31 mayo, 2011

COMENTARIOS DE EPÍGRAFES ANTERIORES

Estimados lectores de este blog:

Por suerte y ganas de teclear pues los epígrafes van avanzando. Eso no quiere decir que los comentarios a epígrafes anteriores no se puedan seguir haciendo. Es fácil, se pincha el epígrafe en consideración en el archivo lateral y se sigue discutiendo si se quiere no importa el tiempo o los epígrafes que pasen.

Atentamente,

Nesalem (Editor Jefe de Atrio de Nesalem Inc.) (Ejem!!!)

EDUARDO PUNSET Y LOS INDIGNADOS

Leía hace poco un artículo de Eduardo Punset sobre cómo parar en seco a mucha gente que habla sin conocimiento de causa y entonces conviene preguntarle ¿está eso demostrado? El Señor Punset pasaba luego a hablar sobre la irracionalidad reinante, las ideas disparatadas que exhiben muchos por ahí; y, por oposición, pues estaba la ciencia con su método y opiniones fundadas, etc. O sea, la racionalidad en oposición a la irracionalidad, etc.

Pero he aquí que el otro día veo en un periódico local a el mismo Eduardo Punset cogiendo el micrófono de los “indignados” de la Plaza de la Escandalera de Oviedo, después de deliberar sobre el premio Príncipe de Asturias de la Ciencia; y, dirigirse a los acampados con el más rancio idealismo, con un romanticismo de futuro totalmente irracionalista. Si hay algo en este movimiento de indignados o Democracia Real Ya, que nos llame la atención, es su desmesurado irracionalismo, sus vaguedades reivindicativas, su idealismo inmaduro rayano en lo infantil. Pues bien, el Sr. Punset en lugar de preguntarles cómo van a conseguir esa sociedad futura, o cómo van a cambiar la economía; pues no: les halagó lo que pudo, les dijo lo que ellos querían oir. En una palabra, podría aplicarles el método científico que predica: “Chicos, ¿qué pasos racionales vais a seguir para alcanzar vuestros objetivos?; ¿cuál es vuestra hipótesis de partida para, luego, a través de la experimentación social, lograr demostrarla?, ¿cómo vais a deshaceros de ese cacao mental que tenéis y marcar una línea sensata a vuestro movimiento? O, ¿sabéis cómo funciona la economía?, ¿sabéis cuál es le mejor camino para crear puestos de trabajo?, etc, etc,

No. Nuestro científico racionalista prefirió la demagogia, el idealismo, el romanticismo. Debía de estar muy rabiado por que su partido preferido había perdido las elecciones y al racionalista se le veía el plumero, sus prejuicios políticos y su manifiesta hipocresía. Amén.

29 mayo, 2011

¿NOS PUEDE SERVIR EL BARCELONA C.F. DE MODELO E INSPIRACIÓN? ¿POR QUÉ NO?

Confieso que desde hace muchísimo tiempo no prestaba atención alguna al fútbol salvo para mirar las clasificaciones por simple entretenimiento. Pero desde hace tiempo me gusta ver jugar al Barcelona. Realmente, da gusto ver jugar al Barça. Es una lección de estética deportiva donde a mi pobre entender juegan tres factores: estrategia, coordinación y esfuerzo individual. Guardiola, su entrenador, ha sabido hacer un equipo con esas cualidades bien marcadas. Después de ver jugar al Barça contra el Manchester United se me ocurre la siguiente reflexión: Cualquier sociedad organizada de esa manera podría triunfar y alcanzar objetivos. Un equipo como el Barcelona nos puede servir de inspiración sobre cómo hacer las cosas bien y sin necesidad de aspavientos chulescos o marrulleros con el objetivo de destruir al contrincante. Guardiola ha sabido también darle una nobleza al fútbol que no suele ser lo más corriente en este deporte.

Si estos valores se llevaran a la sociedad a través de líderes preparados, con visión de conjunto; entonces lograrían inspirar a la mayoría de la gente en la dirección correcta y conseguir objetivos económicos, políticos, etc. En España nos falta la visión de conjunto y, por lo tanto, la estrategia correcta. Nos falta también la coordinación, y, en su lugar, sabemos destruirnos a placer con partidismos fanáticos y serviles (mal entendidos como “lealtad de partido”), con nacionalismos cerrados en banda, con ideologías carentes de autocrítica y por lo tanto funcionan como verdades asumidas e incuestionables que se mueven como el aceite y el agua cuando se intenta mezclarlos. Y, sobre todo, falta el esfuerzo individual con miras y objetivos colectivos. Ahí es donde nos faltan muchas asignaturas por aprobar. El esfuerzo individual significa superación en base a la competitividad con el otro, pero al mismo tiempo, buscando fines comunes en cuanto a objetivos. Todo ello exige esfuerzo, disciplina, y entrega; los tres pilares de la responsabilidad individual.

Nuestra individualidad hispana adolece en muchos casos de esos valores. Practicamos muchas veces un individualismo más destructivo que creativo: nos jode mucho el progreso o triunfo del vecino o compañero y preferimos destruirlo o degradarlo a base de envidias, que ayudarle a triunfar; a que las cosas le vayan bien. Preferimos el gregarismo bajo proclamas ilusorias, utópicas, o venenosamente prejuiciosas; a la coordinación racional de los múltiples intereses que inevitablemente mueven una sociedad. La competitividad individual o de grupo nunca ha de excluir la nobleza o la ruptura de las reglas de juego. La picaresca hispana se basa precisamente en cómo mejor romper esas reglas de juego y sacar ventaja de la ruptura de las normas, o producir demasiadas normas confusas y absurdas que nos somos capaces de seguir o comprender, pero sí utilizar contra el otro cuando nos convenga. Son prácticas sociales destructivas y disgregadoras que a la larga nos siguen postrando en el atraso de segundones europeos.

Viendo jugar a equipos como el Barcelona uno siente esta estética de conjunto, de las cosas bien hechas, de la estrategia, coordinación y el esfuerzo individual bien llevados.

28 mayo, 2011

EL DRAMA DE LA INOCENCIA: EL PARAISO PERDIDO Y RECUPERADO

Y sin embargo existe la inocencia. ¿Qué es la inocencia? Un niño es inocente porque desconoce cómo funciona el mundo; porque ve las cosas más como un momento presente en el que van apareciendo sucesos a los que todavía no sabe darles un sentido más allá de lo que percibe y siente. O si empieza a darles un sentido es más bien un sentido mítico de bueno y malo como si las cosas o los sucesos tuvieran una relación directa con fuerzas mágicas malignas o benignas. El universo del niño tiene relación con los cuentos, con las leyendas o relatos míticos. Confía en la bondad de sus padres y sabe que ellos están ahí para protegerles de lo malo. De los hombres malos, de las malas personas, de los animales peligrosos, de la oscuridad; de la bruja, de los ogros, de los enanos traviesos. La inocencia es un don que solo se vive en esa época. Pero es un don que nos marca para toda la vida. La vida fue de otra manera al principio de nuestras vidas. Para la gente de mi edad nuestros padres eran como dioses que nos protegían; y, aunque a veces nos pegaban o nos castigaban, lo hacían por nuestro bien. Los maestros en la escuela actuaban de forma parecida por mucho que nos riñeran o pegaran. Así fue el mundo de nuestra infancia y así nos marcó.

Pero la inocencia no ha muerto a pesar de los años pasados y de la vida transcurrida. Es más, cuando ya hemos bebido con abundancia de las amarguras de la vida, surge un ímpetu valiente de desprecio a lo que ahora nos atrevemos a volver a calificar con desvergüenza y venganza, de ogros, de brujas, de magos malignos; de monstruos salvajes e inhumanos, de oscuridades frías y caóticas. Nuestra inocencia pasada viene a nuestro auxilio y con ganas de ajustar cuentas con lo malo que nos destruyó la bendita infancia y nos dio palos sin piedad cuando nosotros solo tratábamos de ser buenos, de obedecer, de hacer las cosas lo mejor que podíamos, pero sin nunca logarlo porque siempre faltaba algo importante que lograr y si faltaba era por nuestra culpa, infinita culpa. Lo malo, el mal, que también llegó a poseernos y a disponer de nuestra vida y acciones; y, así lograba pervertirnos en nombre de muchas cosas engañosas que parecían hacernos flotar por encima de las turbulencias. El mal que como un demonio nos poseía en nombre de la vida y de la supervivencia, de las ventajas y desventajas a sacar de las cosas y de las personas; y, así nuestros padres pasaron a ser personas de carne y hueso como las demás, con sus vicios y virtudes, con su vulnerabilidad humana. Pero el mal tiene también sus límites y sus puntos vulnerables.

Armados ahora de la experiencia de la vida, de los años de lucha, de la razón más afilada, del sentido común más endurecido; precisamente ahora, tratamos de dejar paso, de dar entrada a lo que siempre estuvo ahí escondido, reprimido; a lo que siempre nos ayudó a ver el otro lado más profundo y misterioso de la vida. La inocencia reclama su territorio y los malos ya sabemos quienes son; y, la maldad y el mal están ya identificados, y les cuesta muchísimo volver a seducirnos, a forzarnos a engañarnos, a darnos palos. La inocencia es ahora libre de soñar, de construir sus palacios de magos y hadas buenos, de recuperar a nuestros padres primigenios o arquetípicos para volver a sentirnos protegidos con su poder bondadoso y desinteresado. Es hora de volver a jugar, de inventar cuentos, de dar nombres nuevos a los territorios que seguimos explorando, de retomar los buenos amigos y volver a hablar del Capitán Trueno, de El Jabato, de Superman, de las aventuras de Julio Verne; de las historias de la Biblia. Es hora de nuestra revancha con la realidad; es hora de desconectar y decir YA NO PERTENEZCO A TU DOMINIO por mucho que te empeñes o incluso me hagas morir de hambre o torturado por alguna enfermedad terrible.

26 mayo, 2011

NAVEGANDO EN UN MAR DE AFECTIVIDADES

Nuestra conciencia no es algo fijo, algo seguro, algo que se mueve con cimientos sólidos; nuestra conciencia es más bien líquida, gaseosa, viscosa, discontinua, quebradiza. Hay veces que parece que ya hemos colocado el molde fijo, los cimientos seguros, la interpretación decisiva de las cosas; el cedazo correcto por donde filtrar la realidad; la razón universal que nos dirige; el Dios que nos gobierna de modo absoluto; pero al día siguiente zozobramos. Nuestras seguridades y certezas se desvanecen. Nuestros modelos y referentes carecen de la energía corporal y psíquica, para, simplemente, valorarlos como tales. Las circunstancias externas nos presionan de una y otra manera y muchas veces desvariamos o acertamos o nos obsesionamos con cosas que no merecen tales obsesiones. Otras veces nos sentimos eufóricos, la vida nos parece correcta, en su sitio; el día es perfecto, el tiempo es el ideal; las relaciones con la gente las llevamos con sentido del humor, comprendemos al otro, sentimos compasión por muchos y por nosotros mismos, etc. Pero al día siguiente las cosas dejan de ser así: vienen las preocupaciones, aquello pendiente que no está hecho; nos sentimos cansados, descentrados; irascibles, intratables. Las personas nos pueden parecer suspicaces, malintencionadas, estúpidas, crueles, etc. La mente, la conciencia, es un escenario complicado, complejo, difícil de dominar, de centrar; de llevar a caminos de sosiego y equilibrio.

Dos factores que inciden sobre la conciencia son: a) las energías corporales internas b) la experiencia exterior. Es de todos sabido cómo influyen en los estados de ánimo el cansancio, la enfermedad, el hambre, el sexo; la buena salud, el ejercicio, etc. Es también sabido que no es lo mismo una realidad monótona, enfocada en las rutinas; en las personas de siempre; en los mismos problemas; que una vida de sorpresas, de cambios, de nuevas personas o circunstancias. La conciencia se mueve por afectos. Y el yo es el nódulo desde donde tratamos de navegar en función de las corrientes de afectos que mejor nos favorecen. No siempre. Hay momentos en que los afectos están atrapados en fuerzas gravitatorias negativas, de dominio, de pesadez, de oscuridad. Salirse de ellas es muy difícil; a veces imposible. Muchas veces intentarlo nos pueden llevar a un agujero negro sin salida. No solo en la dimensión individual; nuestra, propia; si no también colectiva, de pueblos y comunidades. La naturaleza no es justa con las personas: hay personas dotadas de una salud robusta, y hay otras enfermizas, dolientes, de un pesar crónico. De la misma manera: hay pueblos robustos, con ganas de trabajar, de avanzar; dotados de dinamismo. Pero hay otros de fijación fatalista, desordenados, anárquicos, perezosos, conformistas. Luego la historia da la vuelta a las cosas e invierte el orden de relación de fuerzas. El universo es así. Y el hombre ha de bregar con la realidad que le ha tocado. El escenario de la conciencia es el escenario de los afectos destructivos, confusos; o, constructivos y creativos. Lo más normal es la mezcla de todo. La navegación en la vida es más bien tortuosa, tormentosa, sádico masoquista; aunque a veces con claros, con mar calma, con horizontes de ilusión.

Las armas de que disponemos para navegar entre las corrientes de afectos son: la razón y la imaginación. Con la razón obtenemos un orden. Con la imaginación nos creamos significados y valores. Mucha razón sin imaginación nos lleva al desequilibrio. Mucha imaginación sin razón lo mismo. El punto medio: eso es bastante difícil. La vida no suele ser tan generosa con nosotros. A veces da la sensación de que un genio maligno o demonio, estuviera disfrutando con nuestros desajustes y sufrimientos. Otras veces parece como si Dios estuviera dirigiendo el mundo con justicia después de todo y todo está bien a pesar de los pesares. Pero ni lo primero ni lo segundo es permanente. Visualizando la conciencia veremos que es como un espectro entre dos polos extremos: destrucción-creación. También lo podemos visualizar como un sistema planetario inestable y entonces el planeta de nuestra conciencia se mueve entre órbitas inestables tratando de no ser tragados por la estrella central, o, en su lugar el fatídico agujero negro que al fin nos tragará.

Señores, así es la vida. Somos libres de buscar la mejor carta de navegación, la más segura. Pero también es posible que nos engañe y las tormentas y corrientes nos destruyan.

24 mayo, 2011

¿QUÉ OPINAN USTEDES DEL LIBERALISMO DE RUNAND?

RUNAND DICE:

Muy interesante el manifiesto "indignado" corregido por ese "Partido de la Libertad Individual". La mayoría de cosas quedan al revés. ¿Quienes son esa gente? ¿Qué pretenden? Ya sabe, Sr. Nesalem, que, en principio, simpatizo con la postura liberal tanto en economía como en la vida política y social. Y leyendo leyendo, se abrió camino en mi cabeza la delirante idea siguiente: ¿Por qué tiene que ser obligatorio pertenecer a un Estado? ¿No debería ser un asunto de libertad individual? Dado que nadie puede ser obligado a pertenecer o no pertenecer a una asociación, ya sea cultural, recreativa, iglesia, partido político, empresa, etc., pues entonces la pregunta viene por su peso: ¿Por qué tiene que ser obligatoria la pertenencia al Estado? A fin de cuentas, el Estado no deja de ser una asociación o empresa como las demás. Dicho de otra manera: ¿qué pasaría si yo, y millores de personas más, tuviéramos reconocido el derecho de pertenencia voluntaria y decidiéramos "darnos de baja" del Estado? De momento, dejaríamos de pagar un montón de dinero. No pagaríamos IRPF, y en cada compra, presentando el documento de baja, nos descontarían el IVA; el recibo de la luz bajaría en un 50%, y cada compra de gasolina nos sería rebajada en un 90%, así como la compra de un coche, etc. Todo eso representa un pastón. Naturalmente, como contrapartida, tendríamos que arreglarnos privadamente la sanidad (seguros privados) o la jubilación y el paro (seguros privados de nuevo); la enseñanza o, incluso, las vías de comunicación, puertos y aeropuertos. O bién acudir a los servicios del estado mediante pago, naturalmente, de un precio calculado con justicia. Los caminos medievales, los montes, ríos y otros bienes no eran del estado; en realidad, no eran de nadie. ¿En qué momento el Estado se erige en propietario indiscutido de esos bienes que, como el aire, eran de todos y de nadie? Con la excusa de los arreglos, se hizo el amo de los caminos! Los caminos, naturalmente, también podrían ser hechos por empresas privadas que utilizarían criterios de rendimiento racional, y cobrarían un cánon por su uso. Como todos los bienes del mundo, no hay nada malo en eso. De hecho, esas empresas también cobran ahora. Así se evitaría, por ejemplo, el despilfarro de dinero público en una red centralista de AVEs deficitaria a tope, porque está basada en criterios políticos, mientras el único AVE que sería rentable, el que iría desde Murcia a Perpiñán, ni se hizo ni nunca se hará. Ya Adam Smith insistía en su tiempo que los caminos públicos tenían que construirse con arreglo a estrictos criterios de rentabilidad, como cualquier otro bien. Caso contrario, se caería en el despilfarro. De hecho, esta idea de "borrarse del Estado" podría desarrollarse mucho más. Creo que podría ser un buen tema de discusión en este foro, y bastante adecuado. Son los típicos temas que no se discuten en los medios de machaque cotidiano.

21 mayo, 2011

LIBROS MAZACOTES Y STÉPHANE HESSEL CON ¡INDIGNAOS!

Estuve merodeando por la casa del Libro de Gijón y me di cuenta que la mayoría de los libros de pensamiento y filosofía o ensayos, en exposición, no merecen la pena ser leídos. Los libros de pensamiento peñazo-progre con autores de apellidos eslavos o alemanes o franceses, me parecen una tomadura de pelo, un vacile retórico de laberintos innecesarios para deconstruir, demoler, demostrar, despedazar, desfamiliarizar, desplazar, diseminar; despiezar la sociedad y sus sujetos que ya no son sujetos subjetivos; sino constructos sometidos a vaivenes malignos y engañosos del sistema o de la metafísica, o de la razón instrumental, o del mercado salvaje; de los poderosos que ahora mueven los hilos de maneras más y más sofisticadas. Entonces, ellos, los intelectuales vacilones te dan las claves con su verborrea insoportable, con sus retorcimientos retóricos; con sus malabarismos metafóricos, con sus diarreas fermentadas a fuego lento. Toda una tortura mental para masocas.

La mayoría de los libros expuestos en las librerías no merecen la pena ser leídos.

Sólo leo aquellos que me seducen con una prosa razonable, coherente, sincera, honesta. Los hay, hay pensadores sinceros, honestos y de amena y entretenida prosa. Adiós ya de una vez a los Adorno (puffff!!), a los Derridá (puff) a los Heidegger (puuuufff) a los Harold Bloom y demás pedantes insoportables. Es hora de vivir la lectura.

Por cierto compré el libraco de Stéphane Hessel “¡Indignaos! con prólogo de José Luis Sampedro, y la verdad, psssh, algo panfletario. Es un panfleto con referencias a la resistencia francesa contra los nazis y la afirmación de los derechos humanos, a favor de la nacionalización de la economía, los bancos, las grandes empresas y demás; y, luego nos habla de Gaza y la brutal represión israelí, pasando por el neoliberalismo sin alma al que hay que enfrentarse con valor en la calle, pero por medios pacíficos. Son 50 páginas un tanto sin sustancia. Hessel tiene ya la friolera de 93 años. Esto de DRY me empieza a parecer un bluf inflado por los medios que están hambrientos de noticias y de sensacionalismo tope. Los medios son la madre que lo parió en esa sed de noticias y de espectáculo primera plana.

20 mayo, 2011

ENLACES DE LO QUE ESTÁ PASANDO: DRY

El Atrio busca la crítica y el diálogo y la razón. Nunca intentaremos ocultar ninguna opinión por muy diferente que sea a la nuestra. El que no este de acuerdo opina con toda libertad y tiene las puertas abiertas. He aquí una selección de lo que está pasando con DRY.

Nesalem

Manifiesto DRY

http://s3.amazonaws.com/data.tumblr.com/tumblr_lletmdWpQ01qztetno1_1280.jpg?AWSAccessKeyId=AKIAJ6IHWSU3BX3X7X3Q&Expires=1305881708&Signature=PEeCOBdVP9IjRN0%2FLCSjUmSmiWI%3D

Manifiesto DRY Liberal

http://www.p-lib.es/wp-content/uploads/2011/05/LIBERTAD-REAL-YA.pdf

Enlaces con Madrid Puerta del Sol:

https://www.youtube.com/watch?v=3NW7TMB3hCg&feature=player_embedded

Españoles en París:

http://www.youtube.com/watch?v=nBKqbvjQt34

En Madrid:

http://madrid.tomalaplaza.net/

POLÍTICA REAL Y POLÍTICA FICCIÓN

El desasosiego social proviene de la desconfianza generalizada. Y la desconfianza la generan quienes ya no tienen en cuenta a aquellos a quienes supuestamente representan. Tanto importa el voto que para conseguirlo vale todo, aun obviando que toda promesa falsa, toda ficción oportunista, se puede ir al traste ante una terca realidad que al final siempre premia o castiga en función de cómo se ha situado cada uno en ella o ante ella. Precisamente, porque hay una realidad externa a nosotros que puede ser aprehendida con más o menos sentido común, es por lo que todo engaño, toda ficción demagógica acaba pasando factura. No es que el pueblo sea una realidad fácil de comprender. En realidad el concepto de “el pueblo” es una generalización demasiado confusa, demasiado abstracta. El pueblo está compuesto de millones de personas con intereses diversos, con valores y expectativas multivalentes. Pero más allá del pueblo hay leyes universales de mercado e intercambio que no se pueden obviar, que no se pueden sustituir por dulces ideologías del todo vale con tal de que te sientas bien, o; de que al final por muy mal que estemos, la omnipotencia del Estado de bienestar todo lo puede paliar y resolver. Cuando se falsea la realidad surge la disociación, la desconfianza, y la posible ruptura entre la clase política y “el pueblo”, o sea: la gente; el votante, el ciudadano, la persona concreta de carne y hueso. La mentira se paga.

Pero “el pueblo” que desconfía y rompe con sus políticos tampoco es un pueblo que ha de expresar su verdad política pura, clara e incontaminada. No hay tal cosa por mucho romanticismo populista que se le eche al asunto. Cada persona organiza su experiencia y comprensión de la realidad a través de valores o ideologías diversas. Estas pueden adaptarse con más o mejor objetividad y sentido común a la realidad; a esa realidad externa que sigue sus leyes de intercambio de modo inexorable. Guste o no nos guste. Pero también existe el riesgo de las vanas expectativas, de los idealismos sin tierra o territorio donde posarse; de las propuestas contradictorias que acaban frustrando. Y, lo peor de todo, es la posibilidad de manipulación de muchos deseos y esperanzas en función del activismo profesional, del fuertemente ideologizado que sí sabe que objetivos políticos se han de seguir y cómo llevar las aguas revueltas a su cauce interesado. Hay algo que resulta chocante, muy chocante, en este país. Todo el mundo, salvo muy raras excepciones, proclama su odio o rechazo al liberalismo o neoliberalismo. Se ve a este como un ogro o demonio que nos oprime y nos roba y nos hace muy desgraciados. Pero lo curioso del asunto es que España no hubo experiencia liberal alguna que mereciera la pena de llamarse así. Todos: católicos, socialistas, comunistas anarquistas, derechotas o derechas extremas; todos odiaron y rechazaron el liberalismo de plano. Nunca las políticas españolas se pudieron catalogar de liberales, pero aun así el liberalismo suele ser el culpable de todos los males, el chivo expiatorio oportuno cuando las cosas van mal. Quizás sea a través del síntoma cómo podemos diagnosticar el mal. Quizás sea la falta de liberalismo, tan consustancial a una democracia, lo que corroe la política española. Quizás sea esa falta de cordura y sentido común liberal lo que nos falta a muchos españoles. Hora de reflexionar.

Vital de Andrés

19 mayo, 2011

¿QUÉ APORTAMOS LOS PROTESTANTES A ESTA DESASOSEGADA SOCIEDAD?

Los protestantes españoles podrían anteponer al pensamiento católico-humanista antiliberal y antimercado que en los evangelios Jesús estaba con los pobres pero no estaba a favor de la pobreza. Estar a favor de los pobres, parados, amargados, enfermos crónicos, locos de atar; etc., es luchar para sacarlos de la pobreza. Se les da una limosna en ese momento para que coman un cacho de pan, pero luego se hace lo posible para que salgan de la miseria, para que puedan trabajar con dignidad, para que ordenen su vida de una forma decente y con sentido de las cosas. El evangelio implica dignidad humana. Los judíos de entonces vivían la opresión romana con los colaboracionistas de su mismo pueblo. Había impuestos muy altos, robo por parte del estado imperial y vasallo, al pueblo, etc. Jesús era consciente de todo esto, aunque sabía que la condición humana sufría de un mal mucho más radical: el pecado. La condición de pecador.

Convertirse al evangelio era también convertirse a la Torá purificada y simplificada. Y convertirse a la Torá era recobrar la dignidad material, el trabajo, la decencia individual y social. Muchos protestantes conversionistas hacen continuo énfasis en el nuevo nacimiento, en lo espiritual y los cielos o nueva tierra futura, etc. Bien, no pasa nada (no solo de pan vive el hombre) y es lo más importante, pero se olvidan de que el evangelio tiene una dimensión muy terrestre, muy pragmática, muy de sentido común social y económico. La pobreza no se puede idealizar, ni tampoco idealizar a los pobres miserables como paradigma de nada. La miseria, la escasez, la desgracia, la degradación del hombre; no se desea a nadie, ni se anda por ahí utilizándola para hacer política demagógica o revolucionaria como hace mucho humanismo socialista cristiano. La miseria y la pobreza se solucionan en lo posible con la valoración de la ley universal del mercado. Nada se escapa al intercambio y ese intercambio ha de ser llevado a cabo con la mayor eficacia y respeto por la moral y las leyes. El mercado entonces produce riqueza y puestos de trabajo y logra dignificar la vida de la gente. Los saca de la pobreza y la miseria.

El mercado es realista y pragmático. Se opone a toda interferencia interesada que aspira a la apropiación indebida de la riqueza formando burbujas o cauces falsos que rompan su equilibrio. Y hay mucho interés en que así sea. La condición de pecador del hombre implica la codicia, el robo, el control de la riqueza en función de ficciones ideológicas que, contrariamente a lo que predican, crean todavía más miseria y opresión. Ejemplo: el comunismo y el socialismo en su máxima radicalización. Los protestantes sabemos valorar el mercado porque valoramos el trabajo, las cosas bien hechas, el placer de tratar al otro con dignidad, respeto y educación. Los protestantes somos liberales por instinto. Muchos de nosotros estamos radicalmente a favor de la separación de Iglesia y Estado; nuestras iglesias comparten en nuestro país las inquietudes y necesidades de la sociedad civil. Nos oponemos a las manipulaciones ideológicas con el respeto a la libertada de pensamiento y la libre circulación de las ideas. Nos oponemos a un Estado que trate de coartar la vida civil o gravar a esta de impuestos abusivos o de excesivas e innecesarias burocracias que obstaculicen la vida económica, el progreso social y científico. Y, sobre todo, estamos interesados en fomentar la responsabilidad individual que es la base de toda vida social y política sana.

El evangelio tiene una dimensión económica, política y social que no hemos de obviar. Los protestantes sabemos que vivir el evangelio es decir no a muchas injusticias, a muchos engaños, a muchas actuaciones indignas que se dan a nuestro alrededor. También sabemos que la riqueza no viene del papá Estado, ni de los partidos anquilosados y burocratizados; si no de un trabajo digno con posibilidad de la libre circulación de ideas, de mercancías; y de ilusiones con posibilidad de realizarse. Bien es verdad que el creyente evangélico no es de este mundo, pero en la parte que nos toca vivir en él hay que hacerlo con la mayor oposición al mal y con la alegría de poder vivir en y con la mayor dignidad posible.

LEY UNIVERSAL: SIN MERCADO NO HAY RIQUEZA.

 http://www.lne.es/asturias/2011/05/19/mal-temo-peor-hay-duro-arcas/1076923.html

Esta entrevista merece destacarla por su sencillez y las verdades que dice. Desgraciadamente en nuestro país no abunda este tipo de gente. Abundan los fuertemente ideologizados, los doctrinarios, los idealistas-románticos, los medio analfabetos que se creen que lo saben todo, los ladrones y los pillos. Nuestros muchachos antisistema acusan al liberalismo y a los mercados, pero ¿cuándo en España hubo liberalismo alguno?, ¿cuándo se valoró en este país al empresario emprendedor o el pragmatismo económico? Nunca. Desde la Iglesia, pasando por la izquierda en pleno; ni la derechona; ni los anarquistas; todos ellos odiaron y odian el liberalismo y lo condenan siempre que puden.
Nuestros muchachos o mayores antisistema que salen a la calle a protestar lo hacen para mantener y reforzar las mismas premisas que bloquean y crean las crisis en España. Lo siento por los que creían que esto iba a cambiar. Es más de lo mismo.

18 mayo, 2011

"DEMOCRACIA REAL YA" Y EL SUPUESTO ENEMIGO NEOLIBERAL


“Democracia Real Ya” es un movimiento de muchas miles de personas que han salido a la calle este fin de semana y lo seguirán haciendo en el futuro. Son parados, jóvenes sin futuro, gente frustrada con los políticos, con los partidos tradicionales, con los bancos, con los grandes poderes económicos, etc. En este vídeo que he colgado se muestra lo que ha pasado en Madrid el domingo y luego se deja hablar a tres participantes o responsables jóvenes y no tan jóvenes, que nos explican qué es lo que quieren; por qué no ha habido cobertura en los medios en proporción a lo ocurrido, etc.

Este colectivo de “indignados” pretende ser un movimiento apolítico, al margen de las consignas y banderas; que dé cabida a todos sin importar lo que se piense. No obstante dentro del movimiento ya hay diferencias y tendencias que dejando pasar el tiempo quizás marquen las pautas; o, quizás este fenómeno que trata de imitar Islandia (quizás de un modo distorsionado), o a el Norte de África, siga manteniéndose de un modo “neutral” que se ajuste al lema que lo encabeza. Pero como la neutralidad no existe, hagamos algún razonamiento más realista:

a) Este movimiento en realidad lo dirige la izquierda. Puede que el PSOE/IU estén volcados al 100% en ello. Perdidas las elecciones por la vía legal queda el campo de la calle, de la algarada idealista y ambigua; de la canalización de la frustración a favor de los callejones sin salida, pero que contribuyan a minar el voto del PP que es lo que importa.

b) Este movimiento no habla para nada de cómo se van a crear puestos de trabajo. No habla de política económica que es la raiz del problema. Apela más a las emociones, al romanticismo, al idealismo, a lo irracional emotivo de todos somos hermanos en corro la patata. Campo abonado para los activistas profesionales.

Hay una reivindicación que, sin embargo, estoy de acuerdo. Lo he sacado de un comentario a una información de un periódico digital:

La alternativa, respondiendo a Pepe, es la democracia formal, y hay que tener muy claro en qué consiste eso. Dos reglas básicas que deben cumplirse:
1.- Separación de los tres poderes en origen (Legislativo, Ejecutivo y Judicial)
2.- Representación de los ciudadanos (una persona, un voto)
En nuestro sistema político actual, no se cumple ninguna de las reglas anteriores, ergo no es una democracia formal, aunque se insista en llamarle así (no voy a entrar ahora en definir nuestro sistema político).
Por tanto, no se puede regenerar lo que no se ha generado previamente. Si no hay democracia, ésta no puede “regenerarse”, ni “evolucionar”. Además, la democracia formal no es una cuestión de “matices”, o de “grados”: un sistema político es una democracia o no, pero no puede ser una medio democracia (del mismo modo que no se puede estar medio embarazada).
Por tanto, para conseguir una democracia en nuestro país necesitamos un período constituyente, la redacción de una nueva constitución que separe los poderes en origen (Legislativo, Ejecutivo y Judicial), y un sistema electoral representativo donde cada persona cuente como un voto (no como ahora). Eso se consigue con elecciones separadas para el Ejecutivo y el Legislativo. El Ejecutivo debe ser elegido por todos los ciudadanos en una circunscripción única que abarca todo el territorio nacional, con sistema electoral mayoritario y a doble vuelta. El Legislativo, compuesto por los representantes de los ciudadanos, se elige por medio de circunscripciones electorales (de unos 100.000 habitantes), empleando un sistema electoral mayoritario y a doble vuelta, sin listas de partido (abiertas o cerradas). El diputado de cada circunscripción estará sometido al mandato imperativo de sus electores, y su sueldo, así como todos los gastos que genere, serán sufragados por la circunscripción que lo eligió, no por el Estado. La circunscripción, por tanto, tiene potestad para deponerlo por votación popular y elegir a otro en su lugar sin necesidad de que agote su mandato (en una democracia formal, es tan importante o más, si cabe, el poder deponer a los representantes tanto como elegirlos). Cada cierto tiempo, el representante de cada circunscripción debe regresar para rendir cuentas frente a sus electores, los cuales pueden revocar su nombramiento si consideran que no cumple con las promesas electorales o ha cometido hechos delictivos. El poder Judicial estará encarnado en última instancia en el Tribunal Supremo (desaparece el Tribunal Constitucional), que es elegido mediante sufragio restringido por todos los integrantes de la administración de Justicia, incluidos abogados, procuradores y profesores de derecho.
Además, los partidos políticos (así como los sindicatos) dejarán de ser órganos estatales: pasarán a financiarse única y exclusivamente con las cuotas de sus afiliados (no con presupuestos del Estado). Las campañas electorales serán gratuitas por ley, debiendo ceder los medios de comunicación unos espacios regulados para tal fin.
Y si has sido capaz de seguir leyendo hasta aquí, enhorabuena porque te interesa de verdad la política y buscar una alternativa a lo que hay :AAA
Saludos

17 mayo, 2011

LAS CUATRO VERDADES DE LEOCADIO PÍMPANEZ

 Ayer ví a Leocadio Pímpanez tomando un café en el Café Dindurra de Gijón. Pímpanez es un hombre callado, con aspecto de sabio; de hombre equilibrado y tranquilo. Pímpanez es un hombre de fe y practica alguna religión que no es la oficial de España. Cree que los ateos no saben comprender el fenómeno religioso y con ello se pierden muchas cosas importantes. Pedí un café y pronto me explicó sus cuatro puntos para vivir más o menos feliz, con cierta decencia y equilibrio psíquico. He aquí sus cuatro verdades con un anexo.

Son cuatro cosas suficientes para vivir, según Pímpanez:

1) Una fe firme e inamovible en Razón+Voluntad Universal y Absoluta =. Dios. Esto ocurre y se convierte en un absoluto en la conciencia de uno. No puede uno erradicarlo aunque quisiera. No depende de la conciencia humana. Es una revelación que ocurre y punto. Esta fe se desarrolla de esta manera:

2) Un código ético absoluto (Torá): no matarás, no robarás, no engañarás, no practicarás violencia contra otros ni contra ti mismo. Estos son principios universales que luego se traducen en situaciones concretas. Matarás si es en defensa propia, engañarás si con ello salvas situaciones mucho peores, etc..

3) Una conciencia social basada en el principio universal del mercado. Vivimos para intercambiar, intercambiarnos, etc. Mercado + Torá = Vida social, histórica, cultural, política, etc. Valoramos la Ciencia y la Investigación y la Cultura porque son instrumentos a favor de un desarrollo del mercado y del intercambio. Es la manera más justa, racional y equilibrada en la que podemos vivir.

4) Todo aquello que no pueda intercambiarse en forma de leyes, de normas, de regulación consensuada; entonces ha de tratarse como arte y literatura para poder hacerlo comprensible de algún modo. Pero aquí entraría también la religión. Ese lado irracional, oscuro, sombreado, e inconsciente de nuestras vidas y conocimiento del mundo; ha de poder dársele expresión a través de la música, la literatura, la pintura, la escultura, y la religión. La religión ha de ser un arte, una expresión de lo irracional; un intento de crear significados trascendentes con sus textos interpretables, con sus rituales, liturgia, mitología, etc...

Anexo: La fe del #1 es absolutamente objetiva dentro de la subjetividad individual. La Torá son las leyes universales que hacen posible la vida humana en todas sus esferas. El mercado es otra necesaria ley universal que posibilita la producción de bienes, de intercambio, de progreso humano; etc. Pero ha de ir acompañada de la Torá para lograr la máxima expresión de eficacia y justicia.

Fue una conversación muy interesante que me hizo salir del Dindurra apreciando la vida, la muerte y todos los misterios de este universo.

14 mayo, 2011

HOWARD GARDNER Y SU DISCUTIBLE TEORÍA DE LAS MÚLTIPLES INTELIGENCIAS. ¿QUÉ EFECTOS PUEDE TENER EN ESPAÑA ESTE PREMIO?

Howard Gardner (1943- ) ha sido premiado con el premio Príncipe de Asturias a las Ciencias Sociales. El Sr. Gardner es muy conocido por su teoría cognitiva de las múltiples inteligencias y su aplicación a la educación, sobre todo la educación pública en escuelas de zonas “desfavorecidas”, o sea, zonas pobres y con dislocaciones cuyo origen puede ser variado. La teoría de Howard Gardner es muy discutida por otros teóricos. Algunos las consideran una opinión creativa, pero sin sustento científico; es decir: la contribución de Gardner es importante pero cuestionable; aplicable en muchos casos, pero que no deja de ser una teoría del sentido común de los buenos profesores a la hora de enseñar. ¿Cuál es el problema que veo con este premio en España?

Pues el uso demagógico de Gardner para justificar una pedagogía corrupta sustentada por muchos políticos (progres y no-progres pero astutos oportunistas del voto), incrustados en los CEP’s y Consejerías de Educación para justificar aprobados generales por activa y por pasiva.

Ejemplo hipotético:

Padre (a profe acojonado): Oiga, usted ha suspendido a mi hija con criterios de inteligencia lógica en lugar de la artística o la emocional. No hay derecho y voy a reclamar.
Inspector de Educación (a profe acojonado): Usted no ha aplicado la programación correctamente donde efectivamente figura la inteligencia artística como valor objetivo a considerar. Usted se ha limitado a considerar solamente los contenidos lógico-matemáticos. Esta chica está aprobada y además usted debe de pedir disculpas por el daño hecho a esta niña infeliz.
Profe cobardón-oportunista: Sí, sí, perdón. He sido muy duro, esta niña suspendía todo por equivocación mía. Está aprobada. (Y además quiero cobrar la carrera profesional de los tolanos).

España es un país muy pícaro y oportunista para estas cosas y estas teorías como la de Howard Gardner le vienen de maravilla a sus políticos torticeros. Ya se están leyendo comentarios en torno a este oportuno premio, muy en la línea bladurriona de la enseñanza por parte de los comentaristas políticos ligados a determinadas ideologías y partidos.

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2011/05/12/galardon-inteligencias-multiples/1073603.html

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/05/12/neurociencia/1305199025.html 

10 mayo, 2011

HAY QUE ANALIZAR MEJOR EL ASUNTO DE LA FE

Hay cosas que caen por su propio peso. Si yo pienso que todo lo existente está sometido a un siempre-ya que ya es pasado en el mismo momento que trato de hacerlo transparente a mi mente, sabiendo también que mi mente es también ese siempre-ya que nunca es lugar transparente a un sí mismo; pues entonces no hay posibilidad de ningún conocimiento real. No hay posibilidad de verdad transparente alguna porque las leyes naturales que hoy funcionan, nadie está absolutamente seguro que mañana funcionarán. O que mañana existirá. O que el próximo minuto vaya a existir, etc. También existe la posibilidad de que por mucha iteración (repeticiones) que se produzca en los fenómenos, ello no nos da pie para considerarlo ley universal: o referente objetivo. Podría resultar todo una ilusión por muy material que nos parezca el pisar con los pies en tierra firme. Podría resultar todo un mundo fantasmagórico: una “cosa” siempre-ya imposible de definir. Un sueño. Una pesadilla. Todo ello porque sí. Un sin sentido como “fundamento”, por muchos sentidos que le queramos dar.

El ateo se ve abocado a ese agujero negro de absoluto escepticismo. Nada en el fondo tiene sentido, y nada en el fondo merece la pena ser apreciado; todo lo que la ciencia descubre es asombrosamente delirante. Está ahí y nos hace llegar a Marte y nos cura la infección mortal y entendemos el mecanismo de la hormiga, y vivimos con calefacción y aire acondicionado, pero la muerte es el fin y las angustias nos persiguen de todas maneras y hay miedos y desengaños y alguna felicidad efímera con pastillas para dormir. Pero todo acaba con la muerte y la muerte está ahí en cualquier momento. Desde que nacemos hasta que morimos vivimos una increíble e inexplicable alucinación, como diría Ciorán con su sinceridad atea de carbonero rumano.

El judeo-cristiano cree que hay objetividad y verdad y significado porque hay Dios. Dios es quien produce verdad, objetividad y significado. El mundo está sustentado en él y él produce el mundo en cada instante. Hay posibilidad de leyes universales porque hay un ente metafísico que las produce y las sustenta: Dios. Hay conocimiento real porque Dios es el garante de ello. Hay posibilidad de alcanzar tal conocimiento por medio de la razón y el espíritu en nosotros que nos corrobora esa razón como verdad. Es tanto como decir que hay una esencia en nosotros que nos permite estar en la materia, pero al mismo tiempo elevarnos por encima de ella y limitarla. Hay algo en la conciencia que es de este mundo y no lo es al mismo tiempo.

Y Dios es revelación y fe en esa revelación. Y la fe es como un milagro que actúa en la conciencia, en ese espíritu dentro de la conciencia que es y no es de este mundo material. El hombre es capaz de trascender, al mismo tiempo que no es capaz de desprenderse de la dimensión material. La fe una vez que surge y se posee, ya nunca jamás puede desaparecer (mi calvinismo es innegable). El garante de la fe es el mismo Dios, no las contingencias humanas. Entonces el judeo-cristiano, posee la clave de esta existencia que se ha de vivir como realidad que se sustenta en Dios y por lo tanto es real, es un mundo para el hombre; un hábitat natural nuestro que podemos investigar, disfrutar, etc.. Pero siguiendo unas normas morales, unas leyes universales que son reales.

Los judeo-cristianos no vivimos alucinaciones, ni escepticismos descabellados, ni delirios estrambóticos; ni relativismos enloquecedores. Lo nuestro es tan real como el pisotón que estoy dando en el suelo, es el trabajo en vida real, es la fe como dato objetivo y absoluto dentro de mi subjetividad.  

LA ESENCIA DEL JUDEO-CRISTIANISMO

La religión más pura y sencilla se resume en tres cosas:

1) Una fe absoluta en Dios que no depende de las contingencias humanas, sino de la voluntad del mismo Dios.
2) Una ética universal basada en la Torá: no asesinarás o matarás salvo en caso de imperativa autodefensa, no engañarás, no robarás, no desearás lo que tiene tu prójimo, etc.,
3) Una dedicación al trabajo en función de un mercado que actúa como una ley universal.

Esa es la esencia de la vida religiosa judeo-cristiana.

Es una fe para vivir en esta tierra con cierto éxito económico: la pobreza es un mal que surge del desequilibrio moral. En Jesucristo no hay una alabanza de la pobreza como virtud, sino como denuncia de algo que no funciona: la falta de fe y carencia de moral basada en la Torá.

Entonces:

La vida se vive con plena y absoluta confianza en un Dios que, pase lo que pase, siempre está ahí: sus señales están ahí en la obra de la naturaleza, en la materia, en las plantas, los animales, los cielos, el mar, la física nuclear, etc.

Pero la Historia es el desarrollo de las leyes del mercado en conjunción con una ética y moral desarrollada en función de la Torá universal. Ese sería el desarrollo óptimo de la Historia. Pero la Historia, en la práctica, es la confluencia de muchos factores que hacen posible; o menos posible, o imposible, el desarrollo del mercado; y, por lo tanto surge la pobreza, la opresión, la ignorancia, etc. O, por otro lado, un mercado sin ética alguna, sin reglas de juego claras, sin una moral asumida por todos; conlleva a la miseria de muchos y el poder de unos pocos.

El mercado conlleva el desarrollo de la ciencia, de las fuerzas productivas, del pensamiento, de la investigación; de una vida decentemente igualitaria, pero basada en los méritos y valores individuales.

El judeo-cristianismo es, en esencia, una religión pensada para vivir y prosperar en la tierra.

09 mayo, 2011

MERCADO Y MORAL UNIVERSAL SE DAN DE LA MANO

En la Torá D-ós promete bienestar y progreso económico a todo aquel que obedezca la Ley. La Ley y el mercado se daban de la mano. Si se seguía la Torá, entonces habría mucho ganado, habría mucha descendencia, habría riqueza  e independencia, además de triunfos sobre el enemigo. Si no se obedecía la Torá, entonces vendrían las miserias, las derrotas, la pérdida de independencia, etc.

En el Pentateuco mercado y Torá se dan de la mano.

En nuestra época actual, también el mercado y la Torá o la moral correcta se dan de la mano. Aquellos países que se ajustan más a la mano del mercado acaban superando las crisis y se hacen más fuertes económicamente. Aquellos que no creen en el mercado y tratan de sustituirlo por la política, por la ideología, por el Estado; estos países acaban empobreciéndose, estancándose; el paro sube por las nubes.

Pero no solo eso: todos aquellos países que se ajustan a una moral económica y cívica basada en el no mentirás, no robarás, no desearás lo que tiene el prójimo, no explotarás, ayudarás a tu prójimo cuando realmente lo necesite y esté justificado, etc.; pues estos países progresarán a modo individual y colectivo.

España, Grecia, Portugal, etc, no creen en el mercado y menos en la Torá. Por tanto, serán países que se estancarán una y otra vez y echarán la culpa a los demás; y, justificarán su picaresca y sus políticas económicas-ficción con ilusiones romántico-socialistas, o humanismos católicos; o, delirios asesinos fascistas o estalinistas.

En la medida en que España se vaya transformando en un país liberal en condiciones, este país se verá beneficiado de los frutos de un trabajo más y mejor aprovechado y ordenado; menos juergas, botellones y vocinglerismo hortera, para pasar los jóvenes a investigar con mandilones blancos en buenos laboratorios y centros de trabajo modernos y con educación y nivel cultural. La aplicación de una disciplina basada en la Torá universal traerá sus frutos. Ya habrá tiempo para hacer algún que otro pic-nic en la Ñora o tomar una sidrina en Tino el Roxu, pero para levantarse al día siguiente y acudir a una oficina técnica digna y limpia; a unos laboratorios de alta tecnología; a unos talleres de maquinaria sofisticada, etc.. Orden moral y riqueza social se dan de la mano. Fuera la disgregación social de las ideologías mamonas y perezosas. Viva el trabajo bien hecho y la inteligencia ordenada!!!

MLOPERT VA AL TEMPLO A MALDECIR

Brujnok.- ¿Adónde vas Mlopert?
Mlopert.- Voy al templo a orar y meditar.
Brujnok.- Pero al templo solo van las viejecitas. Ya nadie va al templo.
Mlopert.- Pues yo necesito ir.
Brujnok.- Como tú quieras, pero ya nadie cree en Dios.
Mlopert.- El problema es que hay mucho ruido en el mundo. Necesito el silencio y la tranquilidad de un sitio sagrado.
Brujnok.- El mundo siempre ha sido así. Así es la vida y hay que aceptarla luchando día a día.
Mlopert.- Pero uno no tiene por qué aceptar este mundo. Yo me niego a aceptar este mundo como es. Voy al templo.
Brujnok.- Pues no te queda otra más que aceptar este mundo y sus conflictos. No seas cobarde: lúchalos como un guerrero.
Mlopert.- Yo soy ese guerrero que tú dices. Los guerreros hoy día nos retiramos del mundo. Ya hemos luchado bastante a cielo abierto. Hemos sido heridos multitud de veces y otros se han aprovechado de nuestras luchas.
Brujnok.- Pero ya no hay sitios sagrados, ni rincones donde no llegue el lenguaje y con el lenguaje llega siempre el poder y el ruido por muy solo que pretendas estar.
Mlopert.- Te equivocas. Hay un espacio en la mente todavía incontaminado; más allá del tiempo y el espacio y del ruido. Hay un espacio divino, nostálgico; que no pertenece a este maldito mundo.
Brujnok.- Nada. No existe tal cosa. Sólo existe la realidad material que vemos y sus espectros mentales. Lo demás es ilusión. Nos inventamos esa ilusión como nos inventamos las hadas y los ogros míticos. Je, je.
Mlopert.- Pues yo me niego a pertenecer a este mundo. Reniego de la vida tal como nos es dada: ese parloteo enfermizo, ese constante desasosiego parlanchín; ese prurito por criticar y destruir al prójimo; hacer daño porque seamos lo que seamos siempre acabamos haciendo daño a alguien o a nosotros mismos. Este es un mundo cruel, sádico, maligno, ladrón, perro, mentiroso, asesino, vampiro. Cuando ve que ya estás muy agotado entonces te hace creer que hay cosas bonitas, que si el paisaje, que sí esta buena persona, que si la democracia ilusionante, etc.. ¡Mentiras cochinas! Eso es como la puta que trata de seducirte para sacarte luego las perras. El mundo en esencia es maligno y te quiere siempre creyendo en algo para poder zurrarte con más fuerza.
Brujnok.- Pero ir al templo no te va a solucionar nada: es también parte del juego. Cuando salgas creyendo que has encontrado tu espacio divino, viene la vida y ¡zaca! Ostia que te crió. Ni espacio divino no ostias, aquí todos a dar y poner la cara, por no decir otra cosa.
Mlopert.-  Es igual. Me niego a aceptar este mundo. Lo odio. Lo niego. Lo exorcizo. Le hago un corte de manga absoluto y luego voy a mi mundo. A mi propio mundo inventado por mí. Adiós.
Brujnok.-Brujnok.- Adión Mlopert. Que tengas suerte. Pero créeme: no hay salida, no exit.

03 mayo, 2011

BEN LADEN Y LOS BIENPENSANTES EUROPEOS

Ben Laden ha sido eliminado. Con ello se da un certero golpe a una de las mentes más enfermas y diabólicas del planeta. Su capacidad para hacer daño y desestabilizar el mundo hacia una dictadura maniaco-depresiva-islámica, era considerable.

Pero muchos occidentales bienpensantes creen que se ha trasgredido la Ley Internacional, que eso va a crear más problemas, que los americanos mientes y han hecho un montaje, que los verdaderos problemas son el capitalismo salvaje y la depredación de la naturaleza y de las fuentes de riqueza del tercer mundo. O, por otro lado, que Ben Laden no es el problema. Que el problema es la pobreza y los tiburones del neocolonialismo que someten a las masas a la miseria y entonces Ben Laden es nada más que un símbolo de esas miserias que odian justificadamente a Occidente.

Y matándole creen los bienpensantes que es peor y que ahora nos van a zurrar duro, cuando la solución es siempre dialogar, acabar con las injusticias, buscar entendimiento, etc.

¿Qué pensáis?