28 agosto, 2013

EL INEXISTENTE DEBATE ENTRE FE Y CIENCIA

El debate fe-Ciencia es un falso debate. La fe está más allá de la ciencia, porque la fe surge de una
experiencia límite que jamás puede borrarse. La fe es una apertura hacia el misterio que subyace a todo lo existente y que produce lo existente. La fe es trascendencia en este sentido: es el límite absoluto de la realidad; es el límite desde donde podemos divisar el abismo de una “nada” que todo lo diluye. La absoluta negación de toda idolatría material o espiritual. La fe es la llegada a ese límite y la visión de D-ós va más allá de toda representación posible. La visión y experiencia de la fe nos revoluciona, nos desplaza, nos “saca del quicio” de la realidad como fin en sí mismo; de las religiones como poseedores de la Verdad y Revelación Absoluta; de las ideologías que creen poseer la clave de la política, de la moral y la economía; del cientificismo (no la Ciencia) que cree en algún momento podrá llegar a comprender la mente a través de las investigaciones neurocientíficas centradas en el cerebro como máquina biológica y así llegar a controlar la conducta humana.

La fe para nada se interfiere en la investigación científica. La metodología científica es lo más aproximado al más puro amor a la verdad que jamás haya llegado el hombre. Los hechos han de llegar a ser demostrados y comprobados. Ante cualquier duda todo ha de quedar en paréntesis y volver a replantearse las hipótesis en función de los resultados. Se parte del axioma de que la conciencia (consciencia) humana puede reposar en la razón empírica-objetiva como plano común de obtención de conocimiento. El hombre de fe descubre también a través de la ciencia lo fabuloso que es el mundo físico y cómo podemos llegar a utilizarlo a nuestro favor. Pero inevitablemente los científicos están también inmersos en la infinita complejidad de la experiencia humana con sus últimas preguntas por responder y la inexorable y absoluta incapacidad de situarse fuera de la conciencia; y, por lo tanto la imposibilidad de ser objetivos respecto a la misma. Hay un límite en la misma conciencia humana. El cientificismo, sin embargo, sí cree en esa posibilidad (Véase Steven Pinker: La Tabla Rasa, El Buen Salvaje y el Fantasma en la Máquina. PaidósAsterisco. Barcelona, 2005.), lo cual se nos antoja otra tentación más hacia las explicaciones reduccionistas siempre al servicio de algún interés último moral y político.

La fe como experiencia límite no tiene ningún debate con la Ciencia. No hay tal debate porque son dos cosas que no están en conflicto. Otra cosa son los dogmas, las creencias, las narrativas literalistas, etc, etc

Nota: Hemos cambiado relatos del Atrio a Relatos de Nesalem por encajar mejor en tal blog

21 agosto, 2013

THAT GUY DOESN'T HAVE COJONES AND SMELLS LIKE CABRALES CHEESE

Leyendo otra novela norteamericana en inglés veo que aparece de nuevo la expresión "to have cojones"
en uso a nivel de conversación informal entre amigos del tipo "mucho hombre" o "mucho macho man" como decía una vez la representante de EEUU en la ONU, Jeanne Kirkpatrick; embajadora de la ONU en los años de la administración Reagan, sobre el general panameño Manuel Antonio Noriega; actualmente en prisión light en su país después de haber sido extraditado por unos años a Francia donde sufrió condena por su relación con el narcotráfico; aunque en años anteriores ya había sufrido otro cumplimiento de condena en USA después de ser derrotado por los marines en aquel lejano año de 1989; no sin antes sufrir una rebelión social en las calles por putchismo contra el elegido presidente Guillermo Endara. La Kirkpatrick en aquella ocasión dijo ante la ONU esta preciosa frase: "General Noriega thinks he's a "mucho hombre man", but his days are over" o algo muy parecido. Yo oía esta expresión por la radio pública americana PBS en su sección de noticias "All Things Considered" cuando conducía mi Toyota Corolla entre Alexandria y Arlington en la gran zona urbana de Washington, Virginia. 

Pero a lo que íbamos era la expresión "to have cojones" que aparece ya en novelas americanas modernas como parte del léxico adaptado por el inglés de esas latitudes. Así pues leemos en una novela: "You don't have the cojones to stop that sonnofabitch from killing that dog" "No, I have rabbit cojones. I just can't". Bueno, podréis decir por qué el español no entra al inglés con palabras más científicas o sabias. Oiga, tampoco es cierto que el español haya entrado por la vía del "macho", el "mucho hombre man" u otras cosas relacionadas con el honor viril. Al ingles pasaron las palabras "guerrilla", "pronunciamiento", "liberal", "junta", etc, etc. Otras como "sombrero", "siesta", "mucho loco", y "hasta manana", se utilizan con bastante normalidad por el Southwest americano. Hay muchas más, pero esto no pretende ser una lección de dialectología. Curiosamente también leí en una novela best seller reciente esta expresión: "Oh, man!, he smelled like cabrales cheese".

Pues bueno, las lenguas están vivas y los intercambios son inevitables por mucho que los puristas se empeñen en cerrar fronteras. 

13 agosto, 2013

BERLIN DOM DESDE LA CRIPTA DRACULIANA Y OTRAS COSAS PROTESTANTES


Bajo la catedral protestante de Berlín (Berliner dom) hay una gran cripta sumida en una tenue penumbra y
llena de sarcófagos con patas al estilo de las antiguas bañeras. Son sarcófagos impresionantes, todos ellos decorados con figuras y relieves de diferentes épocas que culmina en esplendor con las tumbas de Federico I y Sofía Carlota. El olor y la sensación de lóbrega muerte inundan toda la cripta mientras uno va viendo las representaciones que hace el viviente de su destino hacia un más allá desconocido, pero imaginado hasta su agotamiento artístico con formas barrocas. 

En la cripta uno se encuentra de repente en ese mundo de sombra entre la prosaica realidad y el final físico que representa la muerte. Uno llega a esperar que de algún sarcófago salga una mano pálida y fría que nos indique el camino o nos explique cómo es el lugar de donde procede; pero tal acontecer nos llevaría a la posible existencia de algún draculiano sheol germánico que nos abriría de forma inexorable las puertas de un perverso, refinado y cruel infierno de tinieblas: un Imperio de Satán. ¡Oh! Deutschland!

Preferible salir y ver el cielo cuanto antes. Apegarse a la vida prosaica y vivirla como otra sombra entre la inmensidad de un supremo misterio.

La Berliner dom con su neo-barroquismo quizás sea el alma protestante alemana y su relación con el poder prusiano. O también la Berliner dom podría representar—y su barroquismo posiblemente simbolice—la complicada intención de fusionar calvinismo (Iglesia Reformada) y luteranismo, pero para ello y sólo para los que leen inglés dejo el link de abajo. En español todo lo referente al protestantismo se mueve siempre a niveles de introducción o de lejanía; salvo las excepciones de aquellos que buscan el alma de las cosas.

05 agosto, 2013

EL ISLAM TIENE FUTURO EN OCCIDENTE

La fuerza del Islam es que no se para a juzgar demasiado en lo que piensan o no piensan o dudan o dejar de
dudar las personas. Lo importante para el Islam; y esa es su fuerza, es que todo se reduce a ser creyente o infiel. O eres creyente o eres infiel. El mundo se divide en creyentes e infieles y no hay términos medios. Una vez que formas parte del Islam has hecho una ruptura con el mundo infiel: eres parte de la Umma.

Luego tan sólo tienes que seguir el ritual o no seguirlo o seguirlo a medias, pero ya nada te ha de sacar del Islam, sobre ti pesa una condena a muerte si tratas de renegar de la religión del Profeta. Condena que en algunos sitios es literal, pero que en otros significa exclusión, o autoexclusión y desarraigo con uno mismo. Tan sólo en los países occidentales el Islam no puede controlar a toda su grey y algunos se diluyen en las corrientes de indiferencia religiosa de Occidente.

Pero el Islam ofrece algo muy sencillo a estas almas que necesitan de fuerte identidad y fuertes valores y ruptura con las torturas mentales del mundo occidental; con su ambigua moralidad, cuando no inmoralidad o amoralidad cínica que disfrazan de libertad. El Islam tiene las cosas claras a pesar de sus sectas o divisiones: o eres creyente o eres infiel. Un gran atractivo para mucha gente en occidente que vive la angustia de no ser nada. El Islam tiene mucho futuro en Occidente.