25 noviembre, 2013

VERDADES PENDEJAS

Solganik de Metarlopecx predicaba lo siguiente por las calles de Buytas, la capital de la provincia de Hjsdf en el país de Lkportaw:

Las verdades se dividen en dos. Las verdades demostrables y lógicas y las verdades existenciales. Las verdades existenciales jamás se pueden demostrar de una manera lógica y empírica. Son verdades que responden al sentir de la gente, no a la lógica y la demostración. Pero las verdades demostrables y lógicas deberían de considerar las aperturas a nuevas realidades que (en ocasiones) hacen las verdades existenciales, y así extender su amplitud de conocimiento a nuevos objetos o espacios no considerados desde la perspectiva de verdades sólo demostrables. Y, viceversa, las verdades existenciales deberían de cuidarse un poco y no ir más allá de lo que el sentido común dicta, salvo que se quiera acabar en la más pura irracionalidad sin sentido, o en el manicomio. Una excesiva racionalidad, por otra parte, nos puede llevar a las paranoias más galopantes.

De una manera u otra este mundo es un tanto pendejo con unas verdades y con otras


19 noviembre, 2013

EL MUNDO ES LO QUE ES

Murkama Eskovel era un profeta maldito que vivía en el barrio más miserable de la ciudad
de Klsertow. Después de una vida de absoluta integridad a sus principios éticos basados en el más estricto ultradeterminismo; acabó en lo que cabe esperar de toda persona que siente esa absoluta necesidad de negar el mundo en su raiz y esencia. Este fue su breve testamento:

Hay gente que es valiente y noble. Son gente en la que puedes confiar porque sabes que nunca te van a traicionar. Pero hay gente que se doblega hacia lo que más le conviene sin ningún escrúpulo. Gente que traiciona con gusto y saña para conseguir lo que quiere. Gente en la que jamás puedes confiar.

Es algo que no se puede elegir. Se es lo que se es y punto. No hay peor cosa que sermonear o moralizar. El mundo es lo que es.

Las cosas o se sienten o no se sienten. 

11 noviembre, 2013

LA CRÓNICA DEL SACERDOTE PISTHOS KJSFRTW

La crónica del sacerdote Pisthos Kjsfrtw encontrada por Walter Raindrow entre los pergaminos abandonados de las eras antiguas de la Gran Biblioteca Real del Reino de Tabrak; después de ser excavada por el equipo de arqueólogos del Gobierno de su Majestad Británico.

"Para que el Dios sea compartido tiene que haber un territorio común donde muchos podamos compartirlo. Cada religión abre un territorio donde encontrar a Dios, pero ese
territorio está abierto sólo para aquellos que pasen los ritos secretos de tal religión. Para los demás ese territorio está vedado. Así me di cuenta que ninguna religión me aceptaba salvo que pasara por sus ritos secretos para ser admitido. Yo no disponía de territorio común para compartir y adorar a Dios con otros hombres, pues yo no quería aceptar sus ritos secretos. Así que quise abrir un nuevo territorio común donde todo el mundo pudiera adorar a Dios sin necesidad de ritos secretos. Pero el único territorio común disponible en ese momento era el desierto de Kurtnomp.

"Fui al desierto y allí construí un pequeño altar al Dios de todo el universo. Era un Dios libre para todos aquellos que quisieran adorar a Dios con libertad, en territorio abierto y sin ritos secretos. Me puse entonces a adorar a mi Dios Universal al lado de mi pequeño altar en medio del desierto, pero nadie quería arriesgar su vida para venir a mi territorio abierto, pues nadie podía salir de los otros territorios comunes de adoración a su Dios Único sin ser excomulgados y si excomulgados excluidos, y si excluidos muertos a la sociedad y sin nombre propio. Así que me quedé sólo adorando a mi Dios único y Universal en el desierto de Kurtnomp, pero veía a muchos mirándome desde las fronteras de los otros territorios comunes y con ganas de salir y venir a adorar a mi Único Dios Universal. Pero les era imposible salir. Cada uno estaba reducido a su Propio Territorio Común de adoración al Dios Único y Universal bajo juramento de ritos secretos.

"De pronto llegaron las tribus salvajes de los Bhdurwt e invadieron el desierto de Kurtnomp. Los salvajes de Bhdurwt adoraban a miles de espíritus en forma de sapo que habitaban en todos los rincones y espacios de la naturaleza. Cuando vieron mi triste y solitaria figura en frente del altar adorando al Dios Único y Universal les dio pena de mí, pues además mi Dios era invisible y no entendían por qué alguien podía adorar a un Dios Único e Invisible. Me tomaron por loco y siguieron su camino hacia los territorios comunes de los otros Dioses Únicos e Universales e Invisibles. Pero cuando les fue requerido el rito secreto de entrada para pasar, ellos entonces mandaron los ritos secretos a tomar vientos y les declararon la guerra sin más. Fueron invadiendo territorio tras territorio y destruyeron todos los altares, masacrando sin piedad a casi todos los habitantes. Luego se desvanecieron tras las montañas de Ihnsdfor.

"Entonces quedé sólo con mi altar en medio del desierto de Kurtnomp dedicado a mi Dios Único Universal e Invisible. Ya no había ritos secretos, ni territorios comunes dedicados a Dioses Únicos Universales e Invisibles más que el mío. Todos los demás que habían sobrevivido las masacres comenzaron a adorar a los dioses-reptil y a los dioses-escarabajo de sus antepasados. A nadie les preocupaba mi único altar en medio del desierto. Mi Dios Único les era totalmente indiferente.

04 noviembre, 2013

SI LOS CURAS Y FRAILES Y TEÓLOGOS DE LA POLÍTICA SUPIERAN....QUE NO SON NECESARIOS.

Me he dado cuenta que en realidad nos sobran ¾ partes de los políticos que tenemos. Además, se
contradicen aquellos que claman contra los políticos corruptos e ineficaces y luego piden más estado. No se dan cuenta que a más estado más políticos ineficaces, y, lo peor de todo: innecesarios. La economía no necesita de guías espirituales o de curas o teólogos que la dirijan. Esa es la trampa. La economía se guía por unas leyes de mercado que acoplándola a unas leyes civiles de máxima garantía de derechos y obligaciones las cosas casi marchan solas. El problema empieza cuando media humanidad quiere salvar a la otra y entonces surgen curas, tutores, teólogos, consejeros espirituales que quieren dirigir y regular la economía, la vida civil. Estos curas etc, necesitan vivir, comer, hacerse notar, verse como imprescindibles. De ahí que prediquen Estado. Ellos son los que dan vida y justificación al Estado. El Estado son ellos en primer lugar. Sin el Estado no tendrían sentido.

Siendo la experiencia humana algo tan complejo y complicado, es imposible reducirla a una simple definición; y, por lo tanto a una simple función por decreto. En un estado socialista o comunista, la aspiración es que nadie pueda sobresalir a un igualitarismo impuesto por el estado. Y ese igualitarismo no dejaría de ser una opción ideológica interesada y conveniente para quienes comparten esa ideología; y, quienes comparten esa ideología necesitan el poder para ejercerla e imponerla como la verdad, lo bueno, etc. Cuentan estos señores, con la demagogia como arma. Prometen el otro y el moro de máxima felicidad con retórica y palabras. ¿Quién no desea vivir lo mejor posible trabajando lo mínimo? ¿Quién no desea vivir en una sociedad utópica con toda necesidad cubierta y todo planificado para vivir con el mayor tiempo libre? Todos.

Pero otra cosa es cómo llegar a ello.

El socialismo y el comunismo escogen la vía de la retórica y la representación simbólica. Ponen el aparato político e ideológico-demagógico a funcionar a toda máquina para mover a la gente en la dirección interesada; pero a la hora de crear el motor económico para llevar a cabo el proyecto utópico, este se atasca, se
estropea con facilidad y la dura realidad se impone de nuevo. El ser humano es muchas cosas a la vez, no sólo una en una dirección. A la hora de hacer economía hay que movilizar los recursos humanos más inteligentes y eficaces para crearla; hay que facilitar la libertad creativa y de riesgo para que esa economía se movilice en la dirección óptima. Y para ello hay que crear estímulos, hay que facilitarlos con premios, con compensaciones que hagan posible que los mejores entren a poner en funcionamiento el motor de la economía con el manual adecuado. Luego será el respeto a la ley lo que haga posible que la riqueza se diversifique de la manera más justa para todos. La estructura económica ha de ir de la mano de un fuerte individualismo guiado por una ética y moral innegociable de justicia, derechos y obligaciones.
Para esto no necesitamos tantos políticos, tantos curas y teólogos del estado salva-mundos.
Me queda la duda de si no estaré equivocado.

Recordad que existen: LOS RELATOS DE NESALEM
http://nesalem-wwwrelatos.blogspot.com.es/