12 abril, 2015

EN DEFENSA DE LA DEMOCRACIA CAPITALISTA LIBERAL

Para este bloguero el mejor modelo político y económico habido y por haber que haya resultado el menos malo y el menos opresivo y el menos matarife, es el capitalismo liberal. Bajo las democracias capitalistas liberales se puede practicar cualquier religión, pertenecer a cualquier club o sociedad cultural de cualquier tipo, ser de cualquier partido político o vivir el tipo de vida a uno le venga más en gana sin que el Estado a través de sus burócratas y policías se metan en tu
vida. Efectivamente, un estado democrático liberal está sustentado en su misma razón de ser capitalista y de teórico libre mercado; pero el nivel de tolerancia y libertad que este sistema permite en relación con los sistemas fascistas, comunistas, bolivarianos o musulmanes es de tal grado de amplitud que sobran comparaciones.
Pero a un país como España le cuesta aceptar la democracia como sociedad válida y necesaria para solucionar sus problemas sociales y económicos. Unos ven la democracia como la mejor manera de robar a manos llenas, o sea, lo interpretan como "el no seas bobo, y mientras te dejan roba lo que puedas"; otros la ven como la mejor manera de favorecer y dar de comer a tus amiguetes, a tus correligionarios, a tus cómplices y compinches que "van a defenderte y dar la cara por ti", o: "hoy por mí, mañana por ti."  Otros ven la democracia como la mejor manera de construir la sociedad sin clases aplicando el esquema idealista de la lucha de clases y sus sucedáneos y así hacer una sociedad socialista única donde ellos han de mandar con la venía, por supuesto, del Pueblo. Que el comunismo haya sido un fracaso estrepitoso da lo mismo: es cuestión de repetir con otra receta. Otros piensan en una "democracia" religiosa con una única Iglesia Verdadera que impondrá la verdadera moral y los verdaderos valores. Todavía otros ven la democracia como el necesario estado de transición hacia una nueva dictadura autoritaria o fascista donde todos los supuestos males sociales y morales se habrán de aplastar como una laminadora purificadora.
Pero, curiosamente, la democracia capitalista liberal es la única que ha sabido conjugar tendencias, modelos, intereses diversos, religiones y sectas, ideologías, utopías, valores morales y culturales; y, hasta cierto punto hacerlas posibles en ámbitos privados (puedes vivir en una comuna, o en un espacio naturista, etc). Todos los demás modelos se construyen en base a la destrucción de toda alternativa que no sea LA PROPIA. Nos queda mucho por aprender de la triste historia y superar errores importantes, pero por ahora la democracia liberal capitalista sigue siendo el modelo que nos ha de permitir avanzar hacia nuevas soluciones sin sacrificar para nada las iniciativas y libertades individuales basadas en el respeto a la ley común y su posibilidad de cambiarla.

NO DEJAR DE LEER EL EXTRAÑO CUADERNO DE NERMAN MELVALL EN LOS RELATOS DE NESALEM http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/