31 agosto, 2012

EN ASTURIAS SEGUIMOS EMPEÑADOS EN LO DE SIEMPRE


Una advertencia inicial: creo que la defensa de la dignidad profesional y los servicios públicos actuales deberían de cumplir con el máximo criterio de eficiencia para lo que fueron creados. Ahora bien, el futuro de Asturias no ya no depende solo de ese modelo. A partir de ahora deberíamos de ir pensando en otra cosa, en otra manera de entender la vida, de entender la economía y la política, de cambiar de chip radicalmente. Es ahí, me temo, donde Asturias va a demostrar su radical conservadurismo; su empeño en seguir de igual a peor en nombre de majas palabras convertidas ya en clichés que empiezan por social o solidaridad.

Creo que si fuera joven me iría de Asturias sin pensármelo dos veces. Asturias es bonita de paisaje y se bebe sidra y se puede hacer monte y disfrutar las playas y caminar a cualquier sitio perdiéndote por colinas y valles. Pero Asturias ha creado a lo largo de los años hábitos conservadores que la empujan a un estancamiento permanente. Al haber sido una región de empresas públicas bajo un modelo de excesiva burocracia a la francesa, hemos adquirido mentalidad estatal. Ya no podemos vivir sin el Estado y el Estado en Asturias significa, bajo una u otra modalidad, ser como siempre; aspirar a lo de siempre, vivir como siempre. Mientras; la juventud con ganas de futuro, se nos va; se nos escapa. Los cerebros que podrían cambiar las cosas no tienen espacio suficiente en una región que aspira a lo de siempre y entonces se asfixian. Esos mismos asturianos en otros contextos triunfan. Es curioso.  Es más, en Asturias ahora mismo no conviene ser demasiado diferente, innovador, o progresista en el sentido real de la palabra progreso.  Los partidos, los sindicatos y el modo de hacer las cosas exigen obediencia a los de siempre, seguir como siempre.

Mi generación creció y se desarrolló con la idea de que Hunosa, Ensidesa o Uninsa iban a durar toda la vida; y, que además de tener estos grandes consorcios, nuestras luchas obreras habrían de abrir un espacio de libertad y reparto admirable. No fue así. La reconversión fue un fracaso y cientos de empresas emblemáticas que podían haberse expandido y desarrollado en clave futuro, tuvieron que cerrar después de años de agrios enfrentamientos en clave lucha de clases. Más tarde, responsables sindicalistas obreros y empresarios del oportunismo con partidos políticos de fondo, se empeñaron en hacer de Asturias un feudo de reparto de dinero público muy sustancioso para algunos; no para la región en conjunto que sigue desangrándose en su estancamiento. Seguimos compartiendo una política de izquierdismo conservador en la cual se incluye también una derechona provinciana que espera su oportunidad para mantener la poltrona con otros apoltronados. Y así en círculo vicioso, en una especie de no nos moverán pero en plan trinchera que no busca avanzar o dirigirse a un futuro diferente y quizás arriesgado. No. Nuestro no nos moverán significa seguir en nuestros trece. Seguir en lo mismo y con la misma proyección estatista: todos dependemos del Estado y todos moriremos en el Estado.

Dad una vuelta por el centro de Asturias y mirad el paisaje. Es una catástrofe ecológica de primera magnitud. Mirad lo feo, lo abandonado del entorno que rodea las ciudades, lo cutre que domina en sus construcciones. El otro día di una vuelta por los alrededores de ciertas zonas de Gijón y era como estar dando una vuelta por un paisaje tercermundista. Fincas descuidadas y construidas con mal gusto, tendejones de cualquier manera, lindes o vallados sin norma estética alguna y cada uno a lo suyo (Y el Estado en estos casos ¿por qué no hace de Estado?), fuegos por que sí; aguas estancadas o desviadas por allá. Donde podía haber bosque o replantes para dar vida a la naturaleza y paisaje; está pelado, vacío de puro abandono y desidia. El mensaje que uno recibe es que da lo mismo. A mucha gente le da igual que el paisaje sea así o asao. Puro reflejo de lo que es Asturias en estos momentos.

26 agosto, 2012

SALA-I-MARTÍN AL HABLA DE NUEVO

En este mundo hay que leer de todo. Veamos que dice el internacionalmente conocido economista catalán Sala-i-Martín:

http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/402-soberanismo-e-inversi%C3%B3n-extranjera.html

¿Por qué somos así en España? ¿Por qué esa poca o nula resistencia a robar, a engañar, a mentir; y luego seguir tan campantes como si no hubiera pasado nada? ¿Por qué muchos de los que se arrepientes de algo tan solo se arripienten de haber sido pillados y no de haber reconocido una falta inmoral y delictiva contra el pueblo y contra sí mismo?

22 agosto, 2012

GORDILLO POWER. ¿TIENE RAZÓN Y NO SE LA QUEREMOS RECONOCER?

Según el ABC de hoy, e informando sobre la marcha del SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores) que lidera un tal José Manuel Sánchez Gordillo, antiguo alcalde de Marinaleda y desde el 2009 diputado de IU en el Parlamento Andaluz. Según este sindicato el problema de la deuda es privado y los gobiernos capitalistas del PSOE; PP están socializando las pérdidas. Como este foro está abierto a toda especulación y crítica, pues damos la palabra a nuestros lectores y visitantes. ¿Tiene razón Gordillo y el SAT? Esto dice ABC:

Desde el SAT, aseguran que quieren "unir las luchas del campo y de la ciudad" mediante esta marcha, que concluye con una concentración "contra la represión sindical y la criminalización que se sufre por parte del Gobierno", al tiempo que reivindican "no pagar la deuda, dado que la mayor deuda existente es privada, de los bancos en su mayoría, y los distintos gobiernos del PSOE y del PP y el andaluz y español, plegados al capitalismo, están socializando las pérdidas privadas a través de recortes".
Asimismo, reclaman "la derogación de todos los recortes, la prohibición de los desahucios y los despidos, el reparto de la riqueza y del trabajo, o la elevación del salario mínimo a mil euros", entre otras reivindicaciones.

18 agosto, 2012

HEMOS VUELTO DE UN VIAJE POR NORMANDÍA Y BRETAÑA CON LA MÚSICA DE ALAN STIVELL DE FONDO

Efectivamente. hemos hecho un viaje por la Normandía y la Bretaña con la música de Alan Stivell de fondo y en cuyo concierto de Concarneau disfrutamos a fondo y bajo la lluvia. Bebimos sidra, comimos sardinas y mejillones con el amable pueblo bretón; participamos en bailes colectivos con música de gaita y palpamos los misterios de una tierra druídica con un nivel económico muy aceptable. Pueblos que conservan la arquitectura tradicional, bien cuidados, limpios...

Oh! Asturias. Tu también eres pueblo atlántico, lluvioso, musgoso, de bailes de gaita; de sidra y sardinas; de verde paisaje también druídico.

Pero te has perdido en la baja autoestima, en la destrucción de tu habitat, en tus bosques eucalípticos o medio talados; tus prados descuidados; tu paisaje espiritual y material que se va erosionando sin posibilidad de renovación...

02 agosto, 2012

¿OIGA? ¿POR QUÉ ES USTED TAN EQUÍVOCO?

Las relaciones humanas son casi siempre equívocas. Lo que es razón para uno puede ser sin razón para otro. Lo que nos hace a nosotros ser personas es algo que los otros son incapaces de comprender en nuestros términos. Siempre se convierte en una interpretación en función de la experiencia del otro o de los otros. Y viceversa. No hay identidad posible. La comunicación es siempre parcial. Las señales que recibimos del otro siempre dejan lugar a algún equívoco.

Pero lo que resulta todavía más desconcertante es que somos equívocos con nosotros mismos: A la hora de encontrar nuestros yoes y nuestra verdad interior nos perdemos en multitud de confusas señales. Y al final nos conformamos con esa imagen que permanece de modo inestable y que asumimos somos nosotros.

Así es la vida.

Por eso el calvinista radical no ve más salvación que aquella que provenga milagrosamente de una Trascendencia indiscutible. Algo que verdaderamente llegue a ser incuestionable y absoluto en nuestras interioridades subjetivas.

Mientras eso no ocurra nos moveremos siempre en la equivocidad más absoluta. Lo cual no deja de ser otro absoluto. 

Por tanto, por el camino de la equivocidad más absoluta llegamos también a la plena y absoluta Univocidad.

Curioso. No hay escapatoria a las paradojas de esta vida. ¿No será esta la mejor explicación de la supuestamente cruel y repelente predestinación calvinista?