30 noviembre, 2010

ATROPELLOS VARIOS

 Esta es la opinión de un denostado y odiado liberal. Conviene leer algo más sobre y del liberalismo. Y, luego, discutirlo razonablemente sin condenarlo apriori, por doctrina, dogma de fe, o antipatía.

30 Noviembre 10 - - Carlos Rodríguez Braun (La Razón: 30-11-10)
 
Tituló del «El País» el domingo: «el modelo liberal atropella a Irlanda…el alumno modelo del liberalismo se hunde». Pero la crisis fue producida por una burbuja creada por las autoridades, no por el mercado libre. Las mismas autoridades hicieron justo lo contrario de lo que propicia el liberalismo, e intervinieron para garantizar todas las deudas, de manera que el poder político «convirtió las pérdidas privadas en obligaciones públicas». No lo digo yo, lo dijo Krugman el mismo día y en el mismo diario. Fue Krugman el que lo denunció, señores de «El País», no Hayek. El Gobierno de Irlanda, no el mercado, aumentó el gasto público, hipertrofió la plantilla de empleados públicos e intervino tanto en el mercado laboral como para subir el salario mínimo hasta los 1.200 euros. Es un atropello, sí, pero no de la libertad sino a la libertad. Quien cree que todo esto es liberal ya puede creer cualquier cosa. Y cualquier cosa es lo que pretendió el vice-super-plus, Alfred l’Écoutant, que aseguró que el PP es el partido de los recortes sociales, y que el PSOE va a proteger a los niños por encima de la presunción de inocencia de sus padres. Dos nuevos atropellos. Primero, el partido que ha congelado (o sea reducido) las pensiones es el PSOE. Y segundo, el PSOE no protege a los niños, al contrario: es el partido que no defiende a los niños por encima de la presunción de inocencia de los propios niños. Antes de que nazcan, claro.

LA PERVERSIÓN DE WIKILEAKS

Pepón.- Oye, Pepina, ya están los del Wikileaks exponiendo las vergüenzas de USA y los países democráticos, para demostrar que no son democráticos, que son unos farsantes a la altura de cualquier sinvergüenza.

Pepina.- Sí, porque los que piensan que el hombre es bueno y nace libre creen que mientras no se realice en la Tierra su proyecto utópico e imposible; todo lo que existe hay que destruirlo, exponerlo sin piedad, igualarlo en un todo de maldad y da lo mismo Irán que USA: todos malos. Peor USA todavía que Irán, porque Irán, según ellos, como no se declara democrático; pues es más sincero. Wikileaks es la obra perfecta de un perverso idealista compulsivo que aspira a debilitar sin piedad los únicos países donde hay libertad, los que pueden ser víctimas ahora mismo de un terrorismo atroz (fuera bromas). Pero esta gente aspira a destruir lo poco bueno que el mundo ha hecho: las democracias y el mercado capitalista, para dar luz verde a los enemigos totalitarios que las rodean. Lo importante es el paraíso que nos espera una vez destruidas “las estructuras” y el “sistema”.

Pepón:- Sí, yo pienso igual. La locura no tiene cura. Si USA toma medidas contra el terrorismo o sus enemigos letales, malo. Si no lo hace, más malo todavía, las criticas serían devastadoras. Estos de Wikileaks y Cia son los mismos que en el fondo te dicen: te voy a criticar hagas lo que hagas. Lo que importa es que hagas lo que yo quiero que hagas, pero como mi proyecto utópico (e imposible), no se toma en cuenta pues mi resentimiento no tiene fin. Y ahora tengo las armas de la informática a disposición.

Pepina.- Este pensamiento progre-infantil está corroyendo las democracias, las está debilitando. Los niños pijos de las democracias que han crecido en la abundancia y la libertad ahora quieren su paraiso infantil de narcisistas eternamente insatisfechos. Como eso es imposible y la naturaleza humana es lo que es, ahora es cuestión de destruir, de disolver, de hacer que el Estado gestione nuestra felicidad perversa mientras la sociedad se descompone en átomos desarraigados. En el fondo aspiran a un fascismo de Estado que será quien al final los triture y los ahogue.
http://www.abc.es/20101130/opinion-colaboraciones/nada-sustancial-salvo-dano-20101130.html


MORALEJA: No todo lo contestatario o underground es bueno porque va contra el “sistema”. A veces puede ser perverso y destructivo y es necesario que se expongan sus tendencias malévolas.

28 noviembre, 2010

ELOGIO DEL PROTESTANTISMO

El protestantismo sigue siendo la fe más madura y coherente para un mundo como el presente.

Ser protestante exige una individualidad fuerte, un trabajo persistente sobre esa individualidad y un estar en el mundo pleno de realismo. Nada de utopías. Nada de esperar que te administren los sacramentos y te administren tu vida espiritual.


El espíritu protestante exige comunidades de individuos libres que se asocian porque son libres y quieren algo común. No comunidades forzadas, obedientes, mendigantes, oportunistas.

Si la comunidad no funciona se sale y se funda otra que responda mejor. A los países católicos les cuesta trabajo entender esto. No comprenden que hay una iglesia universal insoluble e indivisible; pero la iglesia terrenal es humana y ha de ser la libre asociación de individuos que se valoran a sí mismos porque D—s es garante de salvación y que saben que el mundo no es, ni puede ser ningún paraíso.

25 noviembre, 2010

DE VOEKEL EL CALVINISTA

El calvinista De Voekel vivía la vida como un milagro. Estaba vivo de milagro. El hecho de estar vivo y ser consciente de ello ya era significativo en un universo mayormente de materia inerte o materia orgánica bruta e instintiva. De Voekel aprendió a ver la vida y el mundo y el universo como un milagro. Podría no existir nada y sin embargo existe, existimos, somos.

La vida como milagro. Entre la Nada absoluta y el Ser Absoluto.

Ahí vivimos los humanos, pensaba De Voekel.

La existencia como milagro es el Ser Absoluto. Existe por que sí, pergreñaba nuestro calvinista.

El hombre puede ser consciente de la Nada Absoluta y del Ser Absoluto. La Muerte Eterna y la Vida Eterna.

O se puede quedar en el Tiempo y el Espacio y en los Cambios y Mutaciones sin percibir los Extremos Absolutos, seguía cavilando nuestro boer.

De Voekel sintió que también era consciente, muy consciente de los Absolutos. Y ser consciente del Ser Absoluto era su fe. Creer que todo lo que existe existe por una Voluntad Libre Universal y él, De Voekel, era parte de esa Voluntad Libre Universal.

De Voekel creía en D—s y vivía sabiendo que nada ni nadie le podía arrebatar esa Verdad Absoluta. Su fe era otro milagro. No era producto de ninguna imaginación que hay que sustentar, de ningún razonamiento que hay que mantener, de ninguna autosugestión que puede fenecer. De ninguna religión que le trata de convencer. Su fe era absoluta porque D—s es Absoluto. Ese era otro milagro que no sabía explicar muy bien pero que era una certeza inexpugnable, inextinguible, irresistible.

De Voekel vivía con esa certeza absoluta a pesar de los sufrimientos, de la maldad a su alrededor, de su propia naturaleza imperfecta; de las guerras, de las hambrunas; de los engaños y las astucias del mundo, de los ataques zulues. De Voekel trabajaba duro, se enfrentaba a los problemas de la existencia con su certeza inexpugnable, voluntad dura como una roca.

Pero en el fondo sentía siempre una alegría profunda, una necesidad de compartir con su congregación esa alegría y la congregación era como su familia y allí compartían las palabras de la Revelación, las viejas historias milenarias de los patriarcas y profetas. Las buenas nuevas de Jesús el Cristo y el Apocalipsis final del Tiempo y el Espacio.

El mundo tenía sentido por encima de sus miserias y terrores, concluía De Voekel mirando a su terruño y sus vacas cerca de Pietermaritzburg.

LA VISIÓN ATEA DE LA VIDA

Para el ateismo la muerte es el final absoluto. Lo único que es real es lo que vemos, vivimos y palpamos. Nada que se piense o razone o se imagine se sale del mundo de lo humanamente comprensible, de las fuerzas naturales regidas por leyes matemáticas. Todo misterio aparente ha de tener una justificación racional que lo explique. Dios es una invención humana, una proyección de sus miedos y esperanzas. Por eso hay muchos dioses y religiones. Todo tan variado como la misma experiencia humana. Los humanos hemos de vivir esta vida como es, como se palpa, como la razón y el equilibrio nos dicta. Todo lo demás son fantasmas y productos de nuestra mente que no escapan a esta dura y material realidad. El ser humano ha de estar conectado a algo para poder vivir con sentido: necesita de máquinas significantes y las religiones y las ideologías son esas máquinas. Al universo le es indiferente que gobierne Hitler o Barak Obama o Zapatero. Le es indiferente que el sistema sea comunista, fascista o democrático-liberal. Al universo le importa un carajo que haya o no haya campos de concentración, torturas; matanzas, o; comunas de amor libre y amor a la naturaleza, ciudadanos grises que paguen impuestos y trabajen sus ocho horas y voten por X o Z.

Al universo le importa un carajo que unos sean católicos, otros protestantes o musulmanes o cretinos estalinistas norcoreanos. Ese universo que subyace a la vida es frío, inhumano, maquinal, absolutamente carente de sentido. Surgió por que sí y nosotros los humanos tratamos de vivir como podemos, no pasar hambre, no autodestruirnos, y utilizar el arma de la razón de la mejor manera posible para vivir con cierta decencia física y psíquica. La democracia-liberal es el menos malo de todos los sistemas hasta ahora inventados. Por eso lo mejor es que ninguna fuerza irracional nos destruya o nos esclavice: fascismos, comunismos, religiones, etc.

Pero al universo le da lo mismo que existamos o no existamos.

24 noviembre, 2010

¿QUÉ ES UN MATRIMONIO?

Según el diccionario matrimonio es la unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales. Podríamos decir que matrimonio es un concepto social y moral. Eso sería lo mismo que decir que la unión matrimonial es un producto histórico que obedece a una moral monogámica judeocristiana superpuesta al código civil romano anterior (en la cultura occidental). Hablar de matrimonio tal como está legislado en las naciones-estado occidentales, es hablar, entonces, de un concepto de base moral, en primer lugar. Y si es un concepto moral, no importa el notable arraigo de siglos como concepto jurídico, podríamos decir que pasa a ser un concepto relativo con otras formas de moral: matrimonio poliándrico, poligámico, incesto, de hecho, comunal, etc.. Una vez que el concepto de matrimonio tradicional hombre-mujer, queda expuesto y ‘exhibido’ como producto histórico modificable e intercambiable por otras formas de relación de pareja o grupo, entonces todo concepto de matrimonio o relación de pareja o grupo habrían de quedar situados, por lo menos en teoría, en un mismo plano de igualdad ante la historia. Ya no existe justificación alguna para negar legalidad a aquello que ya se percibe como una opción libre o cultural, desvinculada de todo monopolio religioso o ideológico. ¿Quién me demuestra a mí que un matrimonio poliándrico no está basado en un amor sincero e igualitario? ¿Quién ha de ser el Juez que decida que una relación incestuosa no es moralmente aceptable? Siendo consecuentes una vez ‘liberado’ el concepto de matrimonio monogámico judeocristiano de su supuesta condición metafísica, para bajarlo al mundo de la producción histórica y social; toda forma de relación de pareja o grupo habría de quedar situada en un plano de igualdad jurídica. Tan legal debería de ser un matrimonio monogámico homosexual como una relación poligámica. Es todo cuestión de poder político y los grupos de presión adecuados. También de tiempo.

Obviamente creemos estar deslizándonos hacia una supuesta liberación generalizada de todo aquello que durante siglos parecía anclado en valores universales del orden metafísico o religioso. Cuando pensamos que toda vida no es más que una relación de poder o producto histórico intercambiable hasta el infinito, entonces ningún estado democrático, en teoría, puede sancionar o proteger opción alguna de relación de pareja, sea esta monogámica hombre-mujer o poligámica, por poner un ejemplo. Dar legalidad a una forma matrimonial X sobre otra Y (sea esta gay o heterosexual da lo mismo para el caso), no deja de ser una incongruencia democrática. No vemos porqué los musulmanes españoles no pueden ejercer su derecho a la poligamia cuanto antes. ¿Quién es el juez que decida lo que es mejor o peor? El Estado para ser justamente democrático, en un extremo, no debería de inmiscuirse en cuestiones de ningún orden moral en cuanto a vida de pareja o grupo. Privilegiar una forma de matrimonio sobre otra (sin importar sexo) sería una injusticia, no importa el apoyo mayoritario que se tenga a la hora de votar. Premios morales cero. Bonito dilema. Si Dios ha muerto todo nos es permitido, decía Dostoyevsky. La Historia, no obstante, es un pozo sin fondo, un verdadero agujero negro de posibilidades tanto apoteósicas como apocalípticas. Los nuevos espacios liberados generan sus nuevos dilemas. Todo es un riesgo.

20 noviembre, 2010

APUNTES SOBRE LA CRISIS DEL CRISTIANISMO PROTESTANTE

a) El retroceso del cristianismo en Europa es quizás más fuerte en el protestantismo. Las clases educadas, la gente con estudios, los políticos, profesionales, etcétera, son indiferentes o contrarios a la religión. Las clases bajas “pasan” de la religión y la ignorancia sobre el cristianismo es apabullante. La religión no les dice nada. Es un discurso agotado. Todo lo más una nostalgia de niño o una superstición. Las iglesias están casi vacías o pobladas por gente mayor. Muchos templos se cierran o se venden para otros usos. Ocurre lo mismo con las actividades culturales y los centros.

b) Si hay algún movimiento cristiano que crece algo son los grupos más irracionales y fundamentalistas: los pentecostales, los carismáticos, bautistas conservadores, iglesias independientes dirigidas por algún líder, etcétera. Quizás alguna secta tipo testigos de Jehová o mormones, pero ya considerados en los límites del cristianismo y sin mayor impacto social en Europa. Reducidos a movimientos sectarios. Por otro lado organizaciones católicas tipo Opus Dei u otras no creo que estén en sus mejores momentos.

c) El papel del protestantismo español sigue siendo bastante irrelevante. Las iglesias se mueven dentro de una práctica bastante conformista, cuando no sectaria. Las iglesias más liberales se van quedando sin parroquia ya que el discurso humanista de mejoras sociales, igualitarismo, caridad pública, etc, es el discurso oficial y por lo tanto es indistinguible para la gente con buena voluntad. La libertad de pensamiento e interpretación dentro de iglesias como la Iglesia Evangélica Española (IEE) o la Iglesia Evangélica Reformada Episcopal (Comunión Anglicana), tampoco parece atraer a la poca gente que todavía busca en la religión cristiana un refugio donde estar a salvo de las tendencias “disolutas” del mundo. Esta gente quiere desfogue emocional, una idea de Dios-persona muy fuerte, una escritura o dogma por el que guiarse moralmente. Líderes con cierto carisma espiritual y autoritario.

d) Toda la contribución teológica del protestantismo moderno resulta demasiado intelectual para las masas. Kart Barth, Reihold Niebuhr, Paul Tillich, Rudolf Bultmann, Dietrich Bonhoeffer, Emil Brunner, Hans Bartsch, y tantos otros requieren lectores con cierto nivel cultural y ejercicio de mente crítica. Quedan ahí en la reserva como acervo cultural e inspirador, pero las masas no sabe quienes son ni en lo más remoto. Demasiado farragosos o ambiguos para las mentes inquietas posmodernas.

e) El cristianismo moderno está muy vapuleado por la crítica moderna a las escrituras y el desarrollo de una epistemología de la fe o la creencia que convenza un mínimo. El distanciamiento que el pensamiento crítico ha hecho sobre la religión analizándola y relativizándola como se analiza cualquier estructura de creencias en relación con la mente, la cultura y la historia; relega la fe a un irracionalismo de corte milagroso o por qué sí. Las opciones religiosas cristianas en Europa se mueven en el mismo ámbito que las opciones personales o colectivas de pertenencia a cualquier club social o artístico. El cristiano se mueve en la indefensión y debilidad a la hora de demostrar lo que cree y por qué.

f) Y entonces la religión va quedando relegada a lo privado, de muros para dentro; apegos fundamentalistas resentidos de una sociedad que no quiere saber nada o muy poco del mensaje cristiano. Sectarismo. En el catolicismo la religión deriva en el folklore o acervo cultural del país: procesiones para el turismo, romerías tipo Virgen de la Macarena para coger borracheras, etcétera.
g) Sin embargo el protestantismo se revitaliza en América Latina a niveles de masa. Las diferentes iglesias pentecostales o independientes (muchas financiadas por los gringos), actúan como máquinas de significación con bastante éxito. Países como Brasil, Guatemala, Colombia, etc, son países donde las masas no están “contaminadas” de intelectualismo racionalista, de escepticismo, de indiferencias decadentes o agotamientos ideológicos y seniles de la vieja Europa. Esta gente sigue siendo joven de espíritu y lo que cuenta es la experiencia, la catarsis emocional, el significado crudo y primario de la Biblia, la fe simple libre de rompederos de cabeza.

h) El protestantismo sigue siendo una fuerza importante de cohesión social y moral en EEUU, aunque yo añadiría que con excepciones tipo iglesias de minorías negras o hispanas o blancos pobres rurales, donde la fe es cruda y simple; sin embargo la sociedad americana vive una religiosidad de ficción, de identidad social, de intentar creer o autosugestión de creer. El virus de la cultura, de las comparaciones “relativizantes”, de la ciencia, del hedonismo, del consumismo, etcétera, hace de la religión en las clases altas una vestimenta social de identificación, en ciertas clases medias una necesidad moral y de cohesión social, y, en las clases bajas quizás mucha mayor fe incondicional, pero también necesidad de club social y contacto con la familia sucedánea de la congregación.

i) Estos apuntes parecen algo pesimistas, pero yo creo que tratan de ser realistas. El cristianismo tuvo sus épocas de “máquina significante” a nivel de masas y clases gobernantes. No sólo el ímpetu proselitista del movimiento cristiano primitivo, sino también de las órdenes religiosas, de la Reforma, del movimiento metodista y los “revivals” tipo Jonathan Edwards, D.L. Moody, Billy Gram.; el vigoroso movimiento pentecostal, etcétera, etcétera. Pero hoy día los países avanzados son refractarios a cualquier campaña de evangelización, de movilización cristiana, etc.

Problemas:

A) La presión social y cultural del contexto en que vivimos hace difícil el mantenimiento de la fe. Hay más presiones a cuestionarla, a estar expuesto a críticas inteligentes del cristianismo, a modos de vida de tolerancia y permisividad que no invitan a reforzar una moral cristiana puritana. Los medios de comunicación y entretenimiento nos invitan a abandonar modos tradicionales de socialización, congregación, etc., en detrimento de mayor consumo, redes sociales, facilidades de desplazamientos.

B) La lectura de los textos-revelación no son tan claras cuando se leen en un contexto cultural muy consciente de las interpretaciones, de las manipulaciones de significados, de la predisposición psicológica a la hora de “entender”. La relación con Dios tiene que luchar contra las explicaciones psicológicas: un producto de deseos personales, de imaginación, de proyecciones; “comeduras de coco”, etc.

C) ¿Alguna idea?

16 noviembre, 2010

GEORGE SOREL Y SUS MÁQUINAS DE GUERRA

George Sorel (1847-1922) fue un curioso teórico del marxismo por una época, además de pensador vanguardista del sindicalismo revolucionario francés. Es una de esas mentes avocadas a la acción, al movimiento y a la radicalidad como modo de vida. Su impaciencia con todo pensamiento intelectual basado en el racionalismo y la abstracción lo llevo incluso a renunciar al marxismo para encontrarse con la flor y nata del nacionalismo reaccionario. En cierta medida Sorel es el eslabón entre el socialismo marxista y el nacional-socialismo que más tarde derivó en el fascismo. No solamente fue influido por Marx, sino también por el “elan vital” de Bergson y su forma de entender el tiempo mejor descrito por el mito y la intuición que por el tiempo abstracto artificial de la física. También hay bastante de Nietzsche, y; curiosamente del filósofo y psicólogo pragmatista americano William James. Para Sorel la pretensión científica del marxismo es algo que no soporta y pronto hace una revisión mítica del mismo donde la lucha de clase y la Revolución pasan a ser valiosos mitos de movilización de las masas contra la cultura democrática-burguesa tan odiada por él. Según Sorel a las masas proletarias no se las moviliza con la teoría de la plusvalía, sino con mitos que encarnan sus intuiciones y experiencias primigenias. Los mitos pueden ser utilizados como una máquina de guerra contra el orden burgués. Según él: “Una civilización asentada en los mitos siempre es superior a una civilización racionalista y materialista”.

Sorel aspira a la continua movilización y acción de las masas a través de estas máquinas de guerra que son los mitos apocalípticos de la Huelga General, la Revolución Proletaria, la Vida de un Nuevo Orden dominado por el trabajo, y la vitalidad de un orden productor. Pero, curiosamente, Sorel no está contra el sistema capitalista en sí ni contra las leyes del mercado. Para él el mercado es también otra máquina de guerra que hará posible con su eficacia productiva el conflicto agudizado entre los proletarios y el orden burgués democrático liberal basado en el individualismo, el hedonismo, el pacifismo, el feminismo, la cobardía, etc. No, precisamente atacaba a los empresarios y el sistema de producción capitalista, sino el orden burgués que dominaba este sistema de producción y que Sorel ve como la pura decadencia de la civilización. Los medios para conseguir acabar con esta lacra histórica son la acción directa, la permanente movilización de las masas obreras a través de los mitos, de las emociones y vitalidad que suscita el mismo. Se trataba de introducir maquinas de guerra contra el orden burgués tanto en la mente como en lo colectivo. Esa era, según él, la manera de acabar con el pensamiento parásito intelectual de la izquierda socialista que pacta con la democracia, con el pensamiento racional y abstracto en general que genera conformismo, vida fácil, hedonismo, etc.. Sorel antepone el espíritu del pesimismo al optimismo. El optimista es “un hombre inconstante, peligroso incluso, porque no se da cuenta de las grandes dificultades que encierran sus proyectos”. Y también: “La gran debilidad de las escuelas socráticas era su optimismo; no se puede agitar a las masas ensalzando el orden saludable, la armonía, la racionalidad de las cosas existentes”. Es el pesimismo griego basado en heroísmo de “las tribus guerreras pobres de las sierras”, el pesimismo del cristianismo primitivo formando un ejercito sagrado que engendra animosa propaganda y “produjo un progreso moral serio”.Y, sobre el calvinismo del siglo XVI: “nos ofrece un espectáculo que acaso es, si cabe, más instructivo; los dogmas del pecado y de la predestinación corresponden a los dos primeros aspectos del pesimismo: a la miseria de la especie humana y al determinismo social”.

Curioso pensamiento el de este hombre. Su influencia yo creo que se deja sentir aun en pensadores como Deleuze con sus “máquinas nomádicas” y otras máquinas de deseo y fascismo, etc. Hay un peligroso placer estético en este pensamiento que efectivamente influyó, no solo en lo que más tarde fueron los movimientos fascistas del siglo XX, sino también en cierta extrema izquierda violenta todavía reciente. Y es que el Estado, pasó también a ser la gran máquina de guerra y movilización corporativista del fascismo 

Libro consultado: "El nacimiento de la ideología fascista" de Zeev Sternhell, Mario Sznajder y Maria Asheri de la Hebrew University en Jerusalén. Siglo Veintiuno. Madrid 1994.

14 noviembre, 2010

VATTIMO Y SU ADIÓS A LA VERDAD

Vattimo en su último libro “Adiós a la verdad” dice que ni la filosofía, ni la política, ni nada de nada se puede ya sustentar en principios metafísicos o valores universales. Esta situación nos deja en un vacío de verdad que es básico, según este pensador italiano, para ahondar en la democracia. Si no hay principios verdaderos que imponer como verdad, ni objetividad alguna a la que someterse, entonces surge una apertura radical al “otro”, al tercer mundo, a las minorías, al sujeto que hasta ahora considerábamos en situación de inferioridad respecto a la cultura universal que por definición era la Occidental. A partir de ahora nuestro discurso occidental pierde su hegemonía y legitimidad para dar paso a otras voces, a otras maneras de entender el mundo, etc. Otras maneras de vivir la sexualidad, otras maneras de entender la familia que no sean las patriarcales; o sea, esta ruptura con la metafísica de la verdad nos abre horizontes democráticos creativos, etc.

La objeción que yo planteo a este tipo de pensamiento débil es su idealismo. No veo por qué la apertura al “otro” ha de resultar por necesidad en riqueza creativa o una extensión de la democracia. El “otro” podrá o no coincidir con nuestra manera occidental de entender la democracia y los derechos humanos o la libertad religiosa; pero es muy probable que ese “otro” rechace nuestros valores para tratar de imponer los suyos y eso sería lo más normal del mundo, lo más realista, lo más humano. Hablar del "otro" es muy complejo y complicado. El "otro" puede optar desde la interpretación literal del Corán hasta la justificación del canibalismo, pasando por la dominación de la mujer en todos los aspectos de vida familiar y social; la poligamia, etc. No hablemos ya de democracia, sociedad civil, preeminencia de la autoridad tribal o estatal sobre el individuo. Ese “otro” habrá que entenderlo en su existir concreto en relación con nosotros y entonces sopesar si conviene o no conviene aceptar sus formas de vida más allá de la comida o la vestimenta o el idioma que usan. Un diálogo entre culturas radicalmente diferentes puede ser un absurdo, aunque quizás podría darse una experiencia basada en una convivencia concreta de barrio, en el trabajo, o en proyectos sociales comunes. Es a esos niveles donde yo veo posible una aproximación entre culturas, pero aun así es complicado y no precisamente porque Occidente sea el malo de la película; sino también en la dificultad de las minorías para ajustarse a un mundo que no entienden y que en muchos casos ven como inmoral, individualista, deshumanizado.

También veo cierta irresponsabilidad en este pensamiento deconstructivista. Se habla de libertades y derechos sin fin, pero se atienen poco a las consecuencias que muchas de estas supuestas libertades pueden acarrear. ¿Ha de negociar un profesor de instituto continuos consensos con sus alumnos para poder enseñar “democráticamente” y no ser tachado de “facha” o de autoritario? ¿No sería una locura? ¿Ha de negociar un empresario continua y permanentemente la producción de una fábrica o lo que se ha de hacer en una oficina administrativa? ¿Es bueno un “matrimonio” homosexual con hijos adoptados para la estabilidad psicológica y madurez de los chiquillos? Mucha gente no lo tiene tan claro y no porque sean unos carcas homófobos y fascistas (¡vaya coartada ideológica para degradar al contrario!); sino porque hay hechos biológicos o naturales que no se pueden reducir por arte de magia a valores histórico-sociales. Vattimo niega los factores biológicos a naturales por considerarlos simplemente productos sociales, pero yo no lo tengo tan claro y si mi postura es tachada de ideológica, la de él también podría ser así. Cosa que él jamás reconocería.

Tampoco entiendo porque el “terrorismo cultural imperialista occidental” es peor que el de los “otros”, el cual Vattimo comprende como fundamentalismo o terrorismo defensivo contra la omnipotencia de Occidente. Ni tampoco estoy de acuerdo en que el mercado sea una tiranía que podemos sustituir por otras alternativas no lucrativas, etc.. Pienso, que el mercado al ser un intercambio de equivalencias, puede regirse y cuantificarse de un modo matemático. En mi opinión el mercado sigue una leyes de equivalencia objetivas, otra cosa son las interferencias políticas, las complejidades que se dan en una economía moderna, o, como Vattimo y muchos otros: la misma negación de su existencia objetiva, lo cual lleva a economías de bloqueo y empobrecimiento en nombre de la bondad antiautoritaria. Por descontado que este filósofo italiano no nos dice nada sobre las alternaticvas que se guarda para superar la economía de mercado.

Vattimo dice cosas que nos hacen pensar. Es verdad que los principios metafísicos en que se basaron los valores de Occidente están en seria crisis. También es verdad que la principios cognitivos de la ciencia moderna son más difíciles de justificar a niveles de física cuantica. En cuanto a la religión, ya en otro epígrafe mío hablaba de la posibilidad de que la mayoría de los supuestos creyentes que van a las iglesias o sinagogas viven una religión de ficción más que una fe transparentemente. Vattimo dice más o menos lo mismo y proclama un cristianismo [él es católico (?)], que ha de tener en cuenta solo la caridad y la apertura al “otro” en detrimento de credos, dogmas, teologías, escrituras o revelación. Todo esto último sobra, dice él. Pero yo me pregunto si el "otro", mi vecino, mi compañero de trabajo, el inmigrante, la mujer, el travestido, el miembro de la secta X; van a interpretar siempre mi caridad como tema de diálogo y comprensión. Vattimo  como todos los optimistas irredentos nos quiere poner las gafas verdes para ver siempre hierba, donde también hay cardos, ortigas, y maleza.

Con una filosofía tan blandurria y escurridiza es imposible vivir en este mundo con cierta cordura. Pero Vattimo y muchos otros están empeñados en imponérnosla como sea. En el fondo ellos son LA VERDAD, y no dudan en imponerla llegado el momento.

PS.- Recuerdo en los Centros de Profesores controlados por la progresía cómo intentaban enseñarnos a "negociar" con los alumnos los temas y contenidos de la asignatura, atribuyendo así los problemas de aula a un mal talente negociador del profesor. Los alumnos, claro está, no hacen más que rebelarse contra un "autoritarismo" y una imposición por parte del profesor y del sistema. Estos progres se han cargado el concepto de autoridad que el sentido común exige en estas instituciones, pero ellos no se hacen cargo de las consecuencias y repersusiones en la salud mental del profesor. Qué se joda el fascista!

 

09 noviembre, 2010

QUO VADIS ASTURIAS

Hay formas de pensar y de ser que se enquistan en una sociedad y, por mucho que se demuestre que son nocivas para dicha sociedad y que lo vienen siendo por mucho tiempo, se persiste en ello como si de una seña de identidad sagrada de tratara, como un axioma incuestionable. En Asturias es imposible que se progrese mientras un alto porcentaje de la población perciba el capitalismo, el dinero, la actividad empresarial, los bancos, el mercado, etcétera; como cosas malas, y perversas por definición. Y, por otro lado, el Estado, el socialismo, lo social, lo público, el poder sindical, etc., como algo bueno, bondadoso, justo, igualitario, etc.

Llevamos años y años con gobiernos socialistas y algunos del PP, que nos siguen demostrando años y años que una economía que no se atenga a una economía real y la acepte como un desafío, esa economía se atasca irremediablemente. Una sociedad que se cierra al mercado, o, por lo menos no lo facilita, hace posible que el orden de lo racional se invierte: la base productiva, la creación de empresas, el apoyo y facilitación de inversiones que hagan posible la riqueza y el empleo se sacrifican en aras de mayores agencias públicas, mayores servicios sociales, más subvenciones, más y más chiringuitos “culturales”, etcétera. Es una sociedad que insiste en empezar la casa por el tejado, sin tener sólidos cimientos económicos que puedan seguir manteniendo el ansiado bienestar social. La Asturias de hoy es una región que no inspira a nadie, que se ha instalado en un conformismo de mediocridad del que no intenta salir por el momento. Como no somos Finlandia con su potencial de honestidad social y de honradez ; el montaje de lo público y social, además de las corrupciones y corruptelas que ha ido generando, (y, la gente y partidos que se han ido enriqueciendo a costa de ello); va a ser imposible seguir manteniéndolo a largo plazo por falta de dinero. Somos una región dependiente del Estado y con muy poca gana o ninguna de dejar de salir de su tutela. Esperamos transferencias de dinero de otros sitios, esperamos que nos saquen las castañas del fuego partidos o gobiernos cuyos intereses no son coincidentes con Asturias precisamente. Y, para colmo de males, seguimos instalados en una ideología de rechazo a todo lo que huela a liberal, a mercados, o a capitalismo, todo ello sin reflexión posible o reconsideración. Es un axioma incuestionable y punto. Los asturianos siguen votando lo mismo una y otra vez.

¿Solución?

Hay países que se anquilosan por siglos en la pobreza y mediocridad; pero eso sí; siempre en posesión de la Verdad. España misma ha sido un ejemplo de ello por siglos. No vemos que se este produciendo un cambio de mentalidad hacia un mayor riesgo, una mayor ambición de avanzar en la economía real que abre posibilidades a un progreso social con fundamento. Encantados de volver a la cuneta de la Historia.

05 noviembre, 2010

¡OIGA! SOY VÍCTIMA SOCIAL, NO AGENTE MORAL

Mi reflexión sobre estos temas tratados abajo, es que la sociedad tiende a rehuir las explicaciones en clave de elección moral. En lugar de llamar las cosas por su nombre y reconocer que hay gente que voluntariamente escoge siempre la senda del menor esfuerzo posible y lo viene haciendo así desde muy temprana edad por mucho que se le diga y eduque ( a veces gracias a la educación permisiva que reciben); pues es más fácil recurrir a las explicaciones sociológicas, al ser humano determinado por fuerzas externas: economía, cultura, enfermedad mental, etc. El sujeto con libre albedrío no interesa que exista para estos políticos: todo se reduce a proveer de medios, a dar facilidades, a tutelar y subvencionar al “enfermo” o víctima. Pero en muchos casos no es eso lo que necesita esta gente, esta gente necesitan ser confrontados con la realidad de sus decisiones dañinas y equivocadas. Pero esto hay que hacerlo con criterios morales claros y concisos de lo que está bien y está mal. De otra manera la supuesta “víctima” (que en muchos casos lo puede ser, ojo), entiende que la sociedad está ahí para mimarle, para darle comedores, dormitorios y hospitales gratis, para darle su paguita mínima. Al final es la sociedad quien les tiene que pedir perdón por su irresponsabilidad y sus errores morales.

03 noviembre, 2010

EL ESTADO TE PROTEGE CONTRA TU MISMA ESTUPIDEZ

Me entero ahora por la radio que las familias monoparentales van a ser consideradas, a efectos de ayudas, como las familias numerosas. Esto quiere decir que habrá una transferencia de dinero por parte de todos los ciudadanos para ayudar a las familias desarregladas o desestructuradas, en primer lugar. También se habla de padres viudos, etc. Yo pensaba que lo que realmente debe importar y estimular una sociedad es a las familias estructuradas, bien formadas, con padres responsables que han contribuido a construir una relación sólida y estable a través de los años. Estas familias unidas o “bien estructuradas” necesitan ser modelo para aquellos padres que no lo saben ser, que carecen de escrúpulos morales y abandonan, que han ido por la vida sin ninguna autodisciplina y apenas aguantan una contrariedad que traducen en ruptura y mal rollo. Sé que no todo es así, pero mucho de estas familias sí es así y en mis largos años de profesor he podido comprobar que muchas de estas familias desprecian o carecen de referentes morales con los que enfocar su vida y darle un sentido. Repito, hay de todo, pero si se va a subvencionar lo desestructurado y lo mal avenido, con eso lo que estamos diciendo a la sociedad es: “cuanto peor lo hagas más te ayudamos. Tú vive y no te preocupes por tus actos y consecuencias. Eso es cosa de carcas. El Estado te protege contra tus mismas estupideces e irresponsabilidades.” Repito: quizás estoy equivocado y el asunto debe de tener otro enfoque, pero el psiquiatra inglés Theodore Dalrymple nos hace un análisis de este tipo de familias en Londres y la conclusión a que llega es que un porcentaje muy alto es producto de una total carencia de valores morales y forma de vida hedonistas sin importar las consecuencias familiares o sociales. Todo ello produce una confusión mental y desarraigo que hace fracasar cualquier relación estable. Fulano tiene un hijo con aquella, pero también ha tenido otra hija con la amiga de aquella que a su vez tiene hijos con fulanez que ahora vive con fulanita y todo ello es una confusión tal que a muchos de estos pacientes con depresiones y dependencias, simplemente les decía: “Tienes que cambiar de vida, no puedes seguir viviendo así”.

Si subvencionamos esto lo que estamos creando es un mayor infierno facilitando todavía una mayor irresponsabilidad. No niego que hay casos que sea necesario, pero por favor, generalizarlo con una ley es fomentar lo malo y destructivo, sobre lo bueno y bien hecho. Al político le importan los votos y para ello no duda en relativizar las cosas y llevarlas a una amoralidad generalizada.

MESIANISMO FEMINISTA

El otro día leía unas declaraciones de una actora de cine o teatro que entre otras cosas decía que los hombres y las mujeres éramos mundos incompatibles y que alguna vez, por pura coincidencia, las cosas podían salir bien en la pareja. En la entrevista de esta mujer, cuyo nombre no recuerdo, se dejaba ver que el problema para ella era el hombre con su egoísmo, y otros defectos inherentes al hombre por ser hombre y que no tienen remedio. Digo defectos porque hay una moda ideológica que nos quiere hacer ver que ser mujer implica así mismo la mayor receptividad a valores como la paz, el diálogo, la compasión, o, la solidaridad. Y, según esta ideología, el mundo del hombre nos ha llevado a guerras, a la explotación de la naturaleza, a la competitividad; la racionalidad. Es hora, dicen ellos y ellas (hay muchos hombres metidos en esta ideología), que el hombre dé paso a un mundo de la mujer más sensible, más comprensivo con el otro, más abierto a las emociones y los afectos. Para esta actriz el hombre en sí es algo que tira para atrás pero que por razones biológicas o sociales hay que tratar y convivir con él, aunque todo iría mejor si las mujeres pudieran prescindir de la convivencia con el macho humano. Cosa casi imposible al mismo tiempo, reconocía.

Viene a ser el discurso machista pero invertido.

No hay derecho, dirían muchas mujeres, que las mujeres hayamos estado siempre bajo vigilancia tutelar del hombre, en un mundo gobernado por valores masculinos; que además tengamos una biología que nos complica más la vida y cosas por el estilo. Esto hace que muchas mujeres resientan hasta la misma naturaleza que ha hecho posible la diferencia de sexos o géneros. Es como si hubiese una injusticia, ya no sólo social o cultural; sino también biológica que hace de la mujer un ser más dependiente, más vulnerable. De ahí que haya discursos feministas o simplemente posturas de profundo resentimiento contra la misma naturaleza por ser la causante de esta injusticia.

En un mundo donde muchas mujeres ya tienen la posibilidad de independizarse, de ser autónomas con su vida; queda sin embargo la diferenciación sexual y sus inevitables condicionantes. Si fuera posible— piensan muchas feministas— hacer de la biología un discurso ideológico más sustentado por el machismo patriarcal, entonces posiblemente cambiarían las cosas y se produciría una igualdad total. Si el hombre dejase de ser hombre y la mujer mujer, entonces pasaríamos a definir otro tipo de individuo o persona donde los referentes biológicos de macho-hembra (la animalidad), dejarían de condicionarnos y posiblemente la convivencia entre individuos sin género específico sería mucho más dentro del diálogo, de la solidaridad, de la atención a las emociones, etc.. O sea: los odiosos valores masculinos quedarían eliminados y otro mundo sería quizás posible.

Quizás sea este el fondo ideológico de la actriz de la entrevista: los hombres y las mujeres somos incompatibles, pero si lo masculino desapareciera entonces el mundo sería mejor para todos. El mundo a imagen y semejanza de la mujer, se entiende.

NOS HAN TOMADO LA DELANTERA

En el atentado contra una iglesia católica en Iraq murieron más de 50 personas. El mundo occidental apenas reacciona a tal masacre. Una masacre más en esos países salvajes, piensa mucha gente. Tampoco se oye una condena abierta y sonora por parte de los musulmanes “moderados”. La masacre la realizaron fanáticos musulmanes contra cristianos. Para estos fanáticos los cristianos sobran en sus países: o se convierten al Islam, o, sino, muerte. Todos sabemos que en el mundo musulmán hay poca o nula cabida de cristianos en sus países. Si los hay están bajo control. Nada de proselitismo, nada de divulgar sus puntos de vista, etc.

50 cristianos masacrados en Irak no tiene mayor repercusión. En Occidente hemos llegado a aceptar que cuando ellos, los musulmanes, son los agraviados por algún chiste o crítica al Corán; entonces ellos sí tienen derecho a protestar y a hacerse valer y a amenazar de muerte. Nuestros políticos, cuando esto ocurre se suelen cagar por las bragas y los calzoncillos, y rápidamente condenan la supuesta falta de respeto que irresponsablemente y abusando de la libertad de expresión, se ha ejercido contra los creyentes musulmanes. Esto lleva ocurriendo varias veces y los mulás o ayatolas saben donde está nuestro punto débil.

50 cristianos católicos masacrados en Irak por motivos religiosos y genocidas no nos hacen reaccionar. Ningún político se lo toma en serio. Nadie dice nada. Un suceso más.
El Islam nos ha tomado la delantera hace tiempo.