31 julio, 2012

SATURNINO Y EL CORROPATATERISMO

 Cuando llegamos al café El Hórreo, vimos a Saturnino y a Paulo sentados en una mesa pequeña, uno con una coca cola y el otro con un café. No había mucha gente, así que nos dirigimos a la mesa, los saludamos efusivamente y enseguida Saturnino nos habló de lo que él creía era importante para comprender la forma de ser de su país. Parecía ser también su propia experiencia. Entre otras cosas dijo:

Los paises de raiz católica suelen centrarse en una solidaridad de catecismo de niños o muchachos guiados por el cura bueno que se dejaba levantar la sotana cuando jugaba al fútbol para que vieran sus pantalones informales, que les llevaba de excursión y hacían juegos solidarios basados en el amor de corro la patata; y luego se comía en comedor majo con cánticos de Viva la Gente bajo alguna guitarra espontánea o la voz tenor de algún sano mozo, y la sana alegría de vivir en un mundo algo picaroncillo, pero bueno en el fondo. Luego, si había algún pecadillo, se podía uno confesar y con un padrenuestro y avemaría pues listo para pecar de nuevo.

Esa mentalidad configuró a muchos progres actuales en España. La Iglesia siempre fue antiliberal aun en su fase de JOC y HOAC, o sus curas progres-obreros. El capitalismo era usura, el dinero malo, la competitividad lo opuesto al corro la patata donde todos estaban abrazados en solidario juego, la industria era fea, destructiva y creadora de robots; el comercio era cosa de mezquinos que siempre trataban de sisarte las perras; los banqueros unos vámpiros, el ejército una máquina de matar "al Hombre"; el INDIVIDUALISMO algo que condenar, etc. La Naturaleza era el marco de las excursiones y los corros de la patata solidarios y con el cura majo en el centro haciendo cabriolas; y todos los malos mencionados arriba la odiaban y la destruían.

Con esta mentalidad neocatólica pos-conciliar (la otra era más siniestra, pero con el mismo espíritu aunque en clave más marcial y pantalón corto viril), esta mentalidad fuertemente idealizada en un corporativismo católico de Madre Iglesia que dispone de la salvación y los sacramentos; pues en eso se formaron la gran mayoría de sindicalistas actuales, de líderes de partidos, de activistas, etc. Ellos necesitan de Estado Paternalista-Maternalista, de jueguecitos amorosos en la calle, de catecismo holandés, etc. etc....

Así, con esta tradición fuertemente arraigada y más tarde reforzada por ese neocatolicismo anticatólico que es el comunismo y el socialismo; pero que luego se fue desintegrando en una izquierda posmoderna de renuncia a todo referente y texto fálico-dominante, para nadar en las lujurias del nuevo corro la patata de lo que me dé la gana y el mínimo esfuerzo con valor victimista-hedonista, pues así no podemos crear una sociedad basada en el esfuerzo productivo, en las individualidades fuertes e independientes; en un capitalismo asumidos por todos para crear riqueza y luego repartir bienestar. Imposible por ahora. La derechona que nos gobierna tampoco genera interés por nada.

Cuando los chinos nos acaparen todo con su economía parasitaria y los musulmanes nos remoralicen con la venia progre de reencuentro histórico con nuestros hermanos "pobres", pues renaceremos.

Hizo una pausa y guardó silencio. El camarero vino a ver si queríamos algo más. En otra mesa se hablaba más bien en voz alta como suelen hacer en ese país. En ese momento intervino Paulo:

Ved también:

AQUELLOS AÑOS DE EXTRAÑA JUVENTUD PROTESTANTE

 

26 julio, 2012

CUIADADO CON LOS FALSOS PROFETAS PORQUE OS LLEVARÁN A TODA CLASE DE MENTIRA

A veces nos envían amigos cartoons chistes políticos, soflamas o análisis sobre la situación político-económica en clave antisistema. No solo antisistema de izquierdas, sino también de derechas. Tienen todas ellas en común una cosa: el odio y rechazo de la democracia capitalista tal como la conocemos. Ellos hacen culpable al sistema democrático de la crisis, de la estructura de explotación que nos domina con saña, de la ausencia de justicia, moral, patriotismo, etc. Y, en consecuencia, muchos de ellos abogan por otra cosa. Esa otra cosa es lo que nos pone los pelos de punta. ¿Qué cosa puede sustituir a la democracia parlamentaria-constitucional-capitalista?

He ahí la madre del cordero.

¿Nacional-catolicismo (bis)?, ¿comunismo? (bis), ¿comunas de acción socialista o Estado fuerte con implacable destino universal?, ¿anarquismo sin Estado? ¿Un sistema basado en la espontaneidad humana libre y bondadosa que haría posible un mundo ideal? O por lo contrario: ¿un Estado absoluto de tipo estalinista-mussoliniano-franquista? ¿Una socialdemocracia ideal de justo reparto y derechos infinitos a todo lo que nos plazca?

Nos aterran todas estas soluciones. Puede que haya otras y se me pasan. Pero hay algo en todas estas soluciones que es peligroso. Se trata de pensar que el ser humano ha de responder a un patrón totalmente idealizado de su esencia o naturaleza. Se cree que podemos llegar a ser buenos si poseemos las ideas correctas y las aplicamos como absolutos en forma de sistema político o económico o Nueva Era o Nueva Historia. O lo que se quiera. Ese es el gran fallo de todas estas ideologías que ahora vuelven a aprovecharse del río revuelto de la crisis.

El fallo es que el hombre no es bueno por definición ni absolutamente malo. El hombre es un ser que se mueve en un espectro de posibilidades nunca constantes y siempre imprevisibles. Quien creíamos era un pozo de bondad resulta que cuanto más lo conocemos nos resulta un pozo de mentiras e hipocresía. Quien creíamos un pozo de maldad resulta que si lo miramos más de cerca no lo es tanto. Quien creíamos normal resulta que apenas duerme por las noches apesadumbrado por sus obsesiones. Quien creíamos inestable y chiribita, puede que sea un ser feliz y fuertemente dotado para la vida en todas sus facetas, etc.. Quienes lo creíamos honrado a carta cabal, resulta que robaba a manos llenas y engañaba, etc..

Obviamente con este ser humano no podemos crear ninguna utopía. Por eso las utopías acaban degenerando en despotismos, dictaduras asesinas o asfixiantemente burocratizadas. Desconfiemos de aquel que nos promete el socialismo revolucionario, de aquel que nos quiere devolver a las glorias imperiales españolas en forma de neo-franquismo; de todo aquello que reclama para sí verdad absoluta, objetiva, científica respecto al ser humano. Mucha de esta gente tiene otras cartas que esconde: su propia ambición política o profundo resentimiento, que de llegar a cuajar, no dejaría títere con cabeza para implantar su utopía.

Es por ello que pensamos que lo mejor que ha desarrollado occidente como sistema político es la democracia liberal-capitalista-parlamentaria. Es la única que da juego y conjuga las múltiples variedades de la especie humana. Hasta nuestro calvinismo radical se encuentra a gusto en sus libertades civiles. Nuestra ética judeo-cristiana protestante sigue siendo absoluto referente, pero nuestras expectativas son humildes. No esperamos cambiar más que lo poco que podamos cambiar en el presente. Mañana, ¿quien sabe?

23 julio, 2012

¿QUIÉNES SON ESOS MUTANTES? THE MUTANTS ARE COMING!!!

Cuando llegamos a la choza del viejo cazador mutante Kloprt der Mopderw, cerca del desierto de Munakar, nos hizo sentar sobre los cojines forrados en pieles, y nos habló sobre su tribu mutante. Decía que ellos habían surgido de los grandes barrios perdidos de las Grandes Ciudades. Decía que los habitantes de entre fronteras, al igual que un palimpsesto, siempre borran aquello que acaban de escribir, para seguir escribiendo otros textos que así mismo se habrán de borrar. He aquí lo que decía el viejo cazador Kloprt der Mopderw:

"Los mutantes hemos logrado traspasar la frontera de los campos semánticos, de los medios de comunicación, de los partidos políticos, de los sindicatos estatales, de los fabricantes de teorías, de los políticos profesionales, de los capitalistas financieros, de los profetas apocalípticos, de los líderes revolucionarios, de la Voz del pueblo, del sentido común de la mayoría, de los feminismos resentidos, de los gay power fascistoides, del ecologismo redentor, del valor de cambio dirigido, del nacionalismo de Estado y del nacionalismo sin Estado; incluso de la misma esencia del cosmopolitismo humanista tan universal como hipócrita. Hemos traspasado la frontera de los textos sagrados, y de las éticas fosilizadas. Hasta de la mismísima y sacrosanta Ciencia.

"Los mutantes vivimos entre fronteras o en territorios fronterizos. Cuando los límites de una frontera, cualquier frontera, pretenda circunscribirnos; nosotros escapamos hacia el desierto por la noche. Huimos. Desaparecemos. Nadie sabe definirnos, nadie sabe catalogarnos. Los teóricos no encuentran los conceptos que nos definan y desesperan. Creen que somos fascistas, otros dicen que somos revolucionarios, otros que conservadores; otros que comunistas o anarquistas; todavía otros piensan que somos ultraliberales, algunos otros parece que ya saben que somos calvinistas radicales, pero a la hora de definir este término se vuelven locos. Nos encontramos a veces con periodistas que nos anuncian como ateos profesionales, otros lo niegan y dicen que somos cristianos no-conformistas; algún profesor de universidad ha dicho en sus clases que somos cripto-musulmanes o cripto-judíos. Algún que otro presentador de TV nos categorizó como posmodernistas derridianos, pero a la hora de explicar eso a los televidentes, estos apagaron la tele por insoportable coñazo. Un politicastro ingenioso nos calificó de modernos apaches o comanches.

"En definitiva, nadie sabe quiénes somos.

"Y nosotros seguimos recreando y reinventando el mundo una y otra vez. Es la realidad que se encuentra entre fronteras. Siempre mutantes de frontera: entre el Río Grande y el Pecos, entre el Amarillo y el Éufrates.
Y cuando creen que ya estamos definidos y circunscritos en algún código; es el momento de desaparecer, de difuminarnos por los desiertos del planeta./.

"./. Para luego reaparecer con otra máscara, con otro disfraz, con otras palabras hilvanadas de cualquier otra manera."

Cuando salimos de la tienda no pudimos ver más que desierto, aunque a lo lejos había montañas cubiertas de nubes. El viejo Kloprt der Mopderw creía estar a salvo en su tienda y en su tribu mutante, pero a decir verdad, más allá de su tiendo solo era el infinito desierto.

15 julio, 2012

ES MUCHO MÁS FÁCIL DE LO QUE CREEMOS

La moral o la ideología se demuestran en la práctica. ¿De qué nos sirve predicar el estado de bienestar como panacea si luego somos incapaces de crear una economía que genere la riqueza necesaria para mantener ese estado de bienestar? ¿De qué nos sirve criticar el capitalismo si luego no somos capaces de generar otra alternativa que no sea prontamente asimilada por el mismo sistema que se critica? ¿Por qué nos empeñamos en creer que el mal es algo profundamente histórico y social, cuando con solo mirarnos a nosotros mismos con lucidez y honradez ya descubrimos la raíz y causa de aquello que lo hace posible? ¿Por qué entonces proyectar las liberaciones y redenciones a niveles de conceptos universales o estructuras profundas impersonales (socioeconómicas, históricas, globales, etc), cuando el problema lo tenemos delante de nuestras propias narices en la esfera personal, de vecindad, de localidad; en forma de carne y hueso?

La historia es un devenir de infinitas constelaciones de causa y efecto. El mundo cambia de formas inesperadas y no precisamente en las direcciones que anhelamos. Este universo en que vivimos rechaza los modelos permanentes, las fijaciones conceptuales, las ilusiones banales. Todo se transforma en un incomprensible devenir. Por eso, y; precisamente por eso, la mejor forma de situarnos en este planeta sea la de mantener una ética basada en principios morales de mínima decencia: no matarás con premeditación y alevosía, no robarás, no engañarás, respetarás la dignidad de tu prójimo como la tuya misma, etc. Mantenerla como un absoluto que líbremente oponemos a la contingencia de la vida. Es bien fácil y no requiere tortuosas teorizaciones metafísicas o proyecciones paranoico-universales. Se trata de afirmarse con valor y valentía en tales principios, diciendo NO a quien trata de explotarnos, manipularnos, engañarnos, oprimirnos, etc. Empezando por uno mismo, y; al mismo tiempo, en ese ámbito de carne y hueso en el que a diario nos movemos.

Con eso ya tenemos bastante.

14 julio, 2012

PERO ¿QUÉ DIANTRES SON LOS MERCADOS?

Pero ¿qué demonios son los mercados? Todo el mundo inclinado hacia el resentimiento anticapitalista bien sean de derechas o de izquierdas hablan de los mercados como si fueran unas entidades malévolas manejadas por una conspiración diabólica de pérfidos banqueros o gente poderosa que opera en las oscuridades para controlarnos y esclavizarnos.

Ayer leía unas declaraciones de Antonio Banderas que repetían más o menos este mantra de los mercados que nos dominan.  Se preguntaba Banderas por ese oculto poder que nos controla y que en su forma son los grupos de presión empresariales, o corporaciones, etc. Tenemos amigos y oímos a mucha gente y sobre todo periodistas o políticos de IU o artistas e intelectuales que nos advierten de “los mercados”. Pero, ¿qué diablos son los mercados? ¿Qué diablos es el neoliberalismo?

¿Somos los humanos seres esencialmente buenos y nobles, pero accidentalmente dominados por fuerzas oscuras que nos hacen ser malos, alienados, oprimidos, y manipulados? En el fondo del ataque a los mercados, mucho me temo, subyace este mito milenario de los poderes satánicos que nos dominan con saña perversa y sádica. Pero ¿es así en realidad? ¿Qué son los mercados? ¿Qué es el neoliberalismo? Atrevámonos a pensar y a arriesgarnos a la posibilidad de no tener razón por muy sensata que nos parezca nuestra postura.

http://ocio.lne.es/cine/noticias/nws-98285-antonio-banderas-muy-critico-situacion-actual.html 

08 julio, 2012

¡OIGA! DEVUÉLVANOS NUESTROS ESPACIOS GEOGRÁFICOS

Hemos estado mirando el planeta desde Google Earth. Nos demarcan las fronteras de los países. Son las fronteras políticas. Son los límites de las jurisdicciones estatales. Los Estados-Nación. Quizás los límites lingüísticos y culturales. No siempre es así. No siempre coinciden los límites lingüísticos y étnicos-culturales con las fronteras políticas. Estas últimas fronteras son más difusas; son más difíciles de circunscribir; se han diseminado en épocas pretéritas dentro de los flujos migratorios y se han establecido en espacios geográficos devenidos más tarde en territorios; luego reinos o parte de un reino de un modo a veces vago e indefinido. Cuando surge el estado moderno este constituye se territorio político, su jurisdicción. Los estados luchan para hacer coincidir las fronteras políticas con las lingüísticas-culturales. Quieren erradicar en lo posible lo que les resulta un incordio territorial. Las fronteras políticas estatales conllevan una redefinición del espacio geográfico. El espacio geográfico se convierte en territorio tanto excluyente como incluyente. Espacio positivo o negativo. Territorio español. Territorio francés. Territorio apache. Territorio jordano. Territorio palestino. Y bajo ese nuevo concepto de territorio se produce la conciencia nacional, cultural, política, económica; ecológica, lingüística, regional, etc.

Desde siempre fue el espacio geográfico. Un plano de flujos y reflujos, procesos de territorialización y desterritorialización para luego volver a territorializarse o reterritorializarse bajo instancias políticas diversas de reinos, imperios, hordas nómadas que irrumpen, deshacen y luego se rehace o recompone en poderes siempre más o menos centralizadores. Centros gravitatorios. Líneas de fuga. Delimitaciones a veces muy ambiguas, muy indeterminadas. Las fronteras que ahora vemos mirando Google Earth pretenden ser definitivas. Es un mundo aparentemente completado, comunicado, interrelacionado, conectado. Quedan flecos. Quedan zonas de inasimilación y de incordio según el punto de vista desde donde se mire.

La territorialización abarca nuestras conciencias. Delimita los espacios geográficos de nuestras mentes o conciencias y nos reflejamos en sus representaciones; quizás nos producimos a nosotros mismos a través de esas representaciones culturales, lingüísticas, nacionales, regionales, estatales, jurídicas o incluso “étnicas”, tribales, religiosas, etc. Pero el espacio geográfico de nuestras conciencias puede devenir paisaje, espacio descolonizado, territorio indio comanche, tundra, selva, océano; nos podríamos desterritorializar para luego reterritorializarnos a nuestro modo, poniendo entre paréntesis las fronteras, negociando las fronteras de tal manera que el mundo se extienda en un solo espacio geográfico indefinido, infinito, abierto…..

06 julio, 2012

LA GEOGRAFÍA DEL ALMA DEL REVERENDO MAXCLORT

Llegamos a la cabaña del viejo Reverendo Maxclort. Estaba situada a las afueras de Lowartown, entrando ya en el mero desierto. Decían que el Reverendo había dado vueltas a sus interpretaciones cristianas, de tal manera que se hizo sabio (o loco decían los más malvados) y supo descifrar lo que otros reverendos jamás podrían llegar a descifrar con sus viejas biblias y sus himnos. El Reverendo Maxclort nos hizo sentar y comenzó a hablar.

“Es fácil viajar a través de la geografía del alma. Lo primero que hay que hacer es recordar aquellos lugares que fueron sus domicilios u hogares por un tiempo lo suficientemente largo como para crear vínculos y afectos. Luego, se van situando ustedes en el centro del primer domicilio que escojan. No importa el orden cronológico, el orden temporal de sus vidas; importa el espacio, la geografía que van a recorrer. Una vez en el centro imaginario de ese hogar, vivienda, etc., entonces comienzan a trazar un círculo imaginario que abarque todo el hogar y sus contornos. Ustedes quedarán en el centro del círculo. Y ahora comienzan a trazar líneas angulares a partir del centro imaginario y dejándolas que se extiendan lo más lejos posible. Pueden orientar la primera hacia cualquier punto cardinal. Luego vayan rotando hasta completar el círculo. Poco a poco y dejando que la mente y la imaginación vayan recreando los paisajes, transformando los recuerdos en pura acción imaginativa; recreándolos más que recordándolos.”

“Sigan en esa dirección y vayan recreando la calle X o el prado Z o el edificio Y; sigan y sigan; quizás sea la tienda donde vieron por primera vez a B, o el bosquecillo donde jugaban; o aquella zona donde vieron aquella escena tan terrible. Sigan, no paren de imaginar o recrear, no importa el tiempo. Ustedes están inmersos en paisajes, en una geografía: espacio, superficies a explorar, a recrear. Sigan avanzando en la línea: los paisajes y escenas irán apareciendo en un mismo plano que se va extendiendo. Sin prisa. No hay tiempo que les impaciente. Y si agotan esa línea, pasen a la siguiente avanzando unos grados angulares más en dirección a las agujas del reloj. Ahí tienen otra ruta y lo mismo.”

“Una vez agotado un domicilio u hogar, pasen a otro. Quizás su residencia de estudiantes, su casa en esa región o país extranjero. O quizás la casa de aquella abuela; o, aquella fábrica donde ustedes pasaron tantas y tantas horas. Hagan lo mismo. Tracen el círculo y luego las líneas angulares. Verán cuánto puede dar de sí una línea angular proyectada o alargada hasta donde la mente la haga llevar. Verá cómo descubren increíbles dimensiones en su vida que quedaron sin explorar; paisajes que quedaron sin ver pero que ustedes quedaron con las ganas de seguir avanzando, explorando, aventurando. Se darán cuenta que ustedes son todo paisajes infinitos de experiencias a recrear, a despertar, a resucitar. Es increíble lo que se puede descubrir. Verán las combinaciones que han de salir. Los encuentros, las sorpresas.”

“Ahora váyanse tranquilos. Sosiéguense. No han venido aquí en vano.”

Nos fuimos hacia el pueblo, no muy lejos de allí. El cielo ahora brillaba con el inmenso fulgor de incalculables estrellas todas lejanas en el espacio, en ese mismo espacio.