13 diciembre, 2012

EL DEVENIR ASTURIANO

Para que haya crecimiento económico los flujos de capital han de fluir con la mayor libertad posible. Hemos de favorecer las inversiones de afuera; atraer las extranjeras con ventajas de todo tipo. Hemos de crear un tejido económico real, fuerte; basado en la libre empresa competitiva y sin inhibiciones. Sólo de esta forma Asturias podría salir del marasmo, del bloqueo, de las aguas estancadas que hacen imposible estos flujos de capital necesarios para reavivar la economía.

Ha de pasar mucho tiempo para que esto se produzca. Primero ha de entrar en crisis seria toda la empresa productiva al no poder soportar los costes de producción y mercado como está sucediendo ahora. Es algo que ya lleva tiempo produciéndose. Han desaparecido ya muchísimas empresas pequeñas y medianas a lo largo de estos últimos 40 años; y, ahora hay un peligro real de que desaparezcan las empresas más importantes que dan todavía cierto respiro a la vida económica de la región.

Ha de desaparecer el dinero que nos llega de afuera en forma de ayudas, de compensaciones, subvenciones, etc. Es la economía del engaño, del espejismo: pan para hoy hambre para mañana. Ha de desaparecer, es inevitable, toda una población que vive de las pensiones, de las ayudas, etc.

Una vez que esto ocurra con el paso del tiempo, solo tendremos dos opciones: quedar como una región estancada, con una clase política apolillada gestionando la pobreza; o, por otra parte entrar en una dinámica de plena libertad a los flujos de capitales. Hacer de nuestra región una nueva zona de potente inversión; lanzarnos a una dinámica de competitividad sin tregua; sentar las bases de una producción real en un mundo real.

Todo ello generaría nuevas y potentes afectividades que harían de nuestra región un modelo a seguir, una sociedad que ha de disponer de riqueza suficiente para hacer proyectos sociales sustentados en la realidad, para llevar a cabo ilusiones. En una palabra, en lugar de empezar la casa por el tejado, habríamos de empezarla por los cimientos. Nadie sabe cómo puede evolucionar Asturias. ¿Cuál es el devenir asturiano?

12 diciembre, 2012

UNA MÁQUINA INFERNAL LLAMADA KRAVIIJKA


Es curioso que alguien se haya atrevido a imaginar y construir una máquina infernal del mismo universo. Un tal Merbgsht lo hizo un día después de largas reflexiones sobre los descubrimientos de la física de las partículas y de las aportaciones de la moderna cosmología. Llegó a la conclusión de que el universo es una máquina infernal y a tal máquina la llamó Kravijka. Merbgsht tenía un amigo con quien solía hablar de estas cosas con plena libertad. Ya saben ustedes que estás cosas de la aventura imaginativa o el llegar a conclusiones poco comunes, aun basándose en teorías muy racionales; conlleva un riesgo ante la gente normal y corriente. No es conveniente hablar de ciertas cosas ante individuos o algún escaparate de individuos que viven celosamente protegidos en su muralla de normalidad y sentido común. La mayoría de los mortales caemos en esa clasificación. Solo reconocemos a aquellos genios que previamente hayan sido calificados como tales por nuestros sabios y difusores oficiales de cultura. Así pues un Lovecraft o un Kafka de buenas a primeras en un escaparate de ciudadanos normales serían fulminados como esquizo-paranoicos perdidos. Pero bajo el buen reconocimiento de nuestros sabios, tales escritores acaban siendo genios originales y tal clasificación nos devuelve la tranquilidad y el equilibrio dentro de nuestra apreciada normalidad.

Pero ojo al parche con las interpretaciones que la normalidad ejerce sobre sus ciudadanos inasimilables a ese parámetro de lo comúnmente aceptado. La máquina interpretativa tiene como función destruir toda posibilidad de discurso arriesgado. No hay peor cosa, e incluso yo diría que repugnante cosa, que cuando alguien trata de explicarse en algún tema que sobrepasa la simplicidad y el reduccionismo de lo cotidiano en un ámbito de ciudadanos normales o ciudadanos que ya tienen las ideas claras sobre el mundo y la vida, o aquellos que padecen limitación crónica por su bajo nivel de estímulo cultural-crítico-imaginativo; que preguntarle o decirle al susodicho o a la susodicha: ¿Te pasa algo? ¿Estás deprimido? ¿Has dormido bien? ¿Tomaste la pastilla? ¿Tienes problemas? Sí, sí; ya sé lo que vos querés decir.

Peor todavía cuando el escaparate o el individuo ciudadano común de nuestra especie le dice a la audiencia: “Claro, lo que Rudoporte quiere decir es que tiene ganas de follar y no folla.” “Hombre, lo que nos quiere decir Cirilandina es que hoy ha reñido con su hombre y mira tú lo que nos cuenta.” “Está claro, vos lo que nos querés decir es que estás de ánimo muy descompuesto; esto se pasa tomándose un buen matecito con los amigos.” Y cosas por el estilo. Es decir: el escaparate, el grupo o el individuo consciente de su irrefutable normalidad; se atreve a traducir, a interpretar, a clasificar al “raro”. Y, lo que es peor: se atreve a dar voz propia y “racional” a aquello que trata de explicar el “raro”, el “extraño”, el “pasao de rosca”, el “que tanto lee y se le va la olla”, el “místico ese”, etc. Esto resulta muy repugnante muchas veces. Es un juicio moral implacable que se hace con el pleno apoyo que la fuerza de la normalidad o de la ideología o de cualquier postura dogmática, les brinda.

Pero al principio hablábamos de la máquina infernal de Merbgsht. Este le intentó contar su teoría a su amigo; pero su amigo acababa de leer un curioso libro sobre la desdichada experiencia de la depresión que había pasado un gran escritor americano donde decía que cuando a veces sustentamos un odio pesimista hacia el universo o la vida eso es la manera de expresar una depresión que nos corroe. Entonces cuando Merbgsht trató de contarle su ingeniosa máquina infernal del universo llamada Kravijka, pues le arreó el asunto de la depresión y Merbgsht se rebotó como la cabeza de una tortuga o los cuernos de un caracol. Y ahí se cortó toda relación de Merbgsht con su buen amigo.

Miren ustedes, la condición humana es muy complicada y equívoca. Cualquier cosa puede ser sobrecargada de interpretación y signos equívocos que se desplazan de una lado a otro de la cadena significativa con resultados sorprendentes. Así es que el amigo de Merbgsht se quedó sin saber lo que era la máquina infernal cósmica llamada Kravijka, por un descuido y desplazamiento inoportuno de significados malévolos. Dios nos coja confesados a todos. El que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

09 diciembre, 2012

EL GRAN DILEMA DEL REACCIONARIADO ESPAÑOL

 Interesante punto de partida de reflexión sobre los problemas de nuestro país. ¿Tiene razón el profesor Jesús Fernández Villaverde? Es evidente que España requiere de una radical recodificación de toda se estructura social, política y económica. No estamos en tan seria crisis porque sí. Pero las fuerzas reaccionarias de todo tipo y color no quieren perder privilegios, no quieren cambiar sus esquemas mentales y presagian siempre un terrible caos y apocalipsis cuando las cosas intentan cambiar por donde no interesa. Pero, ¿en qué dirección hay que cambiar? He ahí la madre del cordero.

http://www.lne.es/asturias/2012/12/09/villaverde-proceso-seleccion-elites-politicas-espana-horrendo/1338587.html

07 diciembre, 2012

RADICAL ORTHODOXY (RO) A LA CONQUISTA DEL MUNDO


La teología se rebela y abandona su papel de disciplina relegada a la especulación de la fe y confinada al ámbito de las iglesias y de algunos departamentos de universidades; para tomar un papel protagonista y cuestionando una metafísica materialista ya universal y manifiesta en multitud de modalidades de pensamiento y disciplinas tanto científicas como de las ciencias sociales o humanidades. Efectivamente, Radical Orthodoxy (RO) se ha propuesto el desafío de producir un conocimiento no subordinado a una reducción inmanentista del mundo; y, en su lugar lo substituye por un conocimiento cristiano que entiende el conocimiento como una actividad que abarca no solo la razón, sino también el deseo, la experiencia, la trascendencia, el telos de un mundo que procede de Dios y que camina a su escathon o final encuentro consigo mismo en la unidad con la Divinidad.

Radical Orthodoxy es un movimiento teológico, principalmente anglicano, aunque también protestante de tradición reformada y repercusiones en cierto catolicismo. RO surge en diversas universidades europeas y americanas y, entre otras muchas cosas; reclama para la teología un estatus ontológico capaz de orientar y dar sentido a todo conocimiento moderno bajo un paradigma conceptual cristiano. Quizás mejor, una reapropiación del mundo por una teología convertida en guía y radical oposición al Estado-Nación, producto este de la idolatría consecuencia de la Caída y suplantador de la Iglesia como comunidad basada en la participación del hombre con la trascendencia que subsume y sostiene un mundo reducido a pura inmanencia y cosa en sí mismo.

Es, entonces según RO, la hora de denunciar como falso esa supuesta autonomía del mundo respecto de Dios y entonces la Iglesia se posiciona en abierta y radical oposición contra no sólo el artificio del Estado, sino también contra la globalización capitalista y todas aquellas teologías que tratan de mantener la experiencia cristiana relegada al ámbito de lo privado. Critican también todas las teologías de liberación por hacer suyo el paradigma socio-político del materialismo marxismo; pero lo más asombroso es el uso que Radical Orthodoxy hace del pensamiento posmoderno.

Efectivamente, apropiándose de la contribución filosófica de Leibniz, más tarde retomada por Deleuze y su desarrollo radical de una inmanencia materialista cuyo motor es el deseo como fuerza productiva de vida, no como carencia. Apropiándose también de Derrida, Foucault, Lyotard, e incluso Antonio Negri; tratan de cristianizar y dotar de una trascendencia-inmanencia a estas valiosas aportaciones de la filosofía y teoría política posmoderna. Es valiosa la disolución de toda metafísica dualista, según RO, que queda así reducida en una materialidad sostenida y ya siempre penetrada por una trascendencia que la habita y le da sentido. RO entronca con los conceptos cristianos de encarnación, transubstantación y resurrección del cuerpo transformado. Eso que le falta al posmodernismo—siguiendo así el materialismo-nihilista materialista que comenzó con Scotus—lo aporta esta reapropiación de la teología (¿ontoteología? por parte de RO (Radical Orthodoxy).

Increible teología que trabaja con furor académico en este nuevo proyecto cristiano capaz de desafiar y retar a todo conocimiento que parte de un materialismo inmanentista que se cree autónomo e independiente de cualquier Trascendencia.

Hablamos de John Milbank, Catherine Pickstoc, y Graham Ward; pero también de muchos otros que intentan hacer de sus departamentos de Divinity o Teología una nueva ciencia de la trascendencia cristiana, una reapropiación sacramental y doxológica del mundo; sin pedir disculpas a nadie.

Esta crítica está basada en mi lectura del libro "INTRODUCING RADICAL ORTHODOXY. Mapping a Post-secular Theology". Kames K. A. Smith. Foreword by John Milbank. Baker Academic. Grand Rapids, Michigan. 2004.

05 diciembre, 2012

EN ESA ZAPATERÍA TE HACEN LA VIDA MÁS FÁCIL


Cerca de mi casa hay una zapatería. Cuando tengo algún zapato roto o playero que se agujerea por desgaste, pues los llevo a esta zapatería. Son padre e hijo y ambos de carácter más bien hosco y reservado. No dan conversación. Hablan lo justo para coger el encargo y te dicen cuándo tienes que ir a recogerlo. Cuando vas a recoger los zapatos ves que te han hecho una reparación muy profesional y a un precio muy razonable también. El otro día me solucionaron un problema con unos playeros caros que ya pensaba tirar. Estaban prematuramente gastados por dentro. Se me ocurrió llevarlos a esta zapatería sin esperanza alguna y el señor sin mediar palabra me enseñó una estantería con varios pares de playeros con problemas similares. Cogió uno que ya había reparado y vi que le había colocado un parche muy bien ajustado y disimulado y me dijo que eso es lo que iba a hacer con los míos. Los dejé muy contento y en un par de días ya tenía playeros como nuevos.

 Le llevé hace poco unos zapatos Clarks de casi cien europios porque uno de los zapatos había rajado por la suela y entraba el agua. En otros tiempos los hubiera tirado sin remedio. Pero se me ocurrió de nuevo ir al zapatero y este cogió el zapato roto y dijo: “sin problema, venga pasado mañana; se lo haremos al otro también por si acaso”. Fui el día convenido y mis zapatos parecían nuevos por diez europios que me cobró.

No cabe duda que estos zapateros son grandes profesionales. Prueba de ello es que cada vez que paso por la Avenida y miro a su taller-tienda siempre están padre e hijo dándole a los zapatos. Nunca los veo parados. Las estanterías las tienen repletas de encargos. Es bueno tener unos zapateros tan competentes. Nos hacen la vida más llevadera.

02 diciembre, 2012

EL ALMA BUENA E INOCENTE COMO AGENTE REVOLUCIONARIO


REGASURO.- Amiga Nagkalati, acabo de leer un libro de Antonio Negri donde habla de “las multitudes” como agente de resistencias y cambios sociales y políticos en este mundo post-post-moderno. “Las multitudes” serían algo así como una redefinición del “sujeto revolucionario” de la izquierda tradicional que exigía una toma de conciencia, una militancia, una definición e identidad como tal sujeto en externalidad con el sistema capitalista. En cambio “las multitudes” son subjetividades que se forman de forma inmanente en los modos de producción de conocimiento, de distribución telemáticos-informáticos, etc.. El pensamiento de izquierdas busca desesperadamente una alternativa teórica que dé sentido a su labor de transformación social. Negri habla también de “lo común” como el nuevo territorio que se está abriendo en política que rompe con los partidos, los sindicatos o sino rompe los atraviesa y la resistencia toma la calle, los conocimientos son para todos, etc, etc….

NAGKALATI.- Pues yo creo que la cosa es mucho más fácil de lo que teoriza Negri. El agente de resistencia o agente revolucionario que todos debemos de tener en cuenta es el alma buena e inocente. Es ese el referente más absoluto que se puede echar en cara a todo: el Capitalismo, el Socialismo, la Historia, la Ciencia, la Religión, la Filosofía, el Mundo, el Universo. Todo. Gayatri Spivak teorizaba sobre el sujeto más revolucionario de la historia y ese sujeto habría de ser la mujer campesina de los países pobres, por ser el sujeto más oprimido, explotado, vapuleado; y sobre el que recaen las violencias de todo tipo: económicas, machistas, etc. Pero yo digo que habría que ir otro paso más allá: el sujeto más vapuleado, odiado, ninguneado, explotado es el alma buena e inocente. Habita en todo el mundo y en todo el mundo se busca su apropiación vampírica.

REGASURO.-Pero eso es una construcción idealista; el mundo es lo que es y hay que buscar sujetos reales basados en una realidad política-material con la que se pueda trabajar.

NAGKALATI.- De eso nada, Regasuro; el alma buena e inocente es un sujeto latente y potente siempre-ya apropiado, subordinado, explotado, oprimido. El alma buena e inocente sufre una persistente y presente vampirización por parte de todos, incluidas las “multitudes” de Negri y la mujer-campesina-pobre de Gayatri Spivak. ¿Quieres un supersujeto revolucionario?, pues ahí lo tienes.

REGASURO.- Pero eso significaría la negación de toda posibilidad de liberación política y social. Esa inocencia del alma buena nunca encontraría soporte material.

NAGKALATI.- Exactamente, eso significaría la máxima negación que puedes oponer a todo lo existente. Es el espejo más absolutamente radical que puedes oponer al mismísimo universo. Una denuncia perfecta contra todo lo existente porque el hecho de ya existir significa ya ser explotado, engañado, vampirizado, invadido, etc…Y el alma buena e inocente cuando aparece en forma de niño, o de buena persona que se encarna por un momento en ese vecino; por un instante en tu amigo o amiga; tu mujer o tu hombre, etc, etc.; pues ese es el sujeto revolucionario más insidioso y odiado por todos los sistemas de poder: objetivos y subjetivos. Olvídate de Negri y de Terry Eagleton o de Gayatri Spivak o de Deleuze, o de Foucault, etc.. Refléjate en el alma buena e inocente y serás libre, absolutamente libre. Aunque sea por un segundo o diezmilésima de segundo.