16 enero, 2011

CRÍTICA DE LA PELÍCULA "TAMBIÉN LA LLUVIA"

La película española “Después la lluvia” se puede ver como cine y hacer una crítica profesional, o se puede ver como mensaje y contenido, y; entonces veremos una película ajustada al mito progre de la bondad del pueblo, por un lado; y, del materialismo neoliberal soez e imperialista de Occidente por el otro. Son las fuerzas del Bien y el Mal que se enfrentan para ganar la Historia. El Bien triunfa con la rebelión de los indios de Bolivia en su Guerra del Agua, acontecimiento real sucedido en el 2000 en Cochabamba; y el Mal que son los imperialistas yankis en forma de multinacional rapaz y ladrona tienen que salir con pies en polvorosa.

La película juega con dos temas que van en paralelo y, entonces, al mismo tiempo que sucede la Guerra del Agua en Cochabamba y sus alrededores, pues un equipo de rodaje principalmente español, trata de rodar el asunto histórico de la conquista de Colón y la masacre, esclavitud y conquista de los indios. Los temas se entremezclan y, los extras indios que trabajan en la película sobre Colón, son los mismos que están también metidos en la Guerra del Agua. El paralelismo es inteligentemente utilizado para hacernos ver el horror de la conquista española y el horror del imperialismo y neocolonialismo neoliberal del presente.

La directora, Icíar Bollaín, que es compañera sentimental del guionista de la película “Después la lluvia”, también guinista de Ken Loach y, así mismo buen amigo del fallecido historiador radical de izquierdas americano Howard Zinn; pues enfrenta los temas de la privatización del agua con la colectivización que pide el pueblo. Enfrenta la bondad y sabiduría del indio noble a la codicia del dinero típica de Occidente; también la corrupción del gobierno de Bolivia (en aquel entonces Hugo Banzer era el presidente), contra el hambre de libertad y justicia del pueblo. La trama es algo más enredada, pero esos son los temas en conflicto puestos en escena con el efecto deseado para concienciarnos de lo malos e hipócritas que somos los occidentales neoliberales, y, lo buenos y potencialmente democráticos que son el Pueblo representado por los nobles salvajes indios. Si digo que la película es 50% propaganda política y 50% arte pasaré a ser condenado con ganas por el lector progre que ama este tipo de temas.

Yo soy escéptico con todos. Efectivamente la Guerra del Agua tuvo lugar y fue debido a una privatización mal llevada que no tenía en cuenta muchas cosas. Efectivamente, el gobierno de Banzer era corrupto y opresivo. Cierto que la colonización española fue horrorosa en algunos aspectos, pero analizando las cosas con más detenimiento no todo encaja tan bien en la trama progre.

La privatización fue mal llevada, pero hoy día Cochabamba está con problemas de agua debido a la pésima gestión y corrupción de la empresa estatal SEMAPA. Hoy día se puede ver que si la privatización se hubiera hecho con cabeza y teniendo en cuenta los intereses del vecindario y los barrios; hubiese sido la solución correcta. La empresa privada que lo quería llevar a cabo era una empresa especializada y con técnicos adecuados para su mantenimiento y búsqueda de fuentes para su suministro. Por otra parte es equivocado llamar neoliberalismo a gobiernos corruptos que usan el amiguismo y las influencias y los favores para llevar a cabo sus políticas utilizando el poder del Estado. Yo no lo llamaría neoliberalismo, sino populismo, estatismo, autarquía, dictadura; todo menos neoliberalismo. Neoliberalismo implica el juego de mercado que curiosamente excluye todo eso que ocurría y ocurre en Bolivia para poder desarrollarse una economía libre y próspera. Bolivia y muchos países de Latinoamérica no saben, por desgracia, lo que es liberalismo de verdad. No nos dice la película que Evo Morales llevó a Cochabamba al 40% de sus militantes cocaleros para mantener el conflicto y enfrentamiento con el ejército. Tampoco nos dice que el conflicto tuvo repercusión internacional en los movimientos antiglobalización y se politizó de manera exagerada por la progresía de estos foros.

Confieso que la película me aburrió. Los personajes a veces caían en los tópicos aunque había pretensiones de hacerlos complejos, pero la ideología lo impidió. Hoy día gobierna Morales en Bolivia; y, las Guerras del Agua, han pasado a ser guerras de gasolina o de otras cosas. Bolivia con progres o sin ellos no sale del atraso. Todo es más complejo y complicado de lo que parece.

Sobre la Guerra del Agua vista desde la actualidad: 
http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/local/20090405/cochabamba-gano-la-guerra-y-perdio-el-agua_1533_2529.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Antes de enviar un comentario escríbelo primero en word para conservarlo en caso de que falle el envío. Trata de que no sea muy largo, pero si quieres escribir más entonces divídelo en más comentarios con el "sigue...etc". En caso de no poder enviar por cualquier razón no descrita entonces envíamelo a rbjoraas@telecable.es y yo me encargo de publicarlo.