vemos desbordados por esas intensidades o empatías que provienen de tales regiones ignotas. Y nos vemos transformados en hombre-animal u hombre planta u hombre-cielo-planta-nube-animal. De pronto nos mutamos en una potencialidad legendaria y nostálgica. Fuera de nuestras preocupaciones diarias hay otros mundos. Fuera de nuestro sentido común hay puertas que se abren. Fuera de nuestras obsesiones hay vida a raudales.
    Expansión/contracción. Complicación/explicación. Despliegue/pliegue.
    Las grandes empatías me traspasan y sólo puedo desear la libertad de lo que empuja por ser y empujar su ser a una mayor expansión. Las grandes contracciones me vienen impuestas desde afuera, como fuerzas ajenas a mi libertad. Apropiación. Repliegue a territorios ya domesticados y trillados.

    ResponderEliminar
  6. FASCISMOS DE IZQUIERDAS Y DE DERECHAS

    Las grandes empatías. Cada uno tiene sus empatías o resonancias afectivas. Es el lenguaje propio de nuestra singularidad. Es la verdad de cada persona. La verdad no es precisamente un discurso racional sobre nuestras creencias o nuestra moral o nuestra aparente coherencia con el mundo. No. Nuestra verdad nos desborda cuando menos lo pensamos en nuestras empatías, en nuestros afectos y sus resonancias. Eso es lo que nos hace ser como realidad. Ese es nuestro potencial real ante el mundo. Esa es la traición que nos puede sobrevenir cuando pretendemos aparentar aquello que no somos. Hay fuerzas materiales-afectivas que circulan por nuestros cuerpos haciendo fuerte resonancia con nuestro pensamiento: es la vida que brota con fuerza en cada persona; una fuerza que hemos de negociar con el mundo con el fin de sobrevivir, negándonos, incorporándonos en lo aceptable y lo rutinario, pero siempre siendo traicionados por las empatías que nos anuncian lo que también podríamos ser...
    La existencia homínida es complicada, ambigua, equívoca en grado sumo. Pero nuestras resonancias interiores no nos engañan. Hemos de escucharlas, verlas en su propia objetividad, en su inmanencia: a qué mundos nos llevan, a qué territorios espirituales nos empujan, a qué demonios o infiernos tratan de arrojarse. O: qué personas nos descubren, qué territorio artístico nos moviliza; qué teología o movimiento espiritual, a qué políticas...
    ¿Desarrollarlas? ¿Reconducirlas? ¿Representarlas? ¿Agotarlas?
    Lo bueno siempre nos lleva a una mayor alegría y es siempre mayor apertura de uno de los demás. Lucha y conflicto en pos del infinito/divinidad/amor/creatividad. Lo malo: lucha y conflicto en pos de cierres, de centros gravitatorios externos y en función de cosas que no nos pertenecen y entonces el odio, el resentimiento, la destrucción, los fascismos de izquierdas o de derechas...

    ResponderEliminar
  7. ÉRASE UNA VEZ EN SAN ANTONIO

    En el año treinta y seis de mil ochocientos / Un valiente coronel en El Álamo murió. (Canción de película)

    El Álamo. Iglesia vacía de rito católico por yacer ahora en ruinas monumentales para ilustrar el patriotismo texano o anglo o protestante wasp o simplemente de tienda de souvenirs con una empleada risueña de origen hispano. Atrás quedaron los franciscanos con sus indios en la misión de El Álamo, la Misión de San Antonio de Valero a las afueras del pueblo con sus tiendecitas en lo que ahora es la Villita y sus comercios para el turismo y el Río San Antonio cruzando el downtown bajo los puentes. Y en las afueras se puede todavía contemplar la Misión de San Francisco de la Espada y la gran explanada rodeada de las habitaciones que habitaban los indios incrustadas en la misma muralla. Tenía que hacer calor aquella tarde cuando Fray Luis trataba de enseñar a Lucas cómo plantar el lino. Las muchachas jugaban al corro cerca del nogal en medio de la explanada y el abad Don Diego preparaba los detalles de la misa del día siguiente cuando el Capitán Ignacio Olivar habría de asistir con su esposa y sus chamaquitas, además de D. Onofre el comerciante de telas venido de Saltillo y otras personalidades muy menores, tan menores que hasta el mismo Don Diego se sentía hidalgo y caballero ante tales pretenciosos. Hacía calor. En San Antonio siempre hace calor a partir de Marzo.

    --Tu padre está trabajando en el rancho del americano... tienes que llevarle las tortillas que ha preparado tu madre...ándele...vaya jalando!

    Eso lo decía mi primo Elías cuando vivíamos en San Antonio en una casita de madera cerca del río. Los americanos habían ganado la guerra y ahora nosotros éramos sus peones. Al americano no le gustaban los mexicanos pues decían que éramos perezosos y nos gustaba mucho la siesta. A veces sus sacerdotes, que no vestían sotanas y se casaban, nos regalaban biblias en español, pero nuestro padrecito nos decía que no las leyéramos pues eran falsas como sus iglesias...
    Recuerdo muchas cosas de San Antonio. Era un sitio muy hermoso antes y después de la guerra.

    ResponderEliminar
  8. ¡AY HILMA DE MI VIDA!

    (Estamos en Austin, Tx y hace un calor de perros. Lito Vargas está en su apartamento después de levantarse algo tarde. El día anterior había estado en un guateque en casa de su compañera de clase de la UT, Hilma.)

    LITO VARGAS: Llamaré a Hilma con el pretexto del libro que se me ha olvidado en su casa durante el guateque. Ay, Hilma, cómo me ha encendído la vida la chamaquita. Tan chaparrita y tan bonita y tan femenina y con esos gestos y movimientos de pura dulzura. ¡Ay! que la chingada que me estaba enamorando de ella como un perdido. Así que el libro ha quedado en su casa o lo he dejado sin darme cuenta en su casa, o más bien lo he dejado inconscientemente queriendo en su casa y así he de volver para recogerlo y volver a verla y decirle alguna cosita o quizás me invite a tomar un cafecito y entonces nos pondríamos a platicar sobre cosas que se nos viniesen a la cabeza. Pero ay, qué mi modo, que me podría entrar la timidez y a lo mejor puedo quedar como un pinche pendejo sin nada que decir y sin más disculpa que garrar el libro e irme jalando. ¿Por qué la vida es tan complicada? Me podría decir alguien por qué la vida es tan complicada. Así que lo que voy a hacer es llamar a Hilma y recoger el libro y la voy a invitar a tomar un cafecito y entonces nos iremos al Texas Unión y allí nos pondremos a platicar y yo le voy a decir esas cosas profundas y sinceras que sé decir a veces cuando estoy relajadito y me sale el alma a chorros; y ella me va a escuchar y me va a mirar con esos ojitos tan brillantes y tan melosos y compasivos y tan vivos y tan ... ¡ay! Hórale como me estoy ya emocionando sin todavía haber garrado el teléfono para llamarla. Ándele, llámela ya, pues voy a perder la chanza y el tiempo pasa y la cobardía se paga con gana. Sí, claro, ahorita mismo la llamo pero tengo qué pensar qué haremos después cuando ya hayamos platicado por una hora. ¿La invitaría a comer el lunch? ¡Claro! Ella seguro que va a querer comer el lunch conmigo y seguiremos platicando y seré el hombre más feliz de Texas en ese momento y a lo mejor luego nos vamos a Barton Springs a bañarnos, pues hace mucho calor. Sí, como que voy a meter mis trunks en mi mochilita por sí acaso. Sí, también ahorita cuando la llame por teléfono le voy a decir que meta su bikini en su bolso por si vamos a Barton Springs a nadar. ¡Ay! Sería tomarme muncha confianza de principio y no sería conveniente. Mejor decirle que el día necesita de un chapuzoncito en la piscina de Barton Springs y ella a lo mejor ya mero se da por enterada.
    (Suena el teléfono) ¡Aló!...ah sí ¿eres Hilma? Ay qué bueno..dígame Hilma. Sí, ya sé, ¿cómo es que se me ha olvidado el libro? ¡Caramba! Qué despistado soy...sí..ah, claro. ¿Dices que me lo dejas en la biblioteca Perry Castañeda en recepción? Ay, sí...claro. Eres muy amable. ¿Qué dejas una nota con mi nombre? Claro, pos sí, ay que bueno; qué amable eres Hilda..Bueno...gracias...nos estamos viendo en clase el lunes...claro. Adiós, adiós.

    ResponderEliminar
  9. LA VIDA ES MULTIDIMENSIONAL

    No es bueno estar siempre dentro de los encasillados de la razón. La razón es buena para muchas cosas: es buena para organizarse, para buscar terrenos comunes con los demás en cosas prácticas, en ideas críticas, a la hora de investigar un tema con precisión, a la hora de hacer ciencia, rebatir estupideces, o fantasías que pretender pasar por verdad.
    Pero no es adecuada si lo que pretendemos es abrir espacio en nuestra experiencia que abarque formas de sentir, de recrear la realidad, de estimular la imaginación, de escribir un buen poema, una novela; cualquier obra de arte, o vivencia religiosa/mística/intuitiva. Sí sirve la razón para organizar la presentación de una obra de arte quizás, pero si se trata de desplazamientos de la percepción o de desfamiliarizaciones de lo cotidiano o el orden de las cosas entendida como "normalidad", entonces es un error agarrase/confiar a/en la razón.
    La vida es multidimensional.

    ResponderEliminar
  10. SATORI

    En las lejanías. ¿Percibes las lejanías? Remoto. Imposible pensar lo impensable. Dibújame un caos. O un abismo. Oiga, ¿quiere un café con leche? Sí, por favor. Un periódico es un pedazo de papel. ¿Por qué no recrearse en el papel? Ver el papel, las letras vacías de sentido, pero capaces de albergar cualquier sentido. Infinitos sentidos y combinaciones. Es increíble que este momento tan prosaico se haya transformado en un misterio irresoluble. Oiga, su café. Gracias. El momento o acontecimiento de estar tomando un café en un bar de la esquina puede quedar también vacío de significado y ¡he aquí el satori zen!

    ResponderEliminar
  11. GAVIOTAS A MÍ

    Cogeré el coche e iré a una playa no muy lejana. Me sentaré cerca del agua y contemplaré el horizonte. Caminaré sobre la arena y sentiré la humedad salada. No pasa nada. Nada pasa salvo mis pasos que pisan con peso. Pesar. Pesar de nunca vivir la univocidad del satori. Siempre hay brecha, grieta, hueco, hiato. Desgajados. Desencajados. Fuera de gozne. Vienen hacia mí multitud de equívocos que surgen de las cavernas cercanas de los promontorios y los pedreros. Agárrese a un equívoco que luego vendrá otro y otro y esa es la vida. Caballero. Esa es la vida: una equivocación sin más vocación que existir de la mejor manera posible. ¿A usted le interesa una ética? Yo le vendo éticas sintéticas y dietéticas. Déjeme tomarle las medidas. Es hora de sentarse en la silla plegable y ponerse a leer un libro. Envidio a las gaviotas. Vuelan y vuelan. Planean. ¿Cuál es la ética de la gaviota? Volar y volar y coger el mejor trozo de pez. ¿Puedes vaciar el momento de significado? Imposible. Mi pensamiento baila al son de las olas y nunca deja de pensar. Hoy he construido un pueblo a base de gaviotas y bañistas. Me he mezclado con el pueblo y he dejado de pensar por un instante. Al final acabé dándome un anhelado baño de anonimato. Soy medio feliz. O soy medio infeliz con algunos instantes de alegría. Gaviotas a mí.

    ResponderEliminar
  12. ESTAMBUL

    Atentado en Estambul. Muertos por doquier. Estuve en Estambul. Una ciudad para caminar y ver y mezclarse entre la gente y Santa Sofía y la Mezquita Azul y toda la historia del imperio bizantino. Bizancio. El Bósforo y sus rutas en barco. DAESH. Cuando un dios se vuelve literal se convierte en la encarnación de la locura. No puede haber un dios literal porque nos vuelve locos. La literalidad de un dios exige aplicar el rodillo de la fe sin fisuras y si ese dios reclama todo el mundo existente como su Reino no caben matices ni diferentes interpretaciones que distingan lo espiritual de lo material/temporal, lo político de lo religioso, lo civil de lo eclesiástico, lo profano de lo sagrado. Todo le perteneces de un modo unívoco. No caben equívocos. Sus profetas o sus califas hablan la verdad sin matices, sin medias tintas. No existen grados o niveles o espectros en el modo de pensar que dé lugar a variaciones, a pluralidades de significación: el texto es Eterno. Palabra intemporal de Dios directa para el hombre.
    La Historia pasa a ser la historia de la impiedad y la infidelidad. La Historia se coloca entre paréntesis ante el comienzo de la Era del Verdadero Islam. Y esto exige acabar con la Historia de la mentira por la conquista/reconquista. Vuelta a los principios de la pureza, cuando se creía que había una pureza. Un Califato Universal.
    Hace falta odiar mucho para llegar a esta literalidad. Hace falta negar mucho para arrivar a este dios enloquecido. Para llegar a ser puro hay que negar la vida misma. Ante un dios tan puro y unívoco sólo cabe la inmolación y la autoinmolación: borrar todo significado que no esté escrito en el Libro Puro y Eterno. Borrar el propio yo para imponer el Yo de la Sumisión. Islam.

    ResponderEliminar
  13. RESURRECCIÓN

    Mis hermanos en la fe creen en la resurrección de los muertos y la vida eterna. Pues no es mala idea creer en la resurrección de los muertos a contrapelo del ateísmo imperante que dice--como si estuviesen seguros de forma absoluta--que eso es un cuento chino y una superstición religiosa. Si nadie está seguro de nada en un universo que a medida que lo vas disminuyendo o aumentando acaba en una nada, entonces ¿quién sabe con seguridad lo que podría haber en dimensiones más allá de nuestros sentidos? Yo también creo en la resurrección de los muertos y en la vida más allá y ... ¿Y si esa nada que subyace al algo que llamamos materia no es nada más que una puerta hacia una existencia impensable, inalcanzable, inmaterial, inimaginable...? He de buscar la iglesia más próxima y sentarme en los bancos de la Comunidad que esperan la resurrección de los muertos y la vida eterna. ¿Habrá algo más hermoso y creativo y alegre que una comunidad de personas que creen y esperan en la vida eterna bajo el reinado de Jesucristo, el Mesías?
    Resurrección. D-ós como experiencia viva. Más allá de la razón sin expulsar la razón.

    ResponderEliminar
  14. PALABRAS Y AFECTOS

    La unión de palabras y afectos. El lenguaje se puede volver abstracto y desapegado de los afectos. La palabra resurrección tiene que conllevar afectos que hagan resucitar cualquier momento muerto. Nunca podremos comprender aquello que se escapa a nuestra realidad. A nuestros sentidos. Si la resurrección como palabra nos despierta afectos de vida creativa, entonces hay sacramentalidad en tal palabra, o tal palabra deviene sacramento. Más que creencia: sacramento.
    Unión de palabras y afectos. Hay palabras que no ligan los afectos, o, a veces los afectos no encuentran las palabras que los refuercen y resuciten. Las palabras también se gastan y acaban en simple repetición que ya no dice nada. Por mucha repetición de resurrección que haga nada resucita salvo la repetición sin vida. La palabra sigue ahí, pero hay que revivificarla. ¿Cómo?

    ResponderEliminar
  15. COMPUESTOS/DES-COMPUESTOS

    Resucitar sería ser extraído o abstraído de la materialidad que se corrompe o descompone, para devenir un ente de corporalidad incorruptible: siempre compuesta: materia siempre compuesta sin posibilidad de des-composición. Eterno: fuera del tiempo-espacio.
    Si nada se des-compone todo permanece igual a sí mismo. Viviríamos siempre-en-nosotros-mismos: seres unívocos y transparentes. No existiríamos, seríamos permanentemente...

    ResponderEliminar
  16. Tengo la impresión de que vivimos de simulacros, en simulaciones. ¿Cómo representar una verdad común para todos? Creo en mi simulacro como si fuese verdadera representación. Los Reyes Magos son los padres. ¿Y los padres?

    ResponderEliminar

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.